Nicolás Maduro Moros ordena presionar hacia la “Conmoción civil”

Guerra en la colonia que despliega desde mañana a las FANB en zafarrancho de combate

Rafael Rivero Muñoz

Caracas, 120513

  • “… La idiotez es una enfermedad extraordinaria, no es el enfermo el que sufre por ella, sino los demás…”

Voltaire (1694-1778)

info4febrero1992En las declaraciones oficiales del Minpopoinjusp, general Miguel Eduardo Rodríguez Torres, se están definiendo nuevas tareas para la fuerza de ocupación y para el despliegue y desempeño bélico de las FANB; reactivando así la ya superada y hasta olvidada Doctrina de Seguridad Nacional.

Miguel Eduardo Rodríguez Torres impone en los hechos y contra todo derecho, latentes y muy severos peligros con una operante maquinaria bélica contra la población civil, sea o no ésta, afecta régimen:

“… el Gobierno tomará las acciones que tenga que tomar, amparado en la Constitución y las leyes, para aplicar todo el peso de la ley a quien por la vía de sus discursos genere violencia e ingobernabilidad en el país…”

Nótese el trascendente detalle que sin lugar a dudas definirán dentro y fuera de fronteras, las modalidades del combate y contra quién está dirigida la operación militar que comienza el lunes 13/05/2013.

http://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=EEwuyVMl41I

A confesión de parte…

Según afirma, el peligroso plan del enemigo: “… busca ‘magnificar las fallas de la revolución…”

En otros términos, el zafarrancho de combate que se dispone y el desempeño bélico que le ordena a las FANB Nicolás Maduro Moros y ejecuta por órgano del general Miguel Eduardo Rodríguez Torres –con el despliegue y uso del viejo arsenal y del nuevo equipamiento ruso[i]–, como queda suficientemente claro y se entiende en la propia voz del mariscal de campo, no es para enfrentar y combatir fuerzas militares externas, ni unas capacidades de fuego enemigas equivalentes.

La más peligrosa de las armas contra la que se habilita desde el lunes la capacidad y acción militar, es contra los discursos y toda voz disidente.

… próximo lunes 13 de mayo arranca un operativo especial… ‘cívico-militar’ en el Estado Miranda …

…participarán todos los componentes de la Fuerza Armada…

… vamos a hacer abordajes de seguridad en distintas barriadas y urbanizaciones…

… vamos a hacer abordajes de control ciudadano y de seguridad en distintos puntos de la ciudad…

… consiste en la ‘intervención’ y urbanizaciones por parte de los componentes de la Fuerza Armada Nacional …

… utilizando el principio de la economía de fuerza, para hacer ciertos controles con la Fuerza Armada y utilizar la policía más en el patrullaje en distintos sectores…

… Vamos a ir a todas las partes del país, sin distingo político, para que juntos ataquemos ese problema de la inseguridad, que es uno de los principales que estamos enfrentando …

… una conspiración que comenzó en octubre de 2010 y que busca generar una intervención extranjera en Venezuela…”

Guerra colonial

Nada distinto a lo ya discutido, estudiado, negociado y decidido en El Laguito y durante aquel Conclave de La Habana el lunes nueve de marzo del año pasado.

Recordemos aquella reunión político–militar presidida por Raúl Castro –flanqueado por seis de sus generales, entre otros Frank Yánez y Herminio Rodríguez– y en representación de la subyugada colonia, Venezuela, Hugo Rafael Chávez Frías y ocho de sus generales venezolanos, entre otros, Henry de Jesús Rangel Silva, Ministro de la Defensa; Euclides Amador Campos Aponte, Comandante General del Ejército; Clíver Antonio  Alcalá Cordones, Comandante de la Cuarta División de Blindados Maracay, Aragua y Jesús Rafael Suárez Chourio, Comandante de la 42 Brigada de Infantería Paracaidista La Placera Maracay, Aragua.

El objetivo estratégico fue tajante y claramente definido en ese momento:

  • “… precipitar al país a un estadio de conmoción para tomar y asumir el poder definitivo…”

Objetivo estratégico que, se reajusta ahora para las misiones y los desempeños bélicos de las FANB, luego de instalado Nicolás Maduro Moros en Miraflores y designado ya por Raúl Castro como mariscal de campo, el general Miguel Eduardo Rodríguez Torres.

Referencial

Los únicos parámetros posibles de comparar frente al anunciado desempeño militar del nuevo y delirante Minpopoinjusp general Miguel Eduardo Rodríguez Torres, serían aquellas dramáticas y criminales escenas del general de la 10ª División Paracaidista Jacques Massu, quien al mando de las unidades desplegadas en Argel en 1955, asumía y cumplía el perentorio objetivo militar de la Francia post IIWW: mantener a sangre y fuego el dominio sobre su colonizada Argelia[ii].

Y sólo existiría una muy radical diferencia; en aquel recordado caso de derrota militar, el general Jacques Massu si tenía experiencia y probado coraje en verdaderos combates con fuerzas y capacidades letales equivalentes y no en las simples y criminales escaramuzas contra civiles desarmados; de hecho, toda la unidad militar de Massu había sido derrotada en combate, desarmadas, hechos prisioneros y humillados en Ðiện Biên Phủ por Võ Nguyên Giáp en 1954.

Doña Blanca Rodríguez de PérezComparativamente con este hoy mariscal de campo, general Miguel Eduardo Rodríguez Torres, de quien es posible recordar de su hoja militar de servicios, el artero asesinato de cuatro funcionarios civiles en su frustrado asalto a La Casona en 1992 y en su enfrentamiento personal, “a tiros limpio”, con la primera dama Blanca de Pérez.

Por cierto, donde también, como Massu, salió derrotado.

“Quadrillage Offensif”

Una vez en sus manos los poderes de policía (07/01/1957), el general Jacques Massu dictaría la Orden General 109 el 18 del mismo mes y año; en sus detalles, como veremos, resaltan las semejanzas con el plan anunciado por el mariscal de campo en esta guerra, el general Miguel Eduardo Rodríguez Torres:

  1. Con la intervención de todas las unidades disponibles en todos y cada uno de los cuatro componentes de las FANB, milicias y policías incluidas.
  2. Sectorización de las ciudades por áreas geográficas para la intervención de las FANB.
  3. Intervención y abordajes de seguridad en todas las barriadas y las urbanizaciones.
  4. Despliegue y presencia del personal militar en las rutas de tránsito en ciudades y rutas interurbanas.
  5. En los nodos de tránsito y concentraciones humanas, instalación de alcabalas y puntos de control.
  6. Instalación de alcabalas en las entradas y salidas de los barrios y de las urbanizaciones más conflictivas.
  7. Censo y asignación de fichas de identificación a la población regular en tránsito en nodos conflictivos
  8. Abordajes, control y cacheo ciudadano y de seguridad, fijos y alternos, en los distintos puntos de la ciudad definidos y que pueden derivar hacia refuerzos en efectivos para las inspecciones alternas sobre y al interior de los vehículos y las edificaciones públicas y privadas, a criterio del jefe de la unidad militar operante y del comandante del sector.
  9. Por principio de economía de fuerza, mientras las FANB ejecuta los controles pautados sobre tránsito y población, la policía civil se encargará del patrullar en los distintos sectores.
  10. La operación militar se extenderá en la medida de necesidades y capacidades, “… a todas las partes del país, sin distingo político…”

Así por saturación, las FANB silenciará las fallas de la revolución en la materia de seguridad pública.

Los pemones

Es posible que el mariscal de campo, general Miguel Eduardo Rodríguez Torres, en el diseño y ajuste estratégico y táctico de su plan “Conmoción Civil”, no lo haya pensado o cuente con que ninguna visita o avanzada de capitanes y sus unidades pemones en las ciudades y que durante el desarrollo de la aparatosa misión militar, una cualquiera pemona enfrente y regañe –en directo y sin satélite– a los oficiales superiores a cargo; eso, mientras otros pemones, les desarman y humillan las tropas.

Sin esos pemones en el plan estratégico de combate, sólo así, este brazo ejecutor, eventualmente  y sólo eventualmente, podrá cumplir la letal misión asignada por Raúl Castro a Nicolás Maduro Moros y que, expresamente éste le ordenara:

  1. “… Como parte del segundo día del Gobierno de Calle en el estado Miranda, el presidente de la República, Nicolás Maduro, ordenó anoche el despliegue de más de mil funcionarios de diversos cuerpos de seguridad en las parroquias del municipio Sucre: Caucagüita, Filas de Mariche, La Dolorita y Petare para garantizar la paz y proteger al pueblo mirandino…
  2. … El despliegue de los efectivos fue ordenado a través de un pase satelital con el viceministro de Seguridad Ciudadana, Alejandro Keleris, quien se encontraba en la calle 10 de Palo Verde, acompañado de los mil 99 funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana, Policía Nacional Bolivariana, Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas, Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional y Tránsito Terrestre que brindarán protección a los mirandinos…”

http://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=kCoNHSULoes

Asunto serio que se confronta, a menos que:

Como lo define en su nota de ayer Gustado Tovar–Arroyo, estemos en presencia de un bluff y la “… supuesta bestia secreta de la revolución… [sea] un redomado bobolongo, un pánfilos cabal…”

Y que, visto desde esa muy particular perspectiva del opinante, si “… tan sólo una décima parte de las acusaciones penales que se le atribuyen a Miguel Rodríguez Torres fuesen verdad estaríamos en presencia de uno de los criminales más temibles de Latinoamérica de los últimos cien años…”

Pero es que el problema es más grave

Está en la certera acotación con la cual finaliza su nota el autor: “… El peligro no es él, el peligro es que está repleto de explosivos a su alrededor y en cualquier momento, por su propio raquitismo espiritual, los hace estallar…”

Y así el lunes comenzara una programada escalada hacia la “Conmoción Civil”, única vía que le garantiza a  Raúl Castro el poder militar sobre la colonia; a Nicolas Maduro Moros, la permanencia en Miraflores y al general Miguel Eduardo Rodríguez Torres, mantener y afinar nuevas ventajas comparativas para sus asociados del Cártel de los Soles; tanques, aviones, fusiles, soldados, plomo y represión contra los discursos comienza sí.

¿Cuándo terminará?

Eso no es posible saberlo:

  1. terminará con los excesos de los “colectivos revolucionarios” atacando y masacrando a los grupos civiles contestatarios;
  2. terminará cuando la cantidad de cadáveres se cuenten por miles o centenares de miles como en la Camboya de Saloth Sar alias PolPot;
  3. terminará con comercios, edificios, casas y barrios cañoneados o bombardeados y saqueados;
  4. terminará cuando los T–72 bloqueados en las ciudades con sus tripulaciones aterradas y víctimas de las molotov;
  5. terminará cuando uno tras otro  obsoleto helicóptero MI–17B, como es ya habitual, se venga a tierra sobre una u otra ciudad –los Sukhoy no cuentan para esto, esos ya ni despegan–;
  6. terminará cuando oficiales de línea y soldados en pareja o en solitario, en calles, en tránsito o fijos en alcabalas y puntos de control y hasta en cuartelillos  sean atacados, muertos y desarmados por los malandros;
  7. terminará con mucho más armas, municiones y explosivos; granadas y cohetería antitanque incluída, en manos de los criminales;
  8. terminará, como toda magna guerra de idiotas, con la Cruz Roja atendiendo desplazados y heridos, enterrando cadáveres;
  9. terminará con los Cascos Azules asumiendo el desastre de este primer y más grande fracaso militar en la segunda década del Siglo XXI.
  10. terminará en fin, con los 105 años de existencia y la desaparición de la otrora orgullosa organización militar fundada por Juan Vicente Gómez en 1908

En definitiva

Como lo acotaría el taimado Juan Vicente Gómez: “… Qué culpa tiene la estaca, si el sapo salta y se ensarta…”

Cada quien está en perfecto derecho de construir consciente y voluntariamente su camino hacia las inevitables responsabilidades por crímenes de lesa humanidad y, como derivado del acumulado de hechos en años de servicio, su silla en la Corte Penal Internacional.

Materialidad del privilegiado general Miguel Eduardo Rodríguez Torres; bien lo afirmaría José Ortega y Gasset: “… No hay nada más fecundo que la ignorancia consciente de sí misma…”


[i] Kaláshnikov AK–47, AK–103, BMP–3, T–72, Su–30MK2, II–114, MI–17B, MI–26T, MI–28N, Dragunov y hasta los boca múltiples Smerch y S–300MPU, Antey 2500 y Tor M2E.

[ii] La Guerra de Argelia Colonia francesa desde 1830-47, el Frente de Liberación Nacional (FLN) argelino dirigido por Budiaf o Ben Bella inició las hostilidades militares contra la administración francesa el 1 de noviembre de 1954. En agosto de 1955 la guerra se recrudeció en la región de Constantina con importantes matanzas por ambos bandos y con una durísima represión parte del ejército francés. En 1956, Francia había ya desplegado un ejército de 500.000 soldados.

Anuncios

Acerca de rriverom
http://www.home.earthlink.net/~accioncivica/ http://twitter.com/#!/rarmuz

One Response to Nicolás Maduro Moros ordena presionar hacia la “Conmoción civil”

  1. Pingback: ¿Genocidas? Nicolás Maduro Moros y Miguel Rodríguez Torres | Rafael Rivero Muñoz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: