Revolución: Guerra más devastadora que la Independencia y la Federal

Tres guerras 770.000 muertos en un total de 11.589 días de matanzas civiles en sólo el 15,56% del lapso de vida de Venezuela

 

 

Rafael Rivero Muñoz

Caracas, 18/10/14

@rarmuz

 

“… Sólo hay una guerra que puede permitirse

el ser humano: la guerra contra su extinción…”

Isaac Asimov (1920-1992)

 

 

 

En sus estimados máximos, de los 250.000 muertos en los 4.745 días de la Guerra de la Independencia, a los 250.000 en los 1.520 días de la Guerra Federal; de allí, a estos mínimos estimados de 270.000 muertos durante los continuados 5.324 días de guerra revolucionaria; hasta ahora en esas tres guerras, se apilan 770.000 cadáveres

Pero, primero hay que deslindar, separar las etapas de esta actual guerra que citan como Revolución Bolivariana o Socialismo del Siglo XXI, para luego agregarle a la cifra de sus muertos, los estimados derivados de las no tan nuevas formas indirectas para el exterminio de civiles.

Un proceso en certera ejecución, tanto para presionar a los mejores formados y experimentados habitantes hacia el abandono del país, un forzado despoblamiento territorial, como para el hostigamiento sostenido y la eventual eliminación física, de quienes aún permanezcan en el territorio.

Lapsos

La primera etapa 1.959/1.999, plena de derrotas, una tras otra, y humillaciones infligida por los venezolanos a los cubanos y todos sus asociados venezolanos –pero esa cifra de muertos no ha sido contada ni nadie quiere contabilizarla–, hasta la llegada de Hugo Rafael Chávez Frías al poder, que comienza y está en curso, su segunda y más letal etapa de destrucción a partir de 1.999 y hasta la fecha.

Se caracteriza ésta guerra, por la imposición de los intereses no de Cuba –ni de lo que pudiera reconocerse aún como cubanos–, sino de los hermanos Castro; esto, por sobre y en detrimento de Venezuela y de los venezolanos, con este brutal aplastamiento de sus intereses individuales y colectivos.

Aquellas fueron guerras, ésta también lo es, sólo que más larga y destructiva

Tal como lo dejaría registrado en su documento quienes pueden y sin lugar a dudas deben ser considerados y tomados como expertos en temas de historia y que, fuera difundido por la XCI Asamblea Ordinaria de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) y fechado el 04/02/2009[i]

  1. “… la Guerra Federal (20 de febrero de 1859 – 24 de abril de 1863), considerado el conflicto bélico más duro y costoso después de la Guerra de Independencia. Fue una lucha con carácter de guerra civil, por programas sociales y políticos no cumplidos, enfrentamiento militar entre conservadores y liberales, que duró cinco años…”
  2. … la Guerra de Independencia y la Guerra Federal. Ambas fueron las dos contiendas más importantes que han asolado nuestro territorio y han sido consideradas como hitos fundacionales de la patria…”

En aquellas pretendieron construir; en ésta de hoy, es sólo, sostenida destrucción

  1. “… Un acontecimiento tan contradictorio, poco estudiado en profundidad, y desconocido en su real significación por la inmensa mayoría de la población, se ha convertido en un mito…
  2. … Ezequiel Zamora, convertido en leyenda… polémica no resuelta sobre lo revolucionario de sus ideas y de su acción política, más cercana a la de José Tomás Bóves, por su crueldad…”

Pero más dolorosos son estos quince años

  1. “… años de la Guerra Federal fueron muy dolorosos. El número de muertos, la paralización de la economía, la división de las familias, los odios sociales, las consignas de federalismo y regionalización, que quedaron en promesas…
  2. … fue un precio demasiado elevado que los ciudadanos tuvieron que pagar sobre todo los más pobres, por la consolidación institucional del país, lo cual nunca se ha logrado plenamente…
  3. … Pareciera que sólo a través de hechos bélicos se edifica la patria…”

El hecho bélico

Por número de muertos, en sus estimados máximos, la Guerra de Independencia en sus 4.745 días, 41% del lapso de las tres guerras contempladas, mató 250.000 habitantes, 31,25% de la población; la Guerra Federal en sus 1.520 días, 13% del lapso, mató 250.000 más, 9,8% de la población.

Pero esta revolución –la más larga guerra de todas y eso sin contar la etapa 1.959/1.999 que complementa 20.000 días de continuidad a partir de febrero de 1959–, en sus 5.324 sucesivos días de la etapa final, ha matado 270.000 habitantes.

El 0,88% de la población, en hasta ahora el 46% de los 11.589 días, en este tercer mayor lapso continuo de guerra estudiado.

El 80% de esos muertos, ha sido a tiros pero, además, hay que contar las otras implementadas formas de eliminación, porque el régimen revolucionario bajo el mando e Cuba, ha incorporado al arsenal bélico, en formas como en sistematizada metodologías, viejos conocidos modos tanto para el hostigamiento como para los ataques letales contra la población civil.

Son variante que, quizás, sea más bien propia a algunos eruditos y expertos en la ingeniería social revolucionaria y que están destinadas, en apretada síntesis, a la desarticulación de las mínimas condiciones materiales, físicas y psíquicas,destinadas a la sostenida negación de la vida humana de los gobernados.

Las cifras son determinantes

Salud

Contra madres y neonatos

Contra madres y neonatos

Contra los que aún les queda algo de vida útil

Contra los que aún les queda algo de vida útil

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Contra la población económicamente activa

Contra la población económicamente activa

Contra quienes requieran asistencia clínica

Contra quienes requieran asistencia clínica

Y no han sido incorporadas al monto de víctima que viene dejando sobre el camino y hacia la extinción de todos aquellos que piensen y se pretendan ciudadanos, una estrategia que recuerda a Thomas Robert Malthus por sus efectos, tal y como lo expresara Hugo Rafael Chávez Frías en su cónclave militar de 2006:

  • “… Para 2009 el setenta por ciento (70%) de la clase media estará ya fuera del país y para el resto de la población, pobreza y hambre serán los medios para dominarla…”

Tómese en consideración los efectos derivados de:

Diapositiva56

  1. Destrucción del aparato productivo; confiscación y cierre de empresa con el expreso objetivo de destruir puestos de trabajo.
  2. Despoblamiento; no menos de un millón y medio de venezolanos han tenido que emigrar, entre ellos, los primeros en hacerlo, los más capacitados y experimentados en las distintas disciplinas del saber.
  3. Desabastecimiento; cada día con mayor preponderancia, el tiempo de creación de riqueza de los que quedan como moradores del territorio, si tuvieren la oportunidad, queda reducido y debe ser consumido en la peregrinación y búsqueda de insumos, especialmente los rubros de alimentos.
  4. Morbilidad, crecimiento de los índices por re–posicionamiento de enfermedades tropicales que ya habían sido controladas: paludismo, chagas, tuberculosis, etc.
  5. Mortalidad; destacan entre otras, el incremento de las cifras de mortalidad materno–infantil y el acelerado crecimiento de las cifras en mortalidad por enfermedades no atendidas.

Negación a la vida civil e institucional:

  1. … es en la vida civil e institucional donde se construyen la vida y la historia verdaderas…
  2. … Pero el progreso y la convivencia, el bienestar y la tranquilidad, el desarrollo de las ciencias, artes, comercio, agricultura, industria, educación, inmigración, entre otras, han surgido y crecido en los momentos de paz y alegría, en la rutina de la vida ordinaria, en el esfuerzo mancomunado sin distingos de ninguna especie…”

Y es justo la ausencia de la convivencia, de la vida civil y de la historia verdadera, para imponer una única dinámica donde “… sólo a través de hechos bélicos se edifica la patria…”

¿Cuál patria?

Decretar Emergencia Humanitaria

“… Asociación Venezolana de Clínicas y Hospitales (AVCH) solicitó al Ejecutivo Nacional que declarase la emergencia humanitaria en ese sector “ante la grave situación del sistema de salud, la agudización de la escasez y el suministro irregular de insumos, medicinas, material médico-quirúrgico, equipos médicos y sus repuestos, lo que coloca en riesgo el pronóstico y la vida de seres humanos enfermos…”

… El núcleo duro de la crisis sanitaria tiene que ver con la caída, inocultable, de la oferta técnica de servicios de atención médica….

… red hospitalaria y la red primaria de salud se encuentren en precarias condiciones de funcionamiento sin que se haya hecho nada en concreto para remediarla…

… se ha profundizado la crisis que ha alcanzado también a la red asistencial privada.

… la falta de medicamentos e insumos para la salud, del deterioro de las condiciones laborales y de seguridad en los ambientes de trabajo, de la carencia de personal médico calificado y de otros profesionales de la salud que han emigrado…

… déficit de 40.000 camas y faltan 30 hospitales más con el tamaño del Hospital Universitario de Caracas. ¿Dónde y con qué dinero vamos a hacerlo? Y, suponiendo que se consigue la plata para construirlos,¿con quiénes los operamos?

… déficit de personal profesional en salud está en unos 120.000 profesionales. Tan sólo en de médicos que se han ido, van más de 10.000…

… más del 60% de los graduados en las promociones médicas terminan sus estudios, cogen su título y se van del país…

… más de 10.000 médicos… han abandonado Venezuela y están ejerciendo en otra parte.

… 15.000 médicos que han abandonado sus plazas en el sector público

Academia Nacional de Medicina:

“…la red hospitalaria y la red primaria de salud se encuentren en precarias condiciones de funcionamiento

… la falta de medicamentos e insumos para la salud, del deterioro de las condiciones laborales y de seguridad en los ambientes de trabajo, de la carencia de personal médico calificado y de otros profesionales de la salud que han emigrado…”

Indice 96 países

La clasificación Global Age Watch 2014, la combinación de cuatro factores: seguridad de los ingresos, salud -esperanza de vida y bienestar psicológico-, capacidades -posibilidad de trabajar o educarse, por ejemplo- y entorno -seguridad, libertad cívica, relaciones sociales-.

Venezuela aparece en el lugar 76, el peor de los latinoamericanos evaluados. Chile está en el puesto 22, seguido de Uruguay (23), Panamá (24), Costa Rica (26), México (30), Argentina (31), Ecuador (33), Perú (42), Bolivia (51), Colombia (52), Nicaragua (54), El Salvador (57), Brasil (58), República Dominicana (62), Guatemala (63), Paraguay (66) y Honduras (75).

Es una política de exterminio

Hasta ahora, tanto el ciudadano común, el de a pie, como los observadores, opinantes en los medios y los muy estudiosos expertos en distintas disciplina del saber, pareciera se conforman con propalar y aceptar que esta dinámica criminal que se observa, es un derivado sólo de las incapacidades técnicas del personal asignado en los mandos de los órganos de seguridad. ¿Banalización?

Pero, el asunto como vemos, no tiene esa explicación tan poco o nada estudiada, si tomamos en cuenta dos indiscutibles y consistentes decisiones políticas de muy alto nivel:

  1. La expresa destrucción de la Capacidad Instalada de Policía.
  2. Fuere una u otra el origen o la causa de la notable ineficiencia en seguridad, quienes han sido asignados a los cargos de ministros y de jefes de policía, han sido, son y serán, aquellos expresamente seleccionados, entrenados y juramentados en los cargos por los responsables al más alto nivel político; en otros términos, esa ineficiencia es una expresa y vigente decisión política.

Tan es una decisión política que, según algunas cifras, entre el año 1.998 y el 2.013, en 15 años, la población pasó de 23.482.700 a 30.405.207 habitantes, un 29,4% neto; mientras que en mismo lapso, el número de muertes violentas se disparó y pasó de 4.550 en 1.998 a 24.763 en 2013, es decir un crecimiento neto de 444,2%.

  • ¿Si esa política de inseguridad no es una política decidida en el más alto nivel al mando del Estado, qué otra cosa puede ser?
  • ¿Si esa sostenida política de inseguridad no forma parte de una decisión política destinada a los fines bélicos comentados en la nota, qué cosa es?

No es ni será jamás incompetencia –sea en los cuadros superiores, medios o bajos–, antes por el contrario, es una expresa y muy competente política, sea la designar en los cargos de responsabilidad a los más incompetentes, sea la de no tomar las medidas correctivas y…:

Allí está una expresa voluntad política; sólo que, con 270.000 cadáveres apilados y una expectativa de superar el medio millón, por esos efectos, bien pudiésemos estar pisando el terreno de un crimen de lesa humanidad.

Conclusión

Para cuando, eventualmente alguno de los expertos polemólogos tenga el tiempo y asuma el estudio del tema de esta confrontación bélica en Venezuela, a esos 270.000 cadáveres sobre los que hasta ahora descansa la Revolución Bolivariana o Socialismo del Siglo XXI, habrá que agregarle los cincuenta o más de cada día asesinados a tiros, más los muertos de mengua por falta de medicamentos, de atención médica y aquellos derivados de la hambruna; para ese momento, no menos del doble de cadáveres se sumaran.

Han sido tres letales guerras, hasta ahora con 770.000 muertos en un total de 11.589 días de matanzas civiles en sólo el 15,56% del lapso de vida de Venezuela; por ese camino y vista la progresión estimada de muertos, en apenas menos de un lustro más, sobrepasaremos el millón de cadáveres y las cifras sufrirán un reajuste:

  • Guerra de independencia en 4.445 días en 38% del tiempo de guerras sumados, 250.000 muertos 25%
  • Guerra Federal en 1.520 días 12% del tiempo de guerras sumados, 250.000 25%
  • Revolución bolivariana en 6.235 días del tiempo de guerras sumados 50% 500.000 muertos 50%

 

Que digan los expertos pelemólogos y que deslinden ese resultado de esta tercera guerra, la de exterminio de Cuba contra Venezuela y sustenten que no tuvo su principio en aquella reunión de Fidel Castro Ruz con Rómulo Alberto Betancourt Bello en Miraflores, en febrero de 1959

Afirmaría Alejandro Gándarra: “… La diferencia entre un esclavo y un ciudadano es que el ciudadano puede preguntarse por su vida y cambiarla…” y si es guerra y es de exterminio, no queda ninguna otra salida a quienes pretendan seguir habitando el territorio, habrá que hacer la guerra y es contra la extinción.

 

 

[i] Encartado Uri et Orbi (a la ciudad y el mundo) en El Nacional, en la ocasión del sesquicentenario de la Guerra Federal.

 

Acerca de rriverom
http://www.home.earthlink.net/~accioncivica/ http://twitter.com/#!/rarmuz

One Response to Revolución: Guerra más devastadora que la Independencia y la Federal

  1. Pingback: “La mano que mece la cuna” en Miraflores | Rafael Rivero Muñoz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: