“Cuestión previa” en realpolitik[i] (I/II)

 

 

 

La principalísima: Sólo se negocia, con el dueño del circo

 

 

Rafael Rivero Muñoz

Caracas, 08/04/14

@rarmuz

 

  • “… En política sólo triunfa quien pone la vela donde sopla el aire; jamás quien pretende que sople el aire donde pone la vela…” Antonio Machado (1875-1939)

 

En el tiempo por venir, no podrá existir ni existirán jamás derivados consistentes de una negociación política, entendida ésta en su más ladina, real y restringida expresión –la toma, ejercicio, mantenimiento y permanencia en el poder–, cuando el interlocutor visible no es quien detenta y ejerce el poder y sólo están a la mano, miembros de un comité de representantes quienes no estudian ni preparan, mucho menos toman las decisiones.

Esos en quienes sólo se han delegado ciertas actividades sujetas a consulta y por tanto, quienes sólo disfrutan de algunos signos exteriores del poder.

Se tratare ello de personajes visibles o no, con el limitado ámbito de acción de un parlanchín Maestro de Ceremonia; lo fuere, uno u otro payaso, titiritero, ventrílocuo, bastonero, contorsionista, ilusionista o malabarista en turno.

Precisión

Desde la limitada perspectiva y la experiencia en seguridad pública, dos de las indiscutibles determinantes políticas, sociales y técnicas de este histórico momento venezolano del lapso 1998/2014, han sido amplia y suficientemente tratadas:

a)    De la guerra de los 20.000 días; con sus 15.000 primeros días sobre “sangre, sudor y lágrimas” y plenos de victorias consecutivas de los intereses de Venezuela por sobre, en contra y aplastando los manifiestos objetivos de Cuba; el último cuarto de 5.000 días, sobre tiempos del antes, durante y después, abundantes en cobardías, en complicidades, en oportunismos, en abandonos y materializados en las certeras derrotas de los intereses venezolanos –intra y extrafronteras–, bajo el decidido empuje, la dirección estratégica y táctica de los hermanos Castro, y en beneficio exclusivo de sus personales intereses cubiertos a tenor, bajo la bandera de Cuba.

b)   De las enormes falencias técnico–político–sociales como, quizás, la mayor y la más importante LaCortinaDePaja2002herencia del más largo continuado período político venezolano; ese donde se implementarían y madurarían bajo el ala de un caudillismo ligth, a partir de las reuniones de New York de 1957 y los derivados del tan nombrado pacto firmado en la quinta Punto Fijo en Caracas por los cabezas de los partidos dominantes de aquel momento –Acción Democrática (AD), Comité de Organización Política Electoral Independiente (COPEI) y Unión Republicana Democrática (URD), aquel 31/10/1958–; precisamente, ese acuerdo donde toma cuerpo y se asienta, la democracia del “Sistema de Conciliación de Élites” (Juan Carlos Rey), de cuya sui géneris dinámica hizo uso hasta la saciedad, el genocida Fidel Castro Ruz[ii] y que hoy, nos aplasta bajo la rendida bota de nuestros propios soldados.

 

Dos generaciones

Si bien es cierto que las movilizaciones estudiantiles conocidas como la “Generación del 28”, se arriesgaron y enfrentaron los rigores políticos de la dictadura en tiempos de Juan Vicente Gómez, esto lo hicieron en momentos de paz internacional y exclusivamente, dentro del juego de intereses al interior de las fronteras de una Venezuela eminentemente rural.

Pero para sus equivalencias en esta generación del 2014, los riesgos asumidos y el enfrentamiento vital, resulta ser radicalmente distinto.

Es en lo extra–fronteras, geopolítico; es sobre una Venezuela mayoritariamente citadina; es en tiempo de guerra –si bien no declarada no por ello menos letal– y es en una guerra que en el campo político y geopolítico, lleva perdida Venezuela en éste su cuarto lapso y quizás, final.

Guerra perdida, a manos y por manos de décadas y de generaciones que no la asumieron como tal y de ello y por ello, la sucesión en la caterva de incompetentes encaramados como dirigencia; y que hoy de nuevo, se muestra limitada, abrumada y amilanada frente al peso histórico, tanto de las cobardías, complicidades y oportunismos de sus predecesores, como de las propias y ante la magnitud de las complejidades de unas realidades geopolíticas, que no entendieron a tiempo, que les aterra y que habiéndoles estallado en la cara, no han tenido, no tienen, ni tendrán –los hechos lo demuestran–, capacidades políticas para la articulación y consolidación de respuestas.

Cuestión previa

Insistimos que el problema de Venezuela y de los venezolanos, ha sido, es y sigue siendo eminentemente político y aún cuando los análisis de muchos expertos se expresen –ayer y hoy– en términos jurídicos, ya sobre ese punto hemos elaborado empíricas apreciaciones.

En recientes notas del jurista Jesús Petit Da Costa, éste recuerda que a los abogados les:

“… enseñan que la ilegitimidad de la contraparte debe plantearse como cuestión previa antes de entrar a la consideración del asunto de fondo…”

En política

Con P mayúscula, la “cuestión previa”, viene radicalmente determinada por la individualización e identificación plena, sin la más mínima duda posible, tanto de los intereses en juego como, derivado de ello, de la tajante y substancial diferencia entre quien tiene y ejerce realmente el poder y quien o quienes –fuere como simple payaso mascarón de proa, lo fuere como Maestro de Ceremonias–, sólo disfruta y disfrutan, de los signos exteriores de poder

Pero, dentro del verdadero ámbito de este complicado asunto de hoy en Venezuela; en esa “política por otros medios”, es en las experiencias y las enseñanzas de los hechos conocidos de la citada guerra de los 20.000 días, donde está el verdadero ámbito del asunto.

Guerra

Se resume a un campo de muy bien diferenciada “cuestión previa”.

Simple quizás de definir, pero muy compleja de entender y de atender para conductas pusilánimes y en el estado de las cosas y el pánico generado; se resume, tomando el concepto de uno de sus clásicos y conocidos estudiosos:

“… Para que el oponente se someta a nuestra voluntad, debemos colocarlo en una tesitura más desventajosa que la que supone el sacrificio que le exigimos. Las desventajas de tal posición no tendrán que ser naturalmente transitorias, o al menos no tendrán que parecerlo, pues de lo contrario el oponente tendería a esperar momentos más favorables…” (Carl von Clausewictz 1780/1831)

A tenor

 

De lo jurídico, mal se puede hablar y tomar como punto de arranque lo jurídico; no en un país con 26 consecutivos textos constitucionales, en cada uno de cuyos períodos y momentos políticos y por las razones que pudieren alegarse, jamás fueron textos totalmente vigentes en la praxis política y social.

De lo político

Toda la dirigencia, sin excepción, voluntariamente concitados en una asociación de representantes de lo que resta de aquellos izquierdosos partidos políticos nacidos, operantes y gravitantes en el antes, durante y después del período 1958/1998 de Venezuela y en su mayoría, absortos, acobardados o simplemente, plegados a la imagen de un revolución continental; los “perfectos idiotas” para Plinio Apuleyo Mendoza, Carlos Alberto Montaner y Álvaro Vargas Llosa o los presos de esa “… parte de la estructura mental del comportamiento político del latinoamericano…”, a la cual se refiere Elizabeth Burgos, la ex de Regis Debray.

De la guerra

En ese ámbito, por sus mismos orígenes y la vital experiencia acumulada en el citado “Sistema de Conciliación de Élites”, esos dirigentes no han estado, no están ni estarán jamás, capacitados para el ejercicio de la Política con P mayúscula.

Mucho menos, para entender, hacer entender, atender y enfrentar, las vitales particularidades de situaciones de hecho que se han materializado con esta derrota político–militar y que en su sostenida escalada domina el ser y hacer de los venezolanos en los últimos 5.000 días.

La primera y la más grande de las determinantes de orígenes y experiencias de estos personajes, está precisamente, en algo que, para simplificar, podremos representar con un gráfico en dos dimensiones: el triángulo equilátero[iii].

En síntesis,

La más constante, dinamica y criminal expresión de la vigente Doctrina de Seguridad Nacional, muy propia, indispensable e inseparable de la política sin polémica; la que concibe, necesita, crea, identifica y mantiene, un enemigo interno.

Esa misma reconstituida Doctrina de Seguridad Nacional que muy bien expresara su otrora crítico, ahora mañoso usuario manipulador José Vicente Rangel, durante aquellos sofocos y en las preliminares de las matanzas de civiles desarmados en los sucesos de abril de 2002, cuando gritó a Hugo Rafael Chávez Frías: “… que bajen los cerros… eso los caga…”.

Allí, en esos siete vocablos de esa expresión, está el más grande y aterrorizante de los miedos y el preámbulo del pánico, de esos ahora dirigentes, tanto del régimen como de una pretendida oposición.

Por primera vez

Confluyen y se hacen presentes en la política venezolana del antes, durante y después de esta “democracia” del “Sistema de Conciliación de Élites” derivada ahora en supuesta revolución de izquierda, acciones y reacciones que clara y tajantemente, dejan al descubierto que lo que está en juego, si bien se desarrolla al interior de las fronteras de Venezuela, su dinámica y vías de solución, no están exclusivamente ni en la gente ni en los intereses propios y en juego al interior de ese ámbito.

Diapositiva1Antes por el contrario, demostrado está que los determinantes intereses en juego; las más viejas, elaboradas y estructuradas operaciones sobre Venezuela y su gente, trascendieron y trascienden sus limitadas fronteras, para operar en el ámbito de los intereses de otras poblaciones y países.

En primera instancia, quedó suficientemente evidenciado en la reciente votación en el Consejo Permanente de la OEA; allí están todos los 34 que representan, votan y defienden, sus intereses en el campo de la realpolitik.

Diapositiva1

Diapositiva2

Sigue…

 

[i] La realpolitik o política de la realidad en alemán (real, realistic, practical o actual), término acuñado en el Siglo XIX por Otto von Bismarck como método para equilibrar el poder entre imperios europeos, 1.862/90; abandonada y remplazada (finales del XIX) por la weltpolitik (S.XX) del Emperador Guillermo II y retomada por la Canciller de Alemania Angela Merkel(08/2012). Según los estudiosos del tema, entre los precursores de la realpolitik, se encuentran entre otros, el teórico militar chino, Sun Tzu; el griego Tucídides padre de la historiografía científica; el cardenal–duque de Richelieu; Nicolás Maquiavelo.

[ii] Cifrando y tomando en cuenta sólo tres valores para una medición del genocidio en el continente Americano: a) un lapso continuado no menor a 56 años; b) un espacio territorial de operaciones bélicas clandestinas, por sobre los 40.339.108 kilómetros cuadrados y c) una población objetivo de dominación que para 2012 se estima en 949.638.787 de habitantes; sobre esos tres parámetros, el número de asesinatos e incapacitaciones humanas, más la destrucción de bienes y de futuros de países, naciones o comunidades acumulados y “capitalizados” por la revolución del genocida Fidel Castro Ruz, si bien pudiere no superarlas, también es cierto, que nada tienen que envidiarle a los otros tres más grandes genocidas conocidos en la historia de la humanidad: José Stalin, Adolfo Hitler y Mao Zedong

[iii] Figura geométrica, a los efectos del ejemplo, cuyos vértices identificaremos con los vocablos Política, en el vértice superior, descansando o soportado en los otros dos puntos; la Polémica, vértice inferior izquierdo y la Policía, vértice inferior derecho. En términos de esa praxis y en esa graficada imagen, significó que, en 40 años, la ausencia de verdadera y creadora polémica –lo vital de la Política–, a la política de estos herederos –con p minúscula–, habituados ya, sólo les quedó como mecanismo de acción política, la policía y por aquello de que a ninguno le interesa cambiar la maquinaria de la cual se ha de servir en la eventualidad de llegar a posiciones de poder (Casamayor), hoy cosechamos los resultados.

Acerca de rriverom
http://www.home.earthlink.net/~accioncivica/ http://twitter.com/#!/rarmuz

One Response to “Cuestión previa” en realpolitik[i] (I/II)

  1. Pingback: Avasallamiento[i], y es a la “Vinagreta” I/II | Rafael Rivero Muñoz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: