Crimen de Mónica Spear: guión de un aterrorizante thriller (II/III)

Expresamente destruido como caso criminal, lo despliegan como “Cuento de Vaqueros”

Rafael Rivero Muñoz

Caracas, 12/01/14

@rarmuz

“… Tiempo que pasa, la verdad que huye…”

Harry Söderman (1902/1956)

Ya en la primera nota (I/III), precisamos los determinantes pormenores de la “escena del crimen” en el asesinato de la pareja Mónica Spear/Henry Thomas Berry;  los que expresamente impusieron la muerte como caso criminal a investigar.

Ese asesinato múltiple ocurrido el lunes 06/01/14 sobre las 23:00 horas, a la altura  del kilómetro 28, sobre la Autopista en dirección Norte/Sur, en la ruta Puerto Cabello–Valencia; en el punto geográfico conocido y citado por las fuentes oficiales y medios de comunicación, como: Sector El Cambur.

Y ello, como el inevitable y directo derivado del estructurado soporte a una de las expresiones del Crimen Organizado.

Un incompetente desempeño inicial y continuado en el antes, durante y después; manifiestamente evidenciado tanto en las autoridades administrativas de seguridad, como de la Fiscalía General de la República (FGR) y muy especialmente, en el personal y en la directiva técnica del organismo que se dice científico y que es el responsable directo por el regulado comienzo de una investigación criminal: el CICPC.

Un conjunto de circunstancias que imponen y atornillan firmemente y para siempre, una Política de Estado con este tratamiento eminente y expresamente político, al cual fue, forzosamente lanzado –donde se mantiene y se mantendrá–, lo que hasta las 23:00 horas de ese lunes seis de enero, habría dado los primeros pasos hacia una causa penal.

Piratas de Carretera y con charretera

Desaparecido y borrado con sucesivos, voluntarios, continuados y consistentes plumazos todo el valor técnico–criminalístico derivado de esta escena del crimen, donde si bien nació también se mató este caso, no queda, para cualquier interesados en una verdad sustentada, otra que escudriñar y buscar en los referentes, aquellos que aún permanezcan con algunas características de originalidad.

Al menos, las originalidades percibidas como válidas y sobre ellas, tratar de elaborar un tratamiento que, necesariamente es y deberá ser especulativo.

Tanto para acercarse a esa evidenciada dinámica de la modalidad Piratería de Carretera; tanto para escudriñar en la ocurrencia de los eventos en el antes, el durante y en el después de la fecha y hora que murió abaleada la pareja Mónica Spear\Henry Thomas Berry.

Quizás con una pretensión sin garantías de éxito, al intentar por esa vía, una forma de freno en el juego de complicidades; perturbando para dar al traste con lo que ya han convertido los voceros del régimen, el tratamiento público de esos dos asesinatos:

Un “Cuento de Vaqueros”

Se trata de esos circunstanciados desempeños políticos que se expresan en la intervención directa del propio titular de la presidencia y la saturación mediática con las ordenadas movilizaciones de pobladas partidistas afectas al régimen; con las redadas populares de supuestos azotes de barrio; con los señalamientos genéricos; con los rebuscados y fabricados antecedentes policiales; con las arbitrarias detenciones, con palizas; con las “siembras” de evidencias; con las fabricadas imputaciones; con las programadas, difundidas y sostenida satanización para la expresa demolición de lo que tenga o reste en las precarias capacidades de argumentación de seleccionados pobres diablos y de defensa en unas individualidades iletradas, ignorantes y de muy escasos recursos físicos, mentales y materiales.

Son esos civiles desarmados, seleccionados y capturados; luego lanzados de sopetón a estas versiones adaptadas de justicia popular y que hasta ahora han caído y que seguirán cayendo, en la activada nasa que, sin limitaciones, es manejada a conveniencia, por los funcionarios de un régimen criminal.

Independientes sean las posiciones de mando en uno u otro sea el organismo, desesperado están todos y cada uno de los cuadros de mando y conducción.

Consternados por sacudirse o por lo menos acallar, las otrora evidenciadas, ya perennes:

a) Negligencias, incompetencias y complicidades por acción y omisión.

b) Por los viejos, nuevos y criminales vínculos  con los operadores en la estructura funcional de Piratas de Carretera.

c) Con los mecanismos de soporte de esa estructura, en manos y por manos de colectivos de afectos –civiles o no–, que el régimen ha organizado, financiado y suministrado armas, municiones, granadas, medios de transporte y de comunicación autónomos; estructura funcionales sobre las que ya han perdido el control material.

d) Por los severos riesgos a los que se exponen de tocar y destapar parte de esos silenciados secretos que se guardan una o en muchas “Cajas de Pandora”, en manos de todos y cada uno de los cuadros de organización de los miembros de las facciones en el partido de gobierno y de las bandas criminales operando al interior y desde la periferia de este gobierno del tal Nicolás.

Guionista (s) del cuento de vaqueros

Sobre toda esa montaña de manipulada información, desinformación, de infografías y de otras gráficas, que uno y otro sea el funcionario o medio de difusión, o de los particulares independientes o dependientes, que tratando de entender y de hacer entender las complejidades del crimen, voluntaria o involuntariamente, se hacen copartícipes del complejo.

Datos que desde el propio titular de la presidencia, el tal Nicolás, pasando por ministros, por diputados, por gente de partidos; de jefes policiales y funcionarios subalternos; hasta de espontáneos y de reporteros, que manejan informaciones que han suministrado y que los medios, oficiales o no, nacionales e internacionales, difunden; en su mayoría, sin verificación o constatación previa.

Por algo no existe la posibilidad de preguntas y repreguntas en estas llamadas y convocadas “Rueda de Prensa Oficial”; por algo ya los reporteros de sucesos, abandonaron la técnica y en función de mantener sus fuentes oficiales, guardan cuidado y se reservan de hacer preguntas incomodas.

Sin embargo

Existe dentro de ese maremágnum de datos, varias informaciones graficadas sobre piezas o elementos físicos relacionados con el crimen, que se nos han presentado y que pareciera, mantienen por ahora, esa cierta originalidad que hemos citado necesaria y que, eventualmente, permitirían partir de esa aceptada singularidad, para conducir hacia una secuencial interpretación de los eventos y por esa vía, hacer posible intentar un acercamientos a esa verdad que el régimen pretende silenciar.

Habla el GBY74K

Así como entre expertos en investigaciones de muertes violentas, se acepta y afirma, como axioma, que un cadáver habla y hecha su propia historia; también las distintas piezas de y en una escena de crimen o directamente vinculada al antes, durante y después de la ejecución de los actos criminales, colectadas o no y siempre que conserven su originalidad, también tienen su lenguaje; hablan y mucho.

De allí la vital trascendencia de una “Cadena de Custodia” en la custodia y preservación de esas originalidades; procedimientos donde quedan materializados el especializado tratamiento de la escena del crimen y de todo lo que con ello se vincule en sus derivados.

Como ya afirmamos, allí, en la Cadena de Custodia, está la partida de nacimiento, pero también allí, con su ausencia se firma la partida de defunción, tanto de la investigación criminal como de la derivada causa penal.

  • Aún cuando, como es el caso de este gobierno del tal Nicolás, existe el,problema de las “Partidas”; uno donde el propio titular en ejercicio de la presidencia no está en capacidad de exhibir su Partida de Nacimiento, pero es que tampoco ha exhibido aún la Partida de Defunción de su predecesor.

Diez gráficas seleccionadas:

Para la validez práctica de ese axioma citado, en necesario conocer y dominar tanto el lenguaje como sus inflexiones para poder acercarse a ese especializado y silencioso lenguaje y no sólo palparlo, escucharlo, sino también entenderlo y hacerlo entender y para poder, sobre sus particularizadas inflexiones y detalles, soportar una argumentada interpretación, tan empírica o tan científica, como las circunstancias impuestas sobre el caso, lo permiten.

Los hechos están allí, intentemos una interpretación, partiendo de uno de sus difundidos elementos.

Caso:

Asesinato Mónica Spear/Henry Thomas Berry; Km 28 Sector El Cambur Autopista en ruta Puerto Cabello–Valencia 06/01/13/lunes/23:00horas

Lamina Uno

Slide01En la cara frontal del vehículo, toda la carrocería, el parabrisas, techo, los dos vidrios de las puertas del lateral izquierdo (lado del conductor), en tapa de la maleta; sobre todas sus superficies, no se notan alteraciones o daños

Lamina Dos

 

Slide02El vehículo Toyota baleado, transportado y sobre la misma plataforma de una grúa, es sujeto de una inspección.

Nótese:

  1. 1.     El vehículo está sobre la plataforma de una grúa y un funcionario, linterna en mano, parado sobre la calzada y observando los impactos; otro funcionario, se observa en primer plano una mano izquierda enguantada.
  2. 2.     La altura del primer funcionario citado, en su punto más alto, la cabeza, llega sólo al borde inferior de la ventanilla delantera derecha.
  3. 3.     En el espacio libre que deja el vehículo cargado sobre la grúa y a lo largo de la parte derecha de la plataforma de la grúa, no queda superficie suficiente para hacer pié y menos aún, para la ejecución de maniobras de cualquier tipo, sea sobre el vehículo, las cerraduras, las puertas, las ventanas, los pasajeros; ésto, estando parado en espacio que deja el vehículo en la plataforma de la grúa.

Lamina Tres

Slide03Salvo los seis impactos de bala que se señalan, sobre este lado de carrocería no se observan otros daños.

1. Flechas amarillas descendentes señalan el lugar de cinco de los impactos; el sexto no se indica por estar tapado por los dos funcionario.

2. Nótese el severo daño en el Rin de la rueda delantera derecha del vehículo y los dos  neumáticos de ese lado totalmente desinflados

Lamina Cuatro

Slide04Seis impactos sobre costado derecho del Toyota GBY–74K:

  1. 1.     Trayectoria probable desde la boca del arma al primer punto de impacto de proyectiles sobre la carrocería del vehículo: atrás hacia delante; de derecha a izquierda y de arriba hacia abajo, a lo sumo, plana
  2. 2.     Secuencia probable: está señalada con números consecutivos dentro de un círculo amarillo
  3. 3.     Los tres tiros que probablemente  hicieron impacto en cada una de las víctimas, están señalados con un sobre círculo en rojo

Lamina Cinco

Slide05Momento en que se inicia o da continuidad a la inspección del interior del vehículo Toyota matrícula GBY 74K estacionado en las instalaciones del CICPC

Cuatro funcionarios en su labor:

  1. 1.     Desaparecieron las batas blancas y los guantes quirúrgicos.
  2. 2.      No se observan carpetas o soportes para anotaciones.
  3. 3.     No son visibles los medios y equipos técnicos para el levantamiento planimétrico y la fijación del estado del exterior e interior del vehículo, indispensable y previa a cualquiera sea la intervención sobre esa única e importante pieza del crimen, tanto para la investigación como para ulteriores efectos.
  4. 4.     Uno de los expertos, mientras habla por un teléfono en su mano derecha, con la puerta abierta y con la mano izquierda, remueve algún objeto del interior y parte posterior de la cabina del vehículo; otro funcionario, observa por la ventana el interior, sin abrir la puerta delantera.

Nótese

  1. 1.     Ambos neumáticos delantero y trasero derecho del vehículo totalmente desinflados.
  2. 2.     Aparte de los seis impactos de disparos, no se observan abolladuras o daños en carrocería.

Lamina Seis

Slide06En el proceso de inspección “científica” del vehículo Toyota matrícula GBY 74K, dos funcionarios dialogan uno observa; éste último, será quien luego recibirá el amasijo de objetos recolectados del interior del vehículo para trasladarlos, se asume, al lugar donde se realizarán luego las particularizadas inspecciones “técnicas”.

Nótese, el reflejo de la luz diurna sobre el cristal de la ventana de la puerta delantera derecha del vehículo

Lamina Siete

Slide08 Obsérvese el momento en que, retirado de la escena del crimen, transportado hasta las instalaciones del CICPC, estacionado sobre la calzada de un estacionamiento y a la intemperie, se inicia o da continuidad a la inspección interior del vehículo Toyota matrícula GBY 74K

Nótese momento y forma en que son “científicamente” tomados uno por uno, amontonados en un solo amasijo, sacados y transportados por un funcionarios, se asume, hacia algún lugar del CICPC, todos los varios efectos localizados en el interior del vehículo

No es visible en la gráfica ningún desempeño destinado a la fijación del estado interior del vehículo antes de proceder a la remoción y el retiro de los objetos 

Lamina Ocho

Slide09Momento en que se abre el compartimiento del motor y se realiza la revisión e inspección técnica de su interior

Nótese:

1. El reflejo de la luz diurna sobre el cristal de la ventana de la puerta posterior derecha del vehículo.

2. En contraposición, la ausencia de éste equivalente reflejo, en el cristal de la puerta delantera:

3. ¿Ese cristal fue retirado?

4. ¿Será el objeto oscuro que se observa al lado del vehículo y sobre la calzada?

5. No se observa en la gráfica medios físicos para la fijación, previa a la remoción, si fuere el caso.

Lamina Nueve

Slide10Plataforma de la grúa señalada en los medios y por las autoridades, como aquella detenida a su paso por Mónica Spear y con la que se prestaba auxilio al vehículo al momento del inicio de la balacera; grúa abandonada por sus operadores al inicio de los disparos y recuperada luego de su regreso a la escena con la GNB

Grúa sobre la que luego se vargaría el vehículo para su traslado a las instalaciones del CICPC, el mismo día de hechos

Lamina Diez

Slide11Obsérvese en la gráfica una premisa absolutamente falsa:

El autor de la infografía ha asumido como cierto y especulado, partiendo de la versión a los medios oficializada por el régimen sobre el ataque y  asesinato de la pareja y herida a la menor:

Según esta expresamente errada interpretación

1. El vehículo estaba sobre la plataforma de la grúa en momentos de iniciar y de terminar el ataque a tiros
2. Son cuatro los atacantes armados, todos disparan contra el vehículo desde la calzada en una trayectoria de abajo hacia arriba; de atrás hacia adelante y de derecha a izquierda de las víctimas en una trayectoria ascendente, desde las bocas de las armas hasta el primer punto de impacto sobre la carrocería del vehículo.
3. Se marcan en expreso los seis disparos sobre el vehículo.
¿Qué nos dice el GBY74K?
El parlanchín vehículo nos dice muchos detalles, cuyo análisis extendería demasiado la nota, así que a los efectos y sintetizando, se recrearán sólo los eventos del preciso momento del ataque, con los más importantes derivados de esta “conversación”
1. Los tripulantes del vehículo atacado estaban distribuidos en su interior:
  • Henry Thomas Berry, en el asiento delantero y lado del conductor
  • Mónica Spear, en el asiento delantero y lado del copiloto
  • La menor hija, sentada en el asiento trasero del vehículo, en el centro,posiblemente sobre una silla de niños anclada con las correas de seguridad centrales.
2. El vehículo que ya había recibido auxilio de una grúa y estaba en ese momento en el proceso de montarlo a la plataforma de ésta por los dos operadores; al parecer, si fuere cierto, en un intento anterior, la cadena de tiro se soltó cuando se empezó a halarlo sobre la inclinada plataforma y se había reiniciado un nuevo intento de anclar el gancho parr subirlo.
3. En el momento del ataque e inicio de los disparos, el vehículo GBY74K, indiscutiblemente estaba aún sobre la calzada, sobre la misma cota donde estaba se desplazaba un único atacante y autor de los disparos.
3. Vista la secuencia de disparos y las trayectoria de cada uno de ellos, ya referidas:
  • Un sólo atacante y tirador
  • Desplazándose por el borde de la carretera, por el lado derecho, el del copiloto y desde atrás, flexiona el torso y algo agachado se acercó y llegó hasta el vehículo .
  • Para explotar a plenitud el factor sorpresa, hace un primer disparo bajo que impacta sobre el guardafangos trasero del vehículo.
  • Ese primer tiro penetra al interior, pasa por la maleta, entra por el espaldar del asiento trasero y en su trayectoria, impacta a la menor en una pierna.
  • Ese primer disparo, sorprende y alarma a todos; los tripulantes del vehículo, ya conscientes del asunto por la reacción de la niña herida; los dos operadores de la grúa, conocedores por los antecedentes de lo que se ha iniciado, salen en estampida, dejando todo como está.
  • Ese único tirador, quien no puede abrir las puertas del vehículo porque habían sido bloqueadas desde adentro, inicia y continúa un secuencia de disparos que comienza por la parte baja de la puerta trasera y va subiendo en la medida que no logra respuesta del interior; segundo y tercer disparo; en el cuarto sube el arma y lo hace sobre el cristal de la ventana trasera derecha.
  • Ese cuarto disparo penetra al interior del vehículo y en su trayectoria impacta la humanidad de Henry Thomas Berry.
  • Mientras el tirador se desplaza con un medio paso más hacia la trompa del vehículo, baja algo el arma y realiza el quinto disparo hacia la carrocería y en dirección al copiloto.
  • Ya a la vista del tirador, la cabeza del copiloto, quizás la propia cara y hasta llegó a cruzar mirada fugaz con las espantadas pupilas de Mónica Spear, hace un último disparo que penetra cerca del ángulo superior trasero del cristal de la ventana de la puerta del copiloto e impacta a la víctima.

4. Terminada la secuencia de disparos, el tirador prueba de nuevo abrir las puertas del vehículo, por estar bloqueadas no tiene acceso al interior.

5. El atacante abandona el área de ataque y se dirige al medio de transporte que le espera; posible y seguramente a otro lado, en el canal Sur/Norte de la Autopista.
6. Silencio absoluto, pasa algún tiempo y los operadores de la grúa regresan acompañados de funcionarios; no hay respuestas del interior del vehículo; están bloqueadas las puertas.
7. Conociendo la técnica y con la apropiada herramienta a mano, el operador de grúa a requerimiento de funcionarios, procede a manipular la puerta del conductor del vehículo y la abre: dos cadáveres y un infante de cinco años herido.
8. De allí en adelante, el asunto queda, está y permanece en manos de las autoridades, bajo mando y conducción de las charreteras y de alguno que otro socio de los Piratas de Carretera.
Por qué y para qué entonces el “Cuento de Vaqueros”
Baste recordar a tenor, que cuando se cita el modus operandi “Piratas de Carretera”, nos estamos refiriendo, más que al MO sobre el terreno, a los vínculos directos, indiscutidos pero silenciados, de la modalidad delictiva, específicamente con las múltiples “charreteras” en posiciones de mando y conducción.
Imposible dejar de referir a uno de esos más connotados operadores como Pirata de Carretera en sus inicios y antes de convertirse en el principal y más eficiente y conocido Broker de la Cocaína, el preso y silenciado Walid Makled García y más que al “Arabe”, a sus principales y más activos socios y empleados, donde destacan por sus posiciones rimbombantes nombres y cuya lista de “charreteras”, es suficientemente conocida, nacional e internacionalmente (Lista Clinton) y si interés existiere en el lector, bien puede consultarla.
Pero eso, por su extensión, deberá ser el tema de una próxima nota.
Conclusión
El crimen de Mónica Spear, de su pareja Henry Thomas Berry y el frustrado de su jija de cinco años, por las particularidades comentadas del antes, durante y después, tiene mucho más de guión de un aterrorizante thriller que de un vulgar y truculento Cuento de Vaqueros; por eso fue expresamente destruido como caso e investigación criminal y recibe ahora ese difundido despliegue.
 
Anuncios

Acerca de rriverom
http://www.home.earthlink.net/~accioncivica/ http://twitter.com/#!/rarmuz

2 Responses to Crimen de Mónica Spear: guión de un aterrorizante thriller (II/III)

  1. y en qué instante los maleantes sacaron la cámara fotográfica que según pertenecí a Mónica y esposo?

    • rriverom says:

      Pregúntese usted no sólo por la cámara, si es que esa referida fuere propiedad de la víctima; resulta que ahora comenzaron a aparecer en las casas y lugares habituales de varios pobladores de una comunidad cercana al sitio del crimen, otros efectos de Mónica; entre otros, las Tarjetas de Crédito.
      Que buen trabajo de montaje del Cuento de Vaqueros, luego del aprovechamiento de la apertura del vehículo, una vez que los grueros regresaron con la comisión de funcionarios uniformados, desde el Puesto de Control donde acudieron a denunciar el ataque.
      Se entiende entonces en qué momento, de los momentos del cuento, los varios efectos de las víctimas, abandonaron –accidental, voluntaria o involuntariamente– el vehículo; quizás mientras era prontamente auxiliada la niña herida, bajados los cadáveres y revisado todo el interior de cabina y maleta del vehículo; y eso no lo hizo precisamente, el atacante que realizó los seis disparos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: