Cártel del Caribe industrializa a Venezuela

 

Tercer punto de negociación/acuerdos de agenda La Habana/FARC/Santos Calderón

 

 

Rafael Rivero Muñoz

Caracas,10/06/14

@rarmuz

  • “… Los enormes y constantes márgenes de beneficio del narcotráfico global en las regiones más vulnerables darán lugar a un poder político sustentado en el dinero obtenido gracias a las drogas, y viceversa…:

Moisés Naím “Tráfico” (2006)

 

 

Jeremy McDermott Insight Crime.org

Jeremy McDermott
Insight Crime.org

Sobre un candente y crucial asunto sobre el cual personeros del régimen e individualidades de la oposición guardan acobardado silencio, trató la reciente reseña en El Nacional.

Refiere esa noticia, que en el territorio venezolano se detectó un extraordinario incremento del 80% (2013), en las instalaciones físicas, las estructuras y los desempeños para las operaciones de laboratorios de refinado de cocaína.

79% exacto, eso, si tomando en cuenta y aceptáramos como validadas, la informaciones oficiales y ese como el número de instalaciones que dice el régimen, fueron requisadas durante el lapso.

En panorámica

Si a eso incorporamos el otro vinculado y trascendente evento de concomitante ocurrencia y en plena etapa de culminación en La Habana:

  •  “… El acuerdo sobre drogas alcanzado el viernes entre el Gobierno colombiano y las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)…
  • … un paso definitivo para la paz, aseguró el presidente Juan Manuel Santos, quien también garantizó que la guerrilla se comprometió a poner fin a cualquier relación con el narcotráfico…”

Entonces

Déjà vu; como ya comentáramos, la dinámica de la cocaína, derivado de años de acción y de expreso silencio “colaborante” –en personeros en gobierno y en oposición, antes durante y ahora con la “revolución”; fuerzas de seguridad, las FAN y FANB incluidas–, ha abandonado ya definitivamente, el ámbito de aquellas operaciones limitadas y de exclusivo tratamiento policial y para la maquinaria de justicia.

Como se evidencia, afloró y se expandió para irrumpir, instalarse y atornillarse sin cortapisas, en los predios y en las determinantes de la política interna y externa venezolana; y como fáctico ejercicio de poder, por sobre toda la región latinoamericana.

Continuidad

Desde la década de los ochenta del siglo pasado, ya se observaban y en la de los noventa se comentaban, algunas de las operaciones destinadas al despoblamiento y control físico de áreas geográficas del territorio, que permitirían a futuro, un corredor –de tránsito seguro y asegurado–, desde las fronteras suroccidentales venezolanas, hasta uno u otro fuera un punto en sus extensos 2.800 kilómetros de costas marítimas.

Los falsos positivos en la lucha antisubversiva (Cantaura, Yumare) y luego con el CEJAP, los Amparitos y El Amparo (Ramón Emilio Rodríguez Chacín, 1982/88), fueron en expreso analizados, y luego reanalizados, en la ocasión del caso de Los Paracachitos (Miguel Eduardo Rodríguez Torres, 2004).

Afirmamos hace más de 20 meses, que lo que estaba sobre la mesa y en juego en los narco–conversatorios de La Habana, eran los planes en los teledirigidos desempeños para la captura de un importante trozo del potencial pastel de sesenta mil millones de dólares americanos (US$ 60.000.000.000,oo) al año.

Comentaríamos hasta sobre ese clásico, más reconocido y depurado estilo capitalista en el desempeño y que se hizo presente, cuando se disputaba la impuesta presencia de la representación de La Habana en el control directo de sus intereses, sobre el conglomerado industrio–financiero en formación.

Valores en mercado

Tres tipos de oro se explotan y exportarán desde Venezuela; el llamado oro blanco, la cocaína(C17H21NO4), cuyo precio al mayor puesto en puerto norteamericano, es de US$ 68.750,oo por kilogramo; el oro amarillo (Au), cuyo precio en el mercado internacional, dependiendo de las fluctuaciones, está en el orden de los US$   40.000,oo por kilo y el oro negro (CnH2n+2), cuyo precio fluctúa sobre los US$ 0,80 por kilogramo

Si utilizáramos como medida comparativa el barril (120 kilogramos densidad promedio): la cocaína, serían US$ 8.250.000,oo líquidos por barril; el oro amarillo, US$ 4.800.000,oo y el petróleo, el clásico promedio cercano a los US$ 100,oo por barril.

Prospectiva

Aceptando como válida la conocida apreciación que estipula que sólo el diez por ciento del negocio de la droga es afectado por la acción y las operaciones de incautación por la policía, esos 43 laboratorios en Venezuela, nos indicarían que el número total de instalaciones para el refinado de cocaína, ronda por sobre las 430 unidades de producción.

Pero las nuevas tecnologías en esa economía de escala puestas a punto por la más grande de las bandas de criminales que dirigen el tráfico de cocaína, las FARC, introduce nuevas variantes.

Expansión

La última medición de refinación/producción de cocaína en Colombia, fue de 309 toneladas métricas en el año 2012 pero, a la inversión, tecnología de procesamiento, investigada y probada por las FARC, se deben la consideración de nuevos registros.

A esa medición somera de las capacidades de producción de las FARC para 2012, hay que agregarles otros nuevos parámetros para los estimados de producción de cocaína para la exportación al mayor:

  1. Antes con trescientos (300) kilogramos de hojas de coca se producía (1) uno de pasta base; ahora con el método colombiano y precursores como ácido sulfúrico y gasolina ya purificados, sólo se necesitan 250 kilos de hojas (–17%), para producir (1) un kilo de pasta base.
  2. Antes con tres (3) kilos de pasta base, se obtenía (1) un kilo de cocaína refinada; ahora con inversión, maquinaria y tecnología de las FARC que la utilizan para mezclar, cocer y refinar, con un (1) solo kilo de pasta base obtienen un (1) kilo de cocaína pura (+300%).
  3. Ahora utilizan maquinarias móviles para mezclar y triturar, más recipientes plásticos que se engranan entre sí y pueden ser trasladados de un lugar a otro para el procesamiento de la cocaína.
  4. Con las plantas (laboratorios) de refinación móviles, el proceso de producción de cocaína es más fácil y expedito.
  5. La inversión en laboratorios pequeños, está en el orden de dos a tres millones de dólares americanos (US$3.000.000,oo); laboratorios medianos, de cinco a seis US$ de 5.000.000,oo a 6.0000.000,oo) y grandes, de diez millones a más (≥ a US$ 10.000.000,oo).
  6. En el Beni, por ejemplo, con la nueva tecnología de las FARC, algunos laboratorios han llegado a producir hasta cien (100) kilogramos de cocaína refinada por día.

Es decir, sólo en teoría, de existir esos 430 laboratorios en Venezuela, fijos o itinerantes, la producción potencial de las FARC estaría en el orden de un astronómico máximo de 43 toneladas métricas diarias, lo cual nos induce a pensar, que ese monto de producción, no es cierto.

Ajustando

Según afirmó José Miguel Insulza el 25/04/13 (OEA), las drogas –que incluye otras además de la cocaína– mueven 84.000 millones de dólares americanos (US$ 84.000.000.000,oo) al año, de los cuales el 40% de ese movimiento, está en el mercado norteamericano.

Podríamos aproximar que el consumo norteamericano podrá estimarse en el máximo de unas quinientas (500) toneladas de cocaína refinada al año.

Asumiendo otro tanto para la Unión Europea, a lo cual bien podríamos agregar un estimado de 30% para cubrir nuevos mercados en prospección; la suma de demanda esperada estaría en el orden de mil trescientas toneladas (1.300 Ton) al año.

Si las FARC pretendiera cubrir desde Venezuela, sólo el cincuenta por ciento (50%) de esa demanda de cocaína en los mercados internacionales, tendría que producir no menos de 650 toneladas/año.

Para lo cual le bastarían con la actividad de cien (100) instalaciones itinerantes de laboratorio, con una producción de cincuenta (50) kilos de cocaína diarios, en 130 –continuados o discontinuados– días: 100 x 50 x 130 = 650.000.

Tomando en cuenta que la producción con la tecnología de las FARC es la media, asumimos bastarían instalaciones de laboratorio medianas, por tanto, a una media de cinco millones quinientos mil dólares (US$ laboratorio-perijá-300x2215.500.000,oo), una inversión aproximada de quinientos cincuenta millones de dólares americanos (US$ 550.000.000)

Y el retorno de esa inversión fija para producir 650 toneladas de cocaína en Venezuela, incorporaría a las finanzas de las FARC, cuarenta y cuatro mil seiscientos ochenta y siete millones quinientos mil dólares americanos (US$ 44.687.500.000,oo)

Otros costos, las comisiones

Si es que el nativo Cártel del Sol y sus socios civiles no se incorporan a la actividad como financista y sólo cobraran por mirar para otro lado, dejaría para repartir a estos “comisionistas”, entre cuatro mil quinientos y ocho mil quinientos millones de dólares americanos (de 4.500.000.000,oo a 8.500.000,oo) por año

Geopolítica del crimen

Desde bien temprano en los sesenta, Fidel Castro Ruz inició su relación y los negocios con traficantes de drogas; Robert Vesco, Carlos Lehder Rivas; con José Abrantes Fernándes, ordenaría la fundación de las empresas “Caribbean Happy Line, S.A.” y la “Mercurio, S.A.” en Panamá; luego las negociaciones con Manuel Antonio Noriega y con el fundador del Cártel de Medellín, Pablo Emilio Escobar Gaviria.

  • “… muchos miembros del Ejército cubano fueron responsables de ser utilizados por el Cartel de Medellín para ayudar a transportar hasta seis toneladas de cocaína desde los aviones hacia los barcos con destino a Estados Unidos, con un valor en la calle de unos 150 millones de dólares durante un período de año y medio…”

Puesto al descubierto, Fidel Castro Ruz, ordenaría el enjuiciamiento y fusilamiento de Arnaldo Tomás Ochoa Sánchez, Antonio de la Guardia Font, Amado Padrón Trujillo y Jorge Martínez.

Conclusión

Si alguien aún alberga algunas dudas de que exista un inocultable e inseparable vínculo directo, entre aquella oferta de Fidel Castro Ruz a Rómulo Alberto Betancourt Bello en febrero de 1959, –la guerra que contra éste inicio y ha mantenido por mas de 20.000 continuados días– y el control que hoy tiene Cuba sobre Venezuela –luego de esa sostenida labor de zapa que destruyó la FAN y convirtiéndola en su aliada como FANB, hoy le garantizan el control– que se complementa ahora con los acuerdos La Habana/FARC/Santos Calderón.

Colombia sale de la atención extranjera porque sólo se queda con siembra, cosecha y pasta, en beneficio de alternativas de vida para campesinado, mientras Venezuela, asume el resto de los sectores de producción, almacenamiento y exportación de cocaína a los mercado internacionales.

Quizás puedan despertar los ingenuos, contemplando como Venezuela está siendo industrializada por el Cártel del Caribe y sobre la caída en la producción/exportación de petróleo, la caída de la exploración/explotación de oro, en ese tercer punto de negociación/acuerdos en la agenda La Habana/FARC/Santos Calderón, la cocaína deviene el nuevo rubro de exportación dominante.

Petróleo y oro se cobran por transferencias bancarias con asientos y registros contables y con demoras en la liquidación; la cocaína se cobra en el mismo momento de la entrega, en líquido, billete sobre billete, sin registros ni asientos contables.

 

Acerca de rriverom
http://www.home.earthlink.net/~accioncivica/ http://twitter.com/#!/rarmuz

One Response to Cártel del Caribe industrializa a Venezuela

  1. Pingback: Cártel del Caribe y de Soles, “inmovilizan” la competencia | Rafael Rivero Muñoz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: