Nicolás Maduro Moros franco camino hacia espiral de pánico

Aún con vida, se lo debe a la ausencia de Fidel Castro Ruz  y las indecisiones de la nomenklatura

Rafael Rivero Muñoz

Caracas, 26/10/13

@rarmuz

  • “… Mejor se puede disculpar el que se muere de miedo, que el que de miedo se mata: porque allí obra sin culpa la naturaleza; y en éste, con delito y culpa, el discurso apocado y vil…”

Francisco de Quevedo (1580-1645)

Si bien resultare verdad lo afirmado por Pilar Jericó en su famoso libro: “… sólo quien tiene poder puede generar miedo…”.

Cuando quien fingiéndose poderoso sólo está desde la cúpula disfrutando de los signos exteriores de poder y donde por sus cotidianos y evidenciados miedos se le conoce, al estar al borde de una espiral del pánico, es porque el poder no lo tiene, está en otra parte.

Es otro quien tiene el poder, lo ejerce y el cucuteño Nicolás Maduro Moros, lo sabe perfectamente.

No es nada nuevo

Dentro de su tan conocida barbarie el cucuteño agente de Cuba, Nicolás Maduro Moros, no ignora una repetitiva historia por demás conocida, aunque si muy silenciada por estos “perfectos idiotas” revolucionarios y sus colaboracionistas asociados.

Cuando los intereses políticos y geopolíticos de Fidel Castro Ruz –en su época de oro al mando de la caterva de perfeccionados idiotas latinoamericanos– y de Cuba, comenzaban a resquebrajarse o se encontraron en un callejón de precaria salida o sujeto a riesgos severos de colapso, la cabeza autora o causante de esos peligros, directamente o con varianzas con elaborados métodos de distracción, era físicamente liquidada.

Slide1Con y dentro de esa misma criminal dinámica de Fidel Castro Ruz precedieron al cucuteño Nicolás Maduro Moros: Ernesto Guevara de la Serna, alias “El Ché Guevara”, en 1967; Salvador Allende Grossens, en 1973; Arnaldo Ochoa Sánchez en 1989 y el más reciente, Hugo Rafael Chávez Frías; éste hace apenas tres trimestres, 2012 y no sin antes designar al heredero impuesto por “la voz del amo”.

Hechos en pleno desarrollo

En Venezuela los Camisas Verdes que obedecían antes a los intereses de Fidel Castro Ruz, ahora los de Raúl Castro, la nomenklatura y Cuba, ya están en plaza; con o sin el millón de milicianos, son los que tienen en sus manos el monopolio de todo el poder de fuego de Venezuela y, como ha sido comentado en notas anteriores, en esta guerra de 20.000 días –15.000 de uno tras otro fracaso militar cubano, 5.000 de victorias políticas sobre Venezuela, regresa al ámbito militar–, su actualizada variante está diseñada y es contra la población civil desarmada.

Eso quedó pautado y políticamente decidido en el  Conclave de El Laguito, La Habana el cuatro de septiembre del año pasado, concilio presidido por Raúl Castro con asistencia de Hugo Chávez y el cuerpo de generales que les acompañaron; allí quedó de arrancada expuesta la propuesta del general en jefe Henry de Jesús Rangel Silva; sobre sus premisas, se decidió arrastrar a Venezuela hacia la Conmoción Civil[i].

Visto que

Antes, el enfermo Hugo Rafael Chávez Frías, ocupado con sus afecciones de salud, poca atención prestaba a lo decidido, mediante un complejo artilugio clínico–quirúrgico fue eliminado y substituido por el cucuteño Nicolás Maduro Moros pero, éste, Nicolás Maduro Moros, no ha tenido ni tiene ni podrá tener, ni el poder ni el mando necesario de ese poder de fuego de las Camisas Verdes.

Por eso, a pesar de las arengas guerreras, de las sempiternas órdenes sin ejecución y en definitiva, por el acumulado de payasadas en sus diarias apariciones en medios de comunicación, no ha podido, ni implementar el plan, mucho menos llevarlo adelante.

Y el tiempo pasa y el régimen del cucuteño Nicolás Maduro Moros cada vez más aceleradamente se debilita, poniendo en riesgo la subsistencia de los hermanos Castro y de Cuba.

Y

Ahora Raúl Castro, pareciera seleccionó una nueva pieza en este juego de espejos y decidió que el cucuteño Nicolás Maduro Moros, proceda a sustituir a Jorge Alberto Arreaza Monserrat –el experto photoshopper– en la vice presidencia ejecutiva, para nombrar al “… outfielder y cuarto bate…”, el mayor general Hebert José García Plaza.

¿Será otro error del G2?; que se suma al anterior al recomendar a Nicolás Maduro Moros para sustituir a Hugo Rafael Chávez Frías, sin haber verificado el lugar de nacimiento del sujeto.

No lo sabemos, pero:

Un primer detalle:

En los apuros y a defecto de otro mejor o más controlado, al designar Raúl Castro al mayor general Hebert José García Plaza, está colocando a un oficial general subalterno por sobre un oficial general superior, el general en jefe Vladimir Padrino López, quien juramentado ejerce como el verdadero ministro de la defensa en los hechos.

Vladimir Padrino López –el experto inmovilizador de aviones sin pilotos ni cocaína con formaciones de F–16–, es quien tiene en sus manos todo el poder de fuego y aún cuando Nicolás Maduro Moros procediera a un acelerado ascenso a general en jefe de Hebert José García Plaza, aún así –a menos que lo haga retroactivo a una fecha anterior al ascenso de Vladimir Padrino López–, la antigüedad seguirá determinando que no será él el jefe supremo.

Slide2A menos que –cosas de la revolución–, a estas alturas en el juego interno de las fuerzas uniformadas, nada signifique todo eso para los oficiales generales y superiores; una revolución donde como se ha observado durante tres lustros, un teniente retirado con “ideas locas”, hasta le da órdenes a los oficiales generales y oficiales superiores activos; peor aún, se percibe, éstos las reciben sin rechistar.

En decir, incurrir en un nuevo error que se suma a los ya evidenciados, sólo por poner en el mando de las Camisas Verdes a un oficial, teóricamente más allegado a los intereses de Cuba y de allí, a la determinación de la población civil desarmada, no afecta, como objetivo militar, el despliegue para el inicio de hostilidades del Plan La Habana 04/09/12.

Segundo detalle:

Directamente ningún oficial cubano intervendrá en los desempeños bélicos de las Camisas Verdes contra la población civil desarmada:

  1. Porque Raúl Castro sabe que estos oficiales cubanos no estarán en las mismas condiciones operacionales de Argelia, Angola,  Etiopía, Guinea Bisau o Yemen del Sur; ya no es en aquella África de las aventuras geopolíticas y bélicas de las tropas cubanas de Fidel Castro Ruz.
  2. Por la vigencia del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional (CPI), a partir del primero de julio de 2002.
  3. Por los antecedentes de la nueva Fiscal de la CPI, la jurista Fatou Bensouda, quien sustituye a Luís Moreno Ocampo, cumplido ya éste su mandato de nueve años; fue elegida por consenso por la Asamblea de los 121 Estados miembros de la Corte en 2011; es una experta en el tratamiento de los desempeños criminales genocidas (fue la acusadora en el Tribunal Penal Internacional para Ruanda, creado en 1994 para juzgar el genocidio de la etnia tutsi por parte del Gobierno hutu).
  4. Por estar sentado y claro la calidad de los riesgos, con la declaración oficial de Fatou Bensouda al ser electa y antes de juramentarse en el cargo:
    1. “… Su primera declaración a punto de tomar posesión ahondó en esa lucha personal y legal…
    2. … Trabajaré con y por las víctimas de conflictos masivos y terribles sin consideraciones geográficas…”
  5. Por las puntuales y certeras precisiones hechas por la jurista gambiana, justo, en esos asuntos en curso donde Raúl Castro y Cuba tienen y manejan intereses geopolíticos como lo son, en el tema de las conversaciones de paz en La Habana entre los representantes de Juan Manuel Santos Calderón y el Secretariado de las FARC, muy a tenor precisó la jurista y nueva Fiscal de la CPI Fatou Bensouda:
    1. “… La jurisprudencia internacional sostiene que los comandantes son responsables de delitos atroces y de lesa humanidad cuando dichos delitos han sido cometidos por el grupo de manera sistemática. Y eso es justamente lo que ocurre con los secuestros, los ataques con cilindros bomba a la población civil inerme, las masacres y otros…
    2. … aun si no es posible demostrar que la orden directa de uno o varios de esos crímenes la dieron ‘Timochenko’ o ‘Márquez, que llevan años en el secretariado de las FARC, su condición de comandantes y el hecho de que sean prácticas repetidas los convierten en penalmente responsables.…
    3. … los comandantes de las FARC podrían ser beneficiarios de rebajas de pena, pero jamás de su suspensión: en cualquier caso, tendrían que ir a prisión…”

Conclusión

“… Guerra avisada no mata soldado y si lo mata es por pendejo…”.

Slide8Veremos si en verdad Nicolás Maduro Moros o quien le sustituya en el mando y conducción de las Camisas Verdes, sea Hebert García Plaza, lo fuere Vladimir Padrino López o cualquier otro acompañados del cuerpo de los oficiales subalternos, asumen esos severos riesgos que no quieren tomar sus contralores cubanos; esos mismos que los llevarán a juicios por ante la CPI, frente a la gambiana Fiscal Fatou Bensouda que, seguramente les garantiza largas condenas de cárcel por las matanzas de civiles y ello, en defensa de los intereses ajenos a Venezuela; los de los hermanos Castro y de Cuba.

El cucuteño Nicolás Maduro Moros transitando ese franco camino hacia una espiral de pánico; sabe perfectamente que si está aún con vida, se lo debe a la ausencia física de Fidel Castro Ruz al frente de Cuba y que pende sólo de las indecisiones de la nomenklatura.

Si bien “… el miedo puede llevar a los hombres a cualquier extremo…” (George Bernard Shaw), también es verdad que podemos aplicar con toda justeza, la autóctona expresión de Juan Vicente Gómez: “… qué culpa tiene la estaca, si el sapo salta y se ensarta…”.


[i] Cónclave de La Habana el 09/03/12 en El Laguito, presidido por Raúl Castro flanqueado por seis generales cubanos, entre ellos Frank Yánez y Herminio Rodríguez; por Venezuela asistieron, Hugo Rafael Chávez Frías a su vez franqueado por ocho de sus generales, entre ellos, los de mayor renombre mediático, Henry de Jesús Rangel Silva, para ese momento, Ministro de la Defensa; Euclides Amador Campos Aponte, Comandante General del Ejército; Clíver Antonio  Alcalá Cordones, Comandante de la Cuarta División de Blindados Maracay, Aragua y Jesús Rafael Suárez Chourio, Comandante de la 42 Brigada de Infantería Paracaidista acantonada en La Placera Maracay, estado Aragua.

Acerca de rriverom
http://www.home.earthlink.net/~accioncivica/ http://twitter.com/#!/rarmuz

One Response to Nicolás Maduro Moros franco camino hacia espiral de pánico

  1. Pingback: Resumen informativo para FATOU ESPERA AL ‘CUCÚ’,… Y SU PANDILLA en Vuelalo.com | Noticias, Convocatorias, Listados y Resultados de Misiones Bolivarianas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: