¿Por qué Juan Carlos Loyo de nuevo para Agricultura y Tierras?

Reconducción, relanzamiento y expansión de capacidades para exportación

Rafael Rivero Muñoz

Caracas, 16/10/12

  • “… El Crimen Organizado es un negocio demasiado rentable para dejarlo en manos de delincuentes…”
  • John le Carré (Escritor inglés 1931– )

Para muchos opinantes de oficio, la reasignación Juan Carlos Loyo –el alumno predilecto del estudioso de la economía liberal Manuel Jacobo Cartea y único heredero de su amplia biblioteca– a la cartera de Agricultura y Tierras, sería un indicativo de que el reelecto Hugo Rafael Chávez Frías no tiene a la mano ni dispone de suficiente mano de obra para esta particular y estratégica tarea.

Le faltaría gente para llevar adelante, en los términos pautados, el progresivo y sostenido ataque contra el capitalismo por la vía de la destrucción definitiva de la capacidad instalada de producción agroindustrial de Venezuela.

Ajuste dióptrico

Desde la óptica y en la pluma de estos reconocidos expertos en la observación y comentario del diario acontecer político, económico y social, pudiere ser ello cierto pero, algunos otros concomitantes hechos que en tiempos y en espacios políticos –geo también– y económicos coinciden en términos de proyectos “ideológicos”, métodos en curso y en objetivos a corto, mediano y largo plazo, obligan su consideración.

Desde la particular perspectiva de la seguridad pública y la actividad criminal, si bien pudieren en parte ser aceptada esa opinión, no resulta tan simple y determinante cuando observando algunos detalles y cifras; menos aún, cuando las ubicamos en el contexto estratégico del Crimen Organizado y su más rentable y relancina actividad económica y de cada vez más acelerada liquidez financiera: producción y exportación de cocaína.

US$ 60 mil millones por año

Algunos detalles que dieron contexto a los datos económicos–financieros del tema, fueron abordados desde la perspectiva de los narcoconversatorios entre el gobierno de Juan Manuel Santos Calderón y el Secretariado de las FARC y que hoy se están iniciando ya en Oslo.

Recordemos a tenor que “… el 30 de septiembre Vicenç Fisas, experto que asesoró confidencialmente al gobierno y las Farc en los acercamientos para las negociaciones de paz, no solo confirmó tranquilamente que el preámbulo de todo fue una reunión de más de ocho horas entre alias Timochenko y Hugo Chávez en territorio venezolano… en las negociación las Farc van a pedir una amnistía o la fórmula que sea jurídicamente aplicables para que los responsables del grupo no vayan a prisión…”

Pero veamos cómo encajaría desde esa ya analizada perspectiva y para un nuevo período de seis años, esta no tan sorpresiva designación de Juan Carlos Loyo para Agricultura y Tierras.

Expropiaciones de las FARC

De acuerdo con los datos oficiales, desde el 27 de mayo de 1.964 cuando en la Floresta, cañón del río Atá se produjo el primer combate al mando del comandante Joselo y luego el sábado 30 en La Suiza con el segundo comandado por Isaías Pardo y que marcaron para la historia el momento de fundación de las FARC, hasta la fecha de la última información,  de las 1.700.000 hectáreas que han sido expropiadas en toda Colombia a sus legítimos dueños por la subversión, las FARC ha tomado posesión de 700.000 (del total de 114.174.800 hectáreas en ese país); es decir, un consolidado 41% del total de esta modalidad de expropiaciones en Colombia.

En otros términos en 48 años de actividad bélica continuada las FARC, directamente enfrentada a la resistencia de los civiles, propietarios o no de las tierras, a las fuerzas militares y a las policiales de Colombia y ocasionalmente a los paramilitares, han logrado expropiar, tomar y mantener el control territorial sobre un equivalente al 0,61% de todo el territorio de ese país (1.141.748 Km2); para un promedio de 14.583 hectáreas por año; 1.215,25 por mes.

Expropiaciones de Juan Carlos Loyo

Con vigencia al primero de junio de 2006, cuando fuera designado por Decreto 4.530 de fecha 31 de mayo del mismo año como Presidente del Instituto Nacional de Tierras, cuando predicó contra el latifundismo y estableció como meta la toma de 1,5 millones de hectáreas de tierras; luego el 29 de junio de 2010 designado como Ministro de Agricultura, Juan Carlos Loyo (V-7.138.349) hasta su intempestiva salida del cargo el 29 de enero de este año (domingo 29 de enero, Hugo Rafael Chávez Frías anuncia en el “Aló, Presidente” número 378 desde Barinas, que el vicepresidente Elías Jaua asumirá nuevamente el Ministerio de Agricultura y Tierras).

En 5 años, siete meses y unos días, con poca o ninguna resistencia y apoyado en las armas y despliegue de unidades tácticas del Ejército, la Guardia Nacional, la Policía Nacional y hasta las milicias, un total de 3,6 millones de hectáreas intervenidas 35,82  veces más de lo que había anunciado en el momento de su nombramiento en el INTI en 2006; 531.000 hectáreas se dice fueron expropiadas y sin que, en términos de producción, podamos hasta ahora distinguir la diferencia entre tierras intervenida y tierras expropiadas, ni en una ni en otra se siembra, menos aún se cosecha.

En otros términos Juan Carlos Loyo intervino y expropió en cinco años y siete meses el equivalente a 3,928% del total del territorio de Venezuela (916.445 km2); es decir 53.731,34  hectáreas por mes.

Comparando la cifra pelo a pelo con las FARC, Juan Carlos Loyo expropió 44,21 veces más de tierras que las FARC (53.731,34/1.215,25) en menos de la novena parte del tiempo (576/67).

Mutatis mutandi

Mientras en Colombia las tierras expropiadas por las FARC han sido en su mayoría aplicadas a la siembra de coca y a la instalación de procesadoras de pasta de coca y laboratorios para la producción de cocaína, en Venezuela, en términos de producción de las tierras expropiadas, siete rubros básicos (maíz, sorgo, azúcar, arroz, café, hortalizas y frutas) cayeron; se comenzó a importar más del 50% del consumo.

Entre 1999 y 2011 de los 1,5 millardos de US$ pagados en importación de rubros agroalimentarios se pasó a 6,3 millardos de US$; así esas importaciones se multiplicaron por 4,2.

Entran en el juego otros dos detalles a considerar:

a) La reciente discusión sobre la reforma de la justicia en Colombia y destinada a complementar los acuerdos y negociados de Juan Manuel Santos Calderón con los representantes del Secretariado de las FARC: “… Santos que ese mismo día se ufanaba de ser el dirigente colombiano que más ha golpeado a la guerrilla en los últimos 50 años –apropiándose indebidamente de las ejecutorias de la política de seguridad democrática y su verdadero artífice-, termina otorgándoles a los facciosos la mayor victoria política, también por adelantado: no se les va a pedir que se rindan ni entreguen las armas…”

b) El inciso a del Artículo 24.1  del Decreto Ley 302 que modifica la Ley N° 1312, Ley de Migración del 20/09/1976, Gaceta Oficial La Habana martes 16/10/2012: “… A los efectos de la entrada al territorio nacional, resulta inadmisible toda persona que se encuentre comprendida en alguno de los supuestos siguientes:…

… a) Tener antecedentes de actividades terroristas, tráfico de personas, narcotráfico, lavado de dinero, tráfico de armas u otras perseguibles internacionalmente…”

¿Y qué de los 3,6 millones de Ha expropiadas?

Geoffrey Ramsey informa en una publicación de hoy: “… El Secretariado Federal de Seguridad informa sobre un cargamento que originalmente provenía del México central, Guanajuato, US$ 3.392.880 en el interior de tres colchones y dos televisores, empaquetados en envoltorios impregnados con insecticida (polvo de sulfuro que enmascara contenido a los perros entrenados), con destino a Venezuela…”

Y finaliza la nota: “… This trend is believed to be led by high-ranking members of the Venezuelan military, known as the “Cartel of the Suns” in reference to the sun insignia worn by Venezuelan generals…”

Para un buen entendedor a quien pocas palabras bastan, pareciera, desde la particular óptica que se debe adoptar para la observación de los acomodos del Crimen Organizado en su más rentable actividad económico–financiera, que quedaría explicado el por qué Juan Carlos Loyo ha sido designado de nuevo para Agricultura y Tierras.

De otra forma no se justifica ni se explica cómo se destruye año tras año, metódicamente y a conciencia, la producción interna agroalimentaria; sólo, salvo que esas tierras y esos sembradíos agroindustriales estén destinados a otros muy precisos fines.

¿Será acaso para la reconducción, relanzamiento y la expansión de capacidades para el procesamiento de pasta, la producción, embalaje, almacenamiento y exportación de la cocaína del reconocido y más grande cártel de la cocaína en el mundo: las FARC?.

Anuncios

Acerca de rriverom
http://www.home.earthlink.net/~accioncivica/ http://twitter.com/#!/rarmuz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: