“La mano que mece la cuna” en Miraflores

 

Fidel Castro Ruz a partir de 1959 tuvo ojos, oídos y ejecutorias en el Palacio y hoy su sustituto ejerce el mando

 

Rafael Rivero Muñoz

Caracas, 25/01/16

 

 

 

 

 

  • “… Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo…”

Abraham Lincoln (1808-1865)

 

Diapositiva061

 

Sobre el minuto 25 y 40 segundos de su primer Discurso de Memoria y Cuenta por ante la recién electa e instalada Asamblea Nacional (15/01/16), el colombiano Nicolás –quien se hace llamar Nicolás Maduro Moros[i]–, sustituto para Miraflores impuesto por Fidel Castro Ruz a Hugo Rafael Chávez Frías, cita y arroja sobre el tapete, la tan cacareada “Pacificación”.

Diapositiva072Esa “Pacificación”, se inició cuando Nicolás tenía apenas 6 años y deambulaba con sus pares por las calles de su ciudad natal, Cúcuta.

Pero se refirió Nicolás, a ese trascendente evento político que sería substancialmente definitivo, y no por azar, para la ulterior implementación en las ejecutorias y sus derivados, que sustentaron y brindaron la oportunidad y el firme piso de continuidad al rechazado objetivo geopolítico definido por Fidel Castro Ruz, en aquellos doce vocablos de su propuesta a Rómulo Ernesto Betancourt Bello, en aquella audiencia privada el primero de febrero de 1959 en Miraflores:

  • “… Tu con tu petróleo y yo con mi revolución, dominaremos el mundo…”

Tómense con pinzas los tres vocablo básicos dichos por Fidel Castro en Miraflores en aquella propuesta de febrero de 1959, trasládelos al calco y en el mismo orden cuarenta años después, a febrero de 1999 con Hugo Rafael Chávez Frías en ese mismo Palacio de Miraflores y observará lo que, en indiscutibles términos polemológicos, tanto definiría con precisión quirúrgica los objetivos bélicos, como identificaría los múltiples y variados desempeños político–militares en función de sus resultados; son éstos, sin duda, los términos de una guerra no declarada, pero no por ello menos letal y expresamente destructiva.

La política por otros medios

Fidel Castro Ruz, controlando los flujos de divisas y del “petróleo” –producción, comercialización y disponibilidad financiera venezolana–, su objetivo expreso, no sólo se aseguró el financiamiento de por vida para su paupérrima Cuba, sino que, parado sobre los sólidos e ilimitados flujos líquidos de dólares propiedad de los venezolanos, distribuyó, compró y aseguró en el concierto internacional de naciones, los empeños y desempeños geopolíticos de su “revolución” y así, logró e impulsó su personal y no compartido “dominio”, sobre los manipulables votos de los gobiernos continentales latinoamericanos y los propios, a todos y cada uno de los mini–Estados del Caribe.

Se podría hasta retar a cualquier estudioso y/o experto en polemología, para que aplicando las elaboradas metodologías de esa su especialidad, lograra desconectar, separar, desvincular científica y radicalmente, la continuidad en el tiempo y en la relación directa en los derivados políticos y geopolíticos de ese citado conflicto bélico.

Materilizados en esos dos cruciales eventos citados y desarrollados en una constatada distancia en el tiempo, uno en febrero de 1959 y el el otro en febrero de 1999; en 480 continuados meses.

diapositiva11

diapositiva2Una guerra de 20.805 días, que si bien en un 70% del lapso contemplado, Venezuela y su FAN derrotarían –dentro y fuera de sus fronteras– a Cuba una y otra vez; en el resto del mismo lapso 30%, Venezuela sería derrotada y “dominada” y hoy, con Nicolás en Miraflores y las FANB como ejército de ocupación, sin una solución de continuidad, mantienen a los Castro en el poder y a la paupérrima población de Cuba; justo, con los dólares venezolanos derivados del petróleo y para la imposición y el dominio de los intereses de los Castro, de Cuba y de los cubanos.

La “Pacificación”

Se refirió Nicolás, a un trascedente evento que en definitiva y no por azar, sobre cuyas ejecutorias y derivados, sin solución de continuidad, se incorpora a los seis trascendentes períodos presidenciales en los que, se evidencian las determinantes condiciones para el dominio y predominio de “la mano que mece la cuna” en la propia oficina, el escritorio y la silla presidencial en el Palacio de Gobierno en Venezuela: Miraflores.

Siempre ha sido de interés buscar, revisar y concatenar, toda esa secuencia sostenida de eventos socio–políticos, militares y de seguridad de Estado, sobre los que se hundieron los pilotes, se vaciaron los cimientos y se levantaron las columnas sobre las que se estructuró esta humillante y definitiva derrota político–militar de Venezuela.

Destinada ésta, a la destrucción y ruina de Venezuela como Estado –territorio, población y gobierno–, tanto por la mecánica de imposición y consolidación de la venganza del triple humillado Fidel Castro Ruz, como por la priorización, cualitativa y cuantitativa, de los intereses de Cuba y de los cubanos, por sobre y en expreso detrimento de Venezuela y de los venezolanos.

La subversión armada o guerrillas

Iniciados los movimientos armados al interior de Venezuela siguiendo el ejemplo de Fidel Castro Ruz, pretendieron llegar al poder por la misma vía armada pero, en apenas dos años, ya para 1961, comienza a imponerse la realidad y entre la dirigencia de la subversión empieza el repliegue y desmontaje de la guerrilla: “… Teodoro Petkoff, Freddy Muñoz, Pompeyo Márquez, Eloy Torres, Germán Lairet y “Caraquita” Urbina…”, firmarían la expulsión de Douglas Bravo ­–quien permanece alzado en armas– del Partido Comunista.

Diría Teodoro Pertkoff Melec: “… Caldera en 1969 y jugando sobre seguro porque asumió la seriedad en las decisiones del Partido Comunista, libero a los guerrilleros presos y legalizó el Partido Comunista, en un proceso que él llamó “Política de Pacificación”…”

1961, la fecha que para Teodoro Petkoff Melec marcó el inicio del desmantelamiento de la lucha armada; sin embargo, para el 20 de noviembre de 1961, ya Rómulo Betancourt tenía en sus manos, las evidencias de la intervención de Fidel Castro Ruz en el proceso de violencia letal y de desestabilización contra Venezuela y rompe relaciones diplomáticas con Cuba; el 15 de enero 1963, se captura en Caracas un depósito de armas que habían sido enviadas por Fidel; el cuatro de noviembre del mismo año, mientras son desembarcadas, se capturan en Paraguaná cuatro toneladas de armas enviadas por Fidel.

El 1967, el cuatro de marzo aparece el cadáver de Julios Iribarren Borges en la inmediaciones de Pipe; había sido secuestrado cuatro días antes, luego torturado, tiroteado y abandonado a la intemperie; el 06/03/1967 el diario Gramma de Cuba, publica las declaraciones de Elías Manuitt Camero quien señala que esa fue una operación ordenada a las FALN; el 13 del mismo mes y año, en su discurso en las escaleras de la Universidad de La Habana Fidel Castro Ruz dice “… conocida figura pública de Venezuela, Julio Iribarren Borges, hermano del Ministro de Relaciones Exteriores, desapareció hoy en circunstancias misteriosas… Julio Iribarren Borges, desaparecido desde el miércoles por la mañana, fue hallado muerto a unos 24 kilómetros de Caracas…”

Cuba al mando

Diapositiva005Alguien ¿podrá poner en dudas el específico y articulado mensaje de Fidel Castro Ruz el 13/03/1967?: a) Gramma diario oficial publica las declaraciones de un venezolano en La Habana; b) Elias Manuitt Camero, responsable de las fuerzas guerrilleras autoras del crimen FALN declara; c) Fidel Castro Ruz, puntualiza el vínculo entre la ruptura de relaciones diplomáticas y la expresa acción bélica con el secuestro y asesinato de Julio Iribarren Borges y recuerda es el “… hermano del Ministro de Relaciones Exteriores…”

Para la fecha que Reinaldo Leandro Mora entrega La Palomera a la administración de Remberto Uzcátegui Bruzual, todavía las guerrillas financiadas, armadas y comandadas por Fidel Castro Ruz, siguen en plena operación:

  • 08/06/68 emboscada de la guerrilla a unidad de la FAN en Pueblo Nuevo de la Sierra Diapositiva005
  • 02/02/69 emboscada de la guerrilla a unidad de la FAN en Quebrada Monagas
  • 23/09/69 emboscada de la guerrilla a unidad de la FAN en La Batea
  • 24/06/69 emboscada de la guerrilla a unidad de la FAN alcabala Origen y Destino
  • 03/11/69 emboscada de la guerrilla a unidad de la FAN en El Tomate
  • 05/11/69 emboscada de la guerrilla a unidad de la FAN La Horqueta
  • 16/12/69 emboscada de la guerrilla a unidad de la FAN Hato El Terror
  • 11/02/69 secuestro del DC–9 Aeropostal Mbo/CcasDiapositiva007

Ningún jefe de servicios de seguridad en Venezuela, para la fecha del cambio de gobierno derivado de las elecciones de 1958, que pasa de Raúl Leoni a manos de Rafael Caldera, podrá jamás alegar su propia torpeza en su defensa.

Por las razones que fuere, desde la ignorancia hasta la complicidad, tenía que estar en cuenta y conocer los detalles de los desempeños de las huestes de Fidel Castro Ruz en territorio venezolano y contra los intereses de Venezuela.

Diapositiva004

Diapositiva006

La derrota

Por tanto los primeros y principales componentes de esta derrota de Venezuela frente a Cuba, arrancan con la definitivamente comprobada incompetencia de quienes en distintos lapsos de gobiernos y a partir de 1959, estuvieron al frente de los Servicios de Seguridad de Estado.

Primero, sustentando en el tiempo los intereses extranjeros, sobre esa, fuera ignorancia o fuera complacencia, que derivaría luego hacia una definitiva, expresa, voluntaria y determinante complicidad.

Es la indiscutible obra de los principales citados responsables; esos, quienes en uno y otro período o momento de los inicios de esta historia contemporánea, estuvieron al frente y dirigieron los destinos, en el hacer y en el dejar de hacer político y técnico, de todos y cada uno de los Servicios de Seguridad de Estado de Venezuela, civiles y militares.

Hoy la mayoría de esos responsables ya están muertos, otros si, vivos, pero sin una consciencia muy clara del asunto; sea porque aún están desconectados de una realidad que no supieron identificar en su momento; lo fuere después que lo comprendieron y viven sobre un ulterior y adoptado mecanismo para la evasión o, quizás, verdaderamente afectados, por los severos daños acumulados en sus procesos de memoria retrospectiva.

Truculencias de la suficientemente documentada y muy conocida pero, también, muy bien silenciada por sus Diapositiva012actores, historia dentro y en la periferia de la Seguridad del Estado en Venezuela, fuente indiscutible de los impuestos e inapelables derivados fueren éstos geopolíticos, lo fueren políticos, militares o de cualesquiera sean otros los géneros, operando en conjunto o por separado y sin solución de continuidad desde 1.959 y hasta la fecha de esta cita de Nicolás, objeto de este comentario:

La política de “Pacificación” de Rafael Caldera

El primer detalle a comentar, las imprecisiones en la cita de Nicolás, cuando confunde eventos de 1969 con otros diez años después, 1979.

Para el momento que cita el colombiano Nicolás, él tenía 6 años y jugaba con sus pares en las calles de Cúcuta; y ese proceso de negociaciones fue iniciado a instancia de algunos derrotados jefes guerrilleros y durante la Administración de Raúl Leoni Otero y estando en manos de su Ministro del Interior Reinaldo Leandro Mora, se le articularía la continuidad con Rafael Antonio Caldera Rodríguez quien, aprovechando la regalía circunstancial en esa coyuntura, la explotaría en los medios de comunicación como su obra personal bajo el título “Política de Pacificación”; su Ministro Interior Lorenzo Fernández, la llevaría adelante por órgano de la Oficina de Asuntos Especiales, al mando del abogado y experto en seguridad de Copei, Remberto Uzcátegui Bruzual.

Nicolás por las razones que pudiere aludir, ignora expresamente a Raúl Leoni Otero (AD) y cuando cita a Rafael Antonio Caldera Rodríguez (Copei), se refiere la fecha del evento (1969), pero cuando cita a Luis Herrera Campins, ignora que éste llegó a Miraflores diez años después (1979)

Obligatorio

Puntualizar, tratar de ser lo más detallado posible en el asunto puesto que, fue precisamente esa llamada pacificación, la que se convertiría en el eje sobre el que se articularon, para ese momento, las variantes para la construcción de las dos quijadas que luego serían movidas por los brazos de una gran tenaza; eso que no llegaron a percibir mucho menos identificar, aquellos responsables del área de Seguridad de Estado; veamos:

  1. Fue ese mal calificado, mal llamado y peor ejecutado “Proceso de Pacificación”, el momento en que las derrotadas huestes de “revolucionarios” venezolanos cooptados, asociados, entrenados, financiados, pertrechados y por ende, afiliados a los intereses y a las operaciones de guerra no declarada emprendidas por Fidel Castro Ruz contra Venezuela –luego de ser humillado en aquella reunión y propuesta aquel primero de febrero de 1959, por el recién electo presidente Rómulo Ernesto Betancourt Bello, en el Palacio de Miraflores– y pasarían a formar parte una programada nueva etapa de ejecutorias en función de los mismos objetivos de Fidel Castro Ruz.
  1. Y fue precisamente el momento en que, por las razones que pudieren ser alegadas, el experto Jefe de Seguridad de Copei, Remberto Uzcátegui Bruzual, además de excluir de investigaciones, juicios y condenas y de negociar impunidad y financiar a los rendidos guerrilleros, también y en paralelo, negociaría en iguales condiciones, con la cabeza de la estructura funcional de quienes, durante todo el lapso de Carlos Andrés Pérez como Ministro del Interior y de Raúl Leoni Otero presidente, se manejaron libremente sobre el terreno del combate militar, muy expresamente en el ámbito mediático, como los supuestamente mejores entrenados por la CIA y los más aguerridos combatientes anti–guerrilleros; eran las hueste del “Topo” de Fidel Castro Ruz y quien hasta ese momento era públicamente conocido como el Jefe de Seguridad y de Contrainteligencia del Ministro del Interior Carlos Andrés Pérez, el cubano Orlando Garcia Vásquez.

Las quijadas en Venezuela y los engrasados brazos de la tenaza en La Habana

No estamos al cabo de saber, si el experto Remberto Uzcátegui Bruzual, antes, durante o después de sus largas sesiones semanales, fuera en El Caney lo fuera en Aruba, tuvo o no la oportunidad para analizar y entender su irresponsable conducta en aquel proceso de “Pacificación”, donde, cómplice o ignorando la jugada, había negociado y financiado jugosamente con dineros del Tesoro Público, a los dos contrapuestos extremos de una misma guerra que manejaba desde La Habana y a su antojo Fidel Castro Ruz, contra Venezuela.

Por un lado a algunos especímenes del bando de los guerrilleros bajo mando del cubano general Arnaldo Ochoa Vásquez y por el otro, el de los anti–guerrilleros bajo el mando del “Topo” de Fidel Castro Ruz, ese sempiterno jefe de seguridad de Carlos Andrés Párez Rodríguez, el cubano Orlando García Vásquez.

A los primeros, a los “guerrilleros”, les ofreció y entregó impunidad, dinero en efectivo suficiente para acomodar sus vidas, becas en el exterior en un país de su selección; a los segundos, los “anti–guerrilleros” cubanos al mando de Orlando García Vásquez, a cambio de no ejecutar ninguna acción terrorista contra los intereses de Venezuela y de los venezolanos, dentro y fuera de sus fronteras, les mantendrían las credenciales oficiales, los sueldos y prebendas económicas, las oficinas, vehículos y hasta las armas y equipamientos para sus actividades anti–guerrilleras y sus negocios privados.

La deserción

Fue en pleno ejercicio de la presidencia de Raúl Leóni Otero, ya en comprobada y declarada derrota de la subversión armada que llamaban guerrilla, cuando se iniciarían las conversaciones de los Servicios de Seguridad de Venezuela, con algunos de los más connotados personajes de ese proceso, quienes, a cambio de sustanciosos pagos en efectivo, becas en el exterior y otras prebendas, cancelación de juicios penales por sus crímenes, decidieran abandonar la lucha armada y reintegrarse a la actividad de una política de y para civiles y no armada.

Precisamente, durante ese ya adelantado proceso, visto la aproximación de elecciones y la casi segura derrota de Acción Democrática con la llegada a Miraflores de Copei, que Reinaldo Leandro Mora, Ministro de Relaciones Interiores, superior al mando de esas iniciadas negociaciones con los “guerrilleros” y luego de acuerdos con representantes de Copei, decidiera la organización de la Oficina de Asuntos Especiales adscritas al Ministerio, para darle continuidad a ese proceso de desmantelamiento de los grupos de alzados en armas.

“La Palomera”

Designación con la que se conoció en medios policiales esa oficina, ya que sus instalaciones fueron habilitaras y ubicadas en la azotea del viejo edificio del MRI en la esquina de Carmelitas y donde había funcionado por años una palomera.

Copei designó para dirigir esa oficina de Asuntos Especiales al abogado Remberto Uzcátegui Bruzual[ii] y desde el mismo momento previo a las elecciones, asumió el mando y el manejo a su discreción de las partidas presupuestarias destinada a pagar a las demandas de los “pacificados” y de sus “perseguidores”

Cubanos toman Venezuela

Bien podríamos asumirlo como invasión, todo ese proceso que se inició en Venezuela sobre dos eventos políticos; la caida de Marcs Pérez Jimenez 1958 y el triunfo de la revolución en Cuba, con la salida de Fulgencio Batista y el ascenso al poder de Fidel Castro Ruz.

En Venezuela elecciones y el triunfo de Rómulo Ernesto Betancourt Bello, en Cuba la llegada al poder de Fidel Castro Ruz y su revolución.

En Cuba se inician los fusilamientos, las persecuciones y las incautaciones seguida de la estampida de cubanos Diapositiva073huyendo de la revolución, hacia Estados Unidos y a otros países el área. En Venezuela la instalación de un gobierno producto de acuerdos políticos para la gobernabilidad, con el Pacto de Punto Fijo.

Instalado en Miraflores, Rómulo Betancourt designa como su Ministro del Interior a su antiguo amanuense, Carlos Andrés Pérez Rodríguez (CAP), éste a su vez, ya eliminada la Seguridad Nacional y divididas las funciones de policía civil, fundada la Digepol, designa como director a Erasto Fernández y como Jefe de Contraintegencia[iii] a su incondicional el natural cubano Orlando García Vásquez[iv]; es decir el principal órgano de Seguridad de Estado quedó seccionado, una parte se ocuparía de los asuntos internos y la otra, directamente supervisada y dependiente de CAP, para los asuntos internacionales.

Fue en esa época de Ministro de Relaciones Interiores de Carlos Andrés Pérez durante el período de Rómulo Betancourt como presidente, cuando se inicia la importación de cubanos “entrenados por la CIA” para integrarse a la banda que organizaba Orlando García Vásquez en Contrainteligencia del MRI; entre los especializados especímenes traídos resaltan algunos nombres que se haría luego famosos por sus crímenes vinculados a las drogas, tráfico de armas, prostitución: Anthony Canavés “Tony Canavés”; Miguel García Montalvo “Mike Cabot”, Ricardo Morales Navarrete “Mono Morales”, Lazaro Rogelio Ugarte y de Bresslau “El triple cedulado”; Luís Clemente Faustino Posada Carriles “El Bamby”, por nombrar algunos.

Para los contratados cubanos, múltiples “bases de operaciones” fueron instaladas en distintos lugares en Caracas y ciudades del país, designados como centros para las operaciones de “contrainteligencia” de Orlando García Vásquez.

Fue a esos mismos “expertos” cubanos en el bando de los contra–revolucionarios a quien financiaría Copei durante el primer período de gobierno de Rafael Caldera, todos y cada uno de los citados como ejemplo, los veríamos luego estrechamente vinculados a las redes de tráfico de drogas, cocaína y heroína, tráfico de armas y lavado de dineros provenientes de actividades delictivas.

Fue precisamente el cubano Luís Clemente Faustino Posada Carriles “El Bamby”, quien en el período Caldera I sería designado en DISIP por Remberto Uzcáteguo Bruzual, como Jefe de la División de Contrainteligencia –la misma que organizó Orlando García Vásquez para CAP–; el mismo que una vez derrotado Copei por AD, ordenaría la fabricación de múltiples bombas incendiarias que colocó, para la fecha de la entrega del gobierno, en varios niveles y oficinas del edificio sede de DISIP e instalaría una ametralladora sobre la azotea y a la espera de unas supuestas unidades militares que llegarían a tomar el cuartel y someter a cárcel a los funcionarios.

Luis Clemente Faustino Posada Carriles, ya fuera de la DISIP, instadado en oficina privada en la Urbanización Las Palmas, como asociado en una agencia de investigaciones con el copeyano José Gabriel Lugo Lugo, sería el mismo operador a quien Orlando García Vásquez le ordenaría la ejecución de una de las más graves operaciones terroristas ordenadas por Fidel Castro Ruz para, en aquel momento, descalificar y eliminar a su más activo y declarado enemigo en acción, Orlando Bosh Ávila: La bomba en el avión de Cubana de Aviación[v].

No es ocioso recordar que luego de su fuga de Venezuela, Luis Clemente Faustino Posada Carriles, se radica en Centro América y se incorpora a las operaciones Irán–Contras bajo el mando del coronel Oliver North; justo coincide en medio del intercambio de armas por cocaína que tenía como base para la transferencia de cargas el Aeropuerto de La Habana; precisamente, incorporada esa variante de Irán Contras a la ya en curso operación de tráfico de cocaína pasando por La Habana, negociada años atrás por Fidel Castro Ruz con Pablo Escobar Gaviria del Cártel de Medellín y a cuyo control, había sido asignado por Raúl Castro Ruz, el héroe de Angola, el general Arnaldo Ochoa Sánchez[vi].

Fidel Castro Ruz desde Miraflores

Diapositiva079A menos que estemos en presencia de idiotas, resulta imposible admitir que un Jefe de Seguridad de Estado en funciones y su equipo de Inteligencia, no tengan en el antes, el durante y el después de los eventos, el tipo de información comentada.

Inadmisible que cubanos operadores al mando de Orlando García Vásquez, hayan sido nombrado en cargos directivos, uno de ellos Jefe de la División de Contrainteligencia del principal Servicio de Seguridad de Estado y que, luego, en el caso de éste, al ser identificado él y su pandilla como los autores materiales del atentado al Cubana de Aviación CU–T12011, haya sido negociada su fuga.

Sin temor a errar, como queda en los hechos comentados, a partir de 1959 con el recién electo gobierno, su Ministro del Interior Carlos Andrés Pérez, tiene como operador clave, al cubano Orlando García Vásquez; éste logra sobrevivir bajo el paraguas de CAP durante el lapso Raúl Leoni; se mantiene en condiciones operacionales durante el período Rafael Caldera; asciende, esta vez a Miraflores con CAP I; continua sus actividades sin mayores inconvenientes con Luis Herrera Campins, dado el retorno a las posiciones altas de Seguridad de Estado de los mismos con quienes negociara en tiempos de Caldera; mantiene actividades con Jaime Lusinchi quien a tenor designa al neoyorkino de origen cubano Rafael Rivas Galdos “Rafael Rivas Vásquez director de DISIP, y retorna Orlando García Vasquez a Miraflores con CAP II, cuando logra imponer su “sugerencia” con la invitación de su jefe Fidel Castro Ruz a Caracas, organiza recolección de 911 firmas de venezolano para el “Manifiesto de Bienvenida a Fidel Castro”, contrata la publicación en El Nacional del primero y el 2001 del tres de febrero de 1989 y se encarga de todos los preparativos, seguridad y el manejo físico de las enormes cargas que trajo Fidel; además en el intermedio, deja sin información o engaña a CAP en el subsiguiente evento, cuando sale en la madrugada para el interior el 27 de febrero de 1989 (27F)[vii] y luego, sugeriría no prestar atención sobre denuncias y arrestos por sus superiores inmediatos contra el teniente coronel Hugo Rafael Chávez Frías; el interinato de Ramón J Velázquez sin inconvenientes mayores; regresa Caldera y regresan los mismo personajes en el área de Seguridad de Estado negociados en 1969; hasta que ya su jefe Fidel Castro Ruz en 1999, toma directamente las riendas de Miraflores, con la llegada del teniente coronel Hugo Rafael Chavez Frías y encargándose personalmente a partir de ese momento, de su manejo y dirección; Orlando García Vásquez por su parte, ya hizo su trabajo, cumplida su misión en Venezuela, se retira, viaja a los Estados Unidos hasta su muerte.

Puede entonces alguien tener dudas de la identidad de la mano que ha movido y mueve aún la cuna en Miraflores.

Allí están las determinantes desde donde se construyeron las estructuras para esta derrota de Venezuela, por la paupérrima Cuba y para satisfacer la venganza del triple humillado Fidel Castro Ruz.

La “Pacificación”, si bien se inició cuando Nicolás tenía apenas 6 años y deambulaba por las calles de su ciudad natal, Cúcuta; también es cierto, que sobre ella se construiría ese sólido puente que permitió la materialidad en el tránsito del objetivo de Fidel Castro Ruz desde su expresión verbal el primero de febrero de 1959 a su expresión político–militar final, cuarenta años después, con la llegada de Hugo Rafael Chávez Frías a Miraflores y la toma directa de las riendas de Venezuela en estos últimos 17 años.

Allí está la inseminación, gestación y parto, hasta la mayoría de edad, del cómo la paupérrima Cuba, derrotó y humilla a Venezuela; más que por sobre las capacidades político–militares de Fidel Castro Ruz, como queda en los hechos establecido y confirmado, sobre la mentecatez de quienes en un momento de esta cruda historia, tuvieron en sus manos las responsabilidades y mando de los Servicios de Seguridad de Estado.

 

 

[i] Aseguramos que Nicolás no puede ser reconocido por el apellido de su supuesto padre, Maduro ni por el apellido Moros de su supuesta madre. Siendo que, por Resolución Administrativa de la Arquidiócesis de Bogotá, el matrimonio de Maduro García Nicolás, nacido el 23/12/1927, con Moros Acevedo de Maduro Teresa de Jesús nacida en Cúcuta el 01/06/29, fue anulado y no existe documento alguno donde el referido Maduro García Nicolás citado como padre lo haya reconocido; en segundo término, siendo que, por las razones que pudieren ser alegadas, no existe ni jamás ha sido exhibida por ante ninguna instancia, una Partida de Nacimiento que, sin lugar a dudas, certifique que el citado Nicolás, haya sido parido por Moros Acevedo de Maduro Teresa de Jesús

 

[ii] Su experiencia en Seguridad Pública, conocida para ese momento, abogado y por un lapso relativamente corto, había sido Inspector General del Cuerpo Técnico de Policía Judicial bajo la dirección de Rodolfo Plaza Márquez; destituido por incompatibilidades, fue becado a Francia para su especialización, a su regreso se mantenía como el experto en seguridad de Copei.

[iii] Dúctil vocablo cubano, que nada tiene que ver con las funciones y si mucho con la captura y mantenimiento de posiciones claves de poder al interior de los servicios de policía en Venezuela; será el caballito de batalla para toda la banda de cubanos que a partir de ese momento y designación de Orlando García Vásquez, son llamados por éste e ingresarían en cambote a Venezuela.

 

[iv] Siempre ha sido objeto de mucha atención por sus derivados para Venezuela, ese ilimitado grado de influencia si no fuere de control, que ejerció Orlando García Vásquez sobre Carlos Andrés Pérez en todas las posiciones políticas y de gobierno que ejerció. Tal circunstancia, pudiere tener su origen, en unos eventos preparados en expreso por el propio Orlando García Vásquez y que tuvieron su inicio, desarrollo y derivados, en Costa Rica, para los momentos posteriores a la apurada salida de Carlos Andrés Pérez de Cuba. CAP es detenido y expulsado del país por segunda vez en 1952, viaja a La Habana y allí se une a Rómulo Betancourt también exilado; Carlos Prío Socarrás, presidente de Cuba, asigna escoltas de seguridad para Rómulo Betancourt, el jefe de esa unidad, Orlando García Vásquez. Betancourt pone en manos de CAP las relaciones con ese jefe de escoltas y se desentiende del asunto. Cuatro meses antes de las nuevas elecciones en Cuba, Fulgencio Batista derroca a Prío Socarrás y Betancourt tiene que salir de Cuba, CAP le sigue con Orlando García Vásquez; todos viajan a Costa Rica donde se radican. Pasado algún tiempo en ese país, Orlando García Vásquez le comunica a CAP, que habían llegado a Costa Rica dos cubanos con la misión de matar a Rómulo Betancourt; CAP le pide detalles del asunto y entre las informaciones que le suministra, afirma que no es de preocuparse porque él ya los tiene identificados y ubicados; luego en otro momento, convence a CAP para capturarlos y liquidarlos y así ejecutan la operación, se llevan ambos sujetos a uno de los tantos volcanes extintos –Costa Rica cuenta con no menos de cien volcanes extintos–, los matan y los lanzan desde el borde al fondo. La truculenta historia la cuenta el propio Orlando García Vásquez en una de sus tantas tertulias “confidenciales” con venezolanos vinculados a la seguridad. Allí, visto en el tiempo, se ubicaría el por qué CAP para donde fuera destinado, se llevaba a su sempiterno Jefe de Seguridad Orlando García Vásquez y de ser cierto, allí también pudiera estar ese por qué del control sobre al cual hicimos referencia. A colación viene aquel comentario que Rómulo Betancourt le hace a Ramón J. Velásquez sobre Fidel Castro Ruz, después de desechar la propuesta y suspender abruptamente la reunión del 01/02/59: “… Ese hombre es muy peligroso…” y allí estaría, también, el soterrado distanciamiento de Rómulo Betancourt de Carlos Andrés Pérez, por su conocido acercamiento a Fidel Castro Ruz.

[v] Poco se ha difundido el intríngulis no investigado sobre la tan famosa “voladura del avión cubano”. Un Douglas DC–8, matrícula CU–T1201, vuelo 455 CA, con un atraso de veinte minutos despega a las 17:15 para un trayecto de 3 horas 30 minutos, desde el aeropuerto Seawell/Bridgetown Barbados a La Habana; a 9 minutos del despegue a 18.000 pies, transmite el piloto “… Tenemos una explosión a bordo, estamos descendiendo inmediatamente!… Tenemos fuego a bordo… Solicitamos aterrizar de inmediato… Tenemos una emergencia total…”.una alarma de incendio a bordo, se precipita al mar; mueren 73 personas entre tripulantes y pasajeros. Cuando se observan las identidades no sólo de los operadores señalados en la investigación, también de quien ejercía el mando sobre la banda de cubanos, Orlando García Vásquez, Jefe de Seguridad de CAP II en Miraflores; el supuesto organizador Orlando Bosch Ávila; los preliminares de la operación terrorista; quien jugaba detrás de todos estos personajes, Fidel Castro Ruz y por sobre eso, al final, las expresas gestiones de David Morales Bello y Juan Martín Echeverría, en negociaciones y traída del expediente criminal a Venezuela; a lo que se unen una primera frustrada fuga de Posada Carriles de la cárcel de La Planta en Caracas, su asilo en Embajada que negocia hasta su entrega el propio Remberto Uzcátegui Bruzual y la segunda y definitiva fuga de Luis Clemente Faustino Posada Carriles del Penal de San Juan de los Morros, con un significativo soporte externo que lo saca del área por carretera y lo pone en fronteras. Sobre ese conjunto de detalles, no puede ser descartada sin investigación que lo refute, la hipótesis de un atentado mandado a ejecutar por el propio Fidel Castro Ruz. Súmese a la hipótesis otros hechos, quien ubica en el exterior e invita a Orlando Bosch Ávila a venir Venezuela, es Orlando García Vásquez; es quien le asigna como Ayudante de Campo a Luis Clemente Faustino Posada Carriles, además de escoltas y vehículos oficiales, a quienes los dota de armamento automático, municiones, chalecos antibalas, medios de comunicación, fondos financieros y además lo hospeda a costa de Miraflores en Parque Central. Para la fecha de esos eventos resultaba Orlando Bosch Ávila el más activo y eficiente opositor con audiencia internacional; y su neutralización, anulación o eliminación, eran vitales para Fidel Castro Ruz.

[vi] Revienta el escándalo de la cocaína de Pablo Escobar Gaviria en tránsito por Aeropuerto de La Habana en su ruta hacia USA, cuando en uno de los vuelos de Irán–Contras. La aeronave del piloto Henssefus, había sido “envenenada” y aterriza en La Habana y con una cámara oculta en la bodega, registró la imagen del general Arnaldo Ochoa Sánchez en momentos en que inspeccionaba la carga de cocaína. Apenas sale a la luz el asunto, Fidel Castro Ruz, para silenciar e impedir investigaciones, ordena la detención, juicio, condena y fusilamiento del general Ochoa Sánchez.

[vii] Cuando en la madrugada del 27/02/89 a la salida de CAP para Barquisimeto para un evento oficial, le pregunta a Orlando García Vásquez sobre lo que está sucediendo en Guarenas, este le informa que es una protesta pero que ya la policía estaba interviniendo; justo lo contrario de lo que estaba sucediendo en realidad. La Policía Metropolitana había informado a Control Maestro sobre la protesta en las paradas de carros para Caracas, el operador les ordenó esperar instrucciones, pasa la novedad a sus superior Jefe de Cuartel, éste a su nivel superior y la consulta alcanza Estado Mayor y Comandante quienes no asumen el asunto ni dan instrucciones; Control Maestro ante insistencia de patrulleros, les ordena replegarse y esperar instrucciones; éstas no llegan y es en ese momento donde se detecta que el comandante de la Metropolitana, general GN Rafael León Orsoni y su Estado Mayor, también oficiales activos de Guardia Nacional, no se habían presentado a su comando, se habían presentado al Comando de la Guardia Nacional en El Paraíso; desertaron y dejaron sin comando a la Metropolitana. Si los dos hechos ocurridos, uno en Miraflores y el otro en Cotiza, respondían a las mismas órdenes, no lo sabemos, no ha sido investigado pero, resultan significativos porque CAP se ausentó de Caracas mientras se iniciaban unas protestas, en paralelo el Comando de la Policía Metropolitana abandona y no toma medidas necesarias a evitar la situación de desorden público; es en la noche, cuando CAP regresa que se da cuenta de la gravedad de la situación y para completar y disparar los hechos, el Ministro del Interior Alejandro Izaguirre, en momentos en que pretende informar al país, sufre un colapso y se derrumba frente a las abiertas cámaras de TV.

Acerca de rriverom
http://www.home.earthlink.net/~accioncivica/ http://twitter.com/#!/rarmuz

3 Responses to “La mano que mece la cuna” en Miraflores

  1. DIOS asume el mando en Venezuela y dejanos Libres vivir en Paz. DIOS lo REVOCA este mismo 2016. Amen.

  2. Pingback: Pueblo socialista la “Multitud Promiscual”[i] de la colonia | Rafael Rivero Muñoz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: