La escalada criminal ya asesina niños (I/II)

Y los asesinos garantizan su absoluta impunidad, para seguir matando civiles

Rafael Rivero Muñoz

Caracas, 05/03/15

@rarmuz

“… La civilización no suprimió la barbarie; la perfeccionó e hizo más cruel y bárbara…” Voltaire
Diapositiva148(1694-1778)

 

 

En este asesinato del menor de catorce años Kluivert Ferney Roa Núñez, a manos de una jauría de veinte (20) supuestos policías, que el régimen los cita como funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana, formados, entrenados y pertrechados bajo el lema “Nuevo Modelo Policial Humanitario” UNES[i].

Crimen que lanza sobre el tapete, una fuerte alarma e impone, consideraciones que se deben abordar partiendo de detalles en ese particular crimen, para así intentar desde una óptica ampliada, comprender, entender y atender sobre el terreno, el ámbito dónde y cómo opera hoy, esta aterrorizante maquinaria criminal bajo la eufemística expresión: Seguridad Pública en Venezuela.

  • “… La herramienta básica para la manipulación de la realidad es la manipulación de las palabras. Si puedes controlar el significado de las palabras, puedes controlar a la gente que debe usar las palabras…” Philip K. Dick (1928-1982)

En dos partes abordaremos el tema; la primera, donde a título de introducción, los aspectos muy generales de un sistematizado desempeño criminal, como política de Estado; en la segunda, ya más extenso y quizás para interesados, una Ayuda Memoria, donde se articularán y sustentará en los detalles, la afirmación adelantada.

Porque

Kluivert Ferney Roa Núñez, no es un crimen más del que podamos pasar la página para dejar que muera en simples notas de archivo y menos, hacernos cómplices y admitir tanto que sea silenciado por los responsables del crimen, como brindarles oportunidad para la continuidad de una política y a una dinámica criminal, en camino franco y definitivo hacia, mucho mayores y más dramáticas demostraciones de barbarie.

Diapositiva145Es un crimen de muy representativa brutalidad, porque permite sobre ese hecho material, actual, reconocido, indiscutible y suficientemente publicitado, evidenciar tanto la sistematizada conducta oficial de todos y cada uno de los funcionarios representantes de uno y otro poder del Estado en el antes, durante y después de estos ataques contra civiles desarmados, como, para poner de bulto esa muy radical diferencia que ha existido, existe y tiene que existir, entre los desempeños técnicos de órganos profesionales de policía y de fuerzas militares, con los de estas jaurías que, como veremos, han ejecutado sin miramientos familias, individualidades ciudadanas y ahora hasta menores de edad.

Son criminales dotados con carnet, placa, uniforme y armas letales

Organizaciones oficiales y hasta para–oficiales que, si bien sobre el terreno se observan falsamente estructuradas y encuadradas, si están suficientemente identificadas, uniformadas y dotadas; unas, con toda la específica parafernalia oficial, otras de civil, encapuchadas o no, que operan en conjunto; estas últimas, sea como puntas de lanza, como “agentes provocadores” para motorizar la confrontación o como refuerzos de extremada y aterrorizante violencia.

En esta ejecutoria y muerte de Kluivert Ferney Roa Núñez, precedidas de otras múltiples en distintos espacios del país y ya acumuladas en apenas 120 horas –Julio Alejandro García, José David Frías, John Helbert Barreto Ramírez, Yamir Tovar, Luís Fabián, Víctor Medina, Diego Álvarez, José Gómez–, se comprueba, cuan radicalmente distantes están estas operaciones criminales, de aquello que podría ser aceptado como despliegue de unidades de policía o de unidades militares profesionales, de una u otra sea la especialidad y en función de la protección de vidas, bienes y de derechos ciudadanos.

En su desempeño sobre el terreno, se evidencian:

Están, abierta y públicamente acicateadas tanto por el discurso y una sostenida e in crescente arenga bélica contra enemigos internos[ii], como por sus derivados en las órdenes/instrucciones de sumisos cuadros de mando y conducción político y técnico.

Ello los distingue, al distanciar y separarlos de la misión de policía y limitándolos expresamente a operar como una simple o compleja fuerza letal de choque que, combinada sobre la escena con otras huestes para–oficiales no uniformadas, lo hacen al servicio de una u otra sea la facción política del partido en gobierno o uno u otro sea el jefe o líder de banda o revolucionario de turno.

Es así que, operan como hordas sin que se perciba en el antes, durante y después de ese despliegue y de la aplicación del poder de fuego de la que han sido dotadas, una estructura funcional adecuada y ajustada a una misión potencialmente generadora de riesgos letales sobre la población civil no beligerante; con sus desempeños carentes de cuadros de mando en línea e intermedio en el despliegue sobre el terreno y el uso discrecional de armas, que les imprime conductas colectivas e individuales, excesivamente agresivas, por ende, expresa y potencialmente mortíferas.

Son más hordas o bandas de criminales que cualquier otra cosa.slide2

Tal afirmación vale tanto para unidades civiles de supuestos policías como de unidades estrictamente militares.

Ninguna diferencia existe entre el ataque de esta horda civil de la PNB que ataca y asesina en San Cristóbal al menor Kluivert Ferney Roa Núñez y la horda militar de la GNB que, 571 días atrás –jueves 04/07/13– en el sector Colinas de Santa Ana ciudad de Coro, estado Falcón, atacó con fuego graneado al vehículo civil donde se desplazaban cuatro miembros de la familia Pérez Pacheco, resultando muerta la madre, una de sus menores hijas y heridas las otras dos; en ambos casos se observó que, toda o parte de la unidad atacante, a imagen y semejanza de malandros, huyó de la escena una vez ejecutado el crimen.

Diapositiva143Responsabilidades

Son algunas realidades ampliamente comentadas en múltiples notas anteriores pero que, en esta particular escalada de violencia estatal que se observa, ya imponen obligatoriamente, tratar particularidades en los severos derivados de aquella planificada, programada y ejecutada: “Destrucción de la Capacidad Instalada de Policía”.

A la luz de los hechos e imágenes conocidas de este alevoso crimen del menor –no negadas ni refutadas oficialmente en las subsiguientes 200 horas continuadas–, intentaremos entender y hacer entender que, la responsabilidad criminal inmediata, si bien –y eso dependiendo de la voluntad y de la capacidad técnica probatoria de la imputación fiscal, eventualmente sujeta a ser desmontada en una controvertida técnica y verdadera defensa– estaría en cabeza del funcionario uniformado Javier Mora Ortíz[iii], no es única y exclusivamente en ese nivel en el cual pretende el régimen mantener su mediática pero bien limitada exigencia de exclusivas responsabilidades penales.

Silencian en expreso por esa vía, las propias penales a todos los cuadros de mando y conducción –desde mandos en línea, pasando por los intermedios, hasta alcanzar los más altos niveles técnicos y políticos– y anulando en expreso, de hecho y en Derecho, la consideración y la sanción a las indiscutibles responsabilidades de orden técnico, las del orden administrativo y las inevitablemente derivadas en el ámbito de lo civil.

  • “… Con una hábil manipulación de la prensa, pueden hacer que la víctima parezca un criminal y el criminal, la víctima…” Malcolm X (1925-1965)

A tenor, tres puntos:

  1. Los elementos del hecho que dejó conocer la escena del crimen y los testimoniales verbales y gráficos difundidos, en el asesinato del menor de catorce años Kluivert Ferney Roa Núñez, y visto a la luz de algunos de sus más importantes detalles.
  2. La oficial y oficiosa articulación y manipulación de pretendidos “Falsos Positivos” en la argumentación, para radicalmente evadir las directas e indirectas responsabilidades por la sostenida y expresa violación flagrante de Derechos Humanos.
  3. Las determinantes de algunas responsabilidades, con nombres, apellidos, posiciones de mando y conducción, en esta ya tan visiblemente programada y evidenciada escalada de violencia en manos y por manos de uno o varios fascios[iv] bajo control efectivo o no del régimen y contra civiles desarmados.

Serán desarrollados en II/II

[i] El Nuevo Modelo Policial refrendado por Ley Habilitante por el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Rafael Chávez Frías, recogido en el Decreto con Rango Valor y Fuerza de Ley Orgánica del Servicio de Policía y del Cuerpo de Policía Nacional (2008)

[ii] La más conocida expresión y manifestación sobre el terreno de los hechos, de la ya bien superada pero puesta en vigencia en Venezuela por Hugo Rafael Chávez Frías: la Doctrina de Seguridad Nacional

[iii] De quien, citan funcionarios de alto nivel, habría reconocido haber realizado el letal disparo de perdigones; de goma para la Ministro Carmen Teresa Meléndez Rivas; de plástico para la Fiscal General Luisa Marvelia Ortega Díaz y el Defensor del Pueblo, Tarek William Saab Halabi; con la escopeta y municiones que le fueran entregadas por órdenes de sus superiores y de donde derivan severas responsabilidades criminales exigibles a todos los –identificados o no– múltiples actores mediatos, a todo lo largo y ancho de la línea de mando y conducción de la PNB, del Ministerio Responsable por la Seguridad; del Ministerio emisor de la Resolución 8610 que establece el uso de instrumental letal contra civiles desarmados; del propio Presidente en funciones, quien públicamente, sin investigación u otro cualquier soporte, señala al menor asesinado, como miembro de una Secta de Derecha

[iv] Fasci italiani di combattimento, grupos italianos de combate, organizaciones políticas fascista italianas creada por Benito Mussolini en Milán el 23 de marzo de 1919 y núcleo de lo que fuera luego el Partido Nacional Fascista de Mussolini.

Acerca de rriverom
http://www.home.earthlink.net/~accioncivica/ http://twitter.com/#!/rarmuz

One Response to La escalada criminal ya asesina niños (I/II)

  1. ROSA MILENA BRITO dice:

    QUE DIFICIL Y TRISTE ES TENER QUE VIVIR O PRECENCIAR LA MUERTE DE NUESTROS JOVENES Y NIÑOS, A MANOS DE CRIMINALES CON UNIFORME Y PLACA, ANTE LA PRESENCIA INDOLENTE DE QUIENES NOS GOBIERNAN. NIÑOS Y JOVENES EMPEZANDO LA VIDA, SIN CUMPLIR SUS SUEÑOS Y METAS. TODAVÍA LOS ORGANISMOS INTERNACIONALES ESTÁN ESTUDIANDO SI ESTOS DELITOS SON VIOLACIONES DE DERECHOS HUMANOS, CUANDO LAS PRUEBAS SON EVIDENTES. QUEREMOS UNA JUSTICIA DE VERDAD, NO A CONVENIENCIA DE LOS QUE HOY OSTENTAN EL PODER.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: