México demanda registros de la “Caja Negra” del Hawker 25 XB–MGM

Mínimo en sonido de cabina los últimos 30 minutos de vuelo antes del apagar turbinas

Rafael Rivero Muñoz

Caracas, 13/11/13

@rarmuz

  •  “… El hombre es el único que instala una trampa, le pone una carnada y luego mete la pata…”

John Steinbeck (1902/1968)

Slide09El subalterno y ejecutor inmediato, jefe de CEO/FANB, general en jefe Vladimir Padrino López, sin haber redactado, emitido y firmado aún un informe oficial del régimen sobre el derribo de todas y cada una de las 30 aeronaves civiles desarmadas, pavoneándose rechista ante cualquiera sea la pregunta.

Su jefe inmediato, el cucuteño Nicolás Maduro Moros, en ese tono amenazante de guapetón de barrio, se dirige prepotente ante el auditorio y el país y retador frente a su par mejicano:

¿Será por miedo, por ignorancia, por idiotez o por una dosificada combinación?Slide07

Señala voz en cuello Nicolás Maduro Moros:

  1. El presidente de México, Enrique Peña Nieto, está intercediendo en función de los intereses de los propietarios, tripulación y pasajeros de la aeronave mejicana Hawker Siddeley DH, 125, serie 400A, con matrícula XB-MGM.
  2. En esa operación la aeronave mejicana violó el espacio aéreo de Venezuela, y “… estaba full de cocaína…”
  3. Se ha promulgado el “… reglamento para la aplicación de la ley de intercepción aérea…”
  4. Y remate alegando tener: “… la potestad, como jefe de Estado, de derribar cualquier nave que penetre ilegalmente en Venezuela para el tráfico de drogas…”

A confesión de parte…

Slide08Ellos mismos, ya con el dogal al cuello, con cada nueva balandronada, milímetro a milímetro lo van cerrando: eso hasta que, por propia voluntad, los deje sin aliento.

Con cada nueva declaración, a sabiendas o no, agregan nuevos elementos de convicción que imponen una indispensable e imparcial investigación técnica, para el establecimiento de todas las circunstancias y de las eventuales responsabilidades criminales que, del ilícito y letal ataque de fuerzas militares contra aeronaves civiles, se puedan derivar.

Sobre extraño e inusitado argumento se soporta esta última operación; hasta ahora Venezuela se había convertido en un portaaviones para la exportación de la cocaína producida por las FARC en Colombia, con destino al mercado norteamericano y Europa y ahora resulta que según el general en jefe Vladimir Padrino López la XB–MGM mejicana traía cocaína desde las islas.

¿Cuándo cambió el patrón conocido del negocio de la cocaína en Venezuela? Eso no lo informa el jefe del CEO/FANB

Veamos

  1. Salvo prueba irrefutable en contrario, en tiempos de paz o de guerra no declarada en los extremos, ningún jefe de Estado tiene delegada la potestad de atacar con sus fuerzas militares para y hasta derribar aeronaves civiles, aún en el alegado supuesto de la violación del espacio aéreo.
  2. Lo de la legalidad o ilegalidad en la incursión de una aeronave civil sobre el espacio aéreo de un Estado, sólo lo puede determinar una investigación, un juicio y una sentencia condenatoria de tribunales.
    1. En el caso de la “inmovilización” o “derribo” de 30 aeronaves civiles desarmadas, la mera y simple sospecha, tanto de la violación del espacio aéreo como del transporte de drogas, fue suficiente para someter a riesgo de muerte a las tripulaciones y pasajeros, al obligar el aterrizaje sobre terrenos escarpados; una vez en tierra, tripulantes y pasajeros:
      1.                                                i.     Fueron condenados ejecutivamente y desaparecidos;
      2.                                               ii.     desapareció también la supuesta cocaína que transportaba cada aeronave y
      3.                                             iii.     una vez con el control de la aeronave en tierra, se procedió a otra ejecutiva sentencia: su incineración
    2. En la ley y el reglamento que se alega haber promulgado, sobre la interceptación de aeronaves civiles, al menos los conocidos, en ninguno de sus apartes cita el ataque por fueras militares y derribo de la aeronave civil, sin antes haber agotado el total de procedimientos pautados por las normas internacionales y nacionales:
      1. Son 30 sucesivos procedimientos estandarizados o sistematizados,  se desestima en expreso la disposición que obliga a que las aeronaves civiles violatorias del espacio aéreo, deben ser guiadas hasta un aeropuerto y
      2. la taxativa obligación de las fuerzas operantes, de no poner en peligro la operación de la aeronave
      3. y de observar las condiciones de seguridad para la vida humana, de tripulantes y pasajeros.
    3. Si la aeronave XB–MGM violatoria del espacio aéreo venezolano, estaba cargada,  “full de cocaína”, de acuerdo a la carga útil máxima de la aeronave:
      1. Entonces ¿dónde están las casi 900 panelas de cocaína con un peso de un mil kilos y un volumen por sobre 1,5 metros cúbicos?
    4. Pretender señalar a todo aquel que demande respuestas precisas sobre una supuesta operación militar contra una aeronave civil desarmada, donde no aparecen ni los tripulantes, ni los pasajeros, ni la supuesta cocaína, no tiene otro objetivo que el de señalar a los demandantes como socios, cómplices o relacionados con el tráfico de cocaína.
      1. Así como el régimen señala tal eventualidad, de la que se evidencia de las informaciones oficiales, se puede inferir:
        1.                                                i.     Que adquiere mayor peso argumental una contraria, desde el momento en que, bien se pudiera estar en presencia de una particular “guerra” de un cartel venezolano, contra la competencia extranjera en el tráfico de cocaína.
        2.                                               ii.     De hecho, los militares venezolanos Vassyly Villarroel Ramírez, alias “Mauro” y Rafael Villasana Fernández, fueron acusados en México  por el envío de “… más de 52 toneladas de cocaína a México…”; de una producción bajo control de Daniel Barrera, alias “El Loco”, Javier Antonio Calle Serna alias “Comba” y asociados a las FARC y paramilitares.
        3.                                             iii.     Quizás, entonces, estemos en presencia de una orquestada operación y sus sucesivos “tumbes” de cargamentos cocaína.
        4.                                             iv.     Cargas que pasarían a engrosar la existencia de almacenes de acopio y depósito bajo control de cartel venezolano.
        5.                                               v.     Los mismos centros de acopio desde donde algunos importantes cargamentos de la red del broker Walid Makled García, habían sido despachados.
        6.                                             vi.     Allí estaría el origen de los tonelajes del DC–9 capturado en México; del Boeing 727 localizado calcinado en Mali y más reciente, de los mil cuatrocientos kilos embarcadas en 31 maletas en el vuelo Air France AF–385; el que despegó de Maiquetía el 10/09/13.
    5. Impedir todas las preguntas y los cuestionamientos y la necesaria investigación sobre una sistematizada operación militar que, de acuerdo con las mismas oficiales aseveraciones de Nicolás Maduro Moros, desde 2012 hasta esta fecha ha derribado 30 aeronaves civiles desarmadas, porque:
      1. No tienen a mano ni argumentos ni elementos probatorios de las identidades de todos y cada uno de los tripulantes y pasajeros de las 30 aeronaves “inmovilizadas” o “derribadas”.
      2. No tienen a mano ni argumentos ni irrefutables probanzas de que 30 a 100 personas, han logrado huir de las fuerzas militares venezolanas, una vez que, forzados a aterrizar en una sabana del estado Apure, se les han escapado: ¿en 30 consecutivas veces?
      3. Como política de Terror del Estado, en forma expresa y voluntaria, el régimen habría entonces sistematizado una modalidad de “Desaparición Forzada de Personas”; en este caso, llevan acumuladas de 30 a 100 personas desaparecidas.
    6. Desaparecidas de 30 a 100 personas, de las cuales se desconocen identidades:
      1. Si están muertas o vivas
      2. Si sus restos quedaron dentro de las calcinadas aeronaves.
      3. Si están enterrados en habilitadas y no identificadas fosas en las extensas sabanas de Apure, a imagen y semejanza de los recordados “Pozos de la Muerte” de La Cañada, Maracaibo, estado Zulia, 1983.
      4. O quizás, digeridos por la fauna local; algunos sanos o heridos, vivos o muertos y eventrados, lanzados uno a uno como alimento para cardúmenes de caribes en uno u otro sea el caño o río.
    7. Más aún, el más fuerte y teóricamente sólido argumento sobre el cual se soporta la operación de “derribo” de aeronaves civiles, 30 hasta ahora, es el tráfico de cocaína pero, queda evidente la extraña circunstancia de que ninguna de las 30 cargas de cocaína en ninguna de las 30 aeronaves civiles derribadas, tampoco aparece; es decir:
      1. Nicolás Maduro Moros, el que tomó la decisión política, no puede mostrar, probar y sustentar sobre irrefutables soportes documentales, la existencia de un solo kilo de cocaína derivada de esos derribos de 30 aeronaves civiles.
      2. Tampoco su subalterno ejecutor, el CEO/FANB, general en jefe Vladimir Padrino López, puede mostrar las evidencias de que en una u otra, menos en todas y cada una de las aeronaves civiles que bajo sus órdenes fueron “Inmovilizadas” o “derribadas”, fueron encontradas cargas de cocaína.
      3. Tampoco pueden asegurarlo y sustentarlo con pruebas documentales, todos y cada uno de los oficiales subalternos ejecutores sobre el terreno de los ataques y las medidas militares contra las 30 aeronaves civiles desarmadas.
        1.                                                i.     Para los tumbes de cargas de cocaína, el mejor método y el que menos rastros deja, es aquel que se realiza expresamente en áreas despobladas, sin testigos a la vista y silenciados para siempre los portadores y esa es la metodología más común en un negocio donde se compite y se negocia bien a sangre y fuego, bien a plomo y billete.
      4. Ni siquiera cuentan los citados funcionarios con dos de los indispensables e insustituibles procedimientos derivados de todas y cada una de las “inmovilizaciones” o “derribados” de aeronaves civiles:
        1.                                                i.     El y los expedientes iniciados por la Fiscalía General de la República donde quedan registrados, a los efectos jurisdiccionales, los elementos probatorios de la violación del espacio aéreo por la XB–MGM, con las identidades de tripulantes y pasajeros, más el cargamento de cocaína citado como motivo del hecho y sobre los que, eventualmente, la FGR soporte una acusación y un juez substancie y se decida la legitimidad o no de todas y cada una de esta operaciones de “inmovilización” o “derribo¨ de aeronaves civiles desarmadas.
        2.                                               ii.     No existe, al menos no ha sido citado como tal, la inspección y los informes técnicos soportes de los expedientes administrativos iniciados y substanciados por la Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC), en cada uno de las 30 inmovilizaciones o derribos.
        3.                                             iii.     No existe, al menos no han sido citado como tal, el informe técnico de la JIAAC y de acuerdo a lo pautado para todo siniestro o procedimiento donde esté involucrada una aeronave civil en territorio de Venezuela y precisamente, es la unidad administrativa sobre la cual reposa la responsabilidad para la inspección de cada inmovilización o derribo y la que, en ausencia de una causa penal, debería haber tomado bajo su custodia, las evidencias físicas.
        4.                                             iv.     En el caso particular de la XB–MGM mejicana, la mas importante pieza donde tendría Nicolás Maduro Moros, Vladimir Padrino López y sus subalternos, los elementos y probanzas de la ejecución material del procedimiento dentro de los términos pautados por las normas, fue abandonada, destruida o extraviada y no ha sido objeto de las inspecciones técnicas que sustenten los alegatos oficiales.

Hipótesis

En el eventual supuesto de que estemos en presencia de una sistematizada sucesión de “tumbes” de cargas de cocaína, con la eliminación física de los portadores y la destrucción “inmovilización” de las aeronaves, no podremos tratar el asunto como las legales y legítimas operaciones oficiales de un régimen; estaríamos en presencia y en medio de una guerra entre carteles de la cocaína.

Si todas o una mayoría de las aeronaves “inmovilizadas” o “derribadas”, pertenecen o no a un mismo cartel. Nacional o extra–nacional, no se tiene la información para asegurarlo pero, el hecho es que, en esta última operación con la aeronave matriculada en México, es de asumir que la operación sería de uno u otro de sus poderosos carteles mejicanos en cuyo caso, las cosas no van a ser muy fáciles para los operadores venezolanos.

Traerá severas consecuencias y de ser así, pronto los responsables superiores y en línea entre esta guerra entre carteles, recibirán respuestas, y muy contundentes.

De imperiosa necesidad resulta entonces para el régimen, sus cabezas visible y sus operadores en línea, brindar sólidas y sustentadas pruebas de que con la cocaína de las 30 aeronaves “inmovilizadas” o “derribadas”, no han sido sistematizadas operaciones de “tumbe” y eso, sólo es posible, si se hacen públicos los documentos que lo prueben y antes de que se inicien las represalias de los violentos, criminales y conocidos carteles mejicanos.

Probanzas

Por algo será que Elías Jaua Milano ha sido convocado repetidamente y se ha reunido con varias autoridades en México:

“… Yo le dije al canciller [Elías Jaua] que diera todas las explicaciones, pero que tratáramos de que el presidente mexicano supiera que estaban abogando por un avión que estaba full de cocaína…”, informó Nicolás Maduro Moros.

Pero Elías Jaua Milano no tiene respuestas, mucho menos está en capacidad de probar una cualquiera sean sus afirmaciones por ante el gobierno de México.

Entonces

A la mano tienen, el cucuteño Nicolás Maduro Moros y el general en jefe Vladimir Padrino López, cómo comenzar asustentar sus alegatos en cuanto a la “inmovilización” o “derribo” de la Hawker Siddeley DH-125-400 matriculada en México XB–MGM, puesto que de acuerdo a la licencia de operación expedida por México, en ese modelo y uso de aeronave, están regulados los equipos mínimos de seguridad de los cuales debe estar dotado y en perfecto funcionamiento.

Según la Norma Oficial Mexicana NOM-022-SCT3-2011, donde se establece el uso de registradores de vuelo instalados en aeronaves que operen en el espacio aéreo mexicano, así como sus características; según fuera publicada en el Diario Oficial, el jueves 09/02/2012[i].

Y en última instancia y como último recurso probatorio para estos dos altos funcionarios del régimen, Slide11les queda, si estuvieren interesados, otro equipo de registro ya que para ese mismo modelo de aeronave civil, está prevista la dotación normada de grabadoras de sonido; en ese caso, serían los treinta minutos finales de la operación de esa aeronave civil sobre las sabanas de Apure, luego de conminada a aterrizar y hasta apagar las turbinas.

Eso está registrado en uno de los modelos de las comúnmente conocidas “Caja Negra” y que, como mínimo, para este modelo de aeronave civil de transporte de pasajeros, se conoce como el (CVR)[ii]

Probabilidades

No estamos al cabo de conocer si también la conocida “Caja Negra” Hawker 25 XH–MGM, la desmontaron rápidamente y se la llevaron los pilotos y pasajeros antes de salir huyendo por las sabanas de Apure.

Tampoco sabemos si la “Caja Negra” fue destruida por el fuego o expresamente desmembrada por las unidades militares venezolanas operantes; en todo caso no es posible asegurar ni siquiera que haya sido recuperada o que aún esté entre los restos calcinados de la aeronave.

Como hemos reseñado, ni el INAC ni la JIAAC de Venezuela han realizado su labor, siendo que, es probable que una diligencia técnica in situ de estos expertos, se recupere y se conserve la originalidad de esos registros.

¿Y será que para evitar ser acusados de soportadores o cómplices del tráfico de cocaína, México dejará que el silencio cubra esta “inmovilización” o “derribo”; al menos sin respuestas a las tantas interrogantes.

México demanda

En defensa de sus nacionales, el presidente Enrique Peña Nieto de México sugiere en una primera etapa a su par Nicolás Maduro Moros de Venezuela, una mayor seriedad en las investigaciones, inspecciones e informaciones sobre la aeronave y quizás pida para que sus propios técnicos mejicanos incorporados a los venezolanos, realicen las tareas técnicas mínimas in situ:

  1. La recuperación de la “Caja Negra”, cualquiera sea el modelo y estado en que se encuentren.
  2. La inmediata remisión de la “Caja Negra” en el estado en que se encuentre y preservada de manipulaciones por una Cadena de Custodia, a los laboratorios autorizados para la inmediata realización de los exámenes forenses.
  3. La recuperación de los testimoniales, registros escritos y de sonidos, tanto de las tripulaciones de los F–16, de los helicópteros MI–17, como los operadores de las Torres de Control que intervinieron en el asunto y del personal de apoyo en tierra.
  4. La exhibición de las comunicaciones escritas entre las unidades en operación, desde la inicial “Orden de Operación”, emanada de la máxima jerarquía, hasta los informes de los comandantes de las unidades operantes sobre el terreno; a lo cual habrá que sumarle, los testimoniales del personal de línea.
  5. La entrega de las transcripciones completas de por lo menos el CVR del Hawker 25 XB–MGM

Allí están en sonido de cabina los últimos 30 minutos de vuelo antes del apagar turbinas y allí está la respuesta a la desaparición de tripulantes y pasajeros de la XB–MGM y por extensión, a tenor del tema en Venezuela, quizás, algo de información que oriente para la localización de las otras 30 a 93 personas desaparecidas por el régimen desde 2012.

Mientras, la Fiscal General de la República, abogado Luisa Ortega Díaz, no tiene ni el tiempo ni la voluntad para ocuparse de esos asuntos; sus sesiones de shopping en París, le copan el tiempo.

Conclusión

Hablarán las leyes y procedimientos vigentes de un país soberano, Venezuela, frente a otro país demandante, México; o, ante la presencia y acción de un Estado Forajido y ausencia de las leyes, hablarán las armas de uno u otro sea el cartel de una y en u otra frontera.

Slide10Esa perspectiva no suena tan remota y estaría por verse como respuestas de uno u otro sea el cartel mejicano atacado en sus operaciones con cocaína.

Pero está y estará, por ahora, en la decisión de Nicolás Maduro Moros, del general en jefe Vladimir Padrino López y de sus oficiales subalternos.

¿O será que, para salvar el pellejo y frente a las capacidades de fuego de los carteles mejicanos, veremos a continuación y a falta de otra, a otros importantes personajes del régimen vendiendo información y buscando, con el estatus de testigo protegido, en amparo de las leyes norteamericanas; a semejanza de las ya conocidas, de un Antonini Wilson, de un Eladio Aponte Aponte o de un Rafael Isea?


[i] Todas las aeronaves de turbina de ala fija pertenecientes o en posesión de concesionarios y permisionarios, que tengan una configuración de 10 o más pasajeros, excluyendo los asientos para la tripulación de vuelo; o con un peso máximo certificado de despegue de 5,700 kilogramos…

  1. Una FDR del tipo II, Grabadora de Datos de Vuelo.
  2. Un AIR de clase C capaz de registrar los parámetros de trayectoria de vuelo y velocidad mostrados al (a los) piloto(s), Grabadora de imágenes de a bordo.
  3. Un ADRS capaz de registrar los parámetros esenciales que se indican en el Apéndice B Normativo de la presente Norma Oficial Mexicana. Sistema de grabación de datos de aeronave.

[ii] La CVR deben comenzar a registrar antes de que la aeronave empiece a moverse por su propia fuerza y debe continuar registrando hasta la finalización del vuelo cuando la aeronave ya no pueda desplazarse por su propia fuerza. Grabadora de la voz en la cabina de la tripulación de vuelo:

Debe registrar, en cuatro o más canales separados, lo siguiente:

(a) Comunicaciones orales transmitidas o recibidas en la aeronave por radio;

(b) El ambiente sonoro de la cabina de la tripulación de vuelo;

(c) Comunicaciones orales de los tripulantes en la cabina de la tripulación de vuelo, transmitidas por el intercomunicador de la aeronave, cuando esté instalado dicho sistema;

(d) Señales orales o auditivas que identifiquen las ayudas para la navegación o la aproximación, recibidas por un auricular o altavoz; y

(e) Comunicaciones orales de los tripulantes por medio del sistema de altavoces destinado a los pasajeros, cuando esté instalado dicho sistema

Acerca de rriverom
http://www.home.earthlink.net/~accioncivica/ http://twitter.com/#!/rarmuz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: