“Que se maten entre ellos mismos”

 

Basta con arengar, garantizar impunidad, proveer armas, municiones y explosivos

Rafael Rivero Muñoz

Caracas, 151112

  • “… Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista… Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío… Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista… Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante… Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada…” Friedrich Gustav Emil Martin Niemöller (1892 /1984) Pastor luterano.

Mientras el genio administrador de los bienes del silenciado broker de la cocaína Walid Makled García, general Néstor Luís Reverol Torres, ahora y a la vez como onceavo Ministro de Interior y Justicia designado por el régimen y órdenes de Hugo Rafael Chávez Frías, anuncia con “bombos y platillos” otro Plan de Seguridad, el número 20, para el despliegue de 136.000 efectivos militares y civiles para la custodia de los bancos.

Lo que en Venezuela sería el equivalente a 13,6 divisiones del Ejército en los términos castrenses de uso común conocido.

Es decir, el genial y especializado administrador de un broker de la cocaína, se ocupará ampliamente y así en “la protección” de la liquidez que circulará a partir el 15/11/12 en manos del público bancarizado, mientras la otra dinámica impuesta por esa incompetencia –recordemos que ha ejercido durante años como jefe de contingentes de la Guarda Nacional, como jefe de la ONA y como vice ministro de Seguridad Ciudadana–, en labores de esa su absoluta e intransferible responsabilidad y como derivado, la liquidación “humanizada” que avanza a pasos acelerados y agigantados.

Hechos

“… Cuatro maleantes entraron a una vivienda en Cojedes. Asesinaron a un hombre y se llevaron a su mujer con siete meses de gestación. A José Fernando Piña Rumbos lo capturó la comunidad, luego de golpearlo lo arrastraron hasta un estadio y lo quemaron…

… La mañana del lunes, el tribunal popular sentenció a muerte a José Fernando Piña Rumbos, de 24 años…

… Desde el día del crimen, cuando cuatro hombres tirotearon a José Gregorio Pérez Farfán, de 29 años, y luego violaron y asesinaron a su esposa, Wilkellys Ysdelmar Heredia Betancourt, de 18 años, los vecinos buscaban hacer justicia…”

Precedentes de este nuevo anunciado fracaso:

Once (11) han sido los ministros y doce (12) a considerar los lapsos administrativos en el Ministerio del Interior y Justicia; funcionarios quienes –y que– desde 1999 en adelante y hasta esta última designación, han ejercido la responsabilidad por la Seguridad Pública en Venezuela; a saber:

  1. Luis Manuel Miquilena Hernández (1999)
  2. Ignacio Luís Arcaya (2000)
  3. Luís Alfonso Dávila García (2001)
  4. Ramón Emilio Rodríguez Chacín (2002)
  5. Diosdado Cabello Rondón (2002)
  6. Lucas Enrique Rincón Romero (2003)
  7. Jesse Alonso Chacón Escamillo (2004)
  8. Pedro Carreño Escobar (2007)
  9. Ramón Emilio Rodríguez Chacín (2007)

10. Tarek Zaidam El Aissami Maddah (2008)

11. Néstor Luis Reverol Torres (2012)

Nuevo ministro nuevo plan

Con este nuevo ministro veinte (20) han sido los Planes de Seguridad, desde aquel “Plan de Seguridad Ciudadana” y “Plan de Desarme Pacífico de las Cárceles” pautados desde su nombramiento por Luis Manuel Miquilena Hernández y uno tras otro, en manos de uno y otro consecutivo ministro, han sido pura pantalla mediática y han fracasado en los 19 anteriores y se asume, sin mucho esfuerzo, fracasará este también en dos ámbitos: a) en cuanto a la seguridad ciudadana éste; b) en cuanto a estar en capacidad de contener, limitar, evitar o reprimir las acciones criminales contra los ciudadanos que acudan a los bancos, dentro o fuera de las instalaciones de éstos.

Si no es que, en ese afán del éxito mediático con uno que otro teatral “montaje” para mostrar las pretensiones e instrucciones ministeriales de la “mano férrea”, se sucedan una tras otra las balaceras; dentro o fuera de las agencias bancarias, con o sin situaciones de rehén, pero con los inevitables saldos de víctimas muertas y heridas.

Por cierto y un dinero del cual despojan los delincuentes a las víctimas, pero que nunca aparece ni es recuperado.

Con trece y media divisiones de efectivos en zafarrancho de combate desplegados alrededor de los bancos, quizás una que otra tanqueta para impresionar, no son presagios de paz y tranquilidad los que se avecinan.

Las cifras y sus proyecciones:

Son 180.000 asesinatos los contabilizados hasta ahora y a los que se deberán sumar los  20.000 de este diciembre 2012 para completar los 200.000 asesinatos que ya le fueran estimados al ministro saliente Tarek Zaidam El Aissami Maddah y para el cierre de este período desde 1999 que finaliza con Hugo Rafael Chávez Frías en Miraflores.

Para el período que comienza el 2013 y termina en el 2019, 6 años más, a la tasa de incremento interanual algo más que lineal impuesta por la dinámica de esta “liquidación humana”, bien podríamos estar considerando una cifra de homicidios que acumulados para el día 31/12/2018 serán equivalentes a 340.148 asesinatos de civiles en esta dizque Revolución Bolivariana (los 200.000 contabilizados 1999/2012 más el estimado de 140.148 para el lapso 2013 a 2019)

Índice de asesinato de civiles

Comparado ese número de seres políticamente “humanizados” e integrantes de esta significativa y enorme montaña de cadáveres con la cifra de población venezolana estimada en unos 28.000.000 habitantes, arrojará un índice de 1.214,8 civiles asesinados por cada 100.000 habitantes; ello por una expresamente dirigida política, fuere por acción fuere por omisión o la pretendida negligencia de los responsables por el Estado.

Más aún, comparando ese índice con seis de los más conocidos regímenes genocidas y sus registradas masacres, asesinatos en serie o asesinatos en masa ocurridos durante el Siglo XX, tendremos que aceptar que si bien el régimen de Hugo Rafael Chávez Frías ocuparía sólo el sexto lugar por sobre Fidel Castro Ruz (7° lugar) en esta modalidad de eliminación de la disidencia mediante el asesinatos habida durante el Siglo XX, estamos ya en el XXI y no se conocen ni han sido divulgadas aún, las cifras equiparables de asesinatos de civiles en otros regímenes.

Consecuencialmente, bien ganado tiene ya y consolidará para la historia en el sitial de los asesinatos como modalidad de acción política el teniente coronel Hugo Rafael Chávez Frías; “por ahora” en la proyección al 2019 se asegura un bien ganado primer e indiscutible puesto en el palmares mundial de genocidas del Siglo XXI con 1.214,8 asesinato de civiles por cada 100.000 habitantes.

independiente del método

En la experiencia socio–política que se vive en este dicho “Socialismo del Siglo XXI”, habrá que coincidir que con cada dictador, pretendiente o líder mesiánico indiscutido en uno u otro país durante el Siglo XX, se seleccionaron, asumieron y ajustaron variantes en los métodos de represión y para la eliminación de enemigos internos en cada país; crímenes en masa, masacres o genocidios destinados en exclusivo a perpetuarlos en el poder.

A la sazón, algunos de esos métodos para la eliminación de población civil y militar no afectos y aplicados durante ese siglo, resultaron significativamente más humanitarios si se les compara con los deshumanizados de otros.

Desde esta perspectiva, mucho más humanitario ha resultado en cifras de víctimas registradas en ese lapso, los fusilamientos, que las torturas, encarcelamientos, desplazamientos forzados, hambrunas y padecimientos sanitarios impuesto, casi en exclusivo, para someter a férreo control a la población civil.

En este Siglo XXI ya hasta se conocen las nuevas y expeditas variantes, como el “morteramientos”[i] al estilo impuesto por el nuevo heredero y líder indiscutido de Corea Norte, Kim Jong–un.

Diferenciemos

Tomando en cuenta los asesinatos y masacres de población civil dentro de las pautas del “enemigo interno” propia a la vieja, pero no olvidada Doctrina de Seguridad Nacional de la era bipolar, por tanto se excluyen las muertes en los conflictos bélicos entre naciones, tal el caso, por ejemplo, de la Alemania nazi con no menos de 21 millones de muertos (21.000.000) en su “Das Dritte Reich”, pero a los efectos de estos índices tomamos en cuenta sólo los seis millones y tantos de civiles –6.000.000 en su gran mayoría judíos– perseguidos, desplazados, confinados y asesinados en masa en los campos de exterminio.

Asesinatos humanitarios

En sus práctica sostenida contra individualidades y colectivos civiles, más humanitario fue el “Paredón” de Fidel Castro en manos del Che Guevara, que las otras formas de eliminación de civiles, expresamente aterrorizantes y  deshumanizadas; recordemos:

  1. Los Gulag de Lenin/Stalin (1917/91) 1,6 millones de presos políticos en las purgas sólo en 1939, 9.000.000 para todo el lapso.
  2. Los Campos de Concentración y de exterminio de los 6 millones y tantos de judíos y no judíos por Adolf Hitler, que están incluidos en los 21.000.000 de muerto durante el Tercer Reich.
  3. El Gran Salto Adelante de Mao Zedong en 1958 con las “comunas del pueblo”, la Revolución Cultural” y sus 20 a 43 millones de muertos (1959/61) tanto por los desplazamientos forzados, las ejecuciones y la hambruna.
  4. La criminal política de Saloth Sar “Pol Pot”, con su Estado Maoista para la reubicación de la población (1975/79) y con el Genocidio Camboyano a manos de los jemeres rojos y sus 1,5 millones de desaparecidos y otro tanto muerto por la programada hambruna.
  5. Ruanda: un millón de machetes fueron repartidos por el gobierno de turno entre los fundamentalistas de la etnia hutus previamente envenenados por la propaganda, las exhortaciones y por siglos de odios de razas; así comenzaron y llevaron a cabo un baño de sangre día y noche, al asesinar a pobladores de aldeas enteras, sin perdón para mujeres ni niños.

Pero

Para el régimen del teniente coronel Hugo Rafael Chávez Frías, ya con una silla en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, la entrada en vigencia del Estatuto de Roma y la Corte Penal Internacional en La Haya el 01/07/2002, representó un escollo y un latente y enorme riesgo de por vida.

En esa tarea que algunos expertos denominan democidio[ii], le resultaba a Hugo Rafael Chávez Frías alto peligrosa por cuanto esos conocidos métodos citados, le garantizarían sin duda una silla por ante la Corte Penal Internacional, un juicio, una sentencia y años de cárcel.

Así que el método de exterminio de la población civil adoptado en Venezuela, por el tropero y pese a que lo rasparon dos veces en el Curso de Estado Mayor, fue el de la “Aproximación Indirecta” del general francés André Beaufre.

Se impuso la política: “… que se maten entre ellos mismos…”.

Para lo cual, bastaba para los interesados que tras bastidores y allende fronteras manejan a su antojo al “Mascarón de Proa”, un bien pensado y mejor dirigido programa de acción por etapas y así se implementó:

  1. Además de proveer, entregar y mantener canales de suministro a seleccionados sectores de la población  civil (denominados Colectivos) las armas, explosivos y municiones, garantizar la impunidad para los afectos políticos deseados.
  2. Controlar, anular y destruir las capacidades instaladas de policía y substituirlas por tropas de asalto afectas al líder y previstas sólo para la defensa del régimen.
  3. Desmantelar, controlar, anular y destruir todas las capacidades instaladas del conocido sistema de justicia para convertirlo en la maquinaria para aplastar disidencias.
  4. Sustentar y machacar a diario por los medios de difusión del Estado –hegemonía comunicacional–, los argumentos socio–políticos que, legitimando el sostenido ambiente militar de guerra interior se propicia el enfrentamiento directo entre sectores de la población y que conduce por vía de consecuencias a las matanzas entre civiles.
  5. Desmantelar los mecanismos de control internos en los centros penitenciarios, abandonar el control a manos de los más audaces y decididos criminales, permitir el aprovisionamiento de armas, municiones y explosivos y negociar con los pranes acuerdos de convivencia y en casos extremos, usarlos como cuña o avanzada para aterrorizar a la población civil, afecta y no afecta.
  6. Abrir el territorio a la operación de fuerzas armadas extranjeras, distribuidas en el territorio y dispuestas, en su momento, para el exterminio de los focos de mayor resistencia, armada eventualmente, al mismo estilo de su socio Bashar Hafez al-Assad en Siria.
  7. Imponer las comunas como forma de organización social y económica y por esa vía desmembrar el país político que se ha conocido desde 1830; comunas como unidades socio–políticas desplazadas y asentadas en territorios sujetos a control militar y cada vez más pequeñas, por tanto, cada vez menos organizadas y más débiles y, especialmente, cada vez más dependientes del poder central y enfrentadas entre sí por el tamaño y la calidad de las atenciones y dádivas del líder.

Conclusión

Como queda suficientemente sustentado en la experiencia de la humanidad durante el Siglo XX, para la nueva modalidad que impida las incómodas y peligrosas visitas a la Corte Penal Internacional, basta con las encendidas y sostenidas arengas, con articular y hacer palpable las garantías de  impunidad absoluta; proveer y abrir los canales de suministros para armas, municiones, explosivos, placas, credenciales, vehículos,  sistemas de comunicación, accesos y apoyos soterrados del funcionariado, para que el crimen tome las calles y haga el trabajo sucio y así poner a funcionar un control social que garantice la permanencia de un régimen con la ejecución de la política: “Que se maten entre ellos mismos”.

Pero bastaría la ejecución de una verdadera investigación técnica de esta modalidad criminal a lo Beaufre en Venezuela, de extermino contra la población civil, para que en paralelo quede en evidencia y pueda ser documentada otra de las variantes criminales en uso.

Aquella sistematización en el desempeño criminal de asesinatos en serie y a tenor, desde el momento en que, tal método para la selección, captura, desplazamiento y puesta en escena de las víctimas para programadas matanzas colectivas, ha sido la misma y ejecutada bajo la misma dirección operacional sobre el terreno, desde Cantaura hasta Los Paracachitos (1982 y 2004) y que por tanto, sistematización probada, entraría en los términos y vigencia pautados tanto en la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, Naciones Unidas 12/01/1951 como por el limitante y tan temido Estatuto de Roma (01/07/2002).

El acumulado de circunstancias , como queda sustentado, potencialmente sentaría a Hugo Rafael Chávez Frías (Venezuela) –acompañado de la caterva de cómplices de estos asesinatos– en la misma silla en la que la justicia penal internacional, sentó a Slobodan Milošević (Serbia) y al recién condenado Charles Taylor (Liberia).


[i] Se conoce como fusilamiento el uso del fusil para matar a un condenado a muerte; pero se ha incorporado una nueva modalidad en las ejecuciones en el Siglo XXI, el “morteramiento” tal fue el caso del ex–viceministro de Defensa de Corea del Norte Kin Chol, quien fuera detenido, condenado y ejecutado en enero 2012 por beber alcohol durante los 100 días de duelo decretados por la muerte del «líder supremo» Kim Jong Il fallecido el 17/12/2011; su heredero al mando, Kim Jong-un, para imponer su autoridad, ordenó suspender el fusilamiento y atar al condenado a un poste para dispararle con un mortero y así “… que no quedase ni un rastro, ni siquiera un pelo…”

[ii] Democidio el asesinato de cualquier persona o población por el gobierno, incluyendo genocidio y/o asesinatos en masa. Aún cuando no se cita en la referencia, desde nuestra perspectiva, se incluyen los dos vocablos tomados del inglés policidio y politicidio; el primero se refiere a la destrucción de la polis, la ciudad, el país; el segundo hace referencia al aniquilamiento y a la destrucción de la oposición política

Anuncios

Acerca de rriverom
http://www.home.earthlink.net/~accioncivica/ http://twitter.com/#!/rarmuz

3 Responses to “Que se maten entre ellos mismos”

  1. Pingback: María Iris Varela Rangel: su exorcismo a Sabaneta | Rafael Rivero Muñoz

  2. Pingback: Resumen informativo para María Iris Varela Rangel: su exorcismo a Sabaneta en Vuelalo.com | Noticias, Convocatorias, Listados y Resultados de Misiones Bolivarianas.

  3. Pingback: ¿Zar de la Droga[i] y en Venezuela? | Rafael Rivero Muñoz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: