¿Tanques y blindados contra la población civil?

Son los 56 años en la dinámica historia del “Cóctel Molotov”

Rafael Rivero Muñoz

Caracas 190712

  • “… Sólo hay una guerra que puede permitirse el ser humano: la guerra contra su extinción…”

Isaac Asimov (1920-1992)

Desde la guerra civil en España con el uso de los tanques de guerra o carros blindados en los centros poblados, por sobre las masacres no han dejado de registrarse fracasos para las fuerzas militares que han pretendido dominar revueltas, desplazar población, tomar y controlar un determinado territorio y esos desempeños, no han dejado la mejor de las experiencias en esa tarea contra civiles.

Si bien es cierto que esas piezas de artillería motorizada son de excelente uso para la propaganda y para la exhibición de una real o supuesta y amenazante capacidad de fuego; muy apropiadas contra las posiciones de unidades militares que se combaten en tiempos y campos de batalla en la modalidad de guerra convencional, no resultan lo mismo cuando son desplegadas en ciudades abiertas y para aterrorizar, neutralizar, presionar y hasta forzar evacuación y desplazamiento de la población civil.

Chatarra militar queda convertida en manos de civiles decididos a combatirlas; ese suele ser con frecuencia el resultado bajo los efectos de la más sencilla, dúctil y disponible herramienta para las manos de civiles atacados por una temeraria maquinaria de guerra y en defensa de vidas y libertades, propias y de los suyos; es el cóctel o bomba molotov

Ejemplos 

Desde el T-26B ruso en las ciudades de España (1933) cuando los civiles amenazados usaron por primera vez gasolina en botellas que les lanzaban con una mecha de trapo encendidas; luego en Finlandia (1939), cuando le ponen nombre y apellido al “Cóctel Molotov”, fue una respuesta bélica al ministro ruso Viacheslav Molotov y frente a sus alegatos de “humanitaria” acción para bombardear alimentos, así, en respuesta, los finlandeses deciden sobre esos “alimentos bombardeados” poner ellos el cóctel.

Luego serían los 1.130 tanques rusos enfrentando a los amotinados civiles en Budapest (1956), revuelta que sólo pudieron dominar a sangre y fuego con los 31.550 efectivos de tropa desplegados; después fue en Praga (1968); en Tiananmen (1989) cuando frente a la columna de tanques T–72 un estudiante le impide el paso hacia la plaza.

Cuando el intento de golpe desmontado por un Boris Yeltsin quien sobre un tanque rodeado de multitud y frente al Casa Blanca Rusa, edificio parlamentario en Moscú (1991), dicta su discurso que lo lanza a la presidencia; reciente en Basora Irak (2005), cuando las tropas inglesas enfrentan a civiles.

Y mas reciente, en Trípoli (2011) cuando los alzamientos contra el derrocado, sodomizado y linchado Muamar El Gadafi y ahora en Damasco (2012) con los T–72 y los antiaéreos ZSU–34–4 Shilka disparando sus cuatro tubos del calibre 23 mm. 2A7 (4.000 tiros por minuto) contra la población civil.


Venezuela

Ejemplos existen también, baste recordar al imponente coronel Alfredo Monch en la torreta de su tanque y al frente de la columna cuando en el Porteñazo, hace su entrada a La Alcantarilla (1962) y cae en la emboscada y en  fuego cruzado son masacrados y diezmados los efectivos de la unidad de infantería que intentaba apoyar con la restringida maniobrabilidad y el limitado poder de fuego de los tanques.

“Cóctel Molotov”

Simples botellas de frágil vidrio bastan para enfrentar hoy a las 41,5 toneladas de metal de los T–72 rusos con sus 7 por 5 metros de envergadura, su cañón de 125 mm. y sus dos ametralladoras del 7,62 mm y del 12,7 mm.

Botella de vidrio delgado, gasolina de 93 octanos en los 2/3 y parafina en el 1/3 para prolongar el fuego, un pedazo de trapo para encenderlo antes de lanzarla.

Artefacto incendiario que, luego de España, en uno y otro lugar del mundo y en una y otra circunstancia donde civiles se ven enfrentados a los tanques de guerra, sufriría nuevas mejoras cuando le agregan, para mantener el fuego por más tiempo sobre superficies metálicas, grasa para camiones, aceite quemado, goma de zapateros o jabón en escamas y más aún, para incrementar efectividad sobre algunos blindajes, limadura de aluminio.

Con el uso de iniciadores por impacto, se desarrolla un nuevo tipo de espoleta utilizando ácido sulfúrico e hidróxido de potasio separados.  Al impactar el cóctel, el cristal se rompe, entran en contacto acido y potasa que generan la reacción que enciende el combustible.

Más tanques T–72 y ¿Cuántos más?

Serán necesarios someter al tratamiento del cóctel molotov para que las fuerzas militares entiendan de una vez por todas que, a distancia de tiro de su cañón principal todo sale perfecto, civiles tras civiles podrán ser y son masacrados, pero de cerca y rodeada en calles y callejones, edificios y casas, por turbas y atacantes a cubierto, una y otra de esas unidades en su limitado accionar en ciudades, quedarán más temprano que tarde, totalmente expuestas a las simples botellas de vidrio y reacciones de defensa de la población.

Los amenazados civiles quienes al lograr que la primera unidad de tanques T–72 o de cualquier modelo– en las calles de una ciudad sea bloqueada, neutralizada e incendiada, evacuada y abandonada ésta por sus tripulantes, disparan los eventos y por el efecto dominó tienden a inclinar el fiel de la balanza puesto que, a la vez que es percibido por ambos bandos como el inicio de la derrota militar, es el disparo para la sumatoria de las voluntades que se aglutinarán entonces alrededor de la técnica que en aquel 1933 iniciaron en la España de la Guerra Civil y que 79 años después, ya, hoy en Siria, puso en fuga al dictador y genocida Bashar Al Assad.

La secuencia en esas gráficas, desde Budapest son los cincuenta y seis años en la dinámica historia del “Cóctel Molotov” frente a los tanques y blindados en maniobras militares en ciudades abiertas y contra la población civil

Anuncios

Acerca de rriverom
http://www.home.earthlink.net/~accioncivica/ http://twitter.com/#!/rarmuz

2 Responses to ¿Tanques y blindados contra la población civil?

  1. Pingback: Nicolás Maduro Moros ordena presionar hacia la “Conmoción civil” | Rafael Rivero Muñoz

  2. Pingback: Anónimo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: