Un francotirador o su equivalente, asesinó a Karen Vanessa

Ahora Tarek El Aissami, acobardado, intenta licuar el crimen como un “exceso policial”

Rafael Rivero Muñoz

Caracas, 18/03/12

  • “… El crimen hace iguales a todos los contaminados por él..” Marco Anneo Lucano (39-65)

Como es ya costumbre reiterada en los funcionarios del alto gobierno de estos últimos trece años, dizque revolucionarios, a la vez que van explicando uno y otro cada vez más dramático crimen, lo van complicando y a la vez, dejando en la ruta un sembradío de moléculas; como en aquel cuento infantil de los hermanos Grimm: Hansel y Gretel.

En la medida de las horas y que uno y otro trémulo funcionario del gobierno central en turno, trata de explicar el asesinato de Karen Vanessa Berendique Betancourt en Maracaibo y forzadamente imponer el oficialmente reconocido “exceso policial” o “mala praxis”, en esa medida, van dejando en el camino un plagado de rastros.

Sobre cuatro observaciones se argumenta la enorme y sustentada duda sobre la versión oficial de este alevoso crimen.

Esa versión que seguramente, para lavar la cara al gobierno, tratará de imponer Luisa Ortega Díaz a los fiscales subalterno y jueces, en su ardua tarea por garantizar a Hugo Rafael Chávez Frías la vigencia de la impunidad para sus huestes.

Observaciones:

  1. Karen Vanessa Berendique Betancourt habría recibido tres tiros; uno en la nuca otro en el occipital y una herida de bala en el dedo meñique de la mano derecha.
  2. La detenida observación y apreciación sobre los impactos de balas en las pocas fotos de la camioneta Trail Blazer publicada por los medios.
  3. La versión de que tres días antes del asesinato el mismo conductor, en el mismo vehículo, en la misma zona de la ciudad, fue objeto de un primer ataque, una violenta y artera intercepción en la ruta de desplazamiento de su vehículo, de la cual logró zafarse y ponerse a salvo.
  4. La excesiva y sostenida perorata oficial mantenida por niveles medios e insistiendo aquí y allá, unos en un supuesto “exceso policial” otros en mala “mala praxis policial”.

Observación 1:

Entre el impacto en la nuca, que no parece haber sido mortal y ya veremos por qué y el  impacto en el occipital que si fue mortal, tomando la distancia vertical entre uno y otro impacto, no hay más de diez centímetros, por tanto, eso permite inferir que fueron sólo dos disparos seguidos los que recibió; el primero en la nuca lo que produjo una rápida reacción de la víctima llevándose la mano derecha a la nuca y en el momento que deslizaba de arriba hacia abajo la mano hacia la herida, recibió el segundo impacto que le atraviesa y pasa entre los dedos y le penetra en el occipital.

Ese corto lapso entre los dos disparos, permitió una instintiva reacción vital antes de recibir el segundo impacto que la mata.

¿Qué nos indicaría?

  1. Que la víctima estaba sentada en el asiento trasero, detrás de su hermano, el conductor de la camioneta.
  2. Que Karen Vanessa recibe uno y otro impacto de balas seguidos y en un área no mayor a una superficie ubicada dentro de una circunferencia no mayor a cinco centímetros de radio.
  3. La trayectoria intra-corpórea de ambos disparos en el organismo de Karen Vanesa, pareciera ser, fue de atrás hacia delante, de derecha a izquierda y de arriba hacia abajo
  4. Que el primero de los impactos fue el de la nuca y ese, definitivamente, no la mató.
  5. Que al sentir el impacto en la nuca reaccionó y se llevó la mano derecha hacia la herida y en el preciso momento en que desde la parte superior de la cabeza bajaba la mano hacia la herida, recibe el segundo impacto que le hiere la mano y entra en el occipital y es el tiro que la mató.

Observación 2:

Las fotografías publicadas nos indican los sitios de impacto de los seis (6) disparos sobre la Trail Blazer

  1. Visibles e inconfundibles:
    1.                                                i.     Uno en algún lugar del neumático trasero derecho, el del lado del chofer; neumático que se desinfla
    2.                                               ii.     Uno sobre la lata de la puerta basculante trasera o llamada maleta, a la izquierda de la línea media vertical y sobre la línea media horizontal; es un impacto de grueso calibre que bien pudiera ser 9mm o más.
    3.                                             iii.     Uno sobre el borde inferior de la misma puerta trasera, a no más de quince centímetros de la línea media vertical, es de mayor calibre que el anterior, pudiera ser .40.
    4. Tapados con lo que parecen ser hojas de papel o precinto oficiales para limitar accesos al interior.
      1.                                                i.     Sobre el paral derecho a la altura del asiento del acompañante del conductor.
      2.                                               ii.     Sobre el paral izquierdo asiento del conductor.
      3.                                             iii.     Sobre el parabrisas delantero, en el lugar del conductor, se asume tapando el tiro que ha sido referido.
      4.                                             iv.     Sobre el parabrisas trasero, en el borde superior, a la izquierda y a no más de seis centímetros de la línea media vertical, otro papel que no pareciera ser un precinto para limitar el acceso puesto que debería estar colocado en el borde inferior del cristal; en este caso, se usó para tapar los dos impactos de balas, al igual que fuera tapado el del parabrisas delantero.
      5.                                               v.     Los dos disparos que recibe Karen Vanesa, entraron a la Trail Blazer por el mismo lugar y sin impactar en su trayectoria superficies duras.

¿Qué nos indicaría?

Son los seis (6) disparos que han sido reconocidos oficialmente como los que recibió la Trail Blazer, de ellos, centremos la atención en los dos tapados disparos que se asumen hicieron impacto en la humanidad de Karen Vanesa:

  1. Son dos impactos que penetran por sobre el borde superior del parabrisas trasero y que no dañan éste, por tanto, ambos tiros entran al interior de la Trail Blazer por sobre el cristal, atravesando los soportes blandos, de goma alrededor y marco de esa ventana.
  2. El arma que mata a Karen Vanesa no fue una pistola, un revólver o un arma corta individual (≤ a 6 pulgadas o 15 cm, de cañón)
  3. Tan juntos están los dos impactos que con apenas un pedazo de papel pueden ser cubiertos ambos.
  4. Que los dos disparos fueron hechos en secuencia rápida, con un arma larga (≥ 6 pulgadas o 15 cmm de cañón) que denominan fusil o sub-fusil, no en secuencia automática, sólo en secuencia tiro tras tiro, uno tras el otro a voluntad del tirador.
  5. De mayor trascendencia:
    1. Que los dos disparos fueron hechos sobre la Trail Blazer en huída a una distancia entre 20 y 40 metros; medidos desde la boca del arma a la camioneta.
    2. Que los dos tiros fueron disparados con una misma arma, por un mismo tirado y desde una misma posición fija y relativa con referencia al blanco.
    3. Que el tirador estaba colocado en una cota por encima de la calzada por donde circulaba la Trail Blazer.
    4. Que el tirador en el uso del arma y para hacer esos dos disparos, contó por lo menos con dos firmes apoyos, quizás tres.
    5. Tomando en cuenta el tiempo de reacción: sumando que la camioneta frena, retrocede rápido, pivota sobre el eje trasero en maniobra de evasión y a velocidad trata de abandonar el área del ataque y sumando ello el lugar de entrada de los dos proyectiles a la Trail Blazer, la posición de la víctima dentro de la camioneta y la asumida trayectoria intra-corpórea de los tiros indicaría:
      1. Que el usuario del fusil o sub-fusil tiene algún entrenamiento y alguna experiencia en su uso.
      2. Que el arma usa una bala de bajo calibre, de tensa trayectoria, de alta velocidad, de poca caída y destinada en específico a disparos de precisión a distancias entre veinte y cien metros.
      3. Que este tipo de proyectiles, cuando impacta sobre un blanco humano, dependiendo de la zona, tiende a fragmentarse.
      4. Que el lugar desde donde se realizaron estos dos disparos estaba detrás, a la derecha y por sobre la cota por donde circulaba la Trail Blazer.
      5. Que el tirador estaba en posición de alerta, con el arma lista, cargador aprovisionado; sólo faltaba accionar y colocar una bala en la recámara.
      6. Que el arma estaba dotada de algún sistema para visión a larga distancia y quizás para lugares de poca luz.
      7. Que el tirador disparó con precisión hacia la posición del conductor de la Trail Blazer que huía y que en los dos disparos en su trayectoria encontraron e impactaron a Karen Vanessa.
      8. Que el tirador luego de esos dos únicos y certeros disparos, detuvo el fuego seguro del acierto y al notar que el conductor de la camioneta aplicaba los frenos (luces) y se detenía.

Observación 3:

Tres días antes de asalto y asesinato de Karen Vanesa, el mismo conductor, su hermano, en la misma camioneta Trail Blazer, desplazándose por el mismo sector de la ciudad de Maracaibo, había sido objeto de una intercepción rápida, violenta, inesperada de la que habría logrado escapar.

Este es quizás el principal elemento del cuento, de donde derivan todo el resto de los eventos:

Sea que se trate realmente de una “investigación” sobre el robo de vehículos; lo fuere de aquellas operaciones para “martillar” víctimas que circulen por el área y que según las informaciones era una actividad coordinada con funcionarios de varias dependencia de la delegación local y que estaba en pleno proceso de ejecución.

  1. La escapada de la Trail Blazer en esa primera intercepción, tres días antes del crimen, demostró debilidades en el plan de ejecución en curso e impone a los fracasados “interceptadores”, un programa de acción que se resume en:
    1. Aumentar significativamente la visible capacidad de fuerza y de fuego a disposición para la interceptación de vehículos en esa zona.
      1.                                                i.     De allí la designación de un cuadro medio para la coordinación de la operación sobre el terreno.
      2.                                               ii.     La designación de una tropa que en total sumaron doce individuos.
      3.                                             iii.     La utilización de varios vehículos, por lo menos uno de pasajero, una doble cabina, un camión y motos.
      4.                                             iv.     La selección y apostado de un tirador especializado a cubierto y en una posición de ventaja y de dominio táctico sobre el terreno.
      5.                                               v.     La plataforma del camión como base de operación del tirador y como apoyo, el techo de la cabina del mismo camión.
      6. Seleccionar tiempos y espacios que garanticen una mejor oportunidad en la ejecución de la operación.
        1.                                                i.     Se selecciona el viernes porque es precisamente el día de la semana en que mayor número de personas se desplazan en horas nocturnas hacia lugares y actividades de diversión y con disponibilidad líquida, dinero efectivo o cuasi líquida tarjetas de telecajeros.
      7. Y el motivo queda claro, la retaliación contra aquellos que pudieren haber escapado del cerco:
        1.                                                i.     Vengar la afrenta con el escape de la Trail Blazer tres días antes y someter al insolente a detención y una mayor cuota de daños.
        2.                                               ii.     Incrementar la dosis de amenaza contra la población civil desarmada.

¿Qué nos indicaría?

Resulta que a los efectos de cualquier técnica de investigación criminal, la persecución e imputación, juicio y condena de los delincuentes por ante los tribunales, se edifica sobre la argumentación e indicios que la acusación pueda llevar y soportar en la controversia sobre esos tres elementos: a) capacidad; b) oportunidad y c) motivo

Observación 4:

Cada detalle que oficialmente se deja correr a los medios, deja esa “sensación” tan cacareada por Gabriela del Mar Ramírez (Defensora del Pueblo y presidenta del llamado Poder Moral) pero quizás, algo bastante sensacional:

Los directivos del CICPC y sus superiores políticos, ministro del Interior, FGR en especial, una vez conocidos de primera mano los detalles del crimen, están perfectamente conscientes de que, esa cantidad de impactos sobre la Trail Blazer y en especial la trayectoria de los dos específicos disparos que penetraron en la camioneta por un mismo lugar y hasta la humanidad de Karen Vanesa, delatan la presencia de un arma tipo fusil y de un efectivo del tipo francotirador en la operación, no les queda otra alternativa que acortar lo más posible la distancia entre los tiradores y la víctima.

  1. Allí nace la especie de los motorizados persiguiendo y disparando contra la Trail Blazer en fuga.
  2. De allí nace la necesidad de desaparecer de la escena al francotirador.
  3. De allí nace la necesidad de desaparecer de la escena el fusil, las conchas y los restos de proyectiles.
  4. De allí nace la necesidad de poner en los medios la información sobre las Glogk y sus proyectiles.
  5. De allí nace la especie de que fue recuperado un proyectil de Glogk, pero no ha sido en la humanidad de Karen Vanesa como puedan pretender sea inferido, ese proyectil es uno de los cuatro que impactaron y entraron a la Trail Blazer pero que no impactaron a la víctima.
  6. De allí nace la necesidad de la intervención directa sobre la escena del crimen para desaparecer, alterar, contaminar, sembrar evidencias físicas.
  7. De allí nace la necesidad de ejercer control directo sobre inspección, registro, levantamiento, traslado, almacenamiento y conservación de los físicos que hayan podido ser recabados tanto en la escena, como en el vehículo.
  8. De allí la necesidad de controlar el desarrollo y los resultados en la autopsia realizada sobre la víctima y en los extremos, hasta la de sembrar como extraído de ella, un proyectil de Glogk.
  9. De allí nace la necesidad de hacer pública la entrega de las pistolas y armas individuales de los doce funcionarios a la FGR; pero también, de la desaparición del fusil y del tirador que estaba de apoyo en la operación
  10. Incapacidad técnica, ignorancia y complicidad en el órgano que monopoliza la acción penal, son garantías para la vigencia de la impunidad.

Conclusión

En este brutal asesinato no se trató como quieren hacer ver los segundones del gobierno de un exceso policial o mala praxis, pareciera más bien que la joven de diecinueve años Karen Vanessa Berendique Betancourt, estaba en el lugar equivocado y en el momento equivocado y fue la inocente víctima de una muy mal planificada y mucho peor ejecutada retaliación de unas revolucionarias, incompetentes e incontroladas tropas de ocupación que pretende en el gobierno seguir llamando policía.

Ante este asesinato que se arropa con todas y cada una de las agravantes que señalan los códigos y que indiscutiblemente puedan ser evidenciadas y sustentadas en la controversial dinámica de un verdadero juicio penal y como derivado de una verdaderamente técnica investigación criminal; una, donde se deje al descubierto la identidad de un francotirador o su equivalente, como el seleccionado pero desaparecido experto para asesinar, en este caso a Karen Vanessa; es por eso que, ahora el acobardado y silencioso Tarek El Aissami, intenta licuar el crimen como un “exceso policial” y para ello, indiscutiblemente explotará la ignorancia de los subalternos y contará por seguro con el desempeño cómplice de Luisa Ortega Díaz desde la FGR.

Ya los detalles sobre la determinación de responsabilidades por el Estatuto de Roma es tema ampliamente tratado.

Anuncios

Acerca de rriverom
http://www.home.earthlink.net/~accioncivica/ http://twitter.com/#!/rarmuz

6 Responses to Un francotirador o su equivalente, asesinó a Karen Vanessa

  1. alexander says:

    ES EXCESIVAMENTE LIGERO HACER ESTAS CONJETURAS PREMATURAMENTE, POR MUCHAS RAZONES, ENTRE ELLAS PODEMOS DESTACAR LO DEL FRANCO TIRADOR, YA QUE QUIEN REALIZA DICHO ANALISIS, NO TOMA EN CUENTA QUE EL PERSONAL DE CUERPOS POLICIALES COMO EL CICPC, RECIBEN ADIESTRAMIENTOS ESPECIALES, Y PARA SU OPERATIVIDAD TIENEN APROBADO EL USO DE ARMAS ESPECIALES. SON 5 LOS DISPAROS Y FUERON REALIZADOS DESDE UN ANGULO POSTERIOR A LA CAMIONETA EN CUESTION, YA QUE EL ORIFICIO EN EL PARABRISAS DELANTERO ES UN ORIFICIO DE SALIDA DE UNO DE LOS DIPAROS, ADEMAS ESTE ANALISIS NO ES REALIZADO DESDE UNA OPTICA CRIMINALISTICA SINO DESDE UN PUNTO DE VISTA POLITICO, NO DEFIENDO A NADIE PERO PARA HACER ESTAS AFIRMACIONES TAN GRAVES DEBERIA TENERSE LA ETICA Y LA RESPOSABILIDAD ESTAS AFIRMACIONES SON IRRESPONSABLES

    • rriverom says:

      Gracias por su comentario y paso al tema
      Se asume por completo la hipótesis partiendo de los datos conocidos por los medios y de la experiencia pública en cuanto a estos desempeños –hermanos Fadoul, Sindona– de lo que hoy se dice y se pretende sea llamado policía:
      El comentario no puede ser técnico puesto que no se está en la escena ni se tienen los elementos para ello, por tanto, es político puesto que de eso se trata de política, la política que expresamente, en esta pretendida revolución, acabó con la policía de investigación en Venezuela.
      Se asume la hipótesis desde el momento en que, ninguna apreciación técnica podrá sustentar cómo dos disparos, que no tres, en una rápida secuencia menor a un segundo, impactaron a la víctima en una superficie menos a cinco centímetros de radio; siendo que, el tirador estaba a una distancia mayor a los veinte metros, en un área de baja iluminación, contra un blanco en movimiento.
      Se menciona un francotirador o su equivalente, es decir, un tirador con cierta experiencia, con un arma larga, tipo fusil con mira o sistema de visión en baja iluminación, que debió contar con por lo menos dos apoyos sobre un soporte ubicado a una cota superior a la del blanco: ¿Qué hacía allí un camión de plataforma como instrumental de la alcabala?
      Asume usted entrenamiento en los funcionarios, las mismas informaciones de ese caso y los ulteriores comentarios, son reiterativos señalan el precario entrenamiento, que ahora se transmite desde una supuesta Universidad Experimental y reducido a un plazo menor a once meses.
      En cuanto a la oportunidad de la nota, si es excesivamente ligera, pero en el tiempo, puesto que se trata de incidir en el momento para anunciar, evidenciar y limitar las ulteriores tareas de modificación de la escena y de los hechos para cargar sobre la víctima responsabilidades y eso es política.
      Si conoce de estas cosas, se habrá dado cuenta de que los criminales –me niego políticamente a reconocerles el estatus de policías y no se les puede llamar de otra forma–, asumieron y mantuvieron el control de la escena del crimen y sólo setenta y dos horas después, desde Caracas y Falcón, un equipo de investigadores o de técnicos, se desplazó al lugar y llegó para la inspección. Es decir, la escena del crimen no es la original, fue modificada, alterada, sembrados o eliminados elementos físicos; cambiadas o desaparecidas armas.
      En todo caso reitero las gracias por su comentario y como profesional de policía, que no acusa ni denuncia, sólo señala los hechos y las circunstancias de dominio público y que está a la espera de que los políticos del gobierno y los “técnicos” revolucionario enten en capacidad de refutarla y de hacer públicas las probanzas en contrario.
      Por cierto asumo ello, con nombre y apellido completo.

  2. Sombra says:

    En lo que a mi respecta, me parece muy bien redactado este articulo. Mis conocimientos de balistica y planimetria son rudimentarios, pero ha sido de facil comprension los argumentos y las pruebas fotograficas que sustentarian esos argumentos.
    No tengo manera de obtener las fotos de la camioneta pero ojala publicaran otras son los papeles que se muestarn, para poder asi confirmar la teoria de los dos proyectiles pasando por encima del vidrio.
    Igualmente seria lo optimo seria contar con los proyectiles obtenidos en la autopsia y con esa evidencia determinar el calibre del arma. Si en un arma larga en posesion del CICPC casi seguro el calibre seria .223 que coincidiria con su parque actual.
    Desde este rincon mis felicitaciones al autor de este articulo.

  3. Sombra says:

    FE DE ERRATA:
    perdon, quise decir sin los papeles o adhesivos que se muestran en las fotografias en donde se apreciarian los orificios hechos por los supuestos proyectiles.

  4. Pingback: Metodizada técnica para los asesinatos entre las bandas oficiales « Rafael Rivero Muñoz

  5. Pingback: Sociedad de criminales reorganiza la inseguridad « Rafael Rivero Muñoz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: