Escudriñando al escudriñador

Henry de Jesús Rangel Silva y su operación “Mano Férrea”

Rafael Rivero Muñoz

Caracas 250512

  • “… La guerra es un asunto demasiado importante para ser dejada a los generales…”

Georges Benjamin Clemenceau (1841-1929)

Parodiando al ministro de guerra francés y frente a esta payasada político–militar acordada sobre la marcha y por vía telefónicamente entre los dos mejores nuevos amigos –Juan Manuel Santos Calderón y Hugo Rafael Chávez Frías–, con ese agregado de una muy apurada visita fuera de agenda, con firma acuerdos relancinos más una rueda de prensa entre la Canciller Olguín y su par Maduro, deberemos agregar en la ocasión:

Mucho menos podría quedar esta operación contra las FARC, en manos de un general conocido, reconocido y de jamás negada estrecha vinculación, como socio en el negocio de la cocaína y el suministro de pertrechos militares, sea como amigo, como contertulio o definitivamente, como cómplices de esos largamente conocidos terroristas a ser rastreados, neutralizados o físicamente liquidados en este tan anunciado y especial “escudriñamiento” con la operación “Mano Férrea” dirigida sobre el terreno por el general Henry de Jesús Rangel Silva.

Los terroristas

Suficientemente conocidos y ubicados con precisas coordenadas:

Son ochenta y siete (87) campamentos con 1.500 efectivos entre los que se destacan entre otros:

Luciano Marín Arango alias “Iván Márquez”; sobre las N 10°19’27’’ W 72°18’38’’

Emiro Cabrera Días alias “Bertulfo”; sobre las N 09°53’17’’ W 72°38’37’’

Timoleón Jiménez alias “Timochenko”; sobre una superficie más amplia que cubre varias instalaciones para concentraciones guerrilleras:

Campamento Bolivariano N 10°40’42’’ W 72°32’03’’

Campamento Ernesto N 10°41’03 W 72°32’03’’

Campamento Berta N 10°40’51’’ W 72*30’26’’

Otras coordenadas:

N 10°40’18.8” W 72°36’33.1”– N 10°41’37” W 72°31’53” – N 10°14’15” W 72°53’30”–  N 10°40’18” W 72°36’33” – N 10°41’37.3” W 72°31’53” – N 10°40’42” W 72°32’03”

Sus enlaces:

El general de marras

Baste recordar la más conocida y directamente relacionada reseña emitida por el U.S. Department of the Treasury Office of Foreing Assets Control September 2008 bajo el título “FARC Designated by the President as a Significant Foreing Narcotics Trafficker on May 29, 2003”.

Alerta que pareciera, en estos soponcios para calmar potenciales escaladas en la disidencia interna, convenientemente olvidada por Juan Manuel Santos Calderón, pero no pareciera así de sus generales y soldados sobre el campo de batalla.

“… Es muy importante la colaboración…”

Bien pudiera ser que Juan Manuel Santos Calderón y sus estrategas militares, valiéndose de la acción de los 80 guerrilleros del Frente 59 de las FARC al atacar desde sus bases en Venezuela a una unidad militar colombiana en misión de custodia de una operación de construcción y reparación de infraestructura eléctrica entre los puntos Majayura y finca La Victoria –apenas a 150 metros de los mojones del punto y raya de la frontera–, ponen a Hugo Rafael Chávez Frías y a su ministro de la defensa Henry de Jesús Rangel Silva en una muy grave coyuntura.

De su propia voz reseñan los medios: “… He hablado con Hugo Chávez, presidente de Venezuela, y me dijo que ha dado la instrucción de movilizar dos brigadas hacia la frontera con instrucciones claras de capturar a estos bandidos de las FARC y si se resisten usarán las armas, les darán plomo…”

Y Hugo Rafael Chávez Frías, pasa la pelota

Y designa como responsable por las operaciones sobre el terreno a su Ministro de la Defensa y jefe del CEO (Comando Estratégico Operacional) mayor general Henry de Jesús Rangel Silva quien hasta ahora en 108 horas del ataque (Lunes 06:00 a viernes 18:00) y ulterior supuesto despliegue de 3.000 efectivos de fuerzas combinadas y únicamente en centros poblados, sólo ha logrado la detención de diez (10) civiles desarmados a quienes señala como colombianos a quienes habrá de investigar sus vínculos con las FARC y sus campamentos en Venezuela.

Como se observa lo que no ha ordenado o no se atreve a ordenar aún el mayor general Henry de Jesús Rangel Silva es el despliegue de sus tropas y capacidad de fuego hacia los muy conocidos puntos de la geografía venezolana, donde han sido señalados desde no hace menos de cien (100) meses, suficiente y técnicamente reseñados por el embajador colombiano ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Alfonso Hoyos, durante la sesión extraordinaria del Consejo Permanente el jueves 22 de julio de 2010.

Es decir que con esta reacción espasmódica de Hugo Rafael Chávez Frías ante la llamada de Juan Manuel Santos Calderón –seguramente apremiado éste si no presionado a su vez tanto por la opinión pública como por el estado mayor de sus fuerzas militares– ante este nuevo ataque de unidades de las FARC desde sus áreas de operaciones bélicas que no zonas de alivio en Venezuela, escurre el bulto y pretende ahora tomar las acciones que durante esos cien continuados meses –por cobardía, negligencia, complicidad, negocios y las ventajas financieras derivadas de la especialidad comercial de las FARC, la cocaína–, se ha negado a ejecutar.

Y al mayor general Henry de Jesús Rangel Silva le quedan entonces tres caminos:

a)    Con todo el poder de fuego que dispone inicia la expulsión de todos y cada uno de los guerrilleros de las FARC o sus asociados de todos y cada uno de los ochenta y siete (87) campamentos ya conocidos y en el camino hacia ellos, arrasar con cualquiera otro sea el lugar de asentamiento fijo o itinerante y operando como martillo –empuje, presión bélica sostenida– para que en la huida del contigente de las FARC, las tropas colombianas en su territorio, las contengan como un yunque las esperen y liquiden físicamente.

b)   De la misma forma y durante la esta operación de acoso sostenido que las expulse de Venezuela, sobre todo aquella individualidad y grupo que se topen en el “escudriñamiento” y que haga resistencia o levante armas contra las fuerzas venezolanas desplegadas, plomo y metralla hasta despojarlos de la capacidad de fuego y de paso, liquidarlo físicamente; salvo, claro está, que algunos opten por una rendición de las armas y su entrega voluntaria a las fuerzas venezolanas. Quedará luego en sus manos, decidir ponerlos en el borde en una ejecutiva entrega de los rendidos a la tropas en Colombia.

c)    Salvo esas dos únicas salidas, la tercera que le queda al mayor general, ministro y jefe del CEO, es la deserción y, a lo mejor, si sabe manejar bien los tiempos, las oportunidades y los enlaces de bando y bando sobre el terreno, logre dos salidas: a) la protección de las FARC; b) la protección de USA usando el camino del ya conocido presidente de la Corte de Casación Penal del TSJ, Eladio Aponte Aponte; por cierto, quien le debe el favor de haberlo alertado a tiempo antes de ser emitida la orden detención en Venezuela.

Ayudemos al general en su selección de oportunidades

Para ello nada mejor que las gráficas suficientemente conocidas:

Conclusión

Así que escudriñando al escudriñador mayor general Henry de Jesús Rangel Silva en el planteamiento y la ejecución sobre el terreno de su estratégica Operación “Mano Férrea”, salta a la vista una posibilidad que quizás Hugo Rafael Chávez Frías y su equipo de estrategas militares no haya contemplado; no pareciera así en quienes allende fronteras sorprendiéndole le incomodaron su delicado bajo vientre con esos paróxicos espasmos matutinos del lunes 21, con esa inesperada llamada de Juan Manuel Santos Calderón y la rápida y poco medida decisión que tomó sobre la marcha.

No es la primera vez en la historia de la guerra convencional; esas cosas pasan, pero una cosa viene a ser el “General Gris” Reinhard Gehlen percibiendo la caída del Tercer Reich y su decisión de copiar a tiempo los archivos del servicio de seguridad oriental de Hitler, embalarlo en contenedores metálicos para enterrarlos en varios puntos de los Alpes Suizos, luego negociar con los vencedores norteamericanos y hasta llegar a la fundación y cabeza del BND de la Alemania de postguerra; otra cosa muy distintas sería el caso de un general “rojo rojito” en una guerra de desgaste no convencional o como prefieren llamarla de Cuarta Generación, en este caso, percibiendo ya el fin del régimen, optar por ponerse en manos de sus protectores potenciales: sus viejos socios de las FARC, en la Colombia del “mejor nuevo amigo de Hugo Chávez” o de USA, ávida por complementar y documentar las informaciones que ya los émulos de Luciano Pavarotti les han suministrado.

Anuncios

Acerca de rriverom
http://www.home.earthlink.net/~accioncivica/ http://twitter.com/#!/rarmuz

3 Responses to Escudriñando al escudriñador

  1. Pingback: Cobarde, incapaz o cómplice o, quizás, una dosificada combinación « Rafael Rivero Muñoz

  2. Pingback: frentepatriotico.com » Cobarde, incapaz o cómplice o, quizás, una dosificada combinación

  3. Pingback: Pactó el mayor general Henry de Jesús Rangel Silva, ergo… desertó « Rafael Rivero Muñoz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: