¿Genocidas? Nicolás Maduro Moros y Miguel Rodríguez Torres

Impunemente ordenan disparar y asesinan a población civil desarmada

Rafael Rivero Muñoz

Caracas, 09/08/3

@rarmuz

  • Genocidio: En tiempo de paz o en tiempo de guerra, es un delito de derecho internacional; lo pautan tanto la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio de 1948 ,como en fecha más reciente, el promulgado en 1998 Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional (CPI), texto que entró en plena vigencia a partir del primero de julio del 2002

Slide8Tan criminal es –en el antes, durante y después–, la conducta y los actos de quienes ejecutado el crimen encubren y se incorporan a ese hacer criminal del Estado, sea como facilitadores, como cómplices o como coautores; tanto, como la equivalente en aquellos quienes, por las causas o razones que fueren o que pudieren alegar en un futuro, durante esos tres lapsos, sea que hacen del ilícito o del crimen algo irrelevante, sea que también  prefieran guardar el silencio de los cobardes que los lanza al saco de los cómplices.

Y sobre ese criminal silencio de bando y bando, el colombiano Nicolás Maduro Moros está materializando la expresa orden recibida: “… precipitar al país a un estado de conmoción civil…”.

Geopolítica

FidelandraulLa única alternativa que le resta a la Cuba de los hermanos Castro, para mantenerse en el control del flujo financiero venezolano; para tomar, asumir y mantener el poder absoluto de la fuente y distribución de dólares que le apuntale sobre Latinoamérica, sus pretensiones imperiales.

Tal como fuera pautado en aquel Cónclave de La Habana del 09/03/12, donde además de quien la presidió, Raúl Castro flanqueado por sus seis generales cubanos –entre ellos Frank Yánez y Herminio Rodríguez–, asistieron por la Venezuela subyugada, Hugo Rafael Chávez Frías y ocho de sus generales, entre ellos, los de mayor renombre mediático: Henry de Jesús Rangel Silva, Ministro de la Defensa; Euclides Amador Campos Aponte, Comandante General del Ejército; Clíver Antonio  Alcalá Cordones, Comandante de la Cuarta División de Blindados Maracay, Aragua y Jesús Rafael Suárez Chourio, Comandante de la 42 Brigada de Infantería Paracaidista acantonada en La Placera Maracay, estado Aragua.

Una indispensable conmoción civil

c48730f5-64d0-41b1-93e3-0c9543d1ac18Que, a pesar de todas las sostenidas presiones del régimen para producir el estallido y a falta ya de unas condiciones que en el lapso hayan emergido de la propia población o de una estructurada oposición, frente a la barrena del acelerado deterioro del régimen, han de ser impuestas por otros medios y sobre condiciones diseñadas, incorporadas, implementadas y ejecutadas sobre la marcha.

Y en la estrategia cubana para la dominación militar, ese medio es, el llamado Plan Patria Segura que hoy, bajo el mando directo y excluyente del designado Ministro del Interior y Justicia, mayor general Miguel Eduardo Rodríguez Torres, asumió la tarea.

Así, ese ejecutor delegado sobre el terreno, en zafarrancho de combate, ha desplegado un contingente combinado de soldados y policías de más de cien mil hombre y mujeres distribuidos en las ciudades importantes del país.

Esta guerra en tiempo de paz

Plan cuyo desempeño bélico sobre el terreno de los hechos y a diario, impone la materialidad de una aterrorizante presión sostenida sobre la población civil.

Programa de acción militar que, a pesar de las evidentes ilegalidades y de los diarios y evidenciados desafueros en las ejecutorias, se lleva cómodamente adelante sin que emerja ninguna resistencia formal y organizada en la población.

Nada opinan y no se resisten las propias individualidades del régimen, menos los extraños; mientras, las equivalentes en la oposición y la sociedad civil, guardan prudencial y cómplice silencio, mientras a su vez, esa sociedad civil permanece anclada o sumida en la pasividad; desactivada mientras le matan uno a uno, esperando quizás, por un prometido diciembre de elecciones; eso, si es que a esa fecha llegaren los eventos en pleno desarrollo.

Ampliando capacidades

Allí está la sostenida campaña que se adelanta en paralelo; por un lado la supuesta aplicación de la llamada Ley Desarme, destinada en exclusivo a desarmar las policías y la población civil desafecta, mientras con al Plan Patria Segura se le incorporan nuevos recursos, los Colectivos del 23 de Enero llamados a las filas de las milicias en el reciente show mediático y a los cuales, con posterioridad, ya lo veremos, se incorporará otro ya conocido y pertrechado contingente.

Las Brigadas Iris Varela  

Slide1“… nosotros apostamos a que el 90% de las personas que están en prisión son totalmente rescatables…

… Venezuela pondrá en libertad 20.000 presos de los 50.000 que hay en el país…

Si un juez me pone una traba, le digo a la presidenta del TSJ (Tribunal  Supremo de Justicia) que lo saque del cargo…”

Así impune

Evoluciona este sostenido asesinato de civiles desarmados, en su mayoría jóvenes de ambos sexos, en estas operaciones militares en ciudades abiertas.

Su repetición semana tras semana, ya ha adquirido una dinámica de patrón de conductas en un proceso regulado; una y otra vez en cada caso, se observan indiscutibles similitudes.

Así, durante el antes, en el durante y en el después de cada evento criminal con el asesinato de civiles desarmados, se han venido ejecutando en forma repetitiva algunos hechos:

Veamos

Slide11) Una jauría de funcionarios, uniformados o no, motorizados o en vehículos, sin aviso ni alerta alguna y durante horas de la noche, en vías públicas de libre tránsito, inician una acción bélica con andanadas de tiros contra vehículos civiles que circulan por esas vías regulares, no restringidas, ni expresamente señalizadas con avisos o alertas de algún tipo.

2) Cesa el fuego de fusilería, comprobados los efectos de los disparos; verificada las heridas y muertes de uno o varios civiles, la unidad atacante inicia la fuga; en algunos pocos casos, los vecinos han impedido que todos huyan de la escena del crimen.

3) El Jefe del Plan Patria Segura, mayor general Miguel Eduardo Rodríguez Torres, ignora por completo cada evento criminal, pasa bien de largo en sus ya consuetudinarias y diarias intervenciones en los medios (TV, radio) y ningún periodista de prensa escrita se atreve a preguntar.

4) La Fiscal General Luisa Ortega Díaz, de inmediato por los medios audiovisuales, anuncia la designación de funcionarios subalternos, para abrir la investigación.

5) El Despacho militar de adscripción de la unidad atacante, indirectamente hace conocer e informa de la detención en sus cuarteles de los uniformados que ejecutaron los disparos.

6) Las víctimas, los familiares, los testigos e interesados, abierta o sutilmente son conminados –amenazados o no– a guardar silencio;  y allí, no sólo muere en interés público por el caso, a páginas interiores la noticia y muere también ese caso, hasta el siguiente crimen.

Más aún

Slide3Por si faltaren algunos aderezos en esta voluntaria conducta, definitivamente criminal del régimen y del colombiano Nicolás Maduro Moros, como ya hemos citado en nota anterior, personal uniformado ha sido desplegado en la ciudad de Caracas para la observación, la inspección, la selección, definición y la habilitación de Puntos para Francotiradores, con algunas particulares características, según se deduce de la técnica para el uso de ese equipo militar:

  1. Ubicados en áreas a distancias no mayores a mil doscientos metros de las superficies de terreno y los espacios de uso regular para concentraciones de civiles desafectos; áreas despejadas de edificaciones, árboles o tendidos y con dominio visual a distancia y sobre la mayor superficie física del área.
  2. En edificaciones oficiales altas, por tanto sujeta al control permanente de régimen, con terrazas habilitadas o potencialmente susceptibles de ser habilitadas como pistas fijas o provisionales para la operación de carga y descarga de personal y equipos desde helicópteros.
  3. Allí está el por qué y el para qué la adquisición que hizo Hugo Rafael Chávez Frías de los 5.000 fusiles rusos Dragunov del calibre 7.62×54, con su variante de munición, la muy especial 7N14.

Sistematización

Si una y otra vez –por ahora y hasta nuevas verificaciones– se han repetido al calco los mismos seis pasos, citados por los comandos de unidades y la propia jefatura del Plan Patria Segura como “errores”, como “equivocaciones”, cuando no, sin una respuesta a la mano, se pretende desvincularlo en forma tajante de ese Plan Patria Segura.

Esa repetición o calco de secuencia en los precedentes crímenes, brinda contexto al materializar la idea de una pautada y normada coordinación.

Salvo prueba irrefutable en contrario, estaríamos en presencia de una organización, de una  clasificación u ordenamiento de conformidad con una repetitiva secuencia de cosas y hechos; en fin, de un ordenado sistema o proceso preestablecido:

Ordenado desde una máxima jefatura; pertrechada y supervisada su ejecutoria por cuadros medios y ejecutado sobre el terreno de los hechos, por un personal subalterno que ha sido entrenado, encuadrado, uniformado, pertrechado, habilitados sus medios de transporte y comunicación y comandado por personal de línea al mando:

Siendo una sistematización de un proceso para la acción militar, en este caso, como se observa, no tiene otro objetivo identificado en los hechos, que aquel programado para el asesinato de civiles desarmados.

Y sistematización para el asesinato de civiles desarmados y en forma continuada –por las razones que pudieren ser alegadas en cualesquiera sean las instancias y los argumentos a esgrimir por los responsables–, ha sido es y será, eso, una sistematización.

Sistematización es el principal determinante; el que se define muy concretamente, para calificar estas matanzas de civiles, bajo el criterio o el concepto del genocidio.

Conclusión

Si el mando superior con un por qué ha definido y ordena una política, ha seleccionado y designado un responsable para la ejecutoria y éste a su vez, ha diseñado y dirige un “Plan Nacional”, la capacidad; si durante en el desarrollo del plan, la oportunidad, se ordena disparar contra la población civil desarmada; si ya se acumula una sobre otra acción militar el resultado de civiles desarmados muertos; si la repetición de eventos adquiere los términos de una sistematización, estaríamos en presencia de operaciones genocidas por tanto, quien dictó la política y quien dirige las ejecutorias, son los directamente responsables; en otros términos, sin lugar a dudas, Nicolás Maduro Moros y Miguel Rodríguez Torres, están pisando un delicado terreno que los llevará irremediablemente a La Haya; allí se dirimirán los crímenes y se sentenciará si son genocidas.

Anuncios

Acerca de rriverom
http://www.home.earthlink.net/~accioncivica/ http://twitter.com/#!/rarmuz

One Response to ¿Genocidas? Nicolás Maduro Moros y Miguel Rodríguez Torres

  1. Pingback: Nicolás Maduro Moros franco camino hacia espiral de pánico | Rafael Rivero Muñoz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: