Pueblo socialista la “Multitud Promiscual”[i] de la colonia

 

Militariza policía como primera línea de defensa en la escalada contención/represión

 

 

Rafael Rivero Muñoz

Caracas, 27/09/16

@rarmuz

 

  • “… El gobierno militar es necesario para la guerra, pero la gobernación, por apresurada que sea, no es la guerra. Los súbditos no pueden ser enemigos; los descontentos no siempre son facciosos; la oposición no es el ejército invasor: Oposición, des-contento, dificultades en la obediencia, deseo de variaciones, anhelo de mejoras son los obstáculos materiales de todo gobierno, porque son las condiciones de todas las sociedades. Los que para removerlos y superarlos apelan a los medios de guerra, ellos son los que la declaran, ellos son los que anuncian que no son la Ley, sino la fuerza, que no son magistrados, sino enemigos, y que su destino es combatir, cuando no tienen armas ni medios para gobernar. Entonces el Gobierno es la dictadura; el poder, el terror; la administración, un estado de sitio general, el despotismo…”

Nicomedes Pastor Díaz, 1841

 

 

diapositiva018

Tres constataciones han quedado suficiente e irrefutablemente probadas en la Venezuela de estos últimos 17 años:

 

  • Los criterios imperantes y heredados de la colonia para el tratamiento de la población habitante del territorio.
  • El despliegue y operación de un Ejército de ocupación al servicio de Cuba y la inseguridad como política de Estado.
  • El control total de Cuba sobre los procesos, tanto de preparación como de toma de decisiones en Miraflores.

 

Pueblo:

 

No existe en toda la parafernalia socialista latinoamericana del antes, del durante y del después de Marx, Lenin; de la desaparecida URSS y de esa sempiterna rémora, la paupérrima Cuba, un vocablo castellano más usado en la discursiva socialista y sus inseparables pares asociados y representantes del crimen organizado.

 

Esos habilidosos omnipresentes especímenes que denominaremos en adelante: socios–listos.

 

Fueren aquellos, los socialistas y éstos, los socios–listos, de derecha, de izquierda, de centro, de un lado o los muy abundantes, publicitados y amanerados parlanchines del otro lado; en todos ellos, no existe otro término más profusamente usado que ese vocablo: pueblo.

 

Oiga, escuche, vea, lea, trate a un socialista con ínfulas de dirigente –consolidado o en proceso de ascenso– y a su lado, entorno y periferia, encontrará inevitablemente uno o varios socios–listos.

 

Son los encargados de facilitarle los negocios con el crimen organizado y para canalizar los porcentajes accionarios en las empresas, en los contratos; los fondos robados, las comisiones y los dividendos para llenar las distintas variantes civiles y militares del “Pote del Comandante”.

 

Militarización

 

Y siempre ha sido el interés comprender la militarización derivada de ese histórico e inocultable miedo.

 

El soterrado pero potencial pánico inoculado en la población y muy especialmente, por quienes y para quienes, descollando, asumen eventualmente un papel en la dirigencia política, militar, económica, intelectual, universitaria y a la cual se suman, la emergente caterva de delegados, representantes, comisionistas, seguidores y afines, inmersos en “sus pueblos” y operando lo crematístico de la política, de lo político y de lo social.

 

El temor a una eventual escalada en el alzamiento de las masas, cuyo más visible y palpable derivado es irrefutable a la luz de la idea, del concepto, de la función y la invariable praxis socialista que se ha articulado y férrea, persiste invariable –para no irnos muy atrás– en y para, la policía civil desde antes y después que esta particular  “democracia” que naciera en 1958: el “Sistema de Conciliación de Élites”(Juan Carlos Rey).

 

Ha sido es y, por lo visto en este período revolucionario, seguirá siendo dominante y determinante en la organización y en los desempeños de policía, concebidos todos casi en exclusivo, desde la exclusiva y excluyente perspectiva de lo militar, de la guerra al interior de las fronteras de Venezuela y contra civiles desarmados.

 

¿Policía?

 

Tradición, información y método, las tres determinantes para la actividad profesional de la policía, no pueden ni podrán existir o dejarse existir en el socialismo/socio–listismo.

 

Indiscutible en Venezuela, por decisión e indecisión político–técnica, no ha existido, no existe ni se ha dejado existir y consolidar una tradición, las raíces de una verdadera y sólida actividad de policía civil.

 

Periódicamente se han ejecutado operaciones expresamente destinadas a la paralización, luego a la destrucción de la información policial y por derivado inapelable, a la anulación e inexistencia de un probado, consolidado y sustentable método de y para la policía.

 

A su vez, contagiando la actividad que las políticas y los políticos han expresamente estructurado para sustituir el trabajo de policía, la actividad militar profesional, como queda en los hechos probados desde 1908, tampoco ha existido y por eso, no ha respondido jamás, ni responde ya definitivamente, a esa clásica razón de ser de un Ejército: la defensa territorial, primera expresión material de la soberanía de un Estado.

 

Esa tan citada fuerza “forjadora de libertades” en boca de generales y de oficiales superiores, jamás ha enfrentado y mucho menos confrontado, enemigos con capacidades letales a la par; su difundida pretensión de libertadores, sólo fue, es y seguirá siendo, ficción mediática.

 

Como Ejército nacional, la FAN existe desde 1908; es decir, 187 años después de la tan citada Batalla de Carabobo –peleada y ganada por el Ejército de Colombia al mando de Simón Bolívar– y la FANB, su remplazo revolucionario, programado y ejecutado en su propio seno desde 1999.

 

Ambas –FAN y FANB–, en toda su existencia de unidad para el combate y defensa territorial, sólo han sido desplegadas frente a civiles y confrontadas a oponentes desarmados[i].

 

Ficción de Estado

 

De hecho y en los hechos, desde 1908 que existe como Ejército de Venezuela, esa organización, ahora revolucionaria, pierde los 159.454 km2 del Esequibo, está en curso la consolidación, la pérdida de otros 80.000 Km2 en el llamado Arco Minero[ii] y precariamente, si tiene presencia efectiva para garantizar la soberanía sobre los estados Apure, Amazonas, Barinas (217.450 Km2).

 

Eso sin mencionar, el control territorial que comparte la FANB, con unidades paramilitares, guerrilleras o no, tanto en las áreas fronterizas de los estados citados, como en las barriadas en las más importantes ciudades de lo que queda de país.

 

Ese Ejército en concreto, perdió definitivamente el monopolio de las armas y como derivado, el Estado renunció al monopolio de la violencia, y sobre ello y como expresión de una expresa política de disolución del Estado, ha perdido en sectores de ciudades en la capital y en provincia, el control territorial efectivo sobre las áreas que llaman “Zonas de Paz”.

 

Son espacios territoriales, carentes o con precarios sistemas de infraestructura urbanística, voluntariamente cedidos por el régimen a lugareños que la revolución armó en el pasado y hoy perdido su control, están alzados en armas.

 

Más aún, ese Ejército FANB, definitivamente ha perdido el control de su propio equipamiento bélico, sus armas y su parque de guerra, depositadas bajo su exclusivo y excluyente control en sus cuarteles, en sus depósitos de armas, arsenales, fábricas de armas y municiones.

 

Histórico

 

Desde el 17/09/1936 con el primer Decreto para la formación del personal para la seguridad pública (EFASP), la ulterior Ley del Servicio Nacional de Seguridad (LSNS) el 04/08/ 1937 y la inmediata adscripción de la primera Policía Nacional de Venezuela, por Decreto denominada Guardia Nacional, al Ministerio de Guerra y Marina.

 

Reforma tras reforma, una y otra vez, en los sucesivos gobiernos y hasta en múltiples oportunidades dentro de un mismo período electivo, la policía ha sido y sigue siendo una tarea que la dirigencia socialista con apoyo y complacencia de una población que sólo cuenta para el voto, ha estado dominada por lo militar.

 

Por tanto, la seguridad pública, abandonó por completo la razón de ser y el objetivo teórico–práctico de la policía, para concentrarse en exclusivo en el campo de lo estructuralmente reactivo: contención/represión.

 

Ámbito solamente adaptado a la logística de lo militar; y es así como la prevención, por 79 años, ha sido, es y seguirá siendo, sólo un vocablo de mucha difusión y exagerado uso y desuso mediático, pero, indiscutiblemente, de muy poca sino absolutamente ninguna aplicación; allí están los 300.000 cadáveres de asesinados de 1999 a 2016, con una tasa de impunidad ya consolidada en el 98%.

 

En la boca del fusil, un giró de 180°

 

Desde esta óptica, la organización policial se circunscribe en exclusivo a la estructuración de unidades civiles armadas bajo mando, conducción y técnicas militares de la guerra, del combate letal; fuere concentradas en cuarteles a la espera de las órdenes de los caudillos, o desplegadas a voluntad por las necesidades mediático–promocionales de la dirigencia; sea tanto para la exhibición puntual de una capacidad o de un aterrorizante poder de fuego, fuere para la protección de dirigentes y entornos, o para la directa contención/represión de civiles desarmados[iii].

 

Más que de la específica tarea de la policía y en función a lo pautado por normas sobre el mantenimiento, restitución del orden público –26 Constituciones y el resto de fluctuantes cuerpos de leyes derivados–, desde que en Venezuela hace 79 años por primera vez se legislara sobre la materia orden público, se instauró la idea, se consolidó el concepto y se articularían los desempeños militares para la Policía Civil –la Guardia Nacional– y para el conocimiento, investigación e información sobre ilícitos en curso de ejecución y/o ya ejecutados –la Oficina de Investigación Nacional e Identificación de Extranjeros–, como se citan en el Decreto Orgánico del 04/08/1937.

 

“… Que bajen los cerros, eso los caga…”

 

José Vicente Rangel Vale[iv], una de las descollantes figuras, quizás la más notoria y hasta notable, tanto en el núcleo como en la periferia de los socialistas del Sistema de Conciliación de Élites (Rey) imperante 1958/1999, como, y con mayor preminencia, en el núcleo de la actual revolución denominada “Socialismo del Siglo XXI” 1999 a 2016, tomó la palabra.

 

El once de abril de 2002, en Miraflores y ante la avalancha de pobladores que avanzaban hacia el Palacio de Gobierno, certificó la contemporaneidad en los últimos 58 años, de una continuidad y cotidianidad conceptual.

 

Lo expresaría en esas, sus palabras pronunciada en estado de histerismo: “… Que bajen los cerros, eso los caga…”.

 

Quizás sea en toda la historia policial venezolana, la más depurada –pero también expresamente ignorada– demostración de esos citados 79 años de vigencia de un concepto con un consolidado linaje en 329 continuados años.

 

El abolengo de aquella “multitud promiscual”, a la cual se refiriera en el Sínodo Diocesano de Caracas, su organizador Baños y Sotomayor[v] , citado por Elias Pino Iturrieta y de “… mucha trascendencia y/o repercusión, frente al proceso histórico venezolano…”

 

Ese gritó define el socialismo imperante

 

Entre 1725 y 1810 la Real Pontificia Universidad de Caracas y sus 2.270 diplomados se habían convertidos en trinchera y operadores del matuanaje y como mentalidad predominante de los blancos criollos que se oponían “… a la educación popular por temor a que los pardos sacudieran su servidumbre…”[vi] (p 28)

 

“… El hombre debe ser considerado ó como habitante de las selvas, ó como miembro de la sociedad. El hombre salvaje… no es más en sus operaciones que la primera de las fieras” (p.35)

 

“… El ejercicio de la soberanía fue entendido en el mundo colonial como el derecho legítimo que tenían los reyes para gobernar a sus súbditos (p.37)

 

Y del Semanario de Caracas (SC), en el cual expresa sus ideas Eduardo García Peña, tomamos algunas citas complementarias para el tema que nos ocupa:

 

“… una igualdad absoluta hace al hombre precipitarse en un caos inmenso de crímenes…” (I del 04/11/1810)

 

“… Unos pues han de ser ricos; unos han de ser sabios otros ignorantes; unos han de mandar, otros obedecer; unos han de gozar altas consideraciones, otros medianas, o ninguna…” (III  del 18/11/1810)

 

“… El esclavo en Venezuela, protegido como está, por las leyes llenas de beneficencia y justicia, y gobernados por amos que las obedecen, vive en un estado que puede llamarse feliz… porque a cambio de las tareas a que vive dedicado, goza exenciones y privilegios que se recompensan abundantemente (X del 08/01/1811)

 

“… Pueblo es ese conjunto de habitantes que forma nación, ó que exerce la soberanía… la voz Pueblo sólo comprende a los que teniendo propiedad y residencia se interesan por ellas… pues los que nada tienen solo desean variaciones ó innovaciones de que puedan sacar algún partido favorable…” (VIII del 23/12/1810)

 

“… Pretender que todos los habitantes tengan indistintamente igual influxo político en una nación es romper los resortes de la emulación y dar motivo á que el honrado y pacífico poseedor viva continuamente amenazado de los insultos y violencias del codicioso vagabundo… (los propietarios son) los únicos que componen al Pueblo…” (IX 30/12/1810)

 

“… Los no-propietarios debían ser “protegidos y honrados del Gobierno asegurados de que su exclusión de los negocios públicos solo es condicional o temporal (IX del 30/12/1810)

 

Operan contra la Policía Civil Profesional

 

Tenemos pues, la primera variante que define génesis y determinantes para el concepto de pueblo que manejan e imponen los socialistas con esa prosapia que se remonta a 329 años.

 

Eso, desde que el concepto socialismo hizo pie en el discurso político de estos socialista de tan variados pelos y colores: el pueblo, ha sido, es y será, por herencia e imitación, la misma “multitud promiscual”[vii] de la colonia entre 1600 y 1810.

 

Una segunda, quizás tanto o más importante, alimentada en y dependiente de ese génesis, el medio, es la variante que deriva de la indiscutible, severa, persistente e inapelable dinámica de los conflictos de intereses.

 

Socialistas y sus socios–listos

 

Y esos intereses han estado, están y estarán cada vez con mayor peso determinante sobre políticos y por ende sobre la política, y en manos de los expertos operadores del crimen organizado, quienes los imponen sobre los socialistas de todo pelo y color, sus inseparables e imprescindibles asociados, en beneficio directo del crimen y los criminales.

 

Se trabaja con, cuando los dependientes, subalternos, delegados y representantes, son y representan el soporte principal de un líder para lograr los objetivos buscados y deseados sobre y para el cual, se desarrolla una tarea.

 

Se trabaja para, cuando en la tarea el líder es el empleado, el agente, el subalterno, el delegado, el representante, el comisionista y soporte principal o indispensable, para que los objetivos buscados y deseados, en el caso que nos ocupa, el crimen organizado, sean materializados.

 

Intereses en conflicto

 

Los socios–listos, activos operadores del crimen organizado, en las múltiples variantes de la criminalidad y que cubren una gama de ilicitudes que van desde la simple o muy compleja gama de gestiones con el tráfico de influencias, pasando por tráfico ilícito de insumos, armas, drogas, seres y órganos humanos, hasta los más atroces crímenes contra la humanidad conocidos, y por conocer.

 

Socios–listos cabalgan sobre el lomo de la “multitud promiscual”; justo, ese pueblo de los socialistas

 

Presencia y acción e imposición de los socios–listos, que transita sin freno, a su libre albedrío, arrasando, determinando y contaminando a su paso, desde el Palacio de Gobierno, Miraflores, pasando por todo el entramado de la máxima, media y baja dirigencia política, militar, económica, intelectual, universitaria y especialmente, manipulada e interiorizada por sus subalternos y delegados, inmersos éstos y operando, en el corazón de lo social.

 

Franco y libre tránsito de los intereses de los socios–listos del crimen organizado, que van infestando y dinamizando todos a su paso y hasta alcanzar a los cuadros de relevo en formación.

 

Intereses criminales que se comportan como las activas células de un insuperable letal cáncer; uno, que si bien cuyo diagnóstico está documentado en los 17 años de la propia revolución socialista, aterrorizan por igual a unos y a otros socialistas fueren carniceros o sean vegetarianos (Pedro Pedroza), ya que el tratamiento que en la mayoría de las ocasiones que se ha intentado, si bien producen estallidos de pústulas, explosivas y purulentas metástasis, algunas de ellas terminales para algunos connotados dirigentes, no lo es así para sus inmediatos cuadros de relevo, contaminados ya y bajo control de la “mano que mece la cuna”, pero, la mayoría de las veces, no de fácil detección o diagnóstico preliminar o preventivo[viii].

 

Los socios–listos contra la Policía Profesional

 

La policía, quizás uno de los organismos en Venezuela con mayores intervenciones, reestructuraciones, reacomodos estructurales, con cambios de nombres e inesperados saltos y variantes inconexas en políticas, organización, métodos para su operación, paralización de actividades y eliminación de unidades o de individualidades que representen riesgos potenciales tanto a los cuadros de mando “técnico”, como para los cuadros superiores de éstos, los políticos “socialistas”.

 

Incontables las fundaciones, refundaciones, reestructuraciones, cambios de nombre, reorientación de tareas y de estructura; desde aquellas del trienio adeco de 1945, que con apenas diez años de fundada la policía, decidiera intervenir el Servicio Nacional de Seguridad, para cambiarle el nombre y denominarla: Seguridad Nacional.

 

Seguridad Nacional

 

Esa “tenebrosa” organización, Seguridad Nacional, a la que tanto se refieren tantos forjados “héroes” de la democracia socialista, la fundó Acción Democrática

 

Huye Marcos Pérez Jiménez el 23/01/1958 y regresan los creadores de la “tenebrosa” Seguridad Nacional, esta vez con dos puntuales acciones; la primera, el mismo día de la huida de Pérez Jiménez, se orquesta la movilización de masas para el asalto al cuartel central de la Seguridad Nacional, el oculto objetivo: la destrucción de los archivos policiales.

 

Allí donde estaban registradas, no sólo las “confesiones” de algunos reales y muchos supuestos torturados sino, la relación y detalles completos de todas y cada una de las operaciones de información adelantadas e informadas por escrito por los “sapos”, los “Patriotas Cooperantes” de la época, activos infiltrados por la SN en los distintos movimientos políticos de oposición.

 

Allí donde estaban registrados los detalles e informes policiales de la muerte de Leonardo Ruiz Pineda “Alberto”, el martes 21/10/1952 en San Agustín y esa extraña pero silenciadas circunstancias, que alertaron a los agentes de la SN al evidenciar la presencia del dirigente en el vehículo, cuando un aterrado chofer sale abruptamente del carro y emprende la carrera para huir del sitio.

 

También allí, en esos archivos policiales de la Seguridad Nacional, reposaban al detalle las relaciones entre el Bachiller Castro y los líderes socialistas y de éstos con sus socios–listos de la época; también de y en la multiplicidad de ilícitos de aquel momento, entre otros, el floreciente tráfico de heroína de la mafia corsa, desde el ya floreciente y luego famosas y conocidas unidades de producción en el: Triángulo de Oro.[ix]

 

Extremadamente peligrosa la tradición policial

 

Como ya hemos citado, tradición, información y método, son las constantes de un servicio profesional de policía; independiente de gobiernos en turno, uno tras otro, la policía dedicada a su función profesional, tiene que estar y mantener su tradición, afinando, organizando su información y por ende, sus métodos de trabajo.

 

La primera más grande y trascedente alteración a la profesionalidad de la policía, fue el cambio impuesto por los socialistas asumiendo posiciones de poder político y sobre la estructura que ya había acumulado 22 años de experiencia, y ejecutan luego de la huida de Marco Pérez Jiménez.

 

  1. La intervención y eliminación de la policía civil de investigación criminal, la Seguridad Nacional, con la fallida pretensión de “quemar sus archivos”.
  2. La Policía de Caracas sería intervenida y en hechos eliminada, despojando a sus efectivos del uniforme oficial y uniformando los efectivos con lo que tenían a la mano: uniformes de conscriptos, verde militar.,
  3. la fundación, vía Decreto, de La Criminológica designando a Evelio Ramírez Cubillán, del Primer Curso de la EFOSP (1936), de poca duración cuando éste Policía Profesional en formación, se negó a ejercer funciones exclusivas de Policía Política.
  4. La división política citada como “jurídica”, del Código Penal en dos lotes de articulado, aquellos seleccionados y compilados como Delitos Políticos y otro pedazo como Delitos Comunes.
  5. Para atender ese primer lote de “delitos políticos”[x], se fundó entonces la Dirección General de Policía DIGEPOL, al frente de la cual se designó al militante de Acción Democrática, a quien se citaba como estudiante de medicina, Erasto Fernández.
  6. Se fundó por decreto el Cuerpo Técnico de Policía Judicial (CTPJ), al frente del cual se designó al abogado Rodolfo Plaza Márquez y como funcionarios fueron incorporados los exintegrantes del primer y segundo curso de la EFOSP, los Policías Profesionales en proceso de formación: Lozada, Mileo, Zuluaga, Aranguren, los hermanos Villavicencio Ayala.
  7. Una determinante incidencia sobre el CTPJ, tendría lugar entre el sábado 31 y el primero de febrero de 1965, con la ejecución de la “Operación Silenciosa” ordenada personalmente y por segundo sábado consecutivo, por el Ministro de Justicia, Ramón Escobar Salón[xi] quien al parecer intentaba hacer una demostración de fuerza, plagada de abusos e ilegalidades, terminaría con la destitución de su director, Remberto Uzcátegui Bruzual, de José Gabriel Lugo Lugo, el juicio, detención contra Juan Martín Echeverría y la reestructuración de los servicios y a partir de ese momento, una sucesión de directores, la mayoría de ellos sin experiencia profesional y sólo parados sobre el grado de confianza del partido en gobierno y los socialistas y socios–listos del momento y de acuerdo a los caprichos de los mandones de turno.[xii]

 

¿Y la Seguridad del Estado?

 

Quizás sea ésta el área de seguridad donde quedarán para la historia, evidenciadas y documentadas, las más grandes deficiencias de todo lo que ha pretendido y se ha considerado un Sistema de Seguridad para Venezuela como Estado autónomo y soberano en el concierto de naciones del mundo.

 

La gran mayoría de esas graves deficiencias bien pudieren ser consideradas, clasificadas, investigadas, juzgadas y sentenciadas, como crímenes de lesa patria puesto que, por sus ejecutorias observadas y efectos acumulados en el tiempo y más que eso, por su derivado o resultado hoy indiscutible, constituido –fue, ha sido y será–, por esta humillante derrota de Venezuela por esa paupérrima rémora que es Cuba.

 

Variantes

 

Considerándolo como parte de una pensada operación clandestina destinada a la consecución en el tiempo de determinados de objetivos de orden político y geopolítico, el asunto nos lleva a la década de los cincuenta en territorio de las islas de Cuba y República Dominicana y en tierra firme, a Costa Rica y tiene, dos aproximaciones:

 

  1. La vía directa, como es el caso de un gobierno extranjero articulando la siembra de un topo, destaca un individuo y equipo para vincularse y amarrar en su camino de ascenso a un líder con seguro o asegurado potencial de acceso futuro a las posiciones más altas de decisiones de Estado.
  2. La explotación de oportunidades, como en el caso de un natural o no natural del país objetivo, quien por sus propios medios, logra ubicarse y amarrarse al líder con seguro potencial de acceso futuro a posiciones más altas de decisiones de Estado; por esa vía, escala y estabiliza posiciones cada vez con mayor acceso directo y mando, tanto a las informaciones claves de Estado, como a los procesos de investigación preliminar, de verificación subsecuente, de la preparación de las decisiones, de la toma de las decisiones y del seguimiento de resultados en el tiempo.

 

Falencias en Seguridad de Estado

 

Las severas deficiencias que en materia de Seguridad de Estado han sido y son palpables a partir de 1958 y para no entrar en tediosas elucubraciones, son perfectamente individualizables en el específico caso de las determinantes políticas que se arrastran y están amarradas a la influencia de Cuba, y que culminaría con este ulterior aplastamiento de Venezuela.

 

Identificar dónde, cuándo, por qué comenzaron, avanzaron y se consolidaron en el tiempo, nos permite tanto dar con el inicio de la historia, como poder hurgar en los subsecuentes abandonos de deberes, obligaciones, responsabilidades, cuyo acumulado, nos trae hasta esta descomunal derrota, por manos y de manos, no tanto como producto de la habilidades del genocida Fidel Castro Ruz, como de la incompetencia política, profesional y técnica, cuando no la expresa traición, de quiénes en sus distintos consecutivos momentos, tuvieron en sus manos, tanto las alertas y previsiones a ser llevadas a los más altos niveles políticos del Estado, como a las demanda de las decisiones para las direcciones de los Órganos de Ejecución Material de la Medidas de Policía, en materia de seguridad de Estado.

 

El inicio[xiii]

 

Siempre llamó la atención a quienes nos iniciábamos y consolidábamos carrera en Seguridad Pública, esa fuerte e inseparable junta entre Carlos Andrés Pérez y el cubano Orlando Sacramento de Jesús García Vásquez (en adelante Orlando García Vásquez), salvo en el caso de relaciones pasionales entre personas del mismo sexo, que no era el caso, no había una explicación que permitiera comprenderla.

 

Y si la había, el asesinato de Manuel Orive Fernández y Jesús González Rodríguez alias “Panaderito” a mediados de 1953 en Costa Rica.

 

Dos sujetos originarios de Cuba, quienes serían asesinados a tiros por dos connacionales, Orlando García Vásquez y su asociado Raúl Hernández Rodríguez; el “Patato”; tiroteadas las víctimas por la espalda y lanzados sus cadáveres sin identificación, al fondo de un volcán inactivo en Costa Rica; esos restos aparecerían seis meses después.

 

Pero esos asesinatos y todo el complejo de circunstancias quedarían en silencio puesto que esas ejecuciones sumarias no sólo implicaban a los citados sicarios García Vásquez y Hernández Rodríguez, también implicaban directamente a CAP, quien había suministrado el medio de transporte para cometer el crimen.

 

Y de investigarse, algunas responsabilidades se extenderían hasta alcanzar otros personajes en la trama, tanto a Rómulo Betancourt, enterado desde el principio de la operación y ejecutada con su anuencia, como a Jesús “Pepe” Figueres, Presidente en funciones en Costa Rica para el momento de esas ejecuciones.

 

Baste conocer algunos antecedentes del citado criminal Orlando García Vásquez[xiv], para sospechar que todo este complejo de criminales circunstancias, fueron creadas y respondieron casi al calco a los manuales para operaciones clandestinas y a los clásicos procesos, destinados a lograr un control sobre un sujeto seleccionado.

 

A partir del asesinato de Manuel Orive Fernández y Jesús González Rodríguez en Costa Rica, resulta indubitable que Orlando García Vásquez, lograría por propia iniciativa o por órdenes superiores con su montaje y acción, el control directo de CAP y el silencio de Rómulo Betancourt.

 

Así Orlando García Vásquez, se convertiría en el sempiterno hombre de seguridad de Carlos Andrés Pérez; la trascendencia del asunto gira alrededor de dos posibilidades:

 

  1. Orlando García Vásquez por propia iniciativa montó todo ese parapeto criminal y con posterioridad, una vez afianzado en sus posiciones, vendió sus servicios a Fidel Castro Ruz y/o a quien mejor pagara.
  2. Orlando García Vásquez fue desde esos inicios del montaje, un operador político para y bajo órdenes de Fidel Castro Ruz.

 

El efecto deseado

 

Desde que Rómulo Betancourt electo llega a Miraflores en 1959 y designa a Carlos Andrés Pérez como Ministro de Relaciones Interiores, éste designa a Erasto Fernández a la recién creada Digepol y a Orlando García Vásquez en Contrainteligencia del mismo servicio, pero bajo su tutela, sus órdenes y despachando desde Miraflores o desde bases clandestinas.

 

Desde el mismo día de la designación de la designación de Orlando García Vásquez, se iniciaría la invasión de cubanos a Venezuela, para incorporarse a las unidades de “inteligencia/contrainteligencia” al mando de Orlando García, y comienzan las grandes figuras cubanas del crimen a residenciarse en Venezuela; todos con nombramientos, placas, carnet, armas, vehículos y oficinas de “Inteligencia y Contrainteligencia”.

 

Entre otros, gente de pedigrí criminal, los traficantes de armas y drogas, Miguel García Montalvo, “Mike Cabot”; Anthony Canavés “Tony Canavés”; Ricardo Morales Navarrete, “Mono Morales”, Luís Clemente Faustino Posada Carriles, “Bamby”; Lazaro Rogelio Ugarte y de Bresslau, “El triple cedulado”.

 

Así comenzaría en los sesenta, con Carlos Andrés Pérez como Ministro del Interior, con su Jefe de Seguridad de Estado, Erasto Fernández, luego como Presidente electo lo que con el correr del tiempo, brindaría poder absoluto de intervención y de decisión a Fidel Castro Ruz sobre Venezuela.

 

Faltó para darle ininterrumpida continuidad inter–períodos, sólo que llegara a Miraflores otro socialista soberbio y acomplejado, Rafael Antonio Caldera Rodríguez, con su Jefe de Seguridad de Estado Remberto Uzcátegui Bruzual, para consolidar la llegada triunfal del teniente coronel Hugo Rafael Chávez Frías, y la definitiva instalación y autónoma acción, de “La mano que mece la cuna en Miraflores”.

 

Conclusión

 

Como ha quedado escrito y salvo prueba en contrario suficientemente argumentado:

 

  • El tan repetitivo vocablo pueblo de los socialistas venezolanos de todo pelo, no es más que la reedición de aquel concepto definido por la Iglesia Católica en 1687, para referirse a los pobladores del territorio; sólo que, aquellos de 329 años atrás representaban los intereses de la colonia y hoy representan los intereses de los socialistas –carniceros y vegetarianos– afiliados a la Internacional Socialista, controlados y manejados por Fidel Castro Ruz y sus incontables –públicos o clandestinos– socios–listos.
  • Los habitantes del territorio venezolano, población civil desarmada, está enfrentada a un desplegado Ejército de Ocupación que, definitivamente, responde a los interese de Cuba.
  • El presidente de Cuba, Raúl Castro Ruz, quien sustituyó en el mando a Fidel Castro Ruz, es el dueño del circo y tiene como subalterno delegado en Miraflores al colombiano Nicolás, quien dice tener los apellidos Maduro Moro[xv]

 

Queda en los hechos probado, que la aplastante derrota de Venezuela por la rémora y paupérrima Cuba, no fue un hecho derivado de las capacidades militares o políticas de Fidel Castro Ruz, sino de la incompetencia, incapacidad, cuando no la expresa traición, de quienes, en y desde Miraflores o al frente de los Servicios de Seguridad de Estado, tuvieron en sus manos la defensa, la preservación y la consolidación en el tiempo, de los intereses de Venezuela.

 

Los primeros entregados fuere a los errores que los implicaron en asesinatos o presos de sus complejos de marginales; los otros, entregados a juerga con sus comelonas en El Caney, las cajas y cajas de finos licores escanciados con fluidez o disfrutando de los vuelos expresos en el King 200, para vaciar aquellos maletines negros en los casinos de Aruba o Miami; todo, pagado con los dólares americanos de la Partida Secreta.

 

Si bien Hugo Rafael Chávez Frías y su pandilla socialista, por acción, parecieran o aparentan ser los únicos responsables de esta postración de Venezuela ante Cuba, él, sólo fue el derivado de los verdaderos responsables por acción y por omisión,

 

Dejando en el silencio, las responsabilidades de aquellos socialistas del Sistema de Conciliación de Élites, los Carlos Andrés Pérez y los Rafael Caldera Rodríguez y sus sumisos y devotos subalternos, los Erasto Fernández, los Remberto Uzcátegui Bruzual y los Arpad Bango Stagel.

 

Policía no denuncia, no acusa, sólo concatena y expone los hechos, corresponde a quienes tengan la responsabilidad para exigir la rendición de cuentas, investigar, comprobar o negar, acusar o imputar a los reos de aquellos que constituyan delito o crimen, para hacerlos juzgar, sentenciar, condenar y supervisar el cumplimiento de la condena.

 

Que aquellos que aún quedan vivos –o sus herederos–, en todo caso y a todo evento es su derecho, sea donde fuere la instancia que seleccionen, tienen la palabra para refutar los comentados hechos que les señalen, tanto su negligente conducta, cuando no, la gama de crímenes de lesa patria, que hasta hoy se mantienen impunes.

 

Mientras, el futuro de las generaciones de venezolanos, muerto; truncado e inmersos en la praxis del vocablo pueblo socialista que recrea a la “Multitud Promiscual” de la colonial, 329 años atrás y el único que, para mantener el poder por el poder, militariza la policía como primera línea de defensa en la escalada contención/represión

 

[i] Si bien es cierto que, por decisión y órdenes del Ejecutivo, fue llamada la FAN al despliegue y combate para enfrentar a grupos alzados en armas; distintos grupos en distintos puntos del país, que se autodenominaban guerrilleros; siendo que, las operaciones que ejecutaban eran en su totalidad criminales –asesinatos, secuestros, asaltos a bancos y transportes de valores, grandes estafas y robos a entidades públicas y privadas más ataques terroristas contra y a riesgo letal para población civil desarmada– todas eran del ámbito y para el tratamiento de la policía.

[ii] Una ficción expresamente articulada entre políticos, oficiales generales y superiores FANB y operadores del crimen organizado, destinada a repartirse los derivados de la explotación de minas de oro, diamantes, coltán; de hecho, según fuentes de la zona, en la reunión del viernes 23/09/16, con asistencia de varios ministros, se fijaron tanto las cuotas, los sistemas de control y formas de recepción distribución del “consorcio”, como el monto de las cuotas que deberán entregar cada día los mineros artesanales por su seguridad; una dinámica criminal que no estará lejos de derivar en situaciones parecidas a las derivadas en las operaciones con enfrentadas facciones del Frente Revolucionario Unido en Sierra Leona, África, conocida y publicitada como “Diamantes de Guerra” o “Diamantes de Sangre”.

[iii] De hecho, el socialista Rafael Antonio Caldera Rodríguez, en 1970, en el cierre de la Convención de Gobernadores en Barquisimeto, cerró su discurso recomendando designar como jefes de los cuerpos de policía civil a oficiales generales de la Guardia Nacional; el argumento persiste en los socialistas, alegando existencia de un Decreto, lo cual es falso, Caldera nunca firmó un decreto u ordenó por otros medios sólo, como líder del partido en funciones de gobierno, lo recomendó.

[iv] José Vicente Rangel Vale, “nieto de ladrón, hijo de ladrón, ladrón y padre de ladrón” (Manuel Caballero). Uno de los más activos socialistas y principales beneficiarios de las “expropiaciones”, atracos a Bancos y transportes de valores, de eso vivía, de recopilar información, pasarla a la banda y luego las presiones políticas y mediáticas, en la defensa de los criminales. De hecho en 1970, la banda al mando del “profesor” Oswaldo Barreto Miliani integrada entre otros por Jorge Oswaldo Ojeda Negretti y su hermano Oswaldo, atracan el Banco Royal de Canada en Puerto La Cruz, hacen el reparto del botín y mientras una parte salía de la zona en lancha rápida, otra le fue entregada a Ana “Anita” Ávalos de Rangel, la chilena esposa de José Vicente, quien “casualmente” estaba en la ciudad y trasladaría la remesa a Caracas, entregaría cien mil a ex–esposa de oficial de la Marina y el resto quedó en manos de Rangel Vale.

[v] Su Excelencia el Ilustrísimo Obispo y Eminencia Altísima, Don Diego de Baños y Sotomayor, autor del Sínodo Diocesano de Caracas, 1687

[vi] Eduardo García Peña “Reflexiones políticas de dos universitarios 1810/1811”, Temas de Comunicación, CIC.UCAB.2008, p.28

[vii] “Multitud promiscual”: “… dos grupos: los padres de familia y la multitud promiscual… indios, negros y criaturas nacidas de su mezcla, quienes carecen de capacidad para entender los dogmas de la religión católica y los fundamentos de la civilización española…” En los comentarios de Rafael Jiménez Moreno IESA 2008

[viii] Quizás uno de los ejemplos para la mejor explicación y compresión del complejo de actividades destinadas al control permanente de líderes o potenciales líderes, lo tengamos en las operaciones estructuralmente organizadas y mejor ejecutadas por el G2 de Cuba, alumnos, herederos para la versión latinoamericana de la Stasi de la DDR. Bajo la coordinación del subalterno directo de Fidel Castro Ruz, para Ramiro “Ramirito” Valdez Méndez, bastaba una controlada dosis de escopolamina (C17H21NO4) en el torrente sanguíneo de un sujeto, para su control total y hasta la desaparición ulterior de los efectos y la derivada anulación de toda información, imagen o percepción de lo ocurrido durante el lapso de intoxicación, entre una y tres horas, dependiendo de la dosis. ¿Y qué pasa durante esos 180 minutos de control absoluto de la voluntad de la seleccionada víctima. Basta un ejemplo: en un espacio físico confinado, dotado de todos los medios técnicos para dejar registros visuales y sonoros, a la víctima se le facilitan todas las formas posibles para una muy “libertinada” diversión, con hembras y hombres, con adultos y menores, niños y niñas; todo ello registrado en los equipos y complementado luego en los testimoniales e informes oficiales de cada uno de los actores intervinientes en la sesión. Siguiendo con el programa, ya en su país, al especial invitado, le hacen llegar las exigencias o requerimientos de Fidel para ser ejecutadas, y ante cualquiera fuere la resistencia, la víctima recibía algunas recomendaciones o consejos y de persistir, las imágenes extremadamente comprometidas de aquella “noche de farras” y la posibilidad de ser hechas públicas. Hasta un afamado Premio Nobel latinoamericano, se convertiría en el mejor, más activo y eficiente –y el más controlado– propagandista de los favores de Fidel Castro y su sistema; eso, luego de pasar por las manos y la “noche de farras” por invitación de “Ramirito”. ¿Cuántos viejos y nuevos socialistas venezolanos, en gobierno u oposición de ayer y de hoy, carniceros o vegetarianos, fueron especiales huéspedes de una noche de farras de “Ramirito” y tienen sus registros fílmicos, videos, imágenes fijas y testimoniales a buen resguardo, en La Habana?

[ix] De hecho Miguel Silvio Sanz, ex jefe de la Seguridad Nacional, hizo llegar a Juan Martín Echeverría (JME), jefe de Drogas PTJ, la información sobre un cargamento de heroína que sería transferido en el –de moda– Pasapoga, en la avenida Urdaneta; JME entró en pánico y no quiso intervenir para no contaminarse con ex de la SN, dejando el asunto en manos de Silvio Vargas Navarro.  Era la época del criminal fugado de la cárcel de Cayena, Guyana francesa, detenido un año en Venezuela y luego liberado y le dieron la nacionalidad, quien operaba como propietario en “Mi Vaca y Yo”, en Caracas: Henry Charriere “Papillón”

[x] En los hechos los secuestros, atracos a Bancos y transportes de valores, estafas, algunos sicariatos, como la Operación “Un día un policía”, se pretendía exclusividad y eran atendido sólo por la DIGEPOL, quien no los investigaba por tratarse operaciones de la guerrilla, urbana o rural, como las “expropiaciones”, eufemismo adoptado para considerarlo delito político y dejarlo sin investigación, juicio y castigo.

[xi] Desde la época de Seguridad Nacional y la lucha clandestina de los partidos políticos, a Ramón Escobar Salóm, se le citaba como uno de los activos “Patriotas Cooperantes” del “Bachiller” Castro.

[xii] Así llegan a la dirección del CTPJ sujetos con diversas y múltiples falencias, desde el idiotizado abogado Manuel Molina Gásperi, creador del Grupo de Acciones Especiales, que los adulantes llamaron Grupo de Apoyo Táctico Operativo (Gato, el mismo seudónimo familiar de Molina Gásperi), grupo de exterminio que terminaría asesinando al abogado Ramón Carmona Vásquez en una guerra entre la ágil abogado esposa de Molina y un representante de la mafia italiana (eran aquellos negocios de la Mafia en Playa Moreno estrechamente vinculados a Miraflores; su representante Renato Campeti y el chofer D’Antona, por el famoso maletín y sus documentos en las negociaciones con su asociada Cecilia Matos, la querida de CAP); del abogado comerciante José Gabriel Lugo Lugo, socio en su oficina privada de investigación en Las Palmas, con el cubano Luis Clemente Faustino Posada Carriles alias “Bamby”, subalterno de Orlando García Vásquez y principal operador en la voladura del avión de Cubana de Aviación –sobre cuyos detalles, volveremos–, hasta el simple comisionista tomado como narcotraficante Porfirio Valera “Mi Gordito”, como era citado por Jaime Lusinchi.

[xiii] Cuando aquel funcionario de la Embajada de Venezuela en San José de Costa Rica, en junio de 1953  hace llegar la información a Rómulo Betancourt, del arribo a ese país –donde se había refugiado luego de salir de Cuba con el Golpe de Estado de Fulgencio Batista contra Prío Socarras y de regresar de su corta estadía en USA– de dos sicarios cubanos contratados por Rafael Leónidas Trujillo para asesinarlo; Betancourt se lo comunica al presidente José “Pepe” Figueres y luego a su amanuense Carlos Andrés Pérez (CAP), dejándole la atención del asunto en sus manos.

Los sujetos son identificados como Manuel Orive Fernández y Jesús González Rodríguez alias “Panaderito”, quienes viajaron a San José en compañía de la dueña de un burdel en Tegucigalpa, Honduras. ¿Dónde y cuándo se consolida la determinante ejecutoria? Carlos Andrés Pérez con el consentimiento de Rómulo Betancourt convoca a su casa a dos de sus amigos cubanos expertos en atentados, Orlando García Vásquez y su socio Raúl Hernández Rodríguez alias “Patato”. Este último le informa a CAP que conoce a los dos sujetos señalados por su militancia de ARG de la cual desertaron y se incorporaron a Movimiento Socialista Revolucionario MSR de Rolando Masferrer, unido luego a Batista después del golpe. Puesto en autos Rómulo Betancourt, compartiría la información con José Figueres. ¿Dónde y cuándo se materializaron los términos de esos asesinatos?. García Vásquez y Hernández Rodríguez, según le informan a CAP ubican los dos sujetos identificados. Los contactan y se reúnen para tomarse unos tragos y renovar la vieja amistad. De esa reunión sale a la luz el atentado contra Betancourt, según le informaría García Vásquez a CAP y en un encuentro posterior pautado, bajo el argumento de una operación contra José Figueres, Orlando García propone que se unan al esfuerzo y de acuerdo los cuatro, fijan fecha hora y al día siguiente CAP le entregó a García Vásquez un Jeep nuevo para la operación. Emprenden los cuatro el camino de exploración a la hacienda La Lucha de José Pepe Figueres. A poco más de una hora de San José, a la altura del “Cerro de la Muerte”, próximos a un precipicio, detienen el Jeep, se bajan los cuatro, Orlando García se mantiene siempre detrás de los dos sujetos, saca el arma les dispara por la espalda y luego, ya en el piso, Patato los remata; los despojan de los documentos y lanzaron los dos cuerpos por la ladera del precipicio. Se van a su apartamento y Juan Bosch los visita al día siguiente para comunicarles que Figueres los llamaba a una reunión. Son enviados a la hacienda de Figueres a esconderse y el fundador del Partido de la Liberación Dominicana, los trasladó en su auto a la hacienda presidencial, La Lucha. Diez días después García y Patato regresan a San José. Raúl Hernández moriría en Marianao, Cuba, García en Miami USA.

[xiv] Orlando Sacramento de Jesús García Vásquez, nacido en La Habana en 1927, enviado a USA a los 12 años; terminó bachillerato se enlistó a pelear en la WWII, regresó a Cuba en 1946. Ganó fama porque su nombre se asoció a un reguero de hechos de sangre en La Habana. A los 21 años, 1948, se integró al grupo de la Legión del Caribe que envió a Costa Rica en apoyo de Pepe Figueres durante la revolución contra Calderón Guardia. Integrado a la Organización revolucionaria Unión Insurreccional Revolucionaria (URI), donde conoció de cerca a Fidel Castro Ruz. A los 22 años ya está registrado en el Archivo Criminal de la Policía de Cuba, con fecha 16/03/1949, aparece como gánster activista en la Unión Insurreccional Revolucionaria (URI). El 12/02/1952, se le registra como miembro de la organización antibatistiana Triple A, dirigida por Aureliano Sánchez Arango. Se asiló en la Embajada de Guatemala, en 1953. 07/05/1954 Es acusado con Armando Correa Morales como autores del asesinato de ex- Ministro de Gobernación, Alejo Cossio del Pino y Biazo Prendes. 19/03/1956 Asociado a Emilio Taboada Rodríguez “José Roberto Ferrer González, Policarpo Soler Cruz, Carlos Prio Socarras, Candido de la Torre Herrera, José Menelao Mora Morales, Eufel Fernández Ortega, Jesús González Cartas “El Extraño”, Marco Antonio Hirigoyen, Pascasio Lineras López, Eduardo Cartaya Alvarez, Salvador Esteva Lora, Hector Costa, Ricardo Costa, Herminio Díaz García, participa en atentado contra el presidente de Cuba. 22/05/1957 Junto con Alfonso Carbonell salió a Costa Rica luego de recibir de Carlos Prío Socarras, diez mil pesos, para el pago de unos mercenarios acantonados en ese país entre otros, con Eugenio Fernández Ortega, Herminio Díaz. Orlando García Vásquez volvió a Costa Rica, Figueres lo nombró capitán de la Guardia Presidencial. En 1957 detuvo a Herminio Díaz, Jesús González Cartas y un piloto apodado el francés, bajo cargos de ingresar al país para matar a Figueres por órdenes de Trujillo. Participa en el Plan Trujillo (Frank Moya Pons), junto con Sándalo Herminio Díaz García, Carlos Prio Socarras, Cándido de la Torre Herrera, Menelao Mora Morales (muerto), Eufemio Fernández Ortega, Jesús González Cartas El Estraño”, Marcos Antonio Hirigoyen, Pascacio Linares López, Eduardo Cartaya Alvarez, Salvador Esteva Lora, Hector Costa Quiñones, Ricardo Costa Quiñones, Reinol García, Mario Vásquez García, Emilio Taboada Rodríguez “El Gallego”.. A tenor se difunden declaraciones del “Ché” Guevara, por la radio oficial de Trujillo, donde se refiere al dictador dominicano como: “… nuestro nuevo amigo de la revolución cubana.”

Orlando García Vásquez, sería uno de los más activos operadores de Fidel Castro Ruz en los acuerdos y desacuerdos con Rafael Leónidas Trujillo. En la trampa contra Camilo Cienfuegos para eliminar sus mejores cuadros, montan una invasión a República Dominicana, mientras Fidel le informaba los detalles a Rafael Leónidas Trujillo, quien simplemente esperó los invasores y los aplastó; luego la invasión a Cuba intentada por Rafael Leónidas Trujillo con la Legión Anticomunista del Caribe, uno de sus organizadores, Eloy Gutiérrez Menoyo, en entrevista privada que pidió a Fidel, le comunica los pormenores de la invasión trujillista, con el mismo resultado.

En el caso del supuesto atentado contra Rómulo Betancourt, se nota de entrada el montaje; desde un principio, cuando CAP los reúne para imponerlos de la información recibida del funcionario venezolano de la Embajada, “Patato” le informa a CAP que conoce a los dos cubanos nombrados por haber formado parte con él de unidades de combate; seguidamente en una primera reunión con los sicarios, ya éstos les informan sobre el atentado a Betancourt y son invitados a realizar otro atentado contra Pepe Figueres; de acuerdo los cuatro, viajan en un jeep nuevo que le había entregado CAP a García para esa operación, viajan a provincia, estacionan el vehículo y se bajan todos y García Vásquez les dispara por la espalda y son rematados por Patato, luego lanzados al fondo de un volcán inerte. Luego los arreglos para silenciar los asesinatos, entre Pepe Figueres, Rómulo Betancourt, CAP y los dos criminales Orlando García Vásquez y Raúl Hernández Rodríguez.

Salvo prueba en contrario, lo del atentado a Rómulo Betancourt en Costa Rica, ordenado por Rafael Leónidas Trujillo y a ser ejecutados por los cubanos Manuel Orive Fernández y Jesús González Rodríguez alias “Panaderito”, es un montaje total; simplemente Orlando García Vásquez y Raúl Hernández Rodríguez montaron su cuento, lograron la atención, aprobación y complicidad de Betancourt, CAP, Pepe Figueres, seleccionaron a dos viejos y confiados compañeros de aventuras, los asesinaron y a partir de ese momento, Orlando García Vásquez tomó las riendas sobre CAP. Luego, informaría a su jefe Fidel Castro Ruz de los resultados y el resto, historia conocida.

[xv] siendo que, el matrimonio de su presunta madre, fue anulado por la Arquidiócesis de Bogotá y quien alega era su padre, jamás lo reconoció, por tanto, no tiene legalmente el apellido Maduro; en cuanto al apellido Moros, tampoco legalmente puede ser validado, puesto que no existe una Partida de Nacimiento que certifique que fue parido por la natural colombiana Moros Acevedo Teresa de Jesús; se asume que fue parido por una mujer, pero no existe certificación alguna que haya sido la citada Teresa de Jesús.

 

 

Pueblo y patria en el juego del “… quítate tu para ponerme yo…”

Dos estribos que cabalgan las uniformada botas del crimen sea éste organizado o desorganizado

Rafael Rivero Muñoz

Caracas, 17/08/16

 

  • “… A diferencia de la fuerza, que es atributo y propiedad de cada hombre en su aislamiento frente a todos los demás hombres, el poder sólo aparece allí donde los hombres se reúnen con el propósito de realizar algo en común, y desaparece cuando, por la razón que sea, se dispersen o se separen…”
  • Jesus Ramón Quintero Prieto 1999

 

slide22¿Existe y opera realmente como nación esto que el régimen identifica como pueblo y se les conoce con el gentilicio de venezolano?

Bien valdría documentar y responder si realmente este pueblo, a cuya definición, concepto o término, se refiriera el Abate Sieyès (1748/1836) en sus análisis; ese propio pueblo venezolano, a partir de 1830 y en los 186 años de ininterrumpida existencia de la Venezuela autónoma, ha llegado verdaderamente a constituirse y operar políticamente como un todo, y en su conjunto, como nación.

Una ventana

Bastaría a tal fin y asomarse a una ventana, para tomar y observar la más determinante arista, la que le sería existencialmente propia y en teoría irrenunciable, a toda comunidad humana vinculada o identificada con un gentilicio, con sus propios, sólidos, consistentes y aglutinantes intereses; todos identificados, asentados y políticamente consolidados y operando sobre un territorio.

Sólo para entrar en éste, el más álgido pero gráficamente mejor documentado de los temas político–militares, observemos rápidamente cómo la Venezuela original de los 2.100.026 kilómetros cuadrados (km2) de territorio de la Capitanía General (creada con la emisión de la Cédula Real de Carlos III del 08/09/1.777), perdiendo así y sin disparar un tiro 460.628 km2 (22%), redujo su territorio a 1.639.398 km2 en 1882 y luego, en iguales o parecidas circunstancias, perdiendo otros 722.953 km2 (34,5%) reduciendo el territorio hasta los 916.445 km2 actuales y que en este período del hoy 1999/2016 bajo el régimen de un militarizado y cacareado Socialismo del Siglo XXI, con su menos del 43,6% del territorio original, se negara a recuperar los 159.542 km2 del Esequibo, (7,6%) de su territorio original.

Dejación, entrega o rendición

Un evento político–militar de trascendencia, a lo cual se sumarán nuevos abandonos y nuevas pérdidas territoriales en curso y sobre nuevos y severos riesgos para las generaciones futuras; quedando Venezuela desamparada por esa, la voluntad de su propio pueblo y enfrentada a la expoliación, con la criminal explotación por intereses económicos ajenos a los propios, de su riqueza en la aguas, fondos y subsuelos marinos en la pantalla atlántica; allí justo, donde se han acumulado los sedimentos arrastrados a esos fondos marinos –para no referirnos más atrás– durante no menos de sus 240 años de su existencia, por las aguas del río Orinoco.

Y para culminar este proceso, por obra del líder continental o galáctico, el teniente coronel Hugo Rafael Chávez Frías, y ya definitivamente Venezuela en manos y por manos del ejército de ocupación al servicio de los intereses extranjeros, los 916.455 km2 cuadrados, han sido en los hechos, políticos, militares, económicos y sociales, definitivamente anexados al territorio de Cuba

¿Nación?

¿Y dónde estuvo, antes, durante y después, y dónde está ahora esa voluntad del pueblo constituido en nación, para defender la integridad de su propio territorio?

¿Se ha pronunciado hoy ese pueblo nación a la luz de la pública y nueva pérdida, entrega o escisión territorial, con los abandonados 159.542 km2 del Esequibo?

¿Se atreverá y podrá algún experto documentar la substancial diferencia entre aquella inorganicidad del pueblo sobre los que cabalgaron “… los partidos políticos y las élites en el poder…” (Quintero Prieto 04/02/99) para arrebatar “… a la voluntad popular su derecho a determinar la marcha de la cosa pública y el destino común de los venezolanos…” sólo “… con el innoble propósito de perpetuarse en el poder…”.

Existiría alguna sustentable, documentable y neta diferencia con esta “política del poder por el poder”, que hoy es el más conocido y distintivo signo de esta supuesta “revolución bolivariana” con su evidenciado “innoble propósito de perpetuarse en el poder”.

Difiere aquel pueblo de éste

¿Podrán los estudiosos expertos, distanciar aquel pueblo de AD/Copei y de las élites del Sistema de Conciliación (Rey), del denostado “puntofijismo” de Carlos Andrés Pérez, de Rafael Caldera, de Jaime Lusinchi, de este otro pueblo de Hugo Rafael Chávez Frías, del colombiano Nicolás, definitivamente no constituido en nación y definitivamente bajo el yugo de esta acomplejada y depredadora izquierda, del PSUV y de una uniformada claque de supuestos profesionales de las artes militares –2.000 generales para un contingente no mayor a 140.000 efectivos–, prolíficos todos en “… decisiones y promulgaciones de leyes notoriamente perjudiciales al interés nacional, prohijando la corrupción generalizada de la vida política e institucional y el descrédito de las instituciones…”, donde ya 17 años han definitivamente institucionalizado y opera con absoluta total impunidad, el crimen, tanto organizado como desorganizado.

O quizás, sin una posible respuesta por esa vía de los estudiosos y expertos diplomados, a la luz y experiencia del hombre de a pie, pretendido ciudadano, se trata simplemente del mismo sempiterno juego en los 186 años de esta “patria” del populismo/caudillismo/malandrismo, a sintetizar en los cinco conocidos vocablos: “… quítate tú, para ponerme yo…”

 

“La mano que mece la cuna” en Miraflores

 

Fidel Castro Ruz a partir de 1959 tuvo ojos, oídos y ejecutorias en el Palacio y hoy su sustituto ejerce el mando

 

Rafael Rivero Muñoz

Caracas, 25/01/16

 

 

 

 

 

  • “… Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo…”

Abraham Lincoln (1808-1865)

 

Diapositiva061

 

Sobre el minuto 25 y 40 segundos de su primer Discurso de Memoria y Cuenta por ante la recién electa e instalada Asamblea Nacional (15/01/16), el colombiano Nicolás –quien se hace llamar Nicolás Maduro Moros[i]–, sustituto para Miraflores impuesto por Fidel Castro Ruz a Hugo Rafael Chávez Frías, cita y arroja sobre el tapete, la tan cacareada “Pacificación”.

Diapositiva072Esa “Pacificación”, se inició cuando Nicolás tenía apenas 6 años y deambulaba con sus pares por las calles de su ciudad natal, Cúcuta.

Pero se refirió Nicolás, a ese trascendente evento político que sería substancialmente definitivo, y no por azar, para la ulterior implementación en las ejecutorias y sus derivados, que sustentaron y brindaron la oportunidad y el firme piso de continuidad al rechazado objetivo geopolítico definido por Fidel Castro Ruz, en aquellos doce vocablos de su propuesta a Rómulo Ernesto Betancourt Bello, en aquella audiencia privada el primero de febrero de 1959 en Miraflores:

  • “… Tu con tu petróleo y yo con mi revolución, dominaremos el mundo…”

Tómense con pinzas los tres vocablo básicos dichos por Fidel Castro en Miraflores en aquella propuesta de febrero de 1959, trasládelos al calco y en el mismo orden cuarenta años después, a febrero de 1999 con Hugo Rafael Chávez Frías en ese mismo Palacio de Miraflores y observará lo que, en indiscutibles términos polemológicos, tanto definiría con precisión quirúrgica los objetivos bélicos, como identificaría los múltiples y variados desempeños político–militares en función de sus resultados; son éstos, sin duda, los términos de una guerra no declarada, pero no por ello menos letal y expresamente destructiva.

La política por otros medios

Fidel Castro Ruz, controlando los flujos de divisas y del “petróleo” –producción, comercialización y disponibilidad financiera venezolana–, su objetivo expreso, no sólo se aseguró el financiamiento de por vida para su paupérrima Cuba, sino que, parado sobre los sólidos e ilimitados flujos líquidos de dólares propiedad de los venezolanos, distribuyó, compró y aseguró en el concierto internacional de naciones, los empeños y desempeños geopolíticos de su “revolución” y así, logró e impulsó su personal y no compartido “dominio”, sobre los manipulables votos de los gobiernos continentales latinoamericanos y los propios, a todos y cada uno de los mini–Estados del Caribe.

Se podría hasta retar a cualquier estudioso y/o experto en polemología, para que aplicando las elaboradas metodologías de esa su especialidad, lograra desconectar, separar, desvincular científica y radicalmente, la continuidad en el tiempo y en la relación directa en los derivados políticos y geopolíticos de ese citado conflicto bélico.

Materilizados en esos dos cruciales eventos citados y desarrollados en una constatada distancia en el tiempo, uno en febrero de 1959 y el el otro en febrero de 1999; en 480 continuados meses.

diapositiva11

diapositiva2Una guerra de 20.805 días, que si bien en un 70% del lapso contemplado, Venezuela y su FAN derrotarían –dentro y fuera de sus fronteras– a Cuba una y otra vez; en el resto del mismo lapso 30%, Venezuela sería derrotada y “dominada” y hoy, con Nicolás en Miraflores y las FANB como ejército de ocupación, sin una solución de continuidad, mantienen a los Castro en el poder y a la paupérrima población de Cuba; justo, con los dólares venezolanos derivados del petróleo y para la imposición y el dominio de los intereses de los Castro, de Cuba y de los cubanos.

La “Pacificación”

Se refirió Nicolás, a un trascedente evento que en definitiva y no por azar, sobre cuyas ejecutorias y derivados, sin solución de continuidad, se incorpora a los seis trascendentes períodos presidenciales en los que, se evidencian las determinantes condiciones para el dominio y predominio de “la mano que mece la cuna” en la propia oficina, el escritorio y la silla presidencial en el Palacio de Gobierno en Venezuela: Miraflores.

Siempre ha sido de interés buscar, revisar y concatenar, toda esa secuencia sostenida de eventos socio–políticos, militares y de seguridad de Estado, sobre los que se hundieron los pilotes, se vaciaron los cimientos y se levantaron las columnas sobre las que se estructuró esta humillante y definitiva derrota político–militar de Venezuela.

Destinada ésta, a la destrucción y ruina de Venezuela como Estado –territorio, población y gobierno–, tanto por la mecánica de imposición y consolidación de la venganza del triple humillado Fidel Castro Ruz, como por la priorización, cualitativa y cuantitativa, de los intereses de Cuba y de los cubanos, por sobre y en expreso detrimento de Venezuela y de los venezolanos.

La subversión armada o guerrillas

Iniciados los movimientos armados al interior de Venezuela siguiendo el ejemplo de Fidel Castro Ruz, pretendieron llegar al poder por la misma vía armada pero, en apenas dos años, ya para 1961, comienza a imponerse la realidad y entre la dirigencia de la subversión empieza el repliegue y desmontaje de la guerrilla: “… Teodoro Petkoff, Freddy Muñoz, Pompeyo Márquez, Eloy Torres, Germán Lairet y “Caraquita” Urbina…”, firmarían la expulsión de Douglas Bravo ­–quien permanece alzado en armas– del Partido Comunista.

Diría Teodoro Pertkoff Melec: “… Caldera en 1969 y jugando sobre seguro porque asumió la seriedad en las decisiones del Partido Comunista, libero a los guerrilleros presos y legalizó el Partido Comunista, en un proceso que él llamó “Política de Pacificación”…”

1961, la fecha que para Teodoro Petkoff Melec marcó el inicio del desmantelamiento de la lucha armada; sin embargo, para el 20 de noviembre de 1961, ya Rómulo Betancourt tenía en sus manos, las evidencias de la intervención de Fidel Castro Ruz en el proceso de violencia letal y de desestabilización contra Venezuela y rompe relaciones diplomáticas con Cuba; el 15 de enero 1963, se captura en Caracas un depósito de armas que habían sido enviadas por Fidel; el cuatro de noviembre del mismo año, mientras son desembarcadas, se capturan en Paraguaná cuatro toneladas de armas enviadas por Fidel.

El 1967, el cuatro de marzo aparece el cadáver de Julios Iribarren Borges en la inmediaciones de Pipe; había sido secuestrado cuatro días antes, luego torturado, tiroteado y abandonado a la intemperie; el 06/03/1967 el diario Gramma de Cuba, publica las declaraciones de Elías Manuitt Camero quien señala que esa fue una operación ordenada a las FALN; el 13 del mismo mes y año, en su discurso en las escaleras de la Universidad de La Habana Fidel Castro Ruz dice “… conocida figura pública de Venezuela, Julio Iribarren Borges, hermano del Ministro de Relaciones Exteriores, desapareció hoy en circunstancias misteriosas… Julio Iribarren Borges, desaparecido desde el miércoles por la mañana, fue hallado muerto a unos 24 kilómetros de Caracas…”

Cuba al mando

Diapositiva005Alguien ¿podrá poner en dudas el específico y articulado mensaje de Fidel Castro Ruz el 13/03/1967?: a) Gramma diario oficial publica las declaraciones de un venezolano en La Habana; b) Elias Manuitt Camero, responsable de las fuerzas guerrilleras autoras del crimen FALN declara; c) Fidel Castro Ruz, puntualiza el vínculo entre la ruptura de relaciones diplomáticas y la expresa acción bélica con el secuestro y asesinato de Julio Iribarren Borges y recuerda es el “… hermano del Ministro de Relaciones Exteriores…”

Para la fecha que Reinaldo Leandro Mora entrega La Palomera a la administración de Remberto Uzcátegui Bruzual, todavía las guerrillas financiadas, armadas y comandadas por Fidel Castro Ruz, siguen en plena operación:

  • 08/06/68 emboscada de la guerrilla a unidad de la FAN en Pueblo Nuevo de la Sierra Diapositiva005
  • 02/02/69 emboscada de la guerrilla a unidad de la FAN en Quebrada Monagas
  • 23/09/69 emboscada de la guerrilla a unidad de la FAN en La Batea
  • 24/06/69 emboscada de la guerrilla a unidad de la FAN alcabala Origen y Destino
  • 03/11/69 emboscada de la guerrilla a unidad de la FAN en El Tomate
  • 05/11/69 emboscada de la guerrilla a unidad de la FAN La Horqueta
  • 16/12/69 emboscada de la guerrilla a unidad de la FAN Hato El Terror
  • 11/02/69 secuestro del DC–9 Aeropostal Mbo/CcasDiapositiva007

Ningún jefe de servicios de seguridad en Venezuela, para la fecha del cambio de gobierno derivado de las elecciones de 1958, que pasa de Raúl Leoni a manos de Rafael Caldera, podrá jamás alegar su propia torpeza en su defensa.

Por las razones que fuere, desde la ignorancia hasta la complicidad, tenía que estar en cuenta y conocer los detalles de los desempeños de las huestes de Fidel Castro Ruz en territorio venezolano y contra los intereses de Venezuela.

Diapositiva004

Diapositiva006

La derrota

Por tanto los primeros y principales componentes de esta derrota de Venezuela frente a Cuba, arrancan con la definitivamente comprobada incompetencia de quienes en distintos lapsos de gobiernos y a partir de 1959, estuvieron al frente de los Servicios de Seguridad de Estado.

Primero, sustentando en el tiempo los intereses extranjeros, sobre esa, fuera ignorancia o fuera complacencia, que derivaría luego hacia una definitiva, expresa, voluntaria y determinante complicidad.

Es la indiscutible obra de los principales citados responsables; esos, quienes en uno y otro período o momento de los inicios de esta historia contemporánea, estuvieron al frente y dirigieron los destinos, en el hacer y en el dejar de hacer político y técnico, de todos y cada uno de los Servicios de Seguridad de Estado de Venezuela, civiles y militares.

Hoy la mayoría de esos responsables ya están muertos, otros si, vivos, pero sin una consciencia muy clara del asunto; sea porque aún están desconectados de una realidad que no supieron identificar en su momento; lo fuere después que lo comprendieron y viven sobre un ulterior y adoptado mecanismo para la evasión o, quizás, verdaderamente afectados, por los severos daños acumulados en sus procesos de memoria retrospectiva.

Truculencias de la suficientemente documentada y muy conocida pero, también, muy bien silenciada por sus Diapositiva012actores, historia dentro y en la periferia de la Seguridad del Estado en Venezuela, fuente indiscutible de los impuestos e inapelables derivados fueren éstos geopolíticos, lo fueren políticos, militares o de cualesquiera sean otros los géneros, operando en conjunto o por separado y sin solución de continuidad desde 1.959 y hasta la fecha de esta cita de Nicolás, objeto de este comentario:

La política de “Pacificación” de Rafael Caldera

El primer detalle a comentar, las imprecisiones en la cita de Nicolás, cuando confunde eventos de 1969 con otros diez años después, 1979.

Para el momento que cita el colombiano Nicolás, él tenía 6 años y jugaba con sus pares en las calles de Cúcuta; y ese proceso de negociaciones fue iniciado a instancia de algunos derrotados jefes guerrilleros y durante la Administración de Raúl Leoni Otero y estando en manos de su Ministro del Interior Reinaldo Leandro Mora, se le articularía la continuidad con Rafael Antonio Caldera Rodríguez quien, aprovechando la regalía circunstancial en esa coyuntura, la explotaría en los medios de comunicación como su obra personal bajo el título “Política de Pacificación”; su Ministro Interior Lorenzo Fernández, la llevaría adelante por órgano de la Oficina de Asuntos Especiales, al mando del abogado y experto en seguridad de Copei, Remberto Uzcátegui Bruzual.

Nicolás por las razones que pudiere aludir, ignora expresamente a Raúl Leoni Otero (AD) y cuando cita a Rafael Antonio Caldera Rodríguez (Copei), se refiere la fecha del evento (1969), pero cuando cita a Luis Herrera Campins, ignora que éste llegó a Miraflores diez años después (1979)

Obligatorio

Puntualizar, tratar de ser lo más detallado posible en el asunto puesto que, fue precisamente esa llamada pacificación, la que se convertiría en el eje sobre el que se articularon, para ese momento, las variantes para la construcción de las dos quijadas que luego serían movidas por los brazos de una gran tenaza; eso que no llegaron a percibir mucho menos identificar, aquellos responsables del área de Seguridad de Estado; veamos:

  1. Fue ese mal calificado, mal llamado y peor ejecutado “Proceso de Pacificación”, el momento en que las derrotadas huestes de “revolucionarios” venezolanos cooptados, asociados, entrenados, financiados, pertrechados y por ende, afiliados a los intereses y a las operaciones de guerra no declarada emprendidas por Fidel Castro Ruz contra Venezuela –luego de ser humillado en aquella reunión y propuesta aquel primero de febrero de 1959, por el recién electo presidente Rómulo Ernesto Betancourt Bello, en el Palacio de Miraflores– y pasarían a formar parte una programada nueva etapa de ejecutorias en función de los mismos objetivos de Fidel Castro Ruz.
  1. Y fue precisamente el momento en que, por las razones que pudieren ser alegadas, el experto Jefe de Seguridad de Copei, Remberto Uzcátegui Bruzual, además de excluir de investigaciones, juicios y condenas y de negociar impunidad y financiar a los rendidos guerrilleros, también y en paralelo, negociaría en iguales condiciones, con la cabeza de la estructura funcional de quienes, durante todo el lapso de Carlos Andrés Pérez como Ministro del Interior y de Raúl Leoni Otero presidente, se manejaron libremente sobre el terreno del combate militar, muy expresamente en el ámbito mediático, como los supuestamente mejores entrenados por la CIA y los más aguerridos combatientes anti–guerrilleros; eran las hueste del “Topo” de Fidel Castro Ruz y quien hasta ese momento era públicamente conocido como el Jefe de Seguridad y de Contrainteligencia del Ministro del Interior Carlos Andrés Pérez, el cubano Orlando Garcia Vásquez.

Las quijadas en Venezuela y los engrasados brazos de la tenaza en La Habana

No estamos al cabo de saber, si el experto Remberto Uzcátegui Bruzual, antes, durante o después de sus largas sesiones semanales, fuera en El Caney lo fuera en Aruba, tuvo o no la oportunidad para analizar y entender su irresponsable conducta en aquel proceso de “Pacificación”, donde, cómplice o ignorando la jugada, había negociado y financiado jugosamente con dineros del Tesoro Público, a los dos contrapuestos extremos de una misma guerra que manejaba desde La Habana y a su antojo Fidel Castro Ruz, contra Venezuela.

Por un lado a algunos especímenes del bando de los guerrilleros bajo mando del cubano general Arnaldo Ochoa Vásquez y por el otro, el de los anti–guerrilleros bajo el mando del “Topo” de Fidel Castro Ruz, ese sempiterno jefe de seguridad de Carlos Andrés Párez Rodríguez, el cubano Orlando García Vásquez.

A los primeros, a los “guerrilleros”, les ofreció y entregó impunidad, dinero en efectivo suficiente para acomodar sus vidas, becas en el exterior en un país de su selección; a los segundos, los “anti–guerrilleros” cubanos al mando de Orlando García Vásquez, a cambio de no ejecutar ninguna acción terrorista contra los intereses de Venezuela y de los venezolanos, dentro y fuera de sus fronteras, les mantendrían las credenciales oficiales, los sueldos y prebendas económicas, las oficinas, vehículos y hasta las armas y equipamientos para sus actividades anti–guerrilleras y sus negocios privados.

La deserción

Fue en pleno ejercicio de la presidencia de Raúl Leóni Otero, ya en comprobada y declarada derrota de la subversión armada que llamaban guerrilla, cuando se iniciarían las conversaciones de los Servicios de Seguridad de Venezuela, con algunos de los más connotados personajes de ese proceso, quienes, a cambio de sustanciosos pagos en efectivo, becas en el exterior y otras prebendas, cancelación de juicios penales por sus crímenes, decidieran abandonar la lucha armada y reintegrarse a la actividad de una política de y para civiles y no armada.

Precisamente, durante ese ya adelantado proceso, visto la aproximación de elecciones y la casi segura derrota de Acción Democrática con la llegada a Miraflores de Copei, que Reinaldo Leandro Mora, Ministro de Relaciones Interiores, superior al mando de esas iniciadas negociaciones con los “guerrilleros” y luego de acuerdos con representantes de Copei, decidiera la organización de la Oficina de Asuntos Especiales adscritas al Ministerio, para darle continuidad a ese proceso de desmantelamiento de los grupos de alzados en armas.

“La Palomera”

Designación con la que se conoció en medios policiales esa oficina, ya que sus instalaciones fueron habilitaras y ubicadas en la azotea del viejo edificio del MRI en la esquina de Carmelitas y donde había funcionado por años una palomera.

Copei designó para dirigir esa oficina de Asuntos Especiales al abogado Remberto Uzcátegui Bruzual[ii] y desde el mismo momento previo a las elecciones, asumió el mando y el manejo a su discreción de las partidas presupuestarias destinada a pagar a las demandas de los “pacificados” y de sus “perseguidores”

Cubanos toman Venezuela

Bien podríamos asumirlo como invasión, todo ese proceso que se inició en Venezuela sobre dos eventos políticos; la caida de Marcs Pérez Jimenez 1958 y el triunfo de la revolución en Cuba, con la salida de Fulgencio Batista y el ascenso al poder de Fidel Castro Ruz.

En Venezuela elecciones y el triunfo de Rómulo Ernesto Betancourt Bello, en Cuba la llegada al poder de Fidel Castro Ruz y su revolución.

En Cuba se inician los fusilamientos, las persecuciones y las incautaciones seguida de la estampida de cubanos Diapositiva073huyendo de la revolución, hacia Estados Unidos y a otros países el área. En Venezuela la instalación de un gobierno producto de acuerdos políticos para la gobernabilidad, con el Pacto de Punto Fijo.

Instalado en Miraflores, Rómulo Betancourt designa como su Ministro del Interior a su antiguo amanuense, Carlos Andrés Pérez Rodríguez (CAP), éste a su vez, ya eliminada la Seguridad Nacional y divididas las funciones de policía civil, fundada la Digepol, designa como director a Erasto Fernández y como Jefe de Contraintegencia[iii] a su incondicional el natural cubano Orlando García Vásquez[iv]; es decir el principal órgano de Seguridad de Estado quedó seccionado, una parte se ocuparía de los asuntos internos y la otra, directamente supervisada y dependiente de CAP, para los asuntos internacionales.

Fue en esa época de Ministro de Relaciones Interiores de Carlos Andrés Pérez durante el período de Rómulo Betancourt como presidente, cuando se inicia la importación de cubanos “entrenados por la CIA” para integrarse a la banda que organizaba Orlando García Vásquez en Contrainteligencia del MRI; entre los especializados especímenes traídos resaltan algunos nombres que se haría luego famosos por sus crímenes vinculados a las drogas, tráfico de armas, prostitución: Anthony Canavés “Tony Canavés”; Miguel García Montalvo “Mike Cabot”, Ricardo Morales Navarrete “Mono Morales”, Lazaro Rogelio Ugarte y de Bresslau “El triple cedulado”; Luís Clemente Faustino Posada Carriles “El Bamby”, por nombrar algunos.

Para los contratados cubanos, múltiples “bases de operaciones” fueron instaladas en distintos lugares en Caracas y ciudades del país, designados como centros para las operaciones de “contrainteligencia” de Orlando García Vásquez.

Fue a esos mismos “expertos” cubanos en el bando de los contra–revolucionarios a quien financiaría Copei durante el primer período de gobierno de Rafael Caldera, todos y cada uno de los citados como ejemplo, los veríamos luego estrechamente vinculados a las redes de tráfico de drogas, cocaína y heroína, tráfico de armas y lavado de dineros provenientes de actividades delictivas.

Fue precisamente el cubano Luís Clemente Faustino Posada Carriles “El Bamby”, quien en el período Caldera I sería designado en DISIP por Remberto Uzcáteguo Bruzual, como Jefe de la División de Contrainteligencia –la misma que organizó Orlando García Vásquez para CAP–; el mismo que una vez derrotado Copei por AD, ordenaría la fabricación de múltiples bombas incendiarias que colocó, para la fecha de la entrega del gobierno, en varios niveles y oficinas del edificio sede de DISIP e instalaría una ametralladora sobre la azotea y a la espera de unas supuestas unidades militares que llegarían a tomar el cuartel y someter a cárcel a los funcionarios.

Luis Clemente Faustino Posada Carriles, ya fuera de la DISIP, instadado en oficina privada en la Urbanización Las Palmas, como asociado en una agencia de investigaciones con el copeyano José Gabriel Lugo Lugo, sería el mismo operador a quien Orlando García Vásquez le ordenaría la ejecución de una de las más graves operaciones terroristas ordenadas por Fidel Castro Ruz para, en aquel momento, descalificar y eliminar a su más activo y declarado enemigo en acción, Orlando Bosh Ávila: La bomba en el avión de Cubana de Aviación[v].

No es ocioso recordar que luego de su fuga de Venezuela, Luis Clemente Faustino Posada Carriles, se radica en Centro América y se incorpora a las operaciones Irán–Contras bajo el mando del coronel Oliver North; justo coincide en medio del intercambio de armas por cocaína que tenía como base para la transferencia de cargas el Aeropuerto de La Habana; precisamente, incorporada esa variante de Irán Contras a la ya en curso operación de tráfico de cocaína pasando por La Habana, negociada años atrás por Fidel Castro Ruz con Pablo Escobar Gaviria del Cártel de Medellín y a cuyo control, había sido asignado por Raúl Castro Ruz, el héroe de Angola, el general Arnaldo Ochoa Sánchez[vi].

Fidel Castro Ruz desde Miraflores

Diapositiva079A menos que estemos en presencia de idiotas, resulta imposible admitir que un Jefe de Seguridad de Estado en funciones y su equipo de Inteligencia, no tengan en el antes, el durante y el después de los eventos, el tipo de información comentada.

Inadmisible que cubanos operadores al mando de Orlando García Vásquez, hayan sido nombrado en cargos directivos, uno de ellos Jefe de la División de Contrainteligencia del principal Servicio de Seguridad de Estado y que, luego, en el caso de éste, al ser identificado él y su pandilla como los autores materiales del atentado al Cubana de Aviación CU–T12011, haya sido negociada su fuga.

Sin temor a errar, como queda en los hechos comentados, a partir de 1959 con el recién electo gobierno, su Ministro del Interior Carlos Andrés Pérez, tiene como operador clave, al cubano Orlando García Vásquez; éste logra sobrevivir bajo el paraguas de CAP durante el lapso Raúl Leoni; se mantiene en condiciones operacionales durante el período Rafael Caldera; asciende, esta vez a Miraflores con CAP I; continua sus actividades sin mayores inconvenientes con Luis Herrera Campins, dado el retorno a las posiciones altas de Seguridad de Estado de los mismos con quienes negociara en tiempos de Caldera; mantiene actividades con Jaime Lusinchi quien a tenor designa al neoyorkino de origen cubano Rafael Rivas Galdos “Rafael Rivas Vásquez director de DISIP, y retorna Orlando García Vasquez a Miraflores con CAP II, cuando logra imponer su “sugerencia” con la invitación de su jefe Fidel Castro Ruz a Caracas, organiza recolección de 911 firmas de venezolano para el “Manifiesto de Bienvenida a Fidel Castro”, contrata la publicación en El Nacional del primero y el 2001 del tres de febrero de 1989 y se encarga de todos los preparativos, seguridad y el manejo físico de las enormes cargas que trajo Fidel; además en el intermedio, deja sin información o engaña a CAP en el subsiguiente evento, cuando sale en la madrugada para el interior el 27 de febrero de 1989 (27F)[vii] y luego, sugeriría no prestar atención sobre denuncias y arrestos por sus superiores inmediatos contra el teniente coronel Hugo Rafael Chávez Frías; el interinato de Ramón J Velázquez sin inconvenientes mayores; regresa Caldera y regresan los mismo personajes en el área de Seguridad de Estado negociados en 1969; hasta que ya su jefe Fidel Castro Ruz en 1999, toma directamente las riendas de Miraflores, con la llegada del teniente coronel Hugo Rafael Chavez Frías y encargándose personalmente a partir de ese momento, de su manejo y dirección; Orlando García Vásquez por su parte, ya hizo su trabajo, cumplida su misión en Venezuela, se retira, viaja a los Estados Unidos hasta su muerte.

Puede entonces alguien tener dudas de la identidad de la mano que ha movido y mueve aún la cuna en Miraflores.

Allí están las determinantes desde donde se construyeron las estructuras para esta derrota de Venezuela, por la paupérrima Cuba y para satisfacer la venganza del triple humillado Fidel Castro Ruz.

La “Pacificación”, si bien se inició cuando Nicolás tenía apenas 6 años y deambulaba por las calles de su ciudad natal, Cúcuta; también es cierto, que sobre ella se construiría ese sólido puente que permitió la materialidad en el tránsito del objetivo de Fidel Castro Ruz desde su expresión verbal el primero de febrero de 1959 a su expresión político–militar final, cuarenta años después, con la llegada de Hugo Rafael Chávez Frías a Miraflores y la toma directa de las riendas de Venezuela en estos últimos 17 años.

Allí está la inseminación, gestación y parto, hasta la mayoría de edad, del cómo la paupérrima Cuba, derrotó y humilla a Venezuela; más que por sobre las capacidades político–militares de Fidel Castro Ruz, como queda en los hechos establecido y confirmado, sobre la mentecatez de quienes en un momento de esta cruda historia, tuvieron en sus manos las responsabilidades y mando de los Servicios de Seguridad de Estado.

 

 

[i] Aseguramos que Nicolás no puede ser reconocido por el apellido de su supuesto padre, Maduro ni por el apellido Moros de su supuesta madre. Siendo que, por Resolución Administrativa de la Arquidiócesis de Bogotá, el matrimonio de Maduro García Nicolás, nacido el 23/12/1927, con Moros Acevedo de Maduro Teresa de Jesús nacida en Cúcuta el 01/06/29, fue anulado y no existe documento alguno donde el referido Maduro García Nicolás citado como padre lo haya reconocido; en segundo término, siendo que, por las razones que pudieren ser alegadas, no existe ni jamás ha sido exhibida por ante ninguna instancia, una Partida de Nacimiento que, sin lugar a dudas, certifique que el citado Nicolás, haya sido parido por Moros Acevedo de Maduro Teresa de Jesús

 

[ii] Su experiencia en Seguridad Pública, conocida para ese momento, abogado y por un lapso relativamente corto, había sido Inspector General del Cuerpo Técnico de Policía Judicial bajo la dirección de Rodolfo Plaza Márquez; destituido por incompatibilidades, fue becado a Francia para su especialización, a su regreso se mantenía como el experto en seguridad de Copei.

[iii] Dúctil vocablo cubano, que nada tiene que ver con las funciones y si mucho con la captura y mantenimiento de posiciones claves de poder al interior de los servicios de policía en Venezuela; será el caballito de batalla para toda la banda de cubanos que a partir de ese momento y designación de Orlando García Vásquez, son llamados por éste e ingresarían en cambote a Venezuela.

 

[iv] Siempre ha sido objeto de mucha atención por sus derivados para Venezuela, ese ilimitado grado de influencia si no fuere de control, que ejerció Orlando García Vásquez sobre Carlos Andrés Pérez en todas las posiciones políticas y de gobierno que ejerció. Tal circunstancia, pudiere tener su origen, en unos eventos preparados en expreso por el propio Orlando García Vásquez y que tuvieron su inicio, desarrollo y derivados, en Costa Rica, para los momentos posteriores a la apurada salida de Carlos Andrés Pérez de Cuba. CAP es detenido y expulsado del país por segunda vez en 1952, viaja a La Habana y allí se une a Rómulo Betancourt también exilado; Carlos Prío Socarrás, presidente de Cuba, asigna escoltas de seguridad para Rómulo Betancourt, el jefe de esa unidad, Orlando García Vásquez. Betancourt pone en manos de CAP las relaciones con ese jefe de escoltas y se desentiende del asunto. Cuatro meses antes de las nuevas elecciones en Cuba, Fulgencio Batista derroca a Prío Socarrás y Betancourt tiene que salir de Cuba, CAP le sigue con Orlando García Vásquez; todos viajan a Costa Rica donde se radican. Pasado algún tiempo en ese país, Orlando García Vásquez le comunica a CAP, que habían llegado a Costa Rica dos cubanos con la misión de matar a Rómulo Betancourt; CAP le pide detalles del asunto y entre las informaciones que le suministra, afirma que no es de preocuparse porque él ya los tiene identificados y ubicados; luego en otro momento, convence a CAP para capturarlos y liquidarlos y así ejecutan la operación, se llevan ambos sujetos a uno de los tantos volcanes extintos –Costa Rica cuenta con no menos de cien volcanes extintos–, los matan y los lanzan desde el borde al fondo. La truculenta historia la cuenta el propio Orlando García Vásquez en una de sus tantas tertulias “confidenciales” con venezolanos vinculados a la seguridad. Allí, visto en el tiempo, se ubicaría el por qué CAP para donde fuera destinado, se llevaba a su sempiterno Jefe de Seguridad Orlando García Vásquez y de ser cierto, allí también pudiera estar ese por qué del control sobre al cual hicimos referencia. A colación viene aquel comentario que Rómulo Betancourt le hace a Ramón J. Velásquez sobre Fidel Castro Ruz, después de desechar la propuesta y suspender abruptamente la reunión del 01/02/59: “… Ese hombre es muy peligroso…” y allí estaría, también, el soterrado distanciamiento de Rómulo Betancourt de Carlos Andrés Pérez, por su conocido acercamiento a Fidel Castro Ruz.

[v] Poco se ha difundido el intríngulis no investigado sobre la tan famosa “voladura del avión cubano”. Un Douglas DC–8, matrícula CU–T1201, vuelo 455 CA, con un atraso de veinte minutos despega a las 17:15 para un trayecto de 3 horas 30 minutos, desde el aeropuerto Seawell/Bridgetown Barbados a La Habana; a 9 minutos del despegue a 18.000 pies, transmite el piloto “… Tenemos una explosión a bordo, estamos descendiendo inmediatamente!… Tenemos fuego a bordo… Solicitamos aterrizar de inmediato… Tenemos una emergencia total…”.una alarma de incendio a bordo, se precipita al mar; mueren 73 personas entre tripulantes y pasajeros. Cuando se observan las identidades no sólo de los operadores señalados en la investigación, también de quien ejercía el mando sobre la banda de cubanos, Orlando García Vásquez, Jefe de Seguridad de CAP II en Miraflores; el supuesto organizador Orlando Bosch Ávila; los preliminares de la operación terrorista; quien jugaba detrás de todos estos personajes, Fidel Castro Ruz y por sobre eso, al final, las expresas gestiones de David Morales Bello y Juan Martín Echeverría, en negociaciones y traída del expediente criminal a Venezuela; a lo que se unen una primera frustrada fuga de Posada Carriles de la cárcel de La Planta en Caracas, su asilo en Embajada que negocia hasta su entrega el propio Remberto Uzcátegui Bruzual y la segunda y definitiva fuga de Luis Clemente Faustino Posada Carriles del Penal de San Juan de los Morros, con un significativo soporte externo que lo saca del área por carretera y lo pone en fronteras. Sobre ese conjunto de detalles, no puede ser descartada sin investigación que lo refute, la hipótesis de un atentado mandado a ejecutar por el propio Fidel Castro Ruz. Súmese a la hipótesis otros hechos, quien ubica en el exterior e invita a Orlando Bosch Ávila a venir Venezuela, es Orlando García Vásquez; es quien le asigna como Ayudante de Campo a Luis Clemente Faustino Posada Carriles, además de escoltas y vehículos oficiales, a quienes los dota de armamento automático, municiones, chalecos antibalas, medios de comunicación, fondos financieros y además lo hospeda a costa de Miraflores en Parque Central. Para la fecha de esos eventos resultaba Orlando Bosch Ávila el más activo y eficiente opositor con audiencia internacional; y su neutralización, anulación o eliminación, eran vitales para Fidel Castro Ruz.

[vi] Revienta el escándalo de la cocaína de Pablo Escobar Gaviria en tránsito por Aeropuerto de La Habana en su ruta hacia USA, cuando en uno de los vuelos de Irán–Contras. La aeronave del piloto Henssefus, había sido “envenenada” y aterriza en La Habana y con una cámara oculta en la bodega, registró la imagen del general Arnaldo Ochoa Sánchez en momentos en que inspeccionaba la carga de cocaína. Apenas sale a la luz el asunto, Fidel Castro Ruz, para silenciar e impedir investigaciones, ordena la detención, juicio, condena y fusilamiento del general Ochoa Sánchez.

[vii] Cuando en la madrugada del 27/02/89 a la salida de CAP para Barquisimeto para un evento oficial, le pregunta a Orlando García Vásquez sobre lo que está sucediendo en Guarenas, este le informa que es una protesta pero que ya la policía estaba interviniendo; justo lo contrario de lo que estaba sucediendo en realidad. La Policía Metropolitana había informado a Control Maestro sobre la protesta en las paradas de carros para Caracas, el operador les ordenó esperar instrucciones, pasa la novedad a sus superior Jefe de Cuartel, éste a su nivel superior y la consulta alcanza Estado Mayor y Comandante quienes no asumen el asunto ni dan instrucciones; Control Maestro ante insistencia de patrulleros, les ordena replegarse y esperar instrucciones; éstas no llegan y es en ese momento donde se detecta que el comandante de la Metropolitana, general GN Rafael León Orsoni y su Estado Mayor, también oficiales activos de Guardia Nacional, no se habían presentado a su comando, se habían presentado al Comando de la Guardia Nacional en El Paraíso; desertaron y dejaron sin comando a la Metropolitana. Si los dos hechos ocurridos, uno en Miraflores y el otro en Cotiza, respondían a las mismas órdenes, no lo sabemos, no ha sido investigado pero, resultan significativos porque CAP se ausentó de Caracas mientras se iniciaban unas protestas, en paralelo el Comando de la Policía Metropolitana abandona y no toma medidas necesarias a evitar la situación de desorden público; es en la noche, cuando CAP regresa que se da cuenta de la gravedad de la situación y para completar y disparar los hechos, el Ministro del Interior Alejandro Izaguirre, en momentos en que pretende informar al país, sufre un colapso y se derrumba frente a las abiertas cámaras de TV.

¿Zar de la Droga[i] y en Venezuela?

 

No existe, las más connotadas fichas son sólo, simples asalariados; a lo sumo, comisionistas

 

 

Rafael Rivero Muñoz

Caracas, 24/12/15

  • “… está garantizado que allí donde gracias a las drogas se obtienen beneficios sustanciales, habrá corrupción, complicidad oficial, a menudo en los más altos niveles…”

Moisés Naím “Ilícito” 2005

 

 

 

Aún cuando persiste en el mundo de comunicadores y medios, el atribuir y denominar con categoría de capo o zar a cuanto personaje –uniformado o no– que se haga notorio o notable por titulares; o que, comience a destacarse, dentro y fuera de Venezuela, por las consuetudinarias referencias a sus vinculaciones con el mundo del crimen y de los criminales.

Todos esos tan publicitados personajes dentro de la Venezuela “revolucionaria” de Hugo Chávez –él incluido–, adolecen no sólo de las capacidades personales, conocimientos y experiencias; de los arrestos y sobre todo, de una realidad material que les acompañe y directamente derivada del peso personal sobre sus pares y en el control que ejercen sobre el terreno en y para el manejo de una determinante y significativa cuota de mercados ilícitos y/o en el ámbito de su especialidad criminal y, de los inmanentes montos de monedas fuertes derivados de la renta ilícita que captura, maneja y distribuye entre sus subalternos y asociados, mediando una dinamizada red de flujos financieros.

Atributos indispensables en un sostenido ascenso personal en el tiempo, para y hasta alcanzar, posiciones en el mundo de la criminalidad nacional e internacional, semejantes o quizás equivalentes, a alguno de los verdaderos históricamente reconocidos capos o zares en el Crimen Organizado.

De la talla, sea del ítalo–norteamericano Charles “Lucky” Luciano, de New York; del italiano, Salvatore “Toto” Riína de Sicilia; sea de los más recientes, conocidos y cercanos, los colombianos Fabio Ochoa Vásquez, Pablo Escobar Gaviria, de Medellín o de los hoy connotados narco–negociadores de las FARC en La Habana: Luciano Marín Arango, Seuis Pausivas Hernández, Luis Alberto Albán Burbano, Rodrigo Granda, por citar sólo algunos.

Cocaína: una narco–perspectiva hemisférica

Desde las “propuestas” de Fidel Castro Ruz y las derivadas negociaciones entre los dos “mejores nuevos amigos”, Juan Manuel Santos Calderón y el teniente coronel Hugo Rafael Chávez Frías, éstas tuvieron y mantienen como objetivo, sacar a Colombia de los persistentes titulares en los medios como principal expotadora de la creciente producción de cocaína del Cártel FARC.

Política y estrategia que además de, en su momento, abonar el terreno para la ulterior apertura de negociaciones de paz en La Habana, reducían significativamente las perturbaciones mediáticas a los términos y ejecutorias de la ayuda político–financiera norteamericana en materia de lucha antidrogas a Colombia.

Jamás se trató de o podría hablarse, que existiría y operaría en territorio venezolano, una estructura funcional para la incorporación y rectoría de bandas criminales asociadas y mucho menos, bajo mando, direccción o conducción de un capo o zar nativo.

La reorganización para el apoyo de la más grande, estructurada y funcional empresa criminal del Cártel FARC, la producción/comercialización de cocaína, que se instaló en Venezuela luego de los acuerdos Castro/Santos/Chávez, sólo estaba, ha estado y está prevista, para el seguro tránsito, depósito, estibado y exportación de la creciente producción de cocaína a los mercados internacionales y están destinados a la captación, mantenimiento y control de un creciente porcentaje en el mercado de las drogas.

Mercado cuyo estimado en flujos financieros para el año 2015, se cifró en líquido, por sobre los sesenta mil millones de dólares americanos (US$ 60.000.000.000,oo).

Caso Makled

slide06

Quizás la individualidad nativa más cercana a lo que podría denominarse un capo o zar de la droga, la representa el hasta ahora, mejor conocido y más eficiente broker de la cocaína que haya operado sobre territorio venezolano, el siriovenezolano Walid Makled García, alias “El Turco”, “El Árabe”; sin embargo, llegó a organizar y operar por años su eficiente estructura, pero no calzó por completo las botas de un capo, zar o jefe de cártel, sólo el del más eficiente broker de la cocaína producida en Colombia.

slide17

 

“El Árabe”, un antiguo pirata de carreteras quien, cabalgando una coyuntura política, paso a paso, con el tiempo y amparándose en las edificadas relaciones con sus asociados y asalariados[ii] militares y políticos activos en el régimen de Hugo Chávez, logró levantar y cimentar, las bases para la eficiente operación de ese complejo de actividades que cubrieron desde el suministro seguro y sostenido de precursores para el procesamiento de la cocaína en Colombia, pasando por la segura carga y acarreo, el almacenamiento, el estibado de la producción de cocaína negociada con carteles colombianos, en naves y aeronaves operando desde puertos y aeropuertos venezolanos, para culminar con la entrega de multi–toneladas de cocaína de alto tenor, en los mercados internacionales: USA vía Centroamérica y vía África, a la Unión Europea.

Toda esa estructura funcional del complejo Makled, fue suficientemente analizada y luego resumida en las gráficas de la nota “Política de las drogas y las drogas en la politica”, 30/11/2010.

Caso Reverol[iii]

El ahora Comandante de la Guardia Nacional Bolivariana, el Mayor General Néstor Luís Reverol Torres inicialmente señalado por el citado broker de la cocaína Walid Makled García, luego de su detención en Cúcuta Colombia el 25/04/10 y en entrevistas a medios desde la Cárcel de Máxima Seguridad, Cómbita Bogotá[iv] https://youtu.be/65X1esXiDp4.

Posteriormente, lo haría el fugado ex–fiscal militar y ex–magistrado del TSJ general (r) Eladio Aponte Aponte, el 18/04/12, quien lo cita expresamente, como el Zar de la Droga en Venezuela http://ln.is/www.youtube.com/YFnGz … a la par, con su socio, el también general Cliver Alcalá Cordones.

Si embargo, desde nuestra perspectiva, siendo que estos supuestos zares, no son ni jefes, ni coordinadores, ni patrones; mucho menos han tenido ni tienen participación, ni voz ni voto en alguna sea el eventual cónclave o proceso de preparación y de toma de decisiones de grupo o asociación de grupos criminales dedicados, fuere a una u otra especialidad criminal o, en este caso, a la industria y la exportación de drogas.

Han sido en toda la historia criminal venezolana, son y seguirán siendo, simples y prescindibles soportadores del Crimen Organizado.TarekMinInterior200812

Entre 2012 y esta, diez consecutivas notas[v] han tenido como personaje central al citado supuesto zar de las drogas en Venezuela.

Baste para precisarlo, ninguno de estos supuestos zares, independiente del número de soles que les haya regalado Chávez y luzcan en sus chareteras, ha participado jamás o participa en las negociaciones Castro/FARC/Santos; sólo Hugo Chavez en algún momento, pretendió presumir de haber facilitado los contactos iniciales de esas negociaciones; de resto, ningún venezolano, con o sin uniforme y en función de los intereses de Venezuela, Hugo Chávez incluido, ha tenido voz en esas narco–negociaciones de La Habana; antes por el contrario, han sido citados, sea para rendir cuentas, lo fuere para escuchar, recibir y ejecutar decisiones, como aquellas del Cónclave de La Habana[vi], el 09/03/12.

Subalternos

Simples o muy complejos soportadores en y con las mútiples y variadas actividades que, dado los cargos públicos que eventualmente ejercen o por sus estrechas complicidades/relaciones/enlaces con los centros visibles e invisibles del poder político/militar/económico/financiero, están capacitados para desviar, frenar, impedir o liquidar físicamente, en cualesquiera sean las etapas de los procesos regulares o extraordinarios en la industria criminal, las ejecutorias estatales que embalen, perturben o molesten, en las actividades y negocios del Crimen Organizado.

Son desempeños y actividades continuadas imprescindibles, tanto que sin su coordinación y ejecución el complejo de actividades del Crimen Organizado no podría hacerse del control y existir en Venezuela y por eso, por esas indispensables ejecutorias, independiente del cargo o de los soles que luzcan sobre la charretera, estos simples subalternos del Crimen Organizado, devengan, sea asignaciones o salarios fijos o extraordinarios, fuere las suculentas comisiones, regularmente pagadas en monedas fuertes, en liquido o transferidas a sus cuentas registradas fuera de fronteras venezolanas.

Tareas de indispensable soporte al Crimen Organizado

Al igual que en su momento lo hiciera Fidel Castro Ruz en Cuba con Pablo Escobar Gaviria en la década de los sesenta y luego en la época de las Operaciones Irán–Contra en Centro América, con el trueque de armas por drogas, las tarifas son negociadas y fijadas y quien no las paga, simplemente se le incautan los bienes ilícitos para ser reciclados e incorporados de nuevo al mercado, por otros canales; tal como se recuerda fuere la operación del general de la Guardia Nacional, Ramón Benigno Guillén Dávila.

En el caso de la cocaína, como ejemplo, una tarifa por kilo para las cargas depositadas y custodiadas en el territorio; otra por kilos por las cargas en tránsito o que sobrevuelen el territorio.

En el particular caso de la Guardian Nacional de Venezuela, está el ya conocido y famoso “Pote del Comandante”; una modalidad para apropiación indirecta de renta ilícita, que consiste en la obligación ineludible de depositar en ese “pote”, un fijado porcentaje de los cobros y de las comisiones y ganancias ilícitas, que cada jefe o integrante de unidad de operaciones, en cada actividad de seguridad y en cada punto de control sobre el territorio nacional, logra capturar.

Algunos detalles de esa dinámica del soporte

  1. a) Pasar avisos a tiempo sobre la evolución de investigaciones policiales dentro/fuera fronteras y sobre operaciones puntuales que pongan en peligro intereses de sus patrones.
  2. b) Hostigar individualidades y grupos asentados o comenzando operaciones en el territorio o área de actividad criminal, en competencia con las de sus patrones.
  3. c) decomisando reciclando cargamentos de drogas que luego incorporan a la red de exportación;
  4. d) Brindar seguridad física sobre cargamentos de bienes ilícitos sea en depósitos o en tránsito por el territorio.
  5. e) Brindar seguridad física en puertos y aeropuestos oficiales y/o en pistas clandestinas para el estibado de bienes ilícitos en naves y aeronaves, sea de acantonamiento en el terrotorio o en tránsito.
  6. f) Transmitiendo a tiempo las claves de trasponder para evitar ser detectados e interceptado sobre el territorio o aguas bajo jurisdicción.
  7. g) Facilitar las condiciones para la fuga de fichas importantes de los carteles, caso Marceliano Diaz Ariza, alias El Boyaco con Miguel Rodríguez Torres.
  8. h) Ante hechos cumplidos, detenciones, interpelaciones, incautaciones de fichas importantes de un cártel, facilitar la destrucción, alteración, contaminación de evidencias físicas que las invaliden en cualquier juicio.
  9. i) En casos de muertes violentas, asignar el personal menos capacitado para el manejo de la escena del crimen, promoviendo con ello la contaminación, alteración, destrucción o invalidación de evidencias, caso Wilber Arilio Varela Fajardo, alias El Jabón.
  10. j) Imponer por cualesquiera sean los medios y circunstancias, el silencio de testigos, tal es el caso de Walid Makled García, depositado en el SEBIN.

Y a defecto de una asignación periódica por una u otra sea(n) la(s) banda(s) que pagan y hacen uso de estos servicios de soporte y hasta por sobre éstas en algunos casos vibrantes, fijan las tarifa para cada operación o secuencia de operaciones por tanto, además de asalariados, resultan también comisionistas

¿Confirmados o refutados los señalamientos?

Tomaremos como ejemplo el caso de este mayor general Néstor Luís Reverol Torres, Comandante de la Guardia Nacional Bolivariana por dos puntuales razones: a) la gravedad de los señalamientos y b) las recientes informaciones que lo señalan como sujeto a investigación y juicio en Estados Unidos (USA), como quien suministraba información, “pitazos” a los carteles de la drogas, sobre investigaciones en curso, preparación y ejecución de operaciones policiales contra sus intereses por oficinas de policía de varios países; de hecho, citan algunos expertos en el área, que cuatro países se retiraron de cualquier relación con oficinas de seguridad venezolanas, como derivado del fracaso de varias operaciones, debido a “pitazos” que fueron transmitidos desde Venezuela.

Es decir, en USA no se investiga al mayor general Néstor Luis Reverol Torres como zar, capo, jefe o cabeza de algún cártel de las drogas, ni siquiera del tan sonado Cártel de los Soles, no, se le investiga y está sujeto a juicio penal, por ser informante, “sapo”; aquel quien a tiempo alertaba a sus empleadores, sobre amenazas o peligros en curso contra sus intereses.

2.068 días sin ser refutados los señalamientos

Es decir desde hace 2.068 continuados días, para tomar el caso Reverol Torres como referencia, existe información sobre la participación de generales activos en la protección de estructuras criminales en el negocio de la cocaína y ni la FANB con su servicio de inteligencia; ni el SEBIN con su estructura de Seguridad de Estado; ni el CICPC como policía criminal; menos aún en la FGR, como rectora de toda causa criminal, tomaron nota de esas informaciones e iniciaron las indagaciones a objeto de verificar o desvirtuar esos precisos señalamientos[vii].

Antes por el contrario, derivado de los acuerdos entre Hugo Rafael Chávez Frías y Juan Manuel Santos Calderón, por expresa presión militar interna, el broker de la cocaína Walid Makled García fue extraditado a Venezuela y una vez en Caracas trasladado y encerrado en SEBIN alejado de todo medio de comunicación y jamás en esos 2.068 días transcurridos desde su detención en Cúcuta, ninguno de los cinco entes oficiales señalados, ni pidieron información a Colombia, tampoco a USA que solicitó su extradición de Colombia y mucho menos han interrogado al detenido; éste fue absolutamente silenciado.

Ninguna de las aseveraciones que se hicieron públicas, las de Walid Makled García 2010, ni las de Eladio Aponte Aponte 2012, fueron investigadas, confirmadas y mucho menos refutadas.

De existir una sola diligencia en estos desempeños, uno y otro organismo, uno y otro jefe policial o Fiscal del Ministerio Público, podría eventualmente exhibir o hacer públicas las actas oficiales y resultas de tales diligencias.

Más aún, como jefe de la ONA Nestor Luis Reverol Torres fue designado custodio de todos los bienes, empresas y cuentas bancarias de Walid Makled García, éste a su vez, lo señala de nuevo como usufructuario de sus bienes sin rendir cuentas del uso de esas propiedades ajenas, que si bien pasaron a custodia de ONA, no se abrió ni culminó una causa penal en curso, menos sentencia judicial definitiva sobre la disposición de los bienes: Según Makled, son no menos de US$ 140 millones líquidos derivados de las actividades comerciales que se manejaron en sus empresas y sobre las cuales Reverol Torres no ha rendido cuentas.

Sólo confidentes de carteles; en el argot de malandros: sapos

CWbdrXEXAAAXd4U

 

isLas informaciones desde USA están señalando a Néstor Luis Reverol Torres y su segundo en ONA Edylberto José Molina Molina –agregado militar de Venezuela en la Embajada en Berlín y quien fuera evacuado de una aeronave de PDVSA que despegaba con destino a Alemania[viii]–, no ha señalado a la FANB por tanto, la causa se refiere a conductas y acciones criminales de dos individualidades dentro de las fuerzas así que, en el caso del Ministro de la Defensa Vladimir Padrino López –el conocido inmovilizador–, quien en nombre de las FANB rechaza los señalamientos.

Vladimir Padrino López como ministro de la Defensa, a los efectos de validar su posición, tendría que documentar/certificar todas y cada una de las diligencias/gestiones/indagaciones dentro y fuera de Venezuela, destinadas a confirmar o refutar los señalamientos hechos por venezolanos, en Venezuela, contra los dos ahora señalados por USA, a defecto de lo cual, Padrino López con su conducta entra en el rango de la negligencia, de la complicidad o de la cobardía puesto que, su expresa inacción, es la generadora y tiene los efectos ultrajantes sobre todo el resto de los integrantes de la FANB.

Asalariados y comisionistas, pero zar de la droga en Venezuela, como lo cita el ex–juez Eladio Aponte Aponte, no ha existido y mucho menos habría podido existir durante este período revolucionario de Hugo Chávez y de su heredero, el colombiano que se hace llamar Nicolás, ahora muy citado luego de las detenciones de los dos sobrinos de su mujer Cilia Adela Flores por una investigación para la exportación de 800 kilos de cocaína a USA.

 

 

[i] Tsar o zar, designa a monarca o gobernante supremo europeo; al Mayor General Comandante de la GNB, Néstor Luís Reverol Torres, lo calificó como tal, el ex fiscal militar, ex magistrado del TSJ y fugado de Venezuela, Eladio Aponte Aponte,

[ii] Nómina Makled:

  1. Mayor General Henry de Jesús Rangel Silva, Ministro de Defensa, hoy gobernador de Yaracuy
  2. Mayor General Felix Antonio Velásquez Comandante 5ª División Infantería de Selva
  3. Mayor General Luís Alfredo Motta Domínguez Comandante GN, INTI
  4. Almirante Carlos Máximo Aniasi Turchio Comandante de la Armada 2009
  5. General de División (E) José Gregorio Montilla Pantoja, Agregado Militar en Alemania
  6. General Brigada Hugo Armando Carvajal Barrios alias “El Pollo” DIM
  7. General Néstor Luís Reverol Torres ONA,vice ministro Interior y Justicia
  8. General Orlando Medina Miranda; Inteligencia de la GN
  9. General Franklin Márquez; Jefe del Core 1 de la Guardia Nacional
  10. General Gabriel Armas González; ex-jefe del estado mayor del Comando Regional No. 2 de GNB.
  11. General Alexis Maneiro Gómez; Ex Jefe del CORE 7 Guardia Nacional, ex Director de Inteligencia
  12. General de Brigada Av Wilson Marín Leal; Grupo 4 Maiquetía
  13. General Eladio Aponte Aponte; Sala Penal TSJ
  14. General Luis Felipe Acosta Carlés Gobernador Carabobo, socio piratería carretera
  15. Capitán de Navío Ramón Rodríguez Chacín; MinInterior, vicepresidente PSUV,Presidente Tribunal Disciplinario y electo gobernador de Guárico.
  16. Coronel Ramón Alonso Carrizales Rengifo, gobernador Apure
  17. Tte Coronel Favio Zavarce Pavón, Comandante Destacamento 25 GNB PtoCabello, Carabobo.
  18. Mayor Nelson Morales Fiscalía Militar Aragua
  19. Mayor Francisco José Ameliach Orta vice Asamblea Nacional PSUV
  20. Tarek Zaidan El Aissami Maddah Ministro Interior y Justicia, ahora gobernador en Aragua
  21. Firaz El Aissami Maddah, hermano y encargado de empresa de suministros a cárceles
  22. Nicolás Maduro Moros, ex–chofer de Metrobus, Canciller y ahora presidente en funciones
  23. Cília Flores; escribiente de la PTJ, PSUV, Presidente AN y Procuradora, ahora Primera Dama
  24. Ramón Carrizales piloto civil e hijo del vicepresidente de la República
  25. Saúl Guillermo Ameliach Orta viceministro del petróleo
  26. Iris Varela PSUV ministra de cárceles
  27. Funcionario Jesús Alfredo Itriago CICPC
  28. Funcionario Nelson Lara CICPC
  29. Luís Tascón PSUV (+)
  30. William Lara PSUV gobernador de Guárico (+)

[iii] Mayor General GNB, Néstor Luis Reverol Torres, titular de la cédula de identidad V–7.844.507; egresado de la Promoción Batalla de Araure 1984 como Licenciado en Ciencias y Artes Militares. Su historial revolucionario incluye al menos 12 nombramientos gubernamentales, aderezados de múltiples escándalos políticos por su presunta vinculación con narcotraficantes. Siendo coronel se desempeñó como Jefe de la Guardia de Honor Presidencial; en 2007 Director de la Oficina Nacional Antidrogas (ONA); luego vice Ministro de Seguridad Pública bajo órdenes de Tarek Zaidan El Aissami Maddah y durante todo el proceso para la destrucción de la capacidad instalad de policía, en la fase final de ésta, el 13/10/12, asumió como Ministro del Interior y Justicia hasta 22/04/13 que Nicolás lo sustituyó por Miguel Rodríguez Torres; previsto su retiro para el 08/07/2015 sin embargo, fue el único efectivo ratificado y designado Comandante de la Guardia Nacional Bolivariana el 27 de octubre de 2014. Otros cargos: presidente de CorpoZulia; subdirector del Sebin; presidente de la Comisión Nacional de Casinos, salas de bingo y maquinas traganíqueles; gerente del proyecto de solución tecnológica integral para el montaje e instalación de centros de atención del 171; miembro de la Fundación Venezolana para la Prevención y Tratamiento de Consumos de Drogas; Integrante del Consejo Directivo del Servicio Nacional de Administración y Exoneración de Bienes Asegurados o Incautados, Confiscados y Decomisados.

[iv] Casto Ocando https://youtu.be/H6MK6CCj3dw, reseñada por El Nacional

[v] https://rriverom.wordpress.com/2014/12/31/cuando-sonara-el-disparo/

https://rriverom.wordpress.com/2012/11/14/que-se-maten-entre-ellos-mismos/

https://rriverom.wordpress.com/2013/10/09/nicolas-maduro-moros-a-la-orden-de-cuba-se-sienta-sobre-las-bocas-de-los-canones/

https://rriverom.wordpress.com/2013/10/06/la-yv-2531-con-los-1-400-kilos-de-cocaina-de-tarek-zaidan-el-aissami-maddah/

https://rriverom.wordpress.com/2013/09/27/la-connection-venezuelienne/

https://rriverom.wordpress.com/2013/04/17/1839/

https://rriverom.wordpress.com/2013/04/11/nestor-luis-reverol-torres-atrapado-en-el-simplismo-primitivo/

https://rriverom.wordpress.com/2013/03/03/donde-esta-hugo-rafael-chavez-frias/

https://rriverom.wordpress.com/2012/12/11/esta-guerra-del-general-nestor-luis-reverol-torres-mppij/

https://rriverom.wordpress.com/2012/12/10/verdugos-pidiendo-clemencia/

[vi] [i]  El 09/03/12 en El Laguito, presidido por Raúl Castro flanqueado por seis generales cubanos, entre ellos Frank Yánez y Herminio Rodríguez; por Venezuela asistieron, Hugo Rafael Chávez Frías a su vez franqueado por ocho de sus generales, entre ellos, los de mayor renombre mediático, Henry de Jesús Rangel Silva, para ese momento, Ministro de la Defensa; Euclides Amador Campos Aponte, Comandante General del Ejército; Clíver Antonio  Alcalá Cordones, Comandante de la Cuarta División de Blindados Maracay, Aragua y Jesús Rafael Suárez Chourio, Comandante de la 42 Brigada de Infantería Paracaidista acantonada en La Placera Maracay, estado Aragua.

[vii] Tampoco en los últimos 33 años, el más activo operador de las FARC en Venezuela, capitán de navío Ramón Emilio Rodríguez Chacín hoy gobernaor de Guárico, uniformado o no, si bien durante el período de Jaime Lusinchi, el juez militar Ángel Edecio Zambrano Chaparro le dictó medida como implicado en la Masacre de El Amparo, motivo por el cual, por presión expresa del general Humberto Camejo Arias, Comandante del CEJAP, Lusinchi despojaría al juez de la causa trayéndola bajo su control a Caracas.

[viii] Indiscutible que una vez que sale a la luz la información de USA, el más interesado en impedir que Edylberto José Molina Molina, quedase en manos de la DEA, es Néstor Luís Reverol Torres, como subalterno y socio, es quien tiene a la mano la mayor y mejor información y documentación posible de revisar.

Desmembramiento de Venezuela

La venganza de Fidel Castro Ruz, criminalmente ejecutada por los mismos venezolanos

 

Rafael Rivero Muñoz

Caracas, 17/05/15

@rarmuz

 

  • Diapositiva191“…En la guerra no se cometen faltas impunemente y una acumulación de ellas conduce derecho y simplemente hacia la derrota…” Teodoro Petkoff 1965

 

 

No se si los reconocidos sempiternos expertos en asunto fronterizos, ignoran o es que se hacen los ignorantes en el materializado abandono del territorio Esequibo, tal como se comprende de la nota de Adolfo Salgueiro.

No toman en cuenta la indiscutible relación directa que ha existido, existe y existirá entre la rechazada propuesta de Fidel Castro Ruz a Rómulo Betancourt Bello en Miraflores en 1959:

“… tu con tu petróleo y yo con mi revolución dominaremos…”

Y el ulterior expreso abandono material de la reclamación por Hugo Rafael Chávez Frías, 40 años después y a partir de 1999 cuando, como lo afirma el autor en su nota comentada:

  • “… prefirió asegurar a Georgetown que nada haría a cambio de que Guyana y Caricom fueran sus aliados en la OEA y otros foros internacionales donde el “socialismo del siglo XXI” aspiraba a colocar su piquete…”.

Sin entrar en mayores detalles, materia sólo para expertos, materializando los derivados geopolíticos y políticos de aquel término expresamente usado en la propuesta por Fidel Castro Ruz a Rómulo Betancourt Bello en 1959: “dominaremos”:

  1. Financiamiento total a Cuba, superior al que la URSS, por años, le brindó mientras, como aliados, desplegaban capacidades bélicas en la isla.
  2. Compra, aseguramiento y mantenimiento de todos los votos del Caricom
  3. Compra, aseguramiento y mantenimiento de todos y cada uno de los representantes en gobiernos y oposición, de las otras naciones latinoamericanas.
  4. Compra, aseguramiento y mantenimiento de dirigentes de izquierda en USA/UE.
  5. Compra, aseguramiento y mantenimiento de mayoría de votos en múltiple organizaciones y foros internacionales.

Total y completamente pagados con el petróleo venezolano, tal como fuera la propuesta de Fidel en febrero de 1959 en Miraflores.

A ello se suma, ahora, con la explotación dentro de la Pantalla Atlántica en las bocas del Orinoco:

  1. USA/Cuba/Guyana aliados en la exploración/explotación de petróleo/gas que, le garantiza a Cuba su futuro petrolero en conformidad con los acuerdos secretos (Cuba/Guyana) de 1981.
  2. Beneficio directa para empresas norteamericanas, las que reducen en un 40% los costos en impuestos y regalías (Venezuela pediría por esas concesiones a las empresas explotadoras de petróleo/gas, no menos del 90% mientras que Guyana sólo demanda un 50%

Si ambos eventos políticos de 1959 y de 1999 comentados, están total y absolutamente desvinculados, tendríamos que escucharlo en extensos análisis de los expertos en política y geopolítica.

“… tu con tu petróleo, yo con mi revolución dominaremos el mundo…” Fidel

¿Y quién, desde la llegada de Hugo Rafael Chávez Frías al poder en Venezuela 1999, ha dominado la política y la geopolítica en el continente Americano, hasta con proyecciones extra–continentales?

Indiscutiblemente, Fidel Castro Ruz (Cuba) con su revolución financiada por su amanuense Hugo Rafael Chávez Frías (Venezuela), con el petróleo de los venezolanos.

Que lo ignoren o nieguen los expertos sólo tiene una interpretación pero, en este momento, dramáticamente se suma al resto de los abandonos o negociados sobre soberanías territoriales, sea con Cuba/Guyana/FARC/bandas de militares activos/bandas de para militares –narcogenerales incluidos–/bandas criminales nativas y extranjeras.

¿De qué estamos hablando?

Apuntaría el veterano César Miguel Rondón, hace cinco días en su reunión en El Carabobeño:

  • “… Caímos en un régimen reconcomido, que vino a vengarse no sé de quién y por qué… como si el país hubiese matado a alguien…”

Le respondimos: No el país no ha matado a nadie, hizo algo peor, lo dejó y sigue vivo y agregarle que, ahora quienes dirigen los destinos del país, por las razones que pudieren ser alegadas, han asumido a Fidel Castro Ruz como individuo y tomado a Cuba como país, rectores de los destinos de Venezuela y de los venezolanos.

Y sólo podría aventurarse una aproximación a la conclusión; se trata del desmembramiento territorial de Venezuela, derivado directo de lo que asoma ya como un estadio criminal teniendo como víctima a Venezuela y su gentilicio; sea en el ámbito de lo político, de lo social, de lo militar y lo económico.

¿Qué dirán ahora los abajo firmantes de aquel “Manifiesto de Bienvenida a Fidel Castro”, publicado en los diarios El Nacional del primero y el 2001 del tres de febrero de 1989[i]

¿O se exagera?

 

[i] Manifiesto de Bienvenida a Fidel Castro El Nacional y 2001, 1º y 3 de febrero de 1989

“… Nosotros, intelectuales y artistas venezolanos al saludar su visita a nuestro país, queremos expresarle públicamente nuestro respeto hacia lo que usted, como conductor fundamental de la Revolución Cubana, ha logrado en favor de la dignidad de su pueblo y, en consecuencia, de toda América Latina.

En esta hora dramática del Continente, sólo la ceguera ideológica puede negar el lugar que ocupa el proceso que usted representa en la historia de la liberación de nuestros pueblos. Hace treinta años vino usted a Venezuela, inmediatamente después de una victoria ejemplar sobre la tiranía, la corrupción y el vasallaje. Entonces fue recibido por nuestro pueblo como sólo se agasaja a un héroe que encarna y simboliza el ideal colectivo. Hoy, desde el seno de ese mismo pueblo, afirmamos que Fidel Castro, en medio de los terribles avatares que ha enfrentado la transformación social por él liderizada y de los nuevos desafíos que implica su propio avance colectivo, continúa siendo una entrañable referencia en lo hondo de nuestra esperanza, la de construir una América Latina justa independiente y solidaria.

  1. Abdala Guillermo, escultor
  2. Absueta Carmen, escritora
  3. Acevedo Ángel Eduardo, escritor
  4. Acevedo Josefina, cineasta
  5. Acosta Elizabeth, investigadora Inst. de Investigaciones Econ. y Sociales UCV
  6. Acosta Enriqueta, prof. UCV
  7. Acosta Maruja, prof. Sociología UCV
  8. Acosta Oscar, director teatral
  9. Acosta Vladimir, coordinador de la Facultad de Economía UCV
  10. Acuña Lola de, prof. LUZ
  11. Agra Emilio, artista gráfico
  12. Agüero Gómez Gilberto, dramaturgo
  13. Aguilar Sadia, historiadora
  14. Aguirre Carlos, titiritero
  15. Aguirre Jacqueline, periodista
  16. Aguirre Marcial, artista plástico
  17. Ahumada Yohana, actriz
  18. Alcalá Alberto, periodista
  19. Alcalá Gilberto, periodista
  20. Alcalá Gustavo, escritor
  21. Alcalá Luis, prof. UDO
  22. Torres Aureliano Alfonzo, cineasta
  23. Alvarado Ángel, escritor
  24. Alvarado Hernán, artista plástico
  25. Alvarado Iris, artista plástica
  26. Alvarado Ramón, prof. Economía UCV
  27. Alvaray Gisela, directora de la Escuela de Educación UCV
  28. Álvarez Adolfo, prof. Educación UCV
  29. Álvarez Eduardo, escritor
  30. Humberto Álvarez, periodista
  31. Álvarez Javier, cineasta
  32. Álvarez María del Mar, prof. Trabajo Social UCV
  33. Álvarez Maritza, coordinadora Inst. de Investigaciones Económicas UCV
  34. Alves Moreira Sergio, escritor
  35. Amundaray Ana, fotógrafa
  36. Andrade Raiza, prof. Sociología ULA
  37. Angulo Luis A., escritor
  38. Antillano Laura, escritora
  39. Antillano G., Sergio crítico de arte
  40. Anzola Alfredo, cineasta
  41. Aranguren Carmen, prof. ULA
  42. Araujo Elizabeth, periodista
  43. Aray, Edmundo escritor
  44. Arcaya, Ignacio Luis ex canciller
  45. Arce Armando, cineasta
  46. Arends, Ernesto prof. ULA
  47. Arias, Romelia vicepresidenta del Ateneo de Caracas
  48. Arma, Carmen Amelia investigadora ININCO
  49. Armas Alfonzo Alfredo, escritor
  50. Armengol Lali, dramaturga
  51. Ruperto Arocha, prof. Filosofía UCV
  52. Arteaga César, prof. Derecho UC
  53. Arteaga Jorge, pintor
  54. Arteaga Pilar de Hernández, promotora de espectáculos
  55. Artigas Verónica, actriz
  56. Arvelo Solange, artista plástica
  57. Arvelo Mendoza Alberto, cineasta
  58. Arvelo Ramos Alberto, escritor
  59. Ascanio, Consuelo prof. Administración UCV
  60. Ascanio Francisco, farmacéutico
  61. Ascanio Haydée, cineasta
  62. Ascanio, María Elena promotora cultural
  63. Ascanio, Rodolfo prof. Medicina UCV
  64. Ascencio Michelle, directora de la Escuela de Letras UCV
  65. Astorga Omar, prof. Filosofía UCV
  66. Rosamaría Atencio, cineasta
  67. Ávila Alidha, cineasta
  68. Ávila Ligia, escritora
  69. Ávila, María Magdalena promotora cultural
  70. Azparren Sonia, economista
  71. Azpúrua Carlos, cineasta
  72. Guadalupe Babia, investigadora UCV

B

  1. Báez, Aquiles músico
  2. Báez, Juan Carlos historiador
  3. Balbás Rivas, Carmen Elena. prof Comunicación Social UCAB
  4. Ball Jorge, fotógrafo
  5. Ball, Ricardo director de la Escuela de Comunicación Social LUZ
  6. Ballesteros Rubén, vicerrector académico UC
  7. Balza José, escritor
  8. Barboza Jorge L., escritor
  9. Barrera Alberto, escritor
  10. Barrera Olegario cineasta
  11. Barreto Juan periodista
  12. Barreto Luz Marina, prof. Filosofía UCV
  13. Barreto Oswaldo, escritor
  14. Barreto Pedro, escultor
  15. Barreto Rafael Ángel, presidente IVCA
  16. Barreto Sergio investigador CENAM-UCV
  17. Barrios Abdala escritora
  18. Barrios Fabricio, comunicador social
  19. Barrios Gladys de, prof. UPEL
  20. Barroeta José, escritor
  21. Barroso Luisa, periodista
  22. Bastidas Cristóbal, prof. Trabajo Social UCV
  23. Bastidas Oscar, prof. Administración UCV
  24. Battaglini Oscar, historiador
  25. Becerra Carlos, prof. Arquitectura UCV
  26. Bechara Francisco, decano de la Facultad de Odontología UCV
  27. Belisario Ramón, pintor
  28. Bellarino Giovanna, fotógrafa
  29. Bello Freddy prof. UC
  30. Bello Mauro, pintor
  31. Bello Milena, prof. UC
  32. Bello Porras José Gregorio escritor
  33. Benavides Dolly, periodista
  34. Benedetto José, arquitecto
  35. Benítez Edgar, psiquiatra
  36. Benítez Luna, periodista
  37. Bermúdez Manuel, escritor
  38. Bermúdez Winston, economista
  39. Bermúdez Romero Luis, escritor
  40. Beroes Pedro, escritor
  41. Berroterán José músico de “Un Sólo Pueblo”
  42. Berti Marisela, actriz
  43. Betancourt de García Edme, vicerrectora administrativa UC
  44. Bethencourt Luisa, prof. CENDES
  45. Biancelli Teresa, prof. Historia UCLA
  46. Bigott Luis, coordinador de la Facultad de Humanidades UCV
  47. Bisbal Marcelino, director de la Escuela de Com. Social UCV
  48. Blasco Antonio prof. UC
  49. Bolívar Miguel, prof. Sociología UCV
  50. Bor Modesta, compositora
  51. Borges Jorge, actor
  52. Borges José, actor
  53. Borra Eudis, prof. Medicina UCV
  54. Bosch Velia, escritora
  55. Botto Carlos, prof. Medicina UCV
  56. Boulton, María Teresa fotógrafa
  57. Bracho Gabriel pintor
  58. Bracho Helena de periodista
  59. Bracho Sandra fotógrafa
  60. Bracho E. América periodista
  61. Bracho Sierra Martiniano, escritor
  62. Braga Díaz Madilia prof. de Ballet
  63. José Luis Briceño, prof. Economía UCV
  64. Mirna Briceño, prof. Trabajo Social UCV
  65. Argimiro Briceño León, promotor cultural
  66. Roberto Briceño León, prof. Sociología UCV
  67. Luis Enrique Brito, fotógrafo
  68. Luis Britto García, escritor
  69. Jacques Broquel, bailarín
  70. Ana Brumlick, arquitecta
  71. Luisa Bujanda, psicóloga
  72. J. J. Burgos, escritor
  73. Manuel Caballero, escritor
  74. Antonio Cabezas, artista gráfico
  75. Erubí Cabrera, productora teatral
  76. Jesús María Cadenas, miembro del Consejo Universitario UCV
  77. José Luis Cadenas, fotógrafo
  78. Rosita Caldera, periodista
  79. María Calderón, músico
  80. Sari Calogne, directora de la Escuela de Educación UCV
  81. Agustín Calzadilla, ex presidente de la Comisión de Derechos Humanos
  82. Juan Calzadilla, escritor
  83. Pedro Calzadilla Álvarez, historiador
  84. Juan Antonio Calzadilla Arreaza, escritor
  85. Luisa Camacho, investigadora social
  86. Yolanda Camacho de Rodríguez, Grupo “Las Moño Suelto”
  87. Alberto Camarriel, prof. Economía de la UCV
  88. Milagros Camejo Octavio, Grupo “Las Moño Suelto”
  89. Carmen Teresa Camino, pintora
  90. Antonio Campos, director teatral
  91. Beatriz Campos, prof. de la UDO
  92. Miguel Ángel Campos, escritor
  93. José Campos Biscardi, pintor
  94. José Canache, escritor
  95. Aureliano Canchica, prof. de Educación UCV
  96. Malula Capello, escritora
  97. Graciela Capriles, psicóloga
  98. Simonne Capriles, economista
  99. Alfredo Caraballo, prof. Sociología UCV
  100. Arturo Cardozo, historiador
  101. Lubio Cardozo, escritor
  102. Freddy Carquez, prof. Medicina UCV
  103. Gonzalo Carrero, prof. Trabajo Social UCV
  104. Julio Carrillo, escritor
  105. Margot Carrillo Pimentel, prof. ULA
  106. Elisa Carvalho, prof. Humanidades UCV
  107. Elisa Casado, prof. Educación UCV
  108. Ramón Casanova, prof. de CENDES
  109. Victoria Casanovas, prof. Economía UCV
  110. Nora Castañeda, coordinadora administrativa de Economía UCV
  111. Antonio Castejón, decano de la Fac. de Ciencias Experimentales LUZ
  112. Marianela Castés, prof. de Medicina UCV
  113. Adicea Castillo, prof. Economía UCV
  114. Alfrides Castillo, prof. Sociología UCV
  115. Carlos Castillo, cineasta
  116. Evelia Castillo, actriz
  117. Freddy Castillo, escritor
  118. Jorge Castillo, arquitecto
  119. María Teresa Castillo, presidenta del Ateneo de Caracas
  120. Ocarina Castillo, directora de cultura UCV
  121. Omar Castillo, periodista
  122. Zoila Castillo, cineasta
  123. Gregorio Antonio Castro, director de la Escuela de Sociología UCV
  124. Guillermo Castro, investigador ININCO
  125. Claudio Cedeño, caricaturista
  126. Gema de Cedeño, pintora
  127. Ismael Cejas, prof. ULA
  128. Audio Cepeda, fotógrafo
  129. Alfredo Chacón, escritor
  130. Ana Cointa Chacón, periodista
  131. Germania Chacón, promotora cultural
  132. Roberto Chacón, prof. ULA
  133. Román Chamorro, cineasta
  134. Rubén Chamorro, cineasta
  135. Oscar Chaparro, cineasta
  136. Irwing Chapellín, artista plástico
  137. Haydée Chavero, prof. Arte UCV
  138. Carmelo Chillida, ex vicerrector UCV
  139. José Luis Chiquito León, secretario UC
  140. César Chirinos, escritor
  141. Diego Nicolás Chirinos, periodista
  142. Edmundo Chirinos, ex rector UCV
  143. Orlando Chirinos, escritor
  144. Frank Cisneros, dibujante
  145. Vial Cisneros, arquitecto
  146. Omar Luis Colmenares, periodista
  147. Héctor Colmenares Díaz, escritor
  148. Hely Colombani, escritor
  149. Aída Cometta Manzoni, escritora
  150. Alberto Comte, escritor
  151. Yorlando Conde, director de teatro T-POS
  152. Amanda Contreras, prof. Trabajo Social UCV
  153. Elsy Contreras, tallista
  154. Fernando Contreras, prof. ULA
  155. Gustavo Contreras, prof. UC
  156. Diómedes Cordero, escritor
  157. Rafael Cordero, prof. Psicología UCV
  158. Jesús Cordero Giusti, promotor cultural
  159. Armando Córdoba, prof. Economía UCV
  160. Víctor Córdova, prof. Economía UCV
  161. Máximo Corrales, promotor cultural
  162. Marbella Correa, prof. UFM
  163. Belkis Cortez, prof. ULA
  164. Laura Cracco, escritora
  165. Virgilio Crespo, Danzaluz
  166. Jacinto Cruz, actor
  167. Teresa Cuberos, prof. UCV
  168. Alfonso Cuesta y Cuesta, escritor
  169. Luis Cuevas, pintor
  170. Víctor Cuica, músico
  171. Miguel Curiel, cineasta
  172. Nicolás Curiel, director teatral
  173. Antonio E. Dagnino, actor
  174. Maruja Dagnino, cineasta
  175. Luis F. Damiani, prof. Sociología UCV
  176. Miguel Elías Dao, cronista de Puerto Cabello
  177. Haleis Dávila, prof. Sociología UCV
  178. Rui De Carvalho, psiquiatra
  179. Pablo De La Barra, cineasta
  180. Venancio De La Cruz, prof. Trabajo Social UCV
  181. Mario Del Moral, músico
  182. Paúl Del Río, pintor
  183. Cruz Elena Delgado, promotora cultural
  184. Kotepa Delgado, escritor
  185. Fernando Delgado Espinoza, médico
  186. Igor Delgado Senior, escritor
  187. María Cristina Di Prisco, prof. Medicina UCV
  188. Rafael Di Prisco, escritor
  189. Luisa E. Díaz, promotora cultural
  190. María Lucía Díaz, prof. Comunicación Social UCV
  191. Mercedes Díaz, actriz
  192. Raúl Díaz, pintor
  193. Trino Díaz, vicerrector administrativo UCV
  194. Oscar Díaz Punceles, escritor
  195. Gustavo Díaz Solís, escritor
  196. Franca Donda, fotógrafa
  197. Josune Dorronsoro, crítico de arte
  198. Pedro Duno, escritor
  199. Paulino Durand, actor
  200. Aracelys Echeverría, arquitecto
  201. Elías Eljuri, decano de la Facultad de Economía UCV
  202. Perán Erminy, crítico de arte
  203. Ralph Erminy, arquitecto
  204. Julio Escalona, prof. Psicología UCV
  205. Elisa Escámez, actriz
  206. Elba Escobar, actriz
  207. Kiddio España, director del Teatro Estable de Oriente
  208. Homero Español, prof. Economía UCV
  209. María Eugenia Esparragoza, cineasta
  210. Gioconda Espinel, prof. Trabajo Social UCV
  211. Manuel Espinoza, artista plástico
  212. Elena Estaba, directora de Planeamiento UCV
  213. Malila Estaba, pintora
  214. Rosa Estaba, prof. Geografía UCV
  215. Rosa Estacio, prof. Economía UCV
  216. Arnaldo Esté, prof. Filosofía UCV
  217. Gaudi Esté, escultora
  218. Edna Estéves, coordinadora del vicerrectorado administrativo
  219. Raúl Estevez, prof. Física ULA
  220. Víctor Fajardo Cortez, prof. CENDES
  221. Humberto Farfán, coordinador de Trabajo Social UCV
  222. David Fermín, prof. ULA
  223. Alexis Fernández, escritor
  224. Beatriz Fernández, prof. CENDES
  225. Federico Fernández, fotógrafo
  226. Gladys Fernández, directora de la Escuela de Administración UCV
  227. José Fernández, prof. Psicología UCV
  228. José Humberto Fernández, titiritero
  229. Liliana Fernández, prof. UCV
  230. Hugo Fernández Oviol, escritor
  231. Marisol Ferrari, bailarina
  232. Yoston Ferrigni, prof. Sociología UCV
  233. Lady Fonseca, prof. de Trabajo Social UCV
  234. Nereida Fonseca, promotora cultural
  235. Roberto Fontana, fotógrafo
  236. Celso Fortoul, prof. Ingeniería UCV
  237. Lydda Franco Farías, escritora
  238. Luis Fuenmayor, rector UCV
  239. Elizabeth Fuentes, periodista
  240. Rafael Fuentes, promotor cultural
  241. Maite Galán, promotora cultural
  242. Alberto Galíndez, actor
  243. Francisco Gallardo, director teatral
  244. Eduardo Gallegos Mancera, escritor
  245. Orlando Gámez, músico
  246. Raquel Gamus, prof. UCV
  247. Alix García, secretaria del Consejo Universitario UCV
  248. Jesús García, antropólogo
  249. Luis García, fotógrafo
  250. Luis R. García, periodista
  251. Luis Rafael García, periodista
  252. Marcela García, prof. UCV
  253. María García, prof. LUZ
  254. Víctor García, promotor cultural
  255. Yajaira García, periodista
  256. Zacarías García, artista plástico
  257. Humberto García Arocha, ex ministro de Educación
  258. Gonzalo García Bustillos, ex ministro de la Secretaría de la Presidencia
  259. José Francisco García Marcano, prof. UC
  260. Manuel García Pulido, coordinador de la Facultad de Humanidades UCV
  261. Emiro García Rosas, periodista
  262. José Luis Garrido, artista gráfico
  263. Judith Gasparini, actriz
  264. Paolo Gasparini, fotógrafo
  265. Esther Gautier, presidenta de CENATEV
  266. Francisco Gavidia, prof. ULA
  267. Gertrudis Gavidia, prof. ULA
  268. Inmaculada Gavidia, cineasta
  269. Jesús Gazo, s.j., presbítero
  270. Elena Gil, cantante
  271. Frida Gil, músico de Un Solo Pueblo
  272. Ricardo Gil, historiador
  273. Carlos Giménez, director teatral
  274. Lulú Jiménez Valdivia, investigadora CELARG
  275. Jorge Giordani, prof. CENDES
  276. Nagliegli Godoy, coordinadora Galería “Viva México”
  277. Xitlalli Godoy, actriz
  278. Jesús Golindano, periodista
  279. Valmore Gómez, cineasta
  280. Ileana Gómez C., traductora
  281. Asdrúbal González, historiador
  282. Beatriz González, historiadora
  283. Carlos A. González, prof. Medicina UCV
  284. Cristina González, periodista
  285. Eberto González, prof. UFM
  286. Franklin González, prof. Trabajo Social UCV
  287. Gonzalo González, politólogo
  288. Noel González, junta directiva de FEVEC
  289. Oswaldo González, prof. UC
  290. Raúl González, fotógrafo
  291. Reddy González, artista plástico
  292. Roberto González, artista plástico
  293. Manuel González Abreu, prof. Economía UCV
  294. Néstor González Acuña, prof. Administración UCV
  295. Alí González P., miembro del Consejo Universitario UCV
  296. Beatriz González Stephan, prof. UCV
  297. Jesús Alberto González Vegas, prof. Medicina UCV
  298. Marisela Gonzalo, semióloga
  299. Elsa Gramcko, pintora
  300. Ida Gramcko, escritora
  301. Omar Granados, prof. ULA
  302. Edgardo Greco, promotor cultural
  303. Aníbal Grunn, actor
  304. Jesús Enrique Guédez, cineasta
  305. María Guédez, ceramista
  306. Cleides Guerra, directora Escuela de Idiomas UCV
  307. Cristóbal Guerra, periodista
  308. Elena Guerra, prof. Trabajo Social UCV
  309. Ibrahím Guerra, director teatral
  310. Carmen Priscila Guevara, prof. UDO
  311. Emil Guevara, prof. UCV
  312. Arturo Gutiérrez, escritor
  313. Jesús Rafael Gutiérrez, prof. Medicina UCV
  314. José Albano Gutiérrez Pacheco, prof. UC
  315. Eduardo Guzmán, arquitecto
  316. Manuel Guzmán, director Revista Letras UCV
  317. Mario Handler, cineasta
  318. Maryam Hanson, prof. UCV
  319. Ana Cristina Henríquez, cineasta
  320. Alba Rosa Hernández, prof. USB
  321. Amelia Hernández, periodista
  322. Ana Rosa Hernández, prof. Trabajo Social UCV
  323. Augusto Hernández, fotógrafo
  324. Emely Hernández, prof. Arte UCV
  325. Enrique Hernández, arquitecto
  326. Gustavo Hernández, promotor cultural
  327. Josefina de Hernández, prof. CENDES
  328. Lesbia Hernández, diseñadora gráfica
  329. Loyola Hernández, internacionalista
  330. Régulo Hernández, prof. Economía UCV
  331. Earle Herrera, escritor
  332. José Rafael Herrera, prof. Filosofía UCV
  333. Luis Alfredo Herrera, prof. Veterinaria UCV
  334. María Helena Herrera, investigadora CENDES
  335. Francisco Herrera Luque, escritor
  336. Benjamín Hierro, pintor
  337. Daniel Honaggn, bailarín
  338. Solveig Hoogesteijn, cineasta
  339. Magali Huggins, prof. Trabajo Social UCV
  340. Lilian Hung, prof. CENDES
  341. Isabel Hungría, actriz
  342. Mirtila Illas Gil, abogada
  343. Rafael Iribarren, arquitecto
  344. Eva Ivanyi, directora artística
  345. Rodolfo Izaguirre, crítico cinematográfico
  346. Ariel Jiménez, artista plástico
  347. Edgar Jiménez, promotor cultural
  348. Elisa Jiménez, prof. Psicología UCV
  349. Alberto Jordán, periodista
  350. Josefina Jordán, escritora
  351. Josefina Juliac de Palacios, vicepresidenta del Ateneo de Caracas
  352. Manón Kubler, cineasta
  353. Olga L. de García Arocha, prof. Medicina UCV
  354. Diana Labrador, actriz
  355. Luis Lander, prof. Economía UCV
  356. Edgardo Lander L., prof. Sociología UCV
  357. Américo Lares, prof. UDO
  358. Ronald Lares, prof. UPEL, Maturín
  359. Morella de Larriva, prof. UNELLEZ
  360. Ramón Larriva Contreras, promotor cultural
  361. Vladimir Lazo, prof. Economía UCV
  362. Edgar Leal, prof. Ciencias UCV
  363. Vielma Lehmann, investigadora ININCO
  364. Hernán Lejter, director teatral
  365. Andrés A. León, director de teatro
  366. Enrique León, director de teatro
  367. Ernesto León, pintor
  368. Jesús Alberto León, escritor
  369. Ramón León, arquitecto
  370. Adeliz León Guevara, escritor
  371. León Levy, escritor
  372. Boris Lima, prof. Trabajo Social UCV
  373. Tiburcio Linares, prof. UCV
  374. Rita Liprandi, prof. CENDES
  375. Antonia de Lisio, investigadora CENAM-UCV
  376. Marcelo Lizarraga, diseñador gráfico
  377. Antonio Llerandi, cineasta
  378. Belén Lobo, bailarina
  379. Emiro Lobo, pintor
  380. Enrique Lobo, arquitecto
  381. Alí López, prof. ULA
  382. Carmen López, periodista
  383. Daniel López, actor
  384. Edilio López, promotor cultural
  385. Hercilia López, bailarina
  386. Lupe López, bibliotecóloga
  387. María Victoria López, prof. UPB
  388. Ibrahím López García, prof. UFM
  389. Luis López Grillo, decano de la Facultad de Medicina UCV
  390. Ramón Losada Aldana, escritor
  391. María del Mar de Lovera, prof. Economía UCV
  392. María Elena Lovera, prof. Economía UCV
  393. Tamara Lozada, prof. Comunicación Social LUZ
  394. Henry Mac Carthy, actor
  395. Arlette Machado, prof. Letras UCV
  396. Gertrudis de Machado, periodista
  397. Luis E. Machado, promotor cultural
  398. Gilberto Madrid, abogado
  399. Ángel Madriz, escritor
  400. Héctor Malavé Mata, prof. Economía UCV
  401. Ricardo Maldonado, decano Facultad de Ciencias Económicas UC
  402. Cósimo Mandrilo, escritor
  403. Carmen Mannarino, escritora
  404. Manuel Manrique, abogado
  405. Carmen Isabel Maracará, escritora
  406. Gabriel Marcos, escultor
  407. Jesús Marín, prof. ULA
  408. Hugo Mariño, artista plástico
  409. Carlos Márquez, actor
  410. Esperanza Márquez, cantante
  411. Yilbert Márquez, pintor
  412. Augusto Márquez Brandt, escritor
  413. Alexis Márquez Rodríguez, escritor
  414. Cinesio Márquez Sosa, prof. Historia UCLA
  415. Juan Carlos Márquez Villa, pintor
  416. Ambretta Marrosu, crítico cinematográfico
  417. Susana Martín, promotora cultural
  418. Agustín Martínez, director de la Escuela de Filosofía UCV
  419. José Luis Martínez, prof. ULA
  420. Pedro J. Martínez, prof. Estudios Políticos UCV
  421. Salvador Martínez, pintor
  422. Ulises Martínez, historiador
  423. Mahfud Massis, escritor
  424. Aquilino José Mata, periodista
  425. Humberto Mata, escritor
  426. Manuel Matute, psiquiatra
  427. David Maury, psicoanalista
  428. Reinaldo Maza, prof. UPEL, Maturín
  429. Domingo F. Maza Zavala, economista
  430. Luisa Medina, prof. Administración UCV
  431. Ramón Daniel Medina, escritor
  432. Fernando Medina Ferrada, escritor
  433. Edna Medina Patrick, directora de la Escuela de Letras LUZ
  434. Arístides Medina Rubio, director de la Escuela de Historia UCV
  435. Pedro Esteban Mejía, prof. de Economía UCV
  436. Trino Meleán, psiquiatra
  437. Asdrúbal Meléndez, actor
  438. Ramón Melinkoff, prof. de Economía UCV
  439. Freddy J. Melo, escritor
  440. Absalón Méndez, prof. Economía UCV
  441. Ana Irene Méndez, periodista
  442. Consuelo Méndez, pintora
  443. Humberto Mendoza, abogado
  444. Ricardo Mendoza, profesor
  445. Silvia Mendoza, actriz
  446. Gladys Meneses, pintora
  447. Elys Mercado, rector UC
  448. Marco Tulio Mérida, historiador
  449. Giovanna Mérola, crítico cinematográfico
  450. Omar Mesones, productor de cine
  451. Diego Meza Torres, actor
  452. Carlos Mezones, promotor cultural
  453. Gustavo Michelena, guionista
  454. Mieres, economista
  455. Rigel Milian, promotora cultural
  456. Carlos Miranda, actor
  457. Abdel Mohamed, historiador
  458. Moisés Moleiro, escritor
  459. Federico Moleiro Camejo, escritor
  460. Adelina Molina, prof. Trabajo Social UCV
  461. Alfonso Molina, periodista
  462. Félix Molina, fotógrafo
  463. Lenin Molina, prof. Comunicación Social UCV
  464. Manuel Isidro Molina, periodista
  465. Ricardo Molina Martí, prof. de Medicina UCV
  466. Eva Mondolfi, actriz
  467. Tulio Monsalve, prof. Psicología UCV
  468. Juan José Monsant, internacionalista
  469. Esteban Emilio Monsonyi, dir del doctorado en Ciencias Sociales UCV
  470. Jorge Monsonyi, prof. Antropología UCV
  471. Consuelo Montalvo, escritora
  472. Luis Montenegro, promotor cultural
  473. Álvaro Montero, escritor
  474. Antonio Montilla, vicepres. Con. Desarrollo Cient. y Humanístico UCV
  475. Gabriel Montilla, prof. ULA
  476. J. J. Montilla, presidente de Desarrollo Científico UCV
  477. Carmen Elena Morales, prof. ULA
  478. Ileana Morales, escritora
  479. Pedro Morales, cineasta
  480. Rafael Morales, prof. ULA
  481. Adolfo Moreno, prof. ULA
  482. Héctor Moreno, actor
  483. José Moreno Colmenares, prof. Economía UCV
  484. Ángel Moros, Administración y Contaduría UCV
  485. Carlos Mujica, escritor
  486. Héctor Mujica, escritor
  487. Ildemaro Mujica, actor
  488. Lohengri Mujica, titiritero
  489. Yolanda de Mujica, escultora
  490. Gastón Murat, actor
  491. Donald Myerston, cineasta
  492. Álvaro Naranjo, investigador de cine
  493. Guillermo Natera, prof. ULA
  494. Luis Navarrete Orta, prof. Letras UCV
  495. Tania Navarro, prof. Odontología UCV
  496. Eudes Navas Soto, escritor
  497. Aníbal Nazoa, escritor
  498. Claudia Nazoa, cineasta
  499. Laura Nazoa, crítico de danza
  500. Leonardo Nazoa, prof. CENDES
  501. Juan Negrete, prof. UCV
  502. Michael New, cineasta
  503. Carlos Noguera, escritor
  504. Simón Noriega, escritor
  505. Ada Nucetti, actriz
  506. Jorge Nunes, escritor
  507. Miguel Ángel Núñez, prof. UCV
  508. Tito Núñez, escritor
  509. J. R. Núñez Tenorio, escritor
  510. Carlos Ochoa, escritor
  511. Juvencio Ochoa, médico
  512. Nelly Ochoa, ceramista
  513. Verónica Oddo, actriz
  514. Enna Olivar, escritora
  515. Ligia Olivieri, pintora
  516. Gabriela Omerz, investigadora ILDIS
  517. José Napoleón Oropeza, escritor
  518. Carlos Ortega, periodista
  519. Joaquín Ortega, prof. UCV
  520. Frank Ortiz, escritor
  521. Jaime Ortiz, director de la Cinemateca Arlequín
  522. Aníbal Ortiz Pozo, caricaturista
  523. Nelson Osorio, prof. de Letras UCV
  524. William Osuna, escritor
  525. Yolanda Osuna, escritora
  526. Alejandro Otero, artista plástico
  527. Mariana Otero, lic. en Letras
  528. Ana Teresa Ovalles, presidenta del Ateneo de Barquisimeto
  529. Caupolicán Ovalles, presidente de la Asoc. de Escritores de Venezuela
  530. Omar Ovalles, prof. UCV
  531. Tibisay Ovalles, promotora cultural
  532. Edilberto Pacheco, prof. Trabajo Social UCV
  533. Abilio Padrón, pintor
  534. Juan Páez Ávila, escritor
  535. Jesús Páez Puerta, cantautor
  536. Ángel Palacios, junta directiva de FEVEC
  537. Antonia Palacios, escritora
  538. Inocente Palacios, escritor
  539. Lucila Palacios, escritora
  540. Elio Palencia, dramaturgo
  541. Ramón Palomares, escritor
  542. Luis Pardi, actor
  543. Gianfranco Parisi, prof. ULA
  544. Francisco Parra, promotor cultural
  545. Orlando Pastor Díaz, folklorista
  546. Carlos Paván, prof. Filosofía UCV
  547. Antonio José Pavón, pintor
  548. Yanira de Paz, prof. letras LUZ
  549. Carlos Pecheneda, cineasta
  550. Edilio Peña, dramaturgo
  551. Pablo Peñaranda, prof. Psicología UCV
  552. Gustavo Pereira, escritor
  553. Juvencio Pereira, escritor
  554. Mirna Pereira, pintora
  555. Iván Pereira Cellis, cineasta
  556. Eddy Rafael Pérez, escritor
  557. Manuel Pérez, pintor
  558. Mary Carmen Pérez, pintora
  559. Mario Pérez, librero
  560. Milagros Pérez, periodista
  561. Ramón Elías Pérez, escritor
  562. Régulo Pérez, pintor
  563. Ernesto Pérez Baptista, prof. ULA
  564. Marelys Pérez Marcano, prof. Trabajo Social UCV
  565. Ramón Pérez Piña, actor
  566. Cecilio Pérez Tovar, periodista
  567. Cruz Pernía, artesano
  568. Blas Perezo Naveda, escritor
  569. Horacio Peterson, director teatral
  570. Edgar Petit, pintor
  571. Félix N. Pifano, crítico de arte
  572. Sandra Pinardi, lic. en Letras
  573. Elías Pino Iturrieta, decano de la Facultad de Humanidades UCV
  574. Iris Pinto, promotora cultural
  575. Nallery Pinto, historiadora
  576. Roger Pinzón, cineasta
  577. Rafael Pizani, ex rector UCV
  578. Marianela Ponce, escritora
  579. José Ángel Porte-Acero, prof. Psicología UCV
  580. Carlos Portillo, investigador social
  581. Dilcia Potenza, jefe del área de Literatura de la UPB
  582. Aída de Prado, educadora
  583. Manuel Prado, medico
  584. Nelson Prato, prof. CENDES
  585. Adrián J. Prays, prof. Filosofía
  586. Ibrahím Prieto, junta directiva de FEVEC
  587. Luis Beltrán Prieto Figueroa, educador
  588. Samuel Prince, cantante
  589. Carlos E. Puche, pintor
  590. Edgar Queipo, pintor
  591. Florentino Querales, músico de “Un Sólo Pueblo”
  592. Ismael Querales, músico de “Un Sólo Pueblo”
  593. Jesús Querales, músico de “Un Sólo Pueblo”
  594. Manuel Quijada, ex ministro de Fomento
  595. Alberto Quintero, promotor de espectáculos
  596. Alfonso Quintero, abogado
  597. Ednodio Quintero, escritor
  598. Inés Quintero, investigadora del Instituto de Historia UCV
  599. Pedro Julio Quintero, ceramista
  600. Valentina Quintero, periodista
  601. Víctor Quintero, arquitecto
  602. José QuinteroWeir, escritor
  603. Livio Quiroz, cineasta
  604. Víctor Rago, director de la Escuela de Antropología UCV
  605. Vilma Ramia, promotora cultural
  606. Gilberto Ramírez, artista plástico
  607. Rafael Ramírez Camilo, prof. UCV
  608. Alexis Ramos, secretario UCV
  609. María Elena Ramos, investigadora de arte
  610. Nelson Ramos, pintor
  611. Francisco Ramosoteldo, artista gráfico
  612. Domingo Alberto Rangel, escritor
  613. Julieta Ravard, psicoanalista
  614. Carlos Rebolledo, cineasta
  615. Guillermo Rebolledo, dir. del Instituto de Investigaciones Econ. UCV
  616. Diana Reches, ecologista
  617. Ángela Rengifo, educadora
  618. Rafael Rengifo M., prof. CENDES
  619. José Rodolfo Rico, prof. UCV
  620. Irlanda Rincón, investigadora CENAM-UCV
  621. Pedro Rincón Gutiérrez, ex rector LUZ
  622. Gladys Rincón Palo, prof. UNIMET
  623. Jorge Rivadaneira, escritor
  624. Aura Rivas, actriz
  625. Humberto Rivas, titiritero
  626. Ivonne Rivas, lic. en Letras
  627. Rómulo Rivas, actor
  628. Celalba Rivera, escritora
  629. Dulce María Rivero, grupo “Las Moño Suelto”
  630. Emilcen Rivero, escritor
  631. Nelson Rivero, actor
  632. Víctor Ángel Rivero, prof. Economía UCV
  633. Pedro Robles, escritor
  634. Eduardo Robles Piquer (RAS), crítico de arte
  635. Mariano Rocha, abogado
  636. Alberto Rodríguez, escritor
  637. Alberto Rodríguez, prof. ULA
  638. Alí Rodríguez, ensayista
  639. Antonieta Rodríguez, “Luto Activo”
  640. Beatriz Rodríguez, prof. de Psicología UCV
  641. Carlos César Rodríguez, escritor
  642. Consuelo Rodríguez de Ascanio, diseñadora
  643. Dalia Rodríguez, psicóloga
  644. Fernando Rodríguez, prof. Filosofía UCV
  645. Imperio Rodríguez, periodista
  646. José Rodríguez, fotógrafo
  647. Juan Rodríguez, caricaturista
  648. Juan Gregorio Rodríguez, prof. ULA
  649. Luis Cipriano Rodríguez, prof. Historia UCV
  650. Luisa Rodríguez, historiadora
  651. Manuel Alfredo Rodríguez, escritor
  652. Marta Yadira Rodríguez, periodista
  653. Nelson Rodríguez, periodista
  654. Orlando Rodríguez, crítico teatral
  655. Rosángela Rodríguez, prof. Filosofía Pedagógico de Barquisimeto
  656. Manuel Rodríguez Campos, director Biblioteca UCV
  657. Irene Rodríguez Gallad, prof. Historia UCV
  658. Alfredo Roffé, crítico cinematográfico
  659. Violeta Roffé, escritora
  660. Alexis Rojas, junta directiva de FEVEC
  661. Carlos Germán Rojas, fotógrafo
  662. Emilia Rojas, actriz
  663. José de la Cruz Rojas, prof. ULA
  664. Reinaldo Rojas, historiador
  665. Armando Rojas Guardia, escritor
  666. Violeta Rojo, crítico cinematográfico
  667. Lukó de Rokha, pintora
  668. Denzil Romero, escritor
  669. Luis Romero, prof. Filosofía UCV
  670. Jesús A. Rondón, prof. ULA
  671. Luis Emilio Rondón Bravo, músico
  672. Pavel Rondón, prof. Economía UCV
  673. Winston Rosalles, actor
  674. Helia de Rosario, prof. CENDES
  675. Rafael Rosel, escritor
  676. Milagros Rosell, promotora cultural
  677. Bernardo Rotundo, promotor cultural
  678. Cerina Rotundo, actriz
  679. Emiro Rotundo, prof. Economía UCV
  680. Alfredo Rugeles, compositor y director de orquesta
  681. Bernabé Ruiz, arquitecto
  682. Nidia Ruiz, prof. Sociología UCV
  683. Leopoldo Ruiz Paolini, prof. UC
  684. Roberto Ruiz T., vicerrector académico UCV
  685. Domingo A. Ruiz V., prof. CENDES
  686. Margara Russotto, escritora
  687. Keyla Saab, prof. Educación UCV
  688. Carmiña Sadner Montilla, prof. Educación UCV
  689. Inés de Sáez, prof. Educación UCV
  690. Simón Sáez Mérida, prof. Sociología UCV
  691. Elizabeth Safar, investigadora ININCO
  692. Luis B. Salas P., prof. UCV
  693. Adolfo Salazar Quijada, prof. Administración UCV
  694. Elsa Salazar, arquitecto
  695. Jesús Salazar, escritor
  696. Trina Salazar, prof. ULA
  697. Johnny Salazar R., escritor
  698. Helena Salcedo, periodista
  699. Marcelo Salcedo, promotor cultural
  700. Ernestina Salcedo Pizani, escritora
  701. Oscar Sambrano Urdaneta, director de la Casa de Bello
  702. Ana María San Juan, investigadora de Sociología UCV
  703. Belén San Juan, educadora
  704. Antolín Sánchez, fotógrafo
  705. Eneida Sánchez, promotora cultural
  706. Lourdes Sánchez, ceramista
  707. Pedro Sánchez, promotor cultural
  708. Carlos Sánchez D. dramaturgo
  709. Mamela Sánchez Urdaneta, directora de Publicaciones UCV
  710. Sonia Sanoja, bailarina
  711. Jesús Sanoja Hernández, escritor
  712. Denis Santacruz, prof. Educación UCV
  713. Ramón Santaella, prof. Economía UCV
  714. Duilia Santana, cineasta
  715. Rodolfo Santana, dramaturgo
  716. Aída Santana Nazoa, prof. UCV
  717. Andrés Santeliz, director de la Escuela de Economía UCV
  718. Desirée Santos A., periodista
  719. Xavier Sarabia, director teatral
  720. Helena Sassone, crítico de arte
  721. Helena Scannone, investigadora de arte
  722. Elizabeth Schon, escritora
  723. Yolanda Segnini, historiadora
  724. Teresa Selma, actriz
  725. Jesús Serra, escritor
  726. Vladimir Sersa, fotógrafo
  727. Sergio Sierra, documentalista
  728. Alfredo Silva Estrada, escritor
  729. Héctor Silva Michelena, prof. Economía UCV
  730. José Silva Salguero, periodista
  731. Freddy Siso, cineasta
  732. Milagro Socorro, periodista
  733. Mónica Socorro, artista plástico
  734. Francisco Solórzano, periodista
  735. Heinz Rudolph Sonntag, prof. CENDES
  736. Antonieta Sosa, artista plástica
  737. Miguel Octavio Sosa, director de FUNTACA
  738. Arturo Sosa, s. j., Centro Gumilla
  739. Jesús Sotillo, periodista
  740. Carmen Alida Soto, prof. Bibliotecología UCV
  741. Carmen Alida Soto, prof. UCV
  742. Tarik Souki, cineasta
  743. María Clenticia Stelling, prof. UCAB
  744. Abilio Suárez, prof. UDO
  745. Bernardo Suárez, arquitecto
  746. Martín Szinetar, escritor
  747. Néstor Tablante y Garrido, bibliógrafo
  748. Tulio Tagliaferro, director de cultura LUZ
  749. José León Tapia, escritor
  750. Iraida Tapias, actriz
  751. María Josefina Tejera, investigadora literaria UCV
  752. Benjamín Terán, cantautor
  753. Ana Rita Tiberi, actriz
  754. Cecilia Todd, cantante
  755. Roberto Todd, promotor cultural
  756. Tecla Tofano, escritora
  757. Jesús Torrealba, prof. UCV
  758. Ramón Torrealba, investigador de la comunicación
  759. Alberto Torres, músico
  760. Alexis Torres, prof. ULA
  761. Freddy Torres, dramaturgo
  762. Fredzia Torres, prof. Psicología UCV
  763. Ildemaro Torres, escritor
  764. Lilia Torres de Parisca, prof. UCV
  765. Amneris Tovar, prof. UCV
  766. Marianela Tovar, lic. en Letras
  767. Fernando Travieso, arquitecto
  768. Oswaldo Travieso, prof. UCV
  769. Antonio Trujillo, escritor
  770. Manuel Trujillo, escritor
  771. Ugo Ulive, director teatral
  772. Isabel Urbaneja, cineasta
  773. Iván Urbina Ortiz, prof. Administración UCV
  774. Carmen Luisa Urbina, prof. UFM
  775. Segundino Urbina, prof. UFM
  776. Adriana Urdaneta, bailarina
  777. Alberto Urdaneta, director CENDES
  778. Belkys Urdaneta, periodista
  779. Claudia Urdaneta, promotora cultural
  780. Josefina Urdaneta, escritora
  781. Luis Urdaneta, artista plástico
  782. Luz Urdaneta, bailarina
  783. Nora Uribe, prof. Comunicación Social UCAB
  784. Robin Urquhary, educadora
  785. Betania Uzcátegui, pintora
  786. Juan Vicente Vadell, prof. Derecho UC
  787. Manuel Vadell, editor
  788. María de Vadell, editora
  789. Argenis Valbuena, prof. Trabajo Social UCV
  790. Judith Valencia, prof. Economía UCV
  791. Mildred Valera M., prof. Economía UCV
  792. Haydée Valles, prof. UCV
  793. Chela Vargas, prof. Historia UCV
  794. Edmundo Vargas, pintor
  795. Vilma Vargas, prof. Letras UCV
  796. Alejandro Vásquez, prof. Comunicación Social LUZ
  797. Orlando Vásquez, artista plástico
  798. Enrique Vásquez Fermín, prof. Educación UCV
  799. Berta Vega, escritora
  800. Lucila Velásquez, escritora
  801. Orlando Venturini, prof. UCV
  802. Ballardo Vera, escritor
  803. Helena Vera, escritora
  804. Nilda Vera, prof. ULA
  805. Omar Verde, decano de la Facultad de Veterinaria UCV
  806. Oswaldo Verenzuela, grabador
  807. Elvira Veroes, prof. Humanidades UCV
  808. Fabiola Vethencourt, prof. UCV
  809. José Luis Vethencourt, psiquiatra
  810. Lolita Vethencourt, prof. Administración UCV
  811. Ángel Vilanova, escritor
  812. Mercedes Villa de Márquez, psicóloga UCV
  813. Luis Villafaña, licenciado en Filosofía
  814. Alcides Villalba, prof. UCV
  815. Federico Villalba, escritor
  816. Johnny Villalba, escritor
  817. Federico Villanueva, arquitecto
  818. Freddy Villarroel, artista plástico
  819. Edwin Villasmil, pintor
  820. Margarita Villegas, artista plástico
  821. Mario Villegas, periodista
  822. Silvio Villegas, prof. ULA
  823. Alfredo Vitoria, vicepresidente del Ateneo de Barquisimeto
  824. Frank Viloria, prof. UCV
  825. Oscar Viloria, prof. UCV
  826. Ludmila Vinogradoff, periodista
  827. Pável Vizcaya, actor
  828. Carlos Viso, prof. UCV
  829. Carlos Viso Carpintero, historiador
  830. Carlos Viso Fajardo, prof. Educación UCV
  831. Fruto Vivas, arquitecto
  832. Germán Rivas, prof. Trabajo Social UCV
  833. Pedro Juan Vives Suriá, presbítero
  834. Gladys Volcán, prof. Economía UCV
  835. Carlos Walter, prof. CENDES
  836. Andreína Womutt, bailarina
  837. Damely Yeguez, directora de Trabajo social UCV
  838. Eduardo Zambrano Colmenares, escritor
  839. Pedro León Zapata, artista plástico

 

 

 

Destruye su Ejército y tendrás su petróleo

 Guyana resulta hoy, la irrefutable viva concreción de lo que citara Rómulo Betancourt

 

 

 

Rafael Rivero Muñoz

Caracas, 18/04/15

@rarmuz

 

 

 

 

  • CCeomc0WIAAWwWc“… Mañana tal vez tengamos que sentarnos frente a nuestros hijos y decirles que fuimos derrotados. Pero no podremos mirarlos a los ojos y decirles que viven así porque no nos animamos a pelear…”

Mohandas Karamchan (Mahatma) Gandhi

 

 

 

 

En alguna oportunidad de la década de los sesenta, el estadista Rómulo Betancourt en respuesta a quienes, frente a los movimientos militares y las sucesivas amenazas de Golpes de Estado, le sugerían adoptar la política de Costa Rica: Venezuela sin Ejército.

Y fue certera su reacción, palabras más palabras menos, en síntesis respondió:

  • “… Sin su Ejército a Venezuela la despojan de su petróleo…”

Son irrefutables los derivados que concreta la guerra de Fidel contra Venezuela, bajo el manto de un Socialismo del Siglo XXI, con esta ya definitiva entrega/despojo sobre los estados Apure y Amazonas y sobre los 159.500 km2 del territorio Esequivo, Pantalla Atlántica incluida, totalizando 411.750 km2; bien cabría parodiar el título del más conocido libro de Betancourt, para titular: Venezuela Ejército y Petróleo

Viraje

Suficiente hemos analizado los 20.000 días de guerra contra Venezuela, al mando del acomplejado y triplemente humillado[i] Fidel Castro Ruz, con sus dos contrapuestas estrategias de acción.

Primero con sus 15.000 días de fracasadas invasiones, alzamientos militares, ataques guerrilleros y terroristas y luego, con sus últimos y eficientes 5.000 días; concentrados éstos, en el desempeño de una política de zapa, cuya larga mecha de lenta deflagración, fue detonando algunas certeras cargas colocadas dentro y en la periferia inmediata del mismo núcleo y que paso a paso, fueron implosionando y desarticulando toda la estructura organizacional de la Venezuela conocida.

Ejército

Doctrina Fidel Castro Ruz[ii]: Tanto más leal y sumiso tendrás al subalterno, cuanto mayor sea su participación directa en las violaciones de derechos humanos; en los asesinatos, en los saqueos al erario público, los robos de bienes públicos y/o privados y el tráfico ilícito de bienes y de servicios.

Bienes y servicios entre los que destacan dos en particular, el tráfico de drogas y las redes para la legitimación de los capitales producto de actividades ilícitas.

Y henos aquí sobre la materia.

Del informe del Grupo Antiblanqueo de Andorra complementado con las investigaciones de CIPI, salvo prueba en contrario, es posible deducir la dinámica para la creación y el funcionamiento de esta evidenciada red de blanqueo de capitales detectada en Andorra.

Resulta claro, que quien hace el casting y selecciona a Tulio Antonio Hernández y Gabriel Ignacio Gil Yánez, directamente vinculados al tráfico de drogas, es quien mejor les conoce en esa especialidad criminal y sabe de las habilidades de sus múltiples operadores; en este caso, el ex jefe de la oficina Anti–Drogas de la Policía de Investigación Criminal CICPC; el comisario Norman Puerta Valera, quien, por cierto, a su vez aprovechará ese canal de flujos financieros líquido e ilícitos, para lavar su propio dinero mal habito, al cual incorpora las comisiones que cobra a los dos sujetos por esa recomendación.

Una vez hecha la prospección de candidatos y seleccionado, pasa el resultado a quien le demanda la misión, el ministro Nelson José Merentes Díaz, quien luego se encargaría de elevar la recomendación a Miraflores.

Sería Hugo Rafael Chávez Frías, quien decidiría entonces, les sean otorgados sendos Pasaportes Diplomáticos; una orden ejecutiva que se encarga de transmitir su ministro de secretaría Manuel Antonio Barrozo Alberto por ante el Canciller de turno Alí Rodríguez Araque “Fausto”, éste a su vez, transmite la orden a su segundo de a bordo Arevalo Enrique Méndez Romero, quien se encarga de la ejecución de la disposición extraordinaria, por el canal regular.

Habilitados los “narcodiplomáticos” Tulio Antonio Hernández y Gabriel Ignacio Gil Yánez, se arma toda la infraestructura física para el acopio de fondos de manos de funcionarios y de particulares para acumularlos en lotes, empaquetarlos en las talegas “diplomáticas” y llevarlas por propia mano “diplomática” hasta Andorra.

Gobernanza

Entre las principales enseñanzas para la gobernabilidad y de las órdenes ejecutivas de Fidel Castro a Hugo Rafael Chávez Frías, destaca su particular programa de acción; a tenor la síntesis de la precisas, propias a este asunto en comento:

  1. Seleccionar para los cargos de mandos militares a los oficiales últimos de cada promoción seleccionada.
  2. Designados a cargos ejecutivos, poniéndoles a la mano, los múltiples mecanismos para el enriquecimiento rápido.
  3. Organizar la infraestructura funcional que les permita sacar lo robado de Venezuela para asegurarlos en Paraísos Fiscales.
  4. Mantener registros confidenciales sobre cada sujeto, cada operación ilícita.
  5. Caso de quedar a la descubierta, impedir inicio y avance de investigaciones criminales.
  6. Caso de resistencia, desobediencia, rebeldía o peligro por la contaminación disidente, para el rápido control de daños, aplicar sanciones en una gama que se inicia con la exposición del rebelde a los efectos por sus hechos criminales, pasando desde la descalificación que legitimará las medidas ulteriores; y éstas pueden llegar a estadios extremos, como la eliminación física.

Una entre tantas

Ésta red descubierta en Andorra no es más que una de otras tantas estructuras funcionales con ese mismo cometido, lavado de dinero; en la misma Andorra, también salta a la luz la propia a Rafael Darío Ramírez Carreño y su primo Diego Salazar Carreño.

Que cuatro ministros en funciones, Manuel Antonio Barrozo Alberto, Tobías Nóbrega Suárez, Nelson José Merentes Díaz, Alí Rodríguez Araque “Fausto”, hayan sido los pivotes y hayan participado voluntariamente de una u otra forma en la habilitación de esa estructura para canalizar los ingentes fondos ilícitos derivados del agresivo mecanismo fidelista para la toma y mantenimiento del férreo control sobre mandos militares, señala que ello sólo fue posible desde un principio y solo, si en esa fase preparatoria, cada uno de los ministros citados, por separado, consultó y recibió la aprobación personal de Hugo Chávez.

 … y petróleo

Está registrado un silenciado evento político que define lo que hoy se materializa con Guyana sobre el Esequivo y laCastroGuyanaElMundo15011981 Pantalla Atlántica.

Cuba dejó suficientemente claro en las Naciones Unidas que se oponía a la reclamación territorial de Venezuela y el 13/01/1981, se firmaría un pacto entre Isidro Malmierca, Canciller de Cuba y Rashleigth Jackson, Canciller de Guyana y allí quedó perfecta y suficientemente definido el asunto: “… Cuba le reconoce a Guyana la totalidad territorial, incluyendo la Guayana Esequiba o Zona en Reclamación…”, afirmaría el GB Oscar José Márquez.

Sumisión

Las continuas expresiones políticas de Hugo Rafael Chávez Frías a tenor del Esequivo, brindan suficientes elementos de juicio que evidencian su sumisión a los intereses de Fidel Castro Ruz:

  1. “… Nos querían utilizar para invadir Guyana en nombre de aquel reclamo territorial para derrocar al Gobierno Forbes Burnham, un hombre de izquierda…
  2. … En una ocasión nos querían poner a pelear con Guyana, ¿quiénes?, los gringos…
  3. … cuando Burnham gobernaba Guyana, casi hay guerra entre Venezuela y Guyana por una vieja reclamación territorial que casi nadie recordaba…”

“… La Habana ha influido de manera determinante en el abandono de la reclamación y en su silencio, porque Cuba se ha opuesto históricamente a la reclamación de Venezuela contra Guyana…”; afirmaría María Teresa Belandria.

En su discurso del 20 de febrero de 2004 en visita oficial a Georgetown, Hugo Rafael Chávez Frías, fue contundente; tanto frente al auditorio interno y como el externo a Guyana:

  • ChávezEnGuyana2004“… El asunto del Esequibo será eliminado del marco de las relaciones sociales, políticas y económicas de los dos países…”
  • “… El Gobierno venezolano no será un obstáculo para cualquier proyecto a ser conducido en el Esequibo, y cuyo propósito sea beneficiar a los habitantes del área…”

¿Rebelión o simple idiotez?

AUnSigloDelDespojoPompeypTprrealbaRiveroSin embargo en el Aló Presidente Nº 197 del domingo, 11 de julio de 2004, trasmitido desde Ciudad Urdaneta, municipio Lagunillas, estado Zulia; que tenía como objeto el fortalecimiento del desarrollo zuliano y la inauguración del Complejo Habitacional Ciudad Urdaneta; Hugo Rafael Chávez Frías, contradice las órdenes de Fidel Castro Ruz, cuando hace la presentación del libro del coronel Pompeyo Torrealba Rivero: “Aun siglo del despojo[iii]

https://youtu.be/qIH7bN3tf-s

En esa expresión, pensada o no, demostración o no de una resistencia o rebeldía a lo expresamente pautado y CCZd-qGXIAAtvwcordenado por Fidel Castro Ruz con referencia a la reclamación del Esequivo, Hugo Chávez, movilizo a Fidel a recapitular para firmar una sentencia; como en su estilo de gobernanza lo hiciera en los casos de Huber Matos 1959, Camilo Cienfuegos 1959, Ernesto Guevara de la Serna El Ché 1967, Salvador Allende Grossens 1973, Arnaldo Ochoa Sánchez 1989.

Capacidad, oportunidad y motivo, base triangular de una pirámide cuya punto culminante, define el método de una investigación criminal; que en este caso del asesinato de Hugo Rafael Chávez Frías, está por hacerse: errado diagnóstico, errado tratamiento inicial, errada primera intervención quirúrgica, erradas tres nuevas intervenciones; a lo cual se suma, la parodia para fijar una fecha de muerte.

Camino pautado

Como lo resume la prensa diaria nacional

  • “… el llamado bloque Roraima fue entregado en junio de 2012 a la trasnacional petrolera Anadarko…Diapositiva176
  • … su ubicación se había mantenido en secreto…
  • … una presentación hecha en mayo pasado en una conferencia de energía en San Diego, Estados Unidos, de parte del Ministerio de Ambiente de Guyana…
  • … revela su ubicación frente a la fachada atlántica del Delta…”

 ¿Alguna duda?

  • “… En su visita a Georgetown la semana pasada y que coincidió con la polémica revelación sobre este bloque petrolero, el presidente de la República Nicolás Maduro no se pronunció sobre el tema…
  • … al referirse al Acuerdo de Ginebra, que permitió reactivar en 1966 la reclamación venezolana, aseguró…
  • … fue un “acuerdo entre el viejo imperio británico y un viejo gobierno de Acción Democrática en Venezuela…Diapositiva168
  • … fueron los años en que en Venezuela empezó una campaña dentro de la Fuerza Armada venezolana, dentro de los medios de comunicación hacia la población de odio, de acoso, de preparación psicológica, a través del desprecio, el racismo para invadir Guyana”

Así

El cucuteño, da continuidad a la política Esequibo pautada por Fidel Castro Ruz, de la cual, desde la particular perspectiva fidelista de gobernanza, había abandonado el ya desaparecido “padre” de Nicolás.

Tuvo irrefutable razón Rómulo Betancourt, cuando drástico se negara a considerar siquiera la posibilidad de eliminar la Fuerza Armada de Venezuela; allí está la evidencia: destruye su Ejército y tendrás su petróleo y Guyana, resulta hoy, la viva concreción.

 

 

[i] La primera humillación para el acomplejado pandillero de la Universidad de La Habana, fue ante su propuesta “… tu con tu petróleo y yo con mi revolución, dominaremos América…” y Betancourt, saltando de la silla en la reunión privada, la dio por terminada al responder drástico “… el petróleo es de Venezuela y de los venezolanos…”; la segunda con la denuncia contra Cuba en la OEA evidenciado las frustradas invasiones, los suministros de armas y explosivos a insurgentes, las operaciones y los alzamientos militares; la tercera cuando a un mensaje conciliatorio, directo respondió Betancourt “… dígale a Fidel que cuando Venezuela necesitó libertadores, los parió…”

[ii] Quizás el más gráfico ejemplo lo tengamos en el caso del general Arnaldo Ochoa Sánchez; héroe de las campañas de Fidel Castro en África. El mismo sujeto que en los sesenta, destacado para operaciones en Venezuela, había desembarcaría en Falcón con Luben Petkoff, participó dirigiendo la emboscada Cerro Atascadero, Yaracuy (16/09/66), la emboscada El Mortero, Lara (25/02/67); de regreso a Cuba, designado subjefe Estado Mayor General; Jefe de Construcciones Militares; Jefe de Misión en Angola (1980); miembro del Comité Central del Partido Comunista. Hasta que, su figura y antecedentes militares comenzaron a perturbar y hacerle sobra a Fidel Castro, quien le ordena a su Ministro de Defensa Raúl Castro, lo designe para el control de las operaciones con Pablo Escobar Gaviria. Eso hasta que, una fotografía del general Arnaldo Ochoa Sánchez, lo muestra a las puertas de carga del avión que había aterrizado Hensefus en La Habana, inspeccionado un cargamento de cocaína del jefe del Cártel de Medellín. Durante la Operación Irán–Contras del coronel Oliver North en Nicaragua, a la venta de armas a Irán (US$ 47 millones), se le sumó la variante del pago de cargamentos de armas con cocaína para ser trasportada al mercado norteamericano y el Aeropuerto Internacional de La Habana, servía de base de transferencia. En Nicaragua, trabajando en el grupo North, operaba el agente doble Luís Clemente Faustino Posada Carriles? Nadie hasta ahora ha probado lo contrario, la designación en las labores de control del paso de cocaína por La Habana, la instalación de la cámara en el aparato de Hensefus y la ulterior difusión de la imagen, fue una medida de Fidel para liquidar a Arnoldo Ochoa Sánchez. De hecho, con el derivado juicio sumario y su fusilamiento, lo sacaron del juego.

[iii] Coronel (R) Pompeyo Torrealba, Coordiandor Nacional del Movimiento Nacional al Rescate del Esequibano y el Esequibo (MNARDEE), estudioso e investigador del “Caso Esequibo” desde el año 1986, época en que trabajó en la zona adyacente al Territorio Esequibo como Oficial de Instrucción y Operaciones y como oficial de inteligencia en el Estado Mayor de la 5ª Brigada de Infantería de Selva acantonada en Upata, durante los años 1984, 85 y 86. Dedicado por entero al tema del Esequibo desde le año 1999 cuando concluyó su labor como oficial activo, lapso durante el cual realiza estudios e investigación personal de todo lo que concierne el problema de la reclamación, en especial, se dedica a la exploración personal de toda la zona adyacente a la Línea Esequiba, en toda su extensión de 782 kilómetros desde Punta Playa en el Atlántico al Monte Roraima en la frontera con Brasil (texto tomado de https://sites.google.com/site/mnardee/A-un-siglo-del-despojo).

Desnudando los asesinos de Kluivert Roa

 

Antes, durante y después, no tan ocultos tras su elaborada tramoya de complicidades

 

 

 

Rafael Rivero Muñoz

Caracas, 21/03/15

@rarmuz

 

 

 

  • “… Somos la memoria que tenemos y la responsabilidad que asumimos. Sin memoria no existimos y sin responsabilidad quizá no merezcamos existir…”

José Saramago (1922-2010)

 

 

 

Diapositiva146A tres semanas del impactante asesinato del menor (14) Kluivert Ferney Roa Núñez en San Cristóbal, estado Táchira.

 

Sería éste, el último de una secuencia de siete (7) asesinatos en cuatro entidades, en un lapso menor a doscientas (200) horas continuadas, cuyos detalles puestos a la luz por los medios, nos permiten penetrar en esta elaborada tramoya con la que se pretende brindar un precario piso de legitimidad mediática –y exclusivamente mediática– para blindar, la expresamente estructurada Política Terrorista de Estado.

Caracterizados estos seleccionados siete asesinatos:

Durante

  1. Ejecutados por una u otra desplegada capacidad de fuego del régimen –militares o civiles, uniformadas o no, oficiales o paraoficiales– citadas como FANB, GNB, PNB y las unidades paramilitares conocidas bajo el eufemismo de “colectivos”.
  2. Ejecutadas en cuatro (4) distintas entidades federales; Región Capital, Mérida, Táchira, Zulia.
  3. Víctimas entre las edades de 14 y 22 años.
  4. Todas fueron asesinadas con tiros en la cabeza.
  5. Oficialmente, por boca de la titular del Ministerio del Interior, Carmen Teresa Meléndez Rivas; del Ministerio Público, Luisa Marvelia Ortega Díaz y de la Defensoría del Pueblo, Tarek William Saab Halabi, ante el impactante asesinato del menor, sin investigación, se adelantaron a informar, primero que fue con una bala de goma, después, con una bala de plástico.
  6. Sólo en este séptimo asesinato, el de Kluivert Ferney Roa Núñez, por el citado escándalo derivado, en menos de 24 horas, se anunció identificación del ejecutor de un disparo, al PNB Javier Osias Mora Ortiz (23), quien fue detenido y sin investigación ni juicio aún, expresamente recluido ya en el Centro Penitenciario de Occidente, conocido como, Cárcel de Santa Ana.

Después:

  1. En un acto más que político de expreso terrorismo de Estado, de pública y difundida coacción sobre la madre del menor Kluivert Ferney Roa Núñez, el gobernador del Táchira, José Gregorio Vielma Mora, apenas a 100 horas del asesinato la hace traer a la sede de la gobernación y, amenazante tras ella y en medio de un contingente de sus subalternos, la pone frente a lo micrófonos de los medios de prensa, para obligarla a que demande “respeto a la memoria”; es decir, silencio en el asesinato de su hijo.
  2. Oficialmente el experimentado presidente de la Comisión Presidencial para la Reforma Policial (creada el 04/10/14), Freddy Alirio Bernal Rosales[i], cumplidos los 145 días (80,55% de los 6 meses otorgados a su misión) y a los 21 días del último de esta serie de crímenes en comento, precisó:
    1. “… Existen fallas en la formación general, en entrenamiento de orden público
    2. … y falla mando en los funcionarios de PNB…
    3. … en ocho meses que tienen estudiando sólo una vez han acudido al polígono de tiros…
    4. … Esa manifestación de San Cristóbal no era masiva y no ameritaba el uso de la fuerza…
    5. … Ese muchacho no sabía lo que tenía en la mano…”
    6. Pero es que ya el 01/02/15 había declarado: “… La corrupción ha penetrado en los diversos cuerpos policiales tanto estadales, municipales y el mismo Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc)…
    7. admite que las mafias de extorsión, secuestro y sicariato ‘penetraron’[ii] los cuerpos policiales de Venezuela, y confirma la existencia de comisarios e inspectores jefes al frente de ‘bandas mafiosas’ y ‘una banda de policías que mata policías’…”
    8. Antes había declarado: “… en lo que va de 2014 han sido asesinados 250 policías, dentro de esta cifra, 130 homicidios sucedieron el Área Metropolitana de Caracas…”

Antes

  1. En la página oficial de UNES se registra la información de un anterior titular de Interiores Tarek Zaidan El Aissami Maddah, quien en sus 1.523 días frente a esa administración: a) dirigió tanto la destrucción de la capacidad instalada de policía (CIP); b) como la concepción, emergencia de esa UNES y c) e impuso un Nuevo Modelo Policial Humanitario y habría afirmado en declaraciones a los medios el 05/02/12:
    1. “… en Venezuela hay 147 cuerpos policiales, 6.729 oficiales pertenecientes a la Policía Nacional Bolivariana (PNB), 70.272 funcionarios estadales y 12.183 municipales…
    2. … se necesitan 50.000 policías más en el país para garantizar una tasa de encuadramiento óptima…
    3. … se espera que estén formados 20.000 nuevos funcionarios policiales…
    4. … actualmente cursan estudios 10.000 jóvenes…”
  1. De nuevo, con más detalles, el Comisionado presidencial Freddy Alirio Bernal Rosales, los actualiza el 18/03/15:
    1. “… se falló en la captación de los postulados, por lo que muchos eran homicidas y vendedores de drogas que ‘como son unos vivos no habían sido reseñados’…
    2. … intervenido 11 cuerpos policiales, desmantelado 9 bandas y 57 oficiales han sido imputados…
    3. … Hemos encontrado 600 armas extraviadas, que seguramente fueron a manos del delito…
    4. … importantes golpes a efectivos que han pisoteado la dignidad policial que solo la usan para delinquir y extorsionar.…”

“… A confesión de parte…

Las muy precisas últimas informaciones que el experto Comisionado policial Freddy Alirio Bernal Rosales, dicta a los medios a los 145 días continuados del ejercicio de su misión presidencial que, si se concatenan con otras anteriores –propias y de terceros–, sobre el mismo asunto, no pueden esta vez ser tomada dentro de otro contexto distinto, que no sea el de una confesión oficial.

Una confesión[iii], que es evidencia concreta tanto de su propia incompetencia y/o complicidad, como de la de quienes, bajo las directrices de Nicolás y de sus ministros del área, han asumido las responsabilidades para la implementación de las políticas y, para el mando, la conducción y la supervisión de las ejecutorias en Seguridad Pública, de un contingente que integran en todo el país no menos de 147 cuerpos –uniformados o no– con casi 90.000 efectivos civiles de policía (cifra 2013) y eso, sin tomar en cuenta, los efectivos de la GNB, de la FANB y de los paramilitares o “colectivos”.

Un aproximado no menor a 250.000 efectivos, como capacidad y poder de fuego en plaza.

Son componentes de fuerza pública y unidades de poder de fuego –civiles, militares y paramilitares– que, juntos o por separado, como veremos, frente a una población civil desarmada, se apoyan y complementan entre sí como una envolvente masa atacante poderosamente armada.

Masa atacante imbuida tanto de su ilimitado poder de destrucción como de la impunidad que les acompaña, lo que, les otorga sobre el terreno y en todos y cada uno de sus despliegues y operaciones materiales, en lo individual y en lo colectivo, características, conductas y desempeños de jaurías.

Por ello y de forma irrebatible, desde una perspectiva o enfoque empírico, califican como potencialmente criminales.

… relevo de pruebas…”

Sustentadas en la ausencia de informaciones –oficiales o no– que contradigan o que refuten lo confesado tanto por el artífice de la destrucción de la Capacidad Instalada de Policía[iv] –Tarek Zaidan El Aissami Maddah– como por el Comisionado Presidencial –Freddy Alirio Bernal Rosales– y de otras o toda posibilidad material para la verificación, investigación detalladas al interior de una u otra sea la dependencia oficial; sobre esas confesiones pues, en consecuencia, versarán las consideraciones que, sobre estos siete ejemplarizantes asesinatos seleccionados, se desarrollará en esta nota.

Técnico

Ya que los más altos funcionarios del Estado, insisten tanto en afirmar que la munición que mató a Kluivert Ferney Roa Núñez era de plástico, luego que era de goma[v], más reciente, de goma vulcanizada; necesario es retomar el punto puesto que, esas expresiones oficiales no tienen otro objetivo que, el de tapar, ignorar, minimizar o desconocer, dónde comenzaron a emerger y a materializarse, los primeros indicios de las directas responsabilidades técnicas y administrativas y, por ende, sus severos derivados en el terreno de lo criminal; el campo de lo penal, si ello fuere el caso.

La empresa líder en la fabricación y venta de este tipo de municiones alertan en expreso a los usuarios de sus productos; insisten tanto, que en cada empaque de sus productos están incorporadas las alertas:

 

“… Municiones de goma no son juguetes…”

“… Un uso indebido puede resultar en la muerte…”

 

Precisan:

 

“… Una bala de goma puede tener notable impacto a una distancia de 22,86 metros…

… La distancia mínima de seguridad, más de 10,668 metros…

… mientras más cerca se incrementa el riesgo de lesiones…”

 

“… La bala de goma a una distancia de 3,048 metros libera al impacto la energía equivalente a una velocidad de 175 metros por segundo…”

Administración

Los hechos oficialmente revelados y no desmentidos, señalan la indiscutible responsabilidad de la Administración que, en cada posición en la pirámide de mando, tiene nombre, apellido, comentado y documentado desempeño y un lapso desde su juramentación hasta su salida del cargo.

Salvo prueba en contrario, esas confesiones certificarían elementos de información que, revelan la vigencia de desempeños criminales que, en cascada, descienden sin interrupción, por no menos por tres niveles en la organización:

  1. Desde los responsables que planifican y organizan los sucesos criminales, los “autores por mando”, ubicados en la cúspide y para la conducción de toda la organización.
  2. Un segundo nivel, donde se desempeñan autores de jerarquía intermedia; esos quienes ejercen sobre el terreno alguna forma de control sobre las partes de la organización, los “autores por organización”.
  3. En el tercer nivel, el más bajo, donde están los auxiliares de la empresa criminal, los “autores ejecutivos”.

¿Dónde la responsabilidad?

  1. Por y para la selección de los candidatos a ser entrenados para policías por la UNES; hasta el punto de que, muchos de los incorporados a filas son “… homicidas y vendedores de drogas…”
  2. Por las fallas “… en la formación general…” de los candidatos a ser luego de graduados, incorporados como policías.
  3. Por las fallas en los “… entrenamientos…” para el uso de equipamiento letal, armas de fuego y sus municiones, hasta el punto de que “… ese muchacho (Javier Osias Mora Ortiz) no sabía lo que tenía en la mano…”.
  4. Por la irrupción, consolidación y operatividad de la corrupción en los cuerpos de policía; hasta el punto de una reconocida actividad de “… las mafias de extorsión, secuestro y sicariato…”
  5. Por la penetración en “… los cuerpos policiales de Venezuela…”, con “… la existencia de comisarios e inspectores jefes al frente de ‘bandas mafiosas’ y ‘una banda de policías que mata policías’…”
  6. Y sobre todos esos cuatro seleccionados y gravísimos puntos citados, operando está la deficiencia en el “… mando en los funcionarios…”

Otras responsabilidades

Avanzando sin inconvenientes mayores, las cifras hacia los 300.000 asesinatos en tres lustros y con una tasa de impunidad no menor del 97%[vii].

Pero donde el Ministerio Público, logra sus mejores marcas en la garantía de impunidad para los criminales del régimen, son en los casos de asesinatos de civiles desarmados en las supuestas “operaciones materiales de policía”

El muy especializado desempeño fiscal en todos y cada uno de esos casos y sólo cuando la alarma y la presión de la opinión pública se hace presente, que batallan para mantener esas causas penales, ancladas exclusivamente en el citado tercer nivel de responsabilidad criminal.

Jamás en ninguno de los casos atendidos por el Ministerio Público, un jefe intermedio de una unidad policial autora de crímenes contra civiles desarmados, mucho menos un jefe del nivel superior, ha sido siquiera citado a rendir información[viii].

La tarea de la Defensoría del Pueblo, haya estado en manos de Gabriela del Mar Ramírez Pérez, lo sea hoy en manos del abogado Tarek William Saab Halabi, se ha resumido a una descarada defensa del régimen; hasta el punto de que, su actual titular abiertamente tanto apoya la Resolución 8610 emitida por el Ministro de la Defensa, para el uso de equipamiento letal contra civiles desarmados en manifestaciones públicas, como asegura su personal intervención en la elaboración de un articulado anexo que aclare puntos oscuros.

Por último, el significativo detalle de esta apresurada reclusión del PNB Javier Osias Mora Ortiz, el presunto autor del disparo que mata a Kluivert Roa, enviado sin juicio, al Centro Penitenciario de Occidente, conocido como, Cárcel de Santa Ana.

  1. Conocida también es, la estrecha relación entre la ministro de cárceles, María Iris Varela Rangel con los distintos pranes que, en los hechos, mantienen por la fuerza de las armas, el control internos de los recintos carcelarios en Venezuela.
  2. El silencio de Javier Osias Moro Ortíz, está garantizado.
  3. Garantizado queda también, so pena de muerte, cualquiera sea su potencial argumentación en descargo, en caso del ejercicio de una verdadera defensa.

Referenciales

  • “… No se puede imputar responsabilidad a un superior, por los actos de sus subordinados si realizando todos sus deberes como tal y aplicando las debidas acciones preventivas o correctivas, no pudo evitar actos cometidos por sus subordinados…”[ix]

Bajo esa premisa, toda la estructura de mando por sobre Javier Osias Moro Ortíz, debería comparecer para documentar todas y cada una de las órdenes y sus derivados Actos Administrativos que en su momento emitieron, cada quien a su nivel, para atender al menos cuatro puntos:

  1. Corregir los entuertos y las severas deficiencias en la selección de los prospectos y candidatos a ser entrenados por la UNES.
    1. Comprobar y corregir todas las deficiencias de la formación
    2. Comprobar y corregir en los entrenamientos teórico–prácticos del personal en el conocimiento y uso de armas, municiones y otros equipos letales
    3. Investigar e identificar hasta sacar de los cursos a los “homicidas y vendedores de drogas”
  2. Investigar, identificar, destituir y someter a juicio a todos y cada uno de los funcionarios sospechosos de formar parte de bandas al interior de los cuerpos policiales bajo su mando.
  3. Investigar, identificar, destituir y someter a juicio a los mata policías
  4. Estructurar la funcionalidad material de los mandos intermedios policiales

Tomando en cuenta que en la instauración y funcionamiento del llamado Nuevo Modelo Policial Humanitario UNES, por las razones que pudieren ser alegadas, los escalones intermedios de una estructura piramidal de mando y conducción, fueron eliminados o no se cumplen las tareas propias a mandos intermedios y en línea; por tanto, esa función, si se ejerciere, la atienden directamente los mandos superiores o de primer nivel.

¿Podrán documentarlo cada uno de los responsables juramentados en ese nivel superior de mando, al menos en este particular asesinato de Kluivert Ferney Roa Núñez?

Conclusión

Diapositiva143En cualquiera fuere la investigación y el juicio imparcial. dentro o fuera de fronteras, quedarían así al desnudo todos y cada uno de los responsables y verdaderos autores de los siete asesinatos seleccionados para el comentario; especialmente, el del menor Kluivert Ferney Roa Núñez.

Todos, en el antes, el durante y el después, como queda sustentado, no han estado ni están, tan ocultos tras su muy elaborada tramoya de complicidades.

 

 

[i] Indiscutible, sobre el terreno, la más experimentada pieza de seguridad con la que cuenta el régimen; con entrenamiento en la Escuela de Formación de Oficiales de la Fuerzas Armadas de Cooperación (Efofac); en la Escuela de Formación de Oficiales de la Policía Metropolitana; diplomado como Técnico Superior en Tecnología Policial; con experiencia sobre la tarea policial puesto que dirigió por años el Comando Táctico de Apoyo (CETA) para Operaciones Especiales de Alto Riesgo y luego, como jefe de misión especial presidencial para la custodia de la Presidente de Nicaragua Violeta Chamorro; Diputado electo a la AN y además, como ideólogo/organizador/coordinador del Colectivo 5 de Marzo, aunque, en ese caso, mantiene prudencial distancia y públicamente no participa en sus actos.

[ii] PNB, GNB secuestradores detenidos

[iii] De manera voluntaria o forzada, declaración que se hace de lo que sabe sobre algo; la memoria o el relato de las propias experiencias.

[iv] Setenta y cinco (75) años de ininterrumpida actividad, ya profesionalizada y cuya inicial decisión Administrativa que la crea, se ubica el 17/09/1936, con el Decreto de la Escuela de Formación de Agentes de Seguridad Pública y con el Decreto Orgánico del 04/08/1937, que crea el Servicio Nacional de Seguridad, dependiente del Ministerio de Relaciones Interiores.

[v] La propia Ministro Carmen Teresa Meléndez Rivas, desde su despacho en Interiores, llegó en un momento a señalar que no sólo la bala sino también la escopeta, eran de goma.

[vii] Por cada cien (100) asesinatos la policía sólo logra la detención de siete (7) sospechosos que la FGR lleva ante tribunales, de ellos, sólo tres (3) casos la capacidad técnica de las imputaciones del Ministerio Público, logra sentencia condenatoria.

[viii] Miguel Eduardo Rodríguez Torres, Ministro del Interior y jefe directo de algunos de los autores de asesinatos en febrero de 2014, jamás compareció en ninguno de los tiempos en el desarrollo de esas causas penales.

[ix] Edelmira González Ortíz, Leidy Manuela Lozada Benítez; Universidad Militar Nueva Granada, Facultad de Derecho, Bogotá, 2010