Raúl Castro designado Presidente del CELAC

Pagado por Hugo Rafael Chávez Frías con los dólares y el petróleo de Venezuela

Rafael Rivero Muñoz

Caracas, 190113

  • “… La Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC)… 33 países… designará como su nuevo presidente al dictador cubano Gen. Raúl Castro… se convertirá en el vocero oficial de Latinoamérica y el Caribe en las negociaciones políticas y comerciales con los 27 países de Unión Europea y otros bloques regionales durante su período de 12 meses…”

Slide1A propósito de la nota de Andrés Oppenheimer publicada por el Nuevo Herald.

Si el equipo de asistentes o cualquier interesado se tomaran el tiempo para concatenar los conocidos y precisos hechos en las relaciones entre Cuba y Venezuela a partir de 1959 y la referencia del testigo de excepción mejor calificado, Rómulo Betancourt, posiblemente encontrarán el hilo conductor de los últimos 54 años de guerra de Cuba contra Venezuela y que conducen a esta escogida, en tiempo y espacio, expresión simbólica; la decisión colectiva que se comenta y en curso de ejecución para finales de enero en el seno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC).

Antecedentes

FidelMqt1959En febrero de 1959, ya instalado en poder Fidel Castro Ruz, hace su primera visita de Estado a Venezuela con motivo del acto de juramento de Rómulo Betancourt como presidente electo’ luego de los actos oficiales y en una visita privada que expresamente le solicitara al ya instalado presidente, Fidel Castro Ruz le hizo una propuesta contenida en muy pocas pero escogidas palabras:

  • “… Tú con tu petróleo y yo con mi revolución dominaremos América…”

A lo cual rápido respondió Rómulo Betancourt:

  • “… el petróleo es de Venezuela y para los venezolanos …”

Allí y así, con esa drástica y tajante respuesta, Rómulo Betancourt se paró y dio por concluida esa reunión.

Derivado

Humillado Fidel Castro Ruz daría inicio a una guerra no declarada contra Venezuela y de aquella fecha hasta la llegada al poder del tcnel (r) Hugo Rafael Chávez Frías, una tras otra fueron las derrotas que fuerza de seguridad venezolanas, en ciudades, vías de comunicación, provincia, selva y costas infligieron a las huestes de Fidel Castro Ruz.

Ni siquiera el conocido héroe de Angola, el general Arnaldo Ochoa Sánchez, pudo anotarse una sola victoria; apenas puso pié en costas venezolanas con su segundo al mando Luís Fernando Soto Rojas, tuvieron que abandonar a sus tropas y los pertrechos y huyeron de la escena del combate.

Meses después Ochoa Sánchez lograría luego de un azaroso periplo por varias “conchas” en su ruta por estados venezolanos, logró regresar sano a Cuba; por su parte Luís Fernando Soto Rojas se fue del país disque al Medio Oriente a entrenarse con grupos huerrilleros.

El objetivo

Con aquella propuesta a Rómulo Betancourt, Fidel Castro Ruz estaba perfectamente consciente que con el dinero y el petróleo de Venezuela, manejado a su antojo, se alimentaría la subversión y se compraría uno a uno a la dirigencia in  situ y la emergente en cada uno de los países latinoamericanos.

¿Y qué es en lo material, desde la perspectiva política, militar y económica, lo que han logrado los Castros y Cuba consolidar desde la llegada, 14 años atrás, de Hugo Rafael Chávez Frías al poder en Venezuela?

Comprando uno tras otro a los dirigentes de la izquierda en uno y otro país latinoamericano, consolidar por esa vía el predominio de los intereses políticos y geopolíticos de Cuba por sobre cada uno de los países.

La guerra por otros medios

Si bien en la vieja válida fórmula de von Klausewitz, la política por otros medios, primero se toma el control militar sobre un territorio y la sociedad que allí esta instalada y luego el político; en este caso Cuba/Venezuela, se invirtieron los factores sin alterar el producto; durante 15.000 días de guerra no declarada Fidel Castro Ruz no logró jamás derrotar a Venezuela; bastaron algunos ajustes estratégicos y lograr primero el control político para luego instaurar el control militar; es decir, invirtiendo el axioma von Klausewitz, la guerra por otros medios.

A eso específicamente se refirió en su advertencia  Rómulo Betancourt en la ocasión de su último mensaje por ante el Congreso de Venezuela el 12 de marzo de 1963; palabras más palabras menos dijo:

  • “… He confrontado a la guerrilla marxista que ha generado en violencia a lo largo del tiempo, la tarea no está concluida… mientras Castro siga siendo el gobernante de La Habana y Venezuela siga siendo país petrolero, seguiremos siendo objeto de la codicia del señor Castro para expandir su revolución hacia América Latina…” (citado por Asdrúbal Aguiar)

Indiscutible

Si los expertos pueden, con sólidos argumentos, separar netamente la voluntad político–militar que se expresó por boca del criminal Fidel Castro Ruz aquel febrero de 1959 frente a Rómulo Betancourt, comprada con la decisión colectiva em curso del CELAC a la cual se refiere la nota, habrá que reconocer haber estado por 54 años en un soberano error de apreciación.

¿Qué cómo fue ello posible?

¿Que cómo Fidel Castro Ruz luego de ser objeto de las medidas articuladas por Rómulo Betancourt por ante la OEA, sería luego el invitado de honor para la toma de posesión en el segundo mandato de Carlos Andrés Pérez?

Esa es la parte de esta historia de la más obtusa y humillante derrota bélica y política de Venezuela que, si fuere de interés puede ser escudrinada a volundad 

Con la nota  de Andrés Oppenheimer sobre el nuevo líder regional latinoamericano, Raúl Castro, éste no hace más que referir la parte medular del objetivo que será alcanzado en 2013 y pautado desde aquel principio en febrero de 1959 y al cual haría precisa y pública acotación Rómulo Betancourt en 1963.

Quizás algún día

Puedan comprender la gravedad de los hechos y los efectos de sus obras, aquellos idiotizados e irresponsables jefes de la Seguridad de Estado en Venezuela y sus cofradías de expertos, quienes durante ocho largos y consecutivos períodos de gobierno, interinato incluido, no asumieron la importancia de los cargos ni la trascendencia del hacer y del dejar de hacer para la integridad polìtica de un Estado soberano.

Abstraídos o sumidos como lo estuvieron en las vaporosas delicias que le brindaban –dentro y fuera de Venezuela– las programadas lisonjas de los tarifados isleños para ese ilimitado disfrute de los signos exteriores de poder; fuera con sus rentables negocios en sociedad con agentes extranjeros, fuera con sus repetitivos, fastuosos saraos y comilonas con cargo al presupuesto o con sus semanales sesiones, todos los jueves, al frente de la mesa de una ruleta en una u otra isla del Caribe, con cargo a la Partida Secreta.

No fue ni Fidel Castro Ruz, ni su hermano Raúl, ni Cuba ni los “topos” cubanos quienes nos derrotaron, nos humillan con esta derrota de hoy, nuestros propios coterráneos quienes en ocho lustros despilfarraron vidas e integridad de subalternos y con ello las oportunidades, los tiempos y los recursos del Estado con las tres conductas que los caracterizan: a) la evasión al conflicto; b) su ley del menor esfuerzo y c) la sempiterna ausencia de rendición de cuentas.

Anuncios

Acerca de rriverom
http://www.home.earthlink.net/~accioncivica/ http://twitter.com/#!/rarmuz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: