Escalada criminal preludio del genocidio (II/II)

“Al final, una limpieza criminal siempre es emprendida por las élites estatales”

 

Rafael Rivero Muñoz

Caracas, 10/03/15

@rarmuz

 

  • “… Los autores no son ni élites estatales coherentes, ni pueblos enteros. La escalada se produce en complejas interacciones entre líderes, militantes y masas, mientras las mayorías se quedan paralizadas por la indiferencia y el miedo…”

Michael Mann

Diapositiva146

25.000 asesinados en 2014, una tasa de impunidad sobre el 97 % y un suficientemente evidenciado masivo despliegue de fuerzas militares, policiales y paramilitares llamados “colectivos”, contra el enemigo interno: la población civil desarmada.

Se registra una puntual escalada en el empleo directo de ese poder de fuego en todo el territorio nacional.

En las últimas continuadas doscientas horas, en cuatro entidades federales, el asesinato con tiros en la cabeza de siete jóvenes entre 14 y 22 años de edad; fueren uno u otro asesinado, por uno u otro de los tres citados componentes desplegados.

Más de cinco décadas de práctica sobre el terreno, han demostrado que en todo asesinato, el cadáver siempre tiene mucho que decir; tiene su tiempo para decirlo y es de otros el tiempo, para demandar investigación, juicio y condena a los criminales.

Es verdad, eso es sólo para quienes conocen ese, su lenguaje y sólo para quienes luego, asuman sus responsabilidades ciudadanas.

El asesinato de un niño

Hoy Kluivert Ferney Roa Núñez, 14 años, habla en primera persona y sustenta esa su particular forma de expresión, tanto en aquellos originales y no alterados detalles que le rodean, que le ratifican, le certifican y confirman por estar impresos en la escena del crimen, propios para la aproximación a las determinantes de responsabilidades.

Su decir, deberá ser complementado en los testimoniales registrados en gráficas, por escritos por ante autoridades o no, o simplemente verbales, referidos, difundidos y no expresamente refutados, por ante distintos medios y plataformas de difusión.

Y sobre ellos, sobre lo que gritó el cadáver, señala la escena del crimen y sus complementarios datos, una mirada al pasado reciente, a sus precedentes y a los antecedentes de los ya sistematizados desempeños criminales.

Distinguidas éstas, las responsabilidades, en las inmediatas y mediatas; y se avanza a consideraciones necesarias a la determinación y señalamiento de las tres determinantes propias a esa modalidad de ejecutorias; sean éstas voluntarias o no.

Capacidad, oportunidad, motivo

Es el franco e inevitable camino hacia la búsqueda, determinación y materialización, de las indiscutibles, ineludibles y exigibles responsabilidades criminales que si bien desmenuzando pudieren en expreso, comenzar en el ámbito de lo Técnico, son derivados que sólo se disponen, ordenan, imponen y supervisan en cascada, a todo lo largo y ancho de una estructura piramidal de mando y conducción, que es lo propio al campo de lo Administrativo, en cuyas ejecutorias, voluntarias o no, por acción y omisión, se sustentan las derivadas en el orden Penal; una investigación, juicio y condena, que concretan y deberían concluir en las derivadas en el campo Civil.

En el entendido de que eso es, sólo y exclusivamente, en el supuesto que opere la vigencia y operatividad de un estado de Derecho; de no ser así, como ya es hábito en estos casos, nada de lo que se pudiere alegar en el asesinato del menor Kluivert Ferney Roa Núñez, tiene la más mínima y absoluta trascendencia; ni para los funcionarios del Estado, ni para quienes bajo su égida, asumen conductas de masa, de pueblo y de lacayos, sujetos todos, al imperio de la violencia y quedará sólo como un histórico, registro circunstanciado o Ayuda Memoria.

¿Qué dice Kluivert?

“… sorprendido, aterrorizado grite, no me mates y cuando di la espalda tratando de huir de esa emboscada de uniformados, me dispararon…”

Diapositiva145

Diapositiva151

 

 

 

 

 

 

A todos los efectos, queda suficientemente sustentado que, el menor de 14 años Kluivert Ferney Roa Núñez, jamás en el antes o el durante y el después de que recibiera el disparo de escopeta, en ninguno de esos momentos, constituyó jamás amenaza alguna, fuera contra la seguridad o integridad física –de uno u otro, lo fuera contra todos los atacantes– para veinte policías que le rodeaban; antes por el contrario, espantado al darles la espalda pretendiendo huir, había renunciado a todo gesto o conducta defensiva, cuando recibió el impacto de la bala disparada con la escopeta y a contacto o próximo contacto: “a quema ropa”.

Es política de Estado

Vigente y válido queda sustentado entonces, un principio:

  • “… Nadie puede alegar en su defensa, su propia torpeza…”

En ningún momento y cualesquiera sean las circunstancias derivadas de una política genocida, ningún funcionarios, uniformado o no, a todo lo largo y ancho de esta instaurada y sui géneris estructura “revolucionaria” para el mando y la conducción de las huestes atacantes; en ninguno sea el caso y jamás, podrá ser admisible, alegato alguno tanto de ignorancia como de propia torpeza.

Materialidades

Que invalidarían tal pretensión, en cualquiera fuere la instancia nacional, internacional y fuere ella controvertida en el ámbito técnico, en el jurídico o en el político:

  1. Diapositiva150Todas las balas disparadas por armas de fuego de cualquiera sea el calibre y componente, sea para armas del modelo de repetición o lo fuere del automático; son letales; las armas de fuego están hechas para matar y esta Política del Estado en Venezuela, dispuso su despliegue en centros poblados y su empleo directo contra civiles desarmados, cuando el propio Ministro de la Defensa en funciones, la ratifica al hacer pública esta política, con la Resolución Nº 008610 del Ministerio del Poder Diapositiva151Diapositiva147
    Popular para la Defensa de fecha 23 de Enero del 2015, publicada en Gaceta Oficial Nº 40.589 de fecha 27 de enero del 2015.

  2. Diapositiva153

    slide2
    Diapositiva146
    Precedentes acumulados en los letales ataques contra civiles desarmados, para no ir tanto atrás, desde hace 571 días con aquel ataque militar contra las cuatro mujeres de la familia Pérez Pacheco (Coro, Falcón, 20:30 horas del jueves cuatro de julio de 2013), a las casi doscientas horas continuadas que precedieron al asesinato de Kluivert Ferney Roa Núñez; consolidan suficientes elementos de convicción que definen como vigente y materializan esa Política Genocida de Estado.
  3. La planificada y ejecutada desarticulación de toda la estructura funcional del poder de fuego del Estado –Fuerza Armada Nacional hoy FANB, en paralelo a la destrucción de la Capacidad Instalada en Policía, con la Metropolitana, hoy PNB; con la Policía de Caracas, con los cuerpos no uniformados, CICPC, SEBIN,DIM–; a lo cual se agrega la olvidada distribución de armas, municiones, explosivos y demás parafernalia propia a suministros militares, entre los grupos de izquierda dichos afectos[i] al régimen, por dos principales actores y autores de la política, Nicolás[ii] y Cília Flores. Y así, por la expresa vía de: a) despojar al Estado del monopolio de las armas y uso de la violencia; b( aplanando toda la estructura piramidal de mando y conducción, con neutralización de los cuadros intermedio y en línea, expresamente transformaron a todas y cada una de las unidades de operación de las fuerzas del Estado, en fuerzas propias al régimen, al partido y al líder de turno; por ende, en bandas o pandillas; militares y policías asumieron de hecho, las conductas de operación similares a sus asociados, los paramilitares, conocidas bajo el eufemismo de “colectivos”. Y a todos les distingue, en el despliegan y en la operación sobre el terreno, el conocido estilo de las antiguas hordas bárbaras.

A la vista quedan tarea de cuadros medios y de linea en la disciplina de fuego:

 

¿Explican o complican?

Nicolás; Presidente

Diosdado Cabello Rondón; Presidente Asamblea Nacional

Carmen Teresa Meléndez Rivas; Ministro del Interior

José Gregorio Vielma Mora; gobernador del estado TáB_ANoOjWoAAxtunchira

Presionó a la madre del menor, citada a la gobernación y en rueda de prensa, para que pidiera silencio de los medios en el caso del asesinato de su hijo.

Roy Chaderton Matos, Embajador de Venezuela en la OEA

“… una bala en la cabeza de un escuálido ‘pasa rápido’ y suena hueco…”

Tarek William Saab Halabi; Defensor del Pueblo

“… hubo premeditación del funcionario de la Policía Nacional Bolivariana que asesinó al estudiante Kluiverth Roa, en San Cristóbal… Como abogado penalista pienso que hubo premeditación del funcionario en el asesinato del joven de San Cristóbal. Fue puesto a la orden del Ministerio Público y del tribunal…

… En relación con la cuestionada Resolución 8610 del Ministerio de la Defensa, que autoriza a agentes de las FANB a utilizar armas de fuego en el control de orden público, el titular de la Defensoría indicó que en los próximos días serán incorporadas las correcciones que hizo esta institución… Estas se realizaron porque no habían precisiones y especificidad…”

Violación de derechos humanos (DDHH), privilegio del Estado

Desde la creación de la falacia que denominan Nuevo Modelo Policial Humanitario de la UNES, por la socióloga Soraya Beatriz El Achkar Gousoub, destinado a cubrir el plan del Topo Tarek Zaidan El Aissami Maddah, para la total liquidación de la existente capacidad instalada de policía, errada pero certeramente, se ha pretendido imponer que la violación de los derechos humanos, es obra exclusiva de la acción de uno u otro funcionario de policia.

Nada más falso e insostenible en cualquiera sea la audiencia; ningún funcionario de policía, en cualquiera sea la circunstancia lícita o ilícita de su accionar, viola los derechos humanos, a lo sumo, comete un delito por el cual podra y deberá, ser juzgado y sentenciado.

Algunos párrafos de expertos:

“… DD.HH. son esencialmente una normación de los derechos de las personas frente a los Estados y son estos los responsables exclusivos para cumplir con ellos y vigilar su respeto…

… el término ‘violación de derechos humanos’ no se aplica a una determinada clase de actos atroces, tal como la tortura, la desaparición forzada o el asesinato, sino, con todo rigor, a la comisión de estos actos por el Estado o sus agentes…”

Existe una diferencia elemental entre lo que es un delito cometido por personas particulares y una violación de derechos humanos cometida por el Estado; por tanto es:

“… el Estado el único eventual violador de tales derechos…” y son los Estados los responsables por salvaguardar los DD.HH…

… Si se aceptara una responsabilidad de actores ajenos al gobierno por presuntas violaciones de derechos humanos, tendríamos que aceptar también una fuerza distinta de la del Estado para garantizarlos…

… Se llegaría, entonces, a una especie de ‘Feudalismo Jurídico’, donde los ciudadanos tendrían que buscar qué grupo les ofrece mejores garantías para proteger sus derechos humanos, y acogerse a su protección…

… de allí se seguiría necesariamente la desigualdad de los ciudadanos ante la ley; la destrucción del Estado de Derecho; la desnaturalización misma del concepto de derechos humanos’ y el rápido deslizamiento hacia la barbarie…”

Responsabilidades están suficientemente definidas

Estatuto de Roma, vigente a partir del 01/07/2002

“… Artículo 28…

… Responsabilidad de los jefes y otros superiores

… Además de otras causales de responsabilidad penal de conformidad con el presente

Estatuto por crímenes de la competencia de la Corte:

  1. a) El jefe militar o el que actúe efectivamente como jefe militar será penalmente

responsable por los crímenes de la competencia de la Corte que hubieren sido cometidos por fuerzas bajo su mando y control efectivo, o su autoridad y control efectivo, según sea el caso, en razón de no haber ejercido un control apropiado sobre esas fuerzas cuando:…

… Artículo 29

… Imprescriptibilidad

… Los crímenes de la competencia de la Corte no prescribirán.

 

Diapositiva143

 

[i] Uno de cuyos primeros lotes conocido para el 1999, donde se almacenaron sobrantes de parques que quedaron de los envíos periódicos de Fidel Castro a la guerrilla, a los que se sumaron los sobrantes de las fracasadas intentonas golpistas, más de las sustracciones de los almacenes militares y de los asaltos y robos como el del teniente Bracamonte; esas armas, municiones y explosivos estaba almacenado en los sótanos de una casa propiedad de la Alcaldesa de la Parroquia La Pastora y cuyos custodios y responsables, por vía de órdenes expresas de Hugo Rafael Chávez Frías, impidieron que fueran incautadas por la DISIP y puestas bajo control del Estado.

[ii] En adelante será citado con el único posible verdadero nombre de quien se hace llamar Nicolás Maduro Moros; quien no puede ser reconocido como Maduro, puesto que la nota marginal asentada en la Fe de Bautismo de Moros Acevedo Teresa de Jesús, supuesta madre, de un matrimonio con su supuesto padre Maduro García Nicolás, fue anulado por falsa por la Arquidiócesis de Bogotá; no existe documento alguno que pruebe que ese supuesto padre le haya reconocido y más aún, sin capacidad para exhibir una Partida de Nacimiento, el sujeto no está en capacidad de probar, siquiera, que es hijo de Moros Acevedo Teresa de Jesús.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Acerca de rriverom
http://www.home.earthlink.net/~accioncivica/ http://twitter.com/#!/rarmuz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: