20.000 días en “Guerra de IV Generación” [i]

 

 

Y las violaciones y crímenes que Miguel Rodríguez Torres[iii] ejecuta por instrucciones de Raúl Castro Ruz

Rafael Rivero Muñoz

Caracas, 24/04/14

@rarmuz

 

 

  • MG Miguel Eduardo Rodríguez Torres

    MG Miguel Eduardo Rodríguez Torres

    “… Los agentes de dentro son oficiales enemigo que ponemos a nuestro servicio… hay hombres ilustres que han sido privados de sus cargos; otros que han cometido errores y han sido castigados. Hay sicofantes y favoritos ávidos de riqueza… Existen los que tienen dos caras, los cambiantes y engañosos y los oportunistas… debes velar secretamente por su prosperidad, recompensarlos liberalmente con oro y seda y de esa manera lígalos a ti…” Sun Tzu Siglo V AdC

 

 

 

 

 

En todas sus aventuras guerreras del siglo XX en África –ni siquiera en Angola–, en sus programadas masacres de civiles, contó Fidel Castro Ruz con un oficial general nativo de la nación invadida, que asumiera tan a la ligera el mando supremo para la ejecución de las tareas sucias; aquella de atacar y asesinar a sus propios connacionales en beneficio de los intereses geopolíticos de Cuba.

Para aquella época, una ventaja comparativa explotó a su favor, no se había redactado ni promulgado aún el Estatuto de Roma, menos aún, existía una Corte Penal Internacional.

Y henos aquí, que en la Venezuela del siglo XXI, el relevo de Fidel, Raúl Castro Ruz, en plena vigencia del citado instrumento jurídico internacional, cómodamente, sin exponerse en lo personal a investigaciones, menos aún a condenas de cárcel, seleccionó y cuenta con un mentecato al mando de las unidades militares desplegadas en Venezuela, que le garantizan mantener el control del poder político.

El mayor general del Ejército venezolano, Miguel Eduardo Rodríguez Torres, graduado en una Escuela Militar, con más de 20 años de experiencia y quien, habiendo asumido la tarea y en el lance, en una tras otra acción, una y otra vez contra la población civil desarmada se desempeña sin limitaciones.

En esa ausencia de limitaciones, incurre en calificadas y precisas conductas de comandante superior de las unidades desplegadas en combate, que, salvo prueba en contrario, podrían ser perfectamente definidas y calificadas como expresamente contrarias a los Convenios de Ginebra de 1949 y sus Protocolos adicionales; además en acciones sujetas a los términos que calificarían los crímenes derivados, dentro del concepto de Lesa Humanidad[ii]

Esta guerra de 20.000 días de Cuba contra Venezuela, cuya primera etapa fue de derrotas sobre Cuba y de victorias militares de Venezuela durante ocho continuados lustros; cambió a una segunda fase eminentemente política, a partir de la elección y toma del poder de Hugo Rafael Chávez Frías, 1999, con las victorias de Cuba y las determinantes derrotas sobre Venezuela.

Guerra

Pero en este final de su tercer lustro de continuidad revolucionaria, por necesidades geo–estratégicas de Cuba, ésta debe de nuevo hacer un rápido y drástico viraje para abandonar el ámbito de la política; y quizás poniendo en peligro sus victorias de estos tres últimos lustros, debe regresar al desempeño estrictamente militar; justamente, aquel de sus conocidas derrotas y eso, porque está severamente presionada por dos razones:

  • a)   Sacando del juego Hugo Rafael Chávez Frías, Cuba se tropieza ahora con la incapacidad de su sucesor el tal Nicolás –el de la forjada identidad por el G2–; éste, a pesar de contar con todo el poder concentrado en Miraflores; con la destrucción de la FAN; con el total repliegue de la dirigencia y militancia de los viejos partidos y con el repliegue y la conducta casi de anomia de la sociedad civil organizada, no ha logrado, ni parece logrará, consolidarse en el mando; menos, con el indispensable dominio definitivo y absoluto sobre el total de la población y del territorio que le garantice a Cuba los términos de continuidad en el control del poder político, militar y económico.
  • b)   Frente a una creciente y cada vez más atrevida oposición de calle y en la calle, que se reveló, desconoce y se niega a jugar en ese tolerado y controlado campo de acción pautado por el régimen y por sobre los viejos y derrotados partidos políticos; que por el mensaje y la acción sostenida en antes, durante y después del 12/02/2014, comienza por erosionar los soportes de las indiferencias y llamando la atención levanta entusiasmos; y en esa escalada de circunstancias, se hace indispensablemente necesario, la neutralización, el apabullamiento, aplastamiento y hasta la brutal extinción total, de esa oposición de calle y en la calle; eso, como irrenunciable prioridad militar primero, política después, tanto para la culminación como para consolidación definitiva de la victoria y de la perpetuación del control de Cuba sobre Venezuela.

Tres características

Dentro de esas peculiaridades, tres particularísimas características que la han calificado y que la mantienen ahora más que nunca en la clasificación de Guerra No Convencional[iv] o, como fue citado, de Guerra de Cuarta Generación:

a) Iniciada a partir de febrero de 1959, no declarada oficialmente, mas no por ello menos letal[v] o limitada por alguna sea la circunstancia.

b) En esta su tercera etapa, de retorno y circunscrita a lo militar, se lleva adelante y ya definitivamente, contra una creciente, desafecta y cada vez más audaz población civil desarmada, que se resiste y reta sobre el terreno a la dominación cubana.

c) Sobre el terreno militar y bajo mando y conducción superior de Cuba, la cara visible, Miguel Eduardo Rodríguez Torres, despliega y hace ilimitado uso sobre territorio de Venezuela, de tres tipos de contingente como fuerzas de combate; grupos de efectivos comprometidos que podemos perfectamente separar e individualizar:

  1. Personal nativo formado e integrante de la ahora denominada Fuerza Armada Nacional Bolivariana con sus cuatro componente –Ejército, Marina, Aviación y Guardia Nacional– y de la Policía Nacional de Venezuela, cuyos mandos superiores –activos y relevos–, fueron expresamente seleccionados y promovidos en su momento por Hugo Rafael Chávez Frías, tomándolos expresamente de los últimos puestos de calificación en sus respectivas promociones y desempeños profesionales y que, despojados de todos los referente al mérito, ejercen el comando –superior, medio y en línea– de las unidades militares y en función de unos objetivos ajenos y opuestos a los de Venezuela, bajo el soterrado mando, la conducción y las instrucciones de oficiales militares de Cuba destacados en Venezuela.
  2. Contingente de tropas de asalto de Cuba; para la ejecución de operaciones especiales y terroristas; uniformadas o no e integradas o no a las regulares del punto anterior pero, bajo control, mando y conducción paralela y directa de oficiales superiores cubanos sitos en Venezuela.
  3. Contingente de civiles armados y pertrechados con medios de guerra –delincuentes, libres o encarcelados, incluidos–, como tropas paramilitares mercenarias, bajo control, mando y conducción paralela y directa de oficiales del G2 cubanos, sitos en Venezuela.

No declarada, pero es una guerra

Baste para ello tomar como referencia las expresiones de Nicolás, al llamar a unas conversaciones de paz; si ello es así, es porque existe una guerra y si existe una guerra, no declarada pero no por ello menos letal, uno de los bandos en conflicto, el de Nicolás y por las razones que fuere, ha decidido hacer el llamado para iniciar conversaciones de paz.

Mientras, en el conflicto bélico que sobre el terreno dirige Miguel Eduardo Rodríguez Torres, tres violaciones a los términos de la guerra, podemos individualizar:

  • 1. Los ataques contra la población civil desarmada, participante o no en reuniones, manifestaciones o expresiones colectivas
  • 2. El uso intensivo de mercenarios, que no son efectivos adscritos ni a los componentes de la FANB ni a las unidades militares del país atacante, Cuba.
  • 3. El uso de proyectiles que ocasionan daños y sufrimientos innecesarios y cuya masa y fragmentos no peden ser detectados por Rayos X

Tres ejecutorias de las fuerzas desplegadas en combate contra la población civil desarmada, que entran directo en conflicto o contravención de normas del Derecho Internacional Humanitario:

  • 1. Convenios de Ginebra sobre la protección de personas civiles en tiempo de guerra, del 12/08/1949
  • 2.Convención Internacional Contra el Reclutamiento, la Utilización, la Financiación y el Entrenamiento de Mercenarios; del 31/12/1990
  • 3. Convención sobre Prohibiciones o Restricciones del Empleo de Ciertas Armas Convencionales que puedan considerarse excesivamente nocivas o de efectos indiscriminados, su Protocolo sobre fragmentos no localizables (Protocolo I) Ginebra, 10/10/1980.

Los hechos en el tiempo

Indiscutiblemente, que las tres determinantes del “Sistema de Conciliación de Élites” (Rey); evasión al conflicto, ley del menor esfuerzo y ausencia de rendición de cuentas, pasaron factura y tienen importante cuota en esta conducta de los herederos de la generación de 1928, quienes en el juego de esas tres variables perdieron el camino y hoy antes las drásticas evidencias, no les queda más que ignorar el tema de la guerra puesto que, reconocerla como tal, les señala como primeros responsables, no por el hacer sino por “todo lo contrario”(CAP): por el dejar de hacer.

Baste para comprobar la situación de guerra y hasta certificar la calidad, la cantidad y la sostenida e invariable continuidad en espacio/tiempo del voluntario y expreso esfuerzo bélico de Cuba contra Venezuela –sin entrar en muchos detalles–, hacer un simple listado y citar sólo algunas de las más letales operaciones bélicas; separadas o distinguidas por cada una de las modalidades que se consideran e incluyen en la expresión técnica de Guerra de Cuarta Generación y que, salvo prueba en contrario, la identificaron y la identificarán sin dudas bajo esa denominación y ante cualesquiera sean los foros o instancias de discusión.

Si se ignora la historia, esa misma historia condena

Ningún funcionario en tareas de mando y conducción política y militar de los asuntos de seguridad del Estado en Venezuela, antes, durante y después de la llegada de Hugo Rafael Chávez Frías al poder, podrá jamás, técnicamente, alegar que no conoce, que no fue instruido, que se le olvidó o que no tuvo en cada uno de esos tres momentos, accesos directos a todos y cada uno de los detalles de esta cruda historia de una Guerra de Cuarta Generación que, sin haber sido oficialmente declarada, sin embargo, en 20.000 días ha tenido y sigue teniendo una invariable y sostenida continuidad; eso, desde el mismo y a partir del momento en que Rómulo Ernesto Betancourt Bello, aquel febrero de 1959, en reunión privada, desechando tajante la propuesta y parándose de su asiento, humillara a Fidel Castro Ruz al solicitarle el abandono del recinto.

Que se alegue ignorancia es una cosa, que tenga validez política, jurídica y técnica –y mucho menos en la profesión militar–, en cualesquiera sean las instancias, es otra.

Parodiando a Jorge Ruiz de Santayana: “… Los que no pueden recordar el pasado están condenados a repetirlo…”

Las imágenes y sus millones de palabras… de muertos y de destrucción

GIVG Decisión de Fidel Castro Ruz

GIVG Decisión de Fidel Castro Ruz

GIVG Guerra Popular

GIVG Guerra Popular

 

 

 

 

 

 

 

 

GIVG Guerrilla

GIVG Guerrilla

GIVG Invasión Fuerzas Expedicionarias

GIVG Invasión Fuerzas Expedicionarias

 

 

 

 

 

 

 

 

GIVG Asonada Militar

GIVG Asonada Militar

GIVG Terrorismo

GIVG Terrorismo

 

 

 

 

 

 

 

GIVG Terrorismo

GIVG Terrorismo

 

 

 

 

GIVG Guerra Psicológica

GIVG Guerra Psicológica

 

 

 

 

[i] Guerra de IV Generación: Concepto acuñado por William Lind (1986); comprende Guerra de Guerrillas, Guerra Asimétrica, Guerra de Baja Intensidad, Guerra Sucia, Terrorismo de Estado y sus Operaciones Encubiertas, Guerra Popular, Guerra Civil, Terrorismo y el Contra–terrorismo. Se refiere a un conflicto violento donde no existe un frente determinado ni operaciones militares convencionales; lo califica una gran desproporción entre las fuerzas militares y las políticas de los bandos implicados, que les impone a ambos, medios ajenos a la acción militar regular o convencional y se desarrolla en combinaciones temporales en paralelo, entre acciones políticas y acciones militares, con participación y efectos directos y de expresos efectos deseados de y en la población civil como objetivo militar.

[ii] Crímenes de lesa humanidad: Artículo 7 Estatuto de Roma:

“… cualquiera de los actos siguientes cuando se cometa como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil y con conocimiento de dicho ataque: Asesinato… Exterminio… Esclavitud… Deportación o traslado forzoso de población… Encarcelación u otra privación grave de la libertad física en violación de normas fundamentales de derecho internacional… Tortura… Violación, esclavitud sexual, prostitución forzada, embarazo forzado, esterilización forzada u otros abusos sexuales de gravedad comparable… Persecución de un grupo o colectividad con identidad propia fundada en motivos políticos, raciales, nacionales, étnicos, culturales, religiosos, de género u otros motivos universalmente reconocidos como inaceptables con arreglo al derecho internacional… Desaparición forzada de personas… El crimen de apartheid… Otros actos inhumanos de carácter similar que acusen intencionalmente grandes sufrimientos o atenten gravemente contra la integridad física o la salud mental o física…”

[iii] Estatuto de Roma:

Artículo 28 Responsabilidad de los jefes y de otros superiores

… a) “… El jefe militar o el que actúe efectivamente como jefe militar será penalmente responsable por los crímenes de la competencia de la Corte que hubiesen sido cometidos por fuerzas bajo su mando y control efectivo, o su autoridad y control efectivo, según sea el caso, en razón de no haber ejercido un control apropiado sobre esas fuerzas…

… b) No hubiese adoptado todas las medidas necesarias y razonables a su alcance para prevenir o reprimir su comisión o para poner el asunto en conocimiento de las autoridades competentes a los efectos de la investigación y enjuiciamiento…

Artículo 30 Elemento de intencionalidad

… En relación con una conducta, se propone incurrir en ella…

… En relación con una consecuencia, se propone causarla o es consciente de que se producirá en el curso normal de los acontecimientos…”

[iv] Guerra no convencional, el primer gran objetivo es despojar al enemigo de su voluntad de resistencia y de ataque –aún contando con esas capacidades–, ocasionarle los más grandes daños, previos al subyacente y subsecuente objetivo de esa modalidad de guerra: la rápida ejecución del definitivo ataque convencional. Así, intenta lograr mediante la aquiescencia de una de las partes del conflicto existente, la rendición; en las fuerzas desplegadas y objetivos tácticos, no se definen bien o son secretos los objetivos, sembrando la impronta de que la paz y la seguridad no son posibles sin concesiones; esas tácticas y las armas, buscan, mediante el terror, disparar e intensificar un entorno de miedo para imponer la sumisión del cuerpo político. En su escalada, rebajando los estándares de vida civiles, siembra la precariedad en las libertades al asociarla con las grandes demandas de seguridad; en paralelo, la contracción económica es asociada a los costos de la guerra. Siembra la desesperanza, el miedo y la depresión hasta alcanzar la desintegración de la moral lacerada por los medidos y continuos ataques o asaltos.

[v] Aunque citados en otras notas, necesario es listar detalles de las acciones más criminales de ese desempeño bélico de Cuba contra Venezuela: 1) “El Barcelonazo” 26/06/1961, alzamiento Cuartel Pedro María Freites de la ciudad de Barcelona, estado Anzoátegui, liderado por el Mayor Luis Alberto Vivas y los Capitanes Rubén Massó, José Gabriel Marín y Tesalio Murillo; 2) “El Porteñazo” 02/06/1962, sublevación de la Base naval de Puerto Cabello, estado Carabobo, liderado por Manuel Ponte Rodríguez, Pedro Medina Silva, Víctor Hugo Morales; 3) “El Carupanazo” 04/05/1962, alzamiento del Batallón de Infantería de Marina Nro. 3 y el Destacamento Nro. 77 de la Guardia Nacional, acantonados en Carúpano, estado Sucre, liderado por Jesús Teodoro Molina Villegas; Pedro Vegas Castejón; Héctor Fleming Mendoza, Octavio Acosta Bello; los desembarcos por costas marítimas al mando del famoso general de brigada Arnaldo Tomás Ochoa Sánchez; 4) junio de 1966 en Chichiriviche, estado Falcón, con Luben Petkoff Malec a la cabeza; luego en mayo de 1967 por 5) La Invasión de Machurucuto. El 8 de mayo del 1967, Machurucuto, estado Miranda, con Héctor Pérez Marcano, Moisés Moleiro, Américo Silva, Eduardo Ortíz Bucarán, bajo el mando de oficiales cubanos, entre otros, Silvio García Planas, Harley Borges; luego desembarco en el 6) Cocal de los Muertos 08/05/1967, al oriente de Machurucuto, para incorporarse al frente El Bachiller de Fernando Soto Rojas “Ramiro”, Manuel Gil Castellanos, Pedro Cabrera Torres; para algunos expertos, 7) “El Caracazo”, 27/02/1989, que desde nuestra perspectiva, se inicia con el drástico y determinante abandono de Comando de Policía Metropolitana, por el general (GN) Rafael León Orsini y su Estado Mayor; 8) el Golpe de Estado en 1992, con Hugo Rafael Chávez Frías, en febrero y luego otro, 9) en noviembre, con Hernán Evencio Grüber Odremán, a la cabeza.

 

Entre las fuentes consultadas para la elaboración de los cuadros, están, los escritos del general Angel Vivas, registros de Los Cinco de Línea, comentarios y reseñas de Héctor Pérez Marcano.

Anuncios

Acerca de rriverom
http://www.home.earthlink.net/~accioncivica/ http://twitter.com/#!/rarmuz

5 Responses to 20.000 días en “Guerra de IV Generación” [i]

  1. Pingback: FIM tercia sin haber identificado a cabalidad los contendientes | Rafael Rivero Muñoz

  2. Pingback: Avasallamiento[i], y es a la “Vinagreta” I/II | Rafael Rivero Muñoz

  3. Pingback: Revolución: Guerra más devastadora que la Independencia y la Federal | Rafael Rivero Muñoz

  4. Pingback: Destruye su Ejército y tendrás su petróleo | Rafael Rivero Muñoz

  5. Pingback: Pueblo socialista la “Multitud Promiscual”[i] de la colonia | Rafael Rivero Muñoz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: