La coyunda Fidel Castro Ruz/Hugo Chávez Frías

Usando el artificio cáncer, ponen de bulto un cuadro terminal en la política venezolana

Rafael Rivero Muñoz

Caracas, 06/03/12

  • “… Se puede engañar a todo el mundo alguna vez, se puede engañar a algunas personas todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo…”

Abraham Lincoln (1809–1865)

Foto tomada de Reuter

 

El cáncer es un proceso consecuente de alteración orgánica en un ser vivo en el cual su organismo produce un excesivo número de células malignas con crecimiento y divisiones más allá de los límites normales y que derivan hacia la invasión con la propagación del foco inicial hacia los tejidos y órgano distinto a aquel en el que se inició.

Si aceptásemos esa como una definición simple del cáncer, desde la misma óptica pudiésemos estar hablando a la vez de dos cánceres.

Uno limitado a un individuo en específico y otro más general y expandido referido a la política como forma de vinculación y de relación de toda una comunidad de individualidades.

Hablaríamos, a) del hasta ahora definido y difundido como cáncer o “afección” en palabras del interesado, detectado y en supuesta fase de gravedad final en el organismo de Hugo Rafael Chávez Frías; b) el equivalente proceso cancerígeno o canceroso al que está sometido una forma de ser y de hacer la política venezolana y derivado ello, de un proceso continuo y sostenido que avanzando desde finales de la década de los setenta, hoy causalmente se ha emparejado en estas dos referencias y alcanzando, quizás en una dubitable mas cierta en la otra, un estadio de severa gravedad.

¿Cáncer o teatro?

Sobre otros detalles de ese proceso sostenido, cancerígeno o canceroso, de la política venezolana será para otra oportunidad el comentario; sin embargo, sobre el caso particular de una planificada dramatización política con el seudo paciente Hugo Rafael Chávez Frías,  objeto de esta nota, se ejemplarizan los parecidos o coincidencias.

Seudo paciente afirmamos, puesto que no existe ni ha sido expedida ninguna constancia médico clínica de tal padecimiento y sólo estamos en presencia de periódicas y providenciales dramatizaciones, que precisamente casuales o causales, están coincidiendo con una variedad de circunstanciadas necesidades políticas externas e internas.

Como apreciaría cualquier observador imparcial, se representa un cáncer en Hugo Rafael Chávez Frías que muy bien pudiere ser cierto, más quizás no tal y como ha sido presentado y difundido –inicialmente desde Cuba y luego desde Venezuela– en unos términos tan dramáticos por el propio “paciente” del mal y en una y otra oportunidad en cadena de radio y TV; tanto es el drama, que de entrada produce dos efectos:

a)    Trae a la memoria los diálogos cursis en aquellas escenas en la pluma, justamente, del libretista cubano Félix B. Cagné en “El derecho de Nacer”.

b)   Si tan grave está el “paciente”, es su difundida y pretendida presencia de ánimo para enfrentar la situación lo que pretende la publicidad; sea porque se cuenta con un excelente comediante, fuere que en realidad, sea un ser de extraordinaria fuerza y poder interior para sobrellevar y superar los efectos de su delicado estado de salud que contrastaría con aquella imagen de cobarde nacida el 4F de 1992, que lo señala como el “Héroe del Museo Militar”.

Precariamente convincente el asunto del cáncer, desde el momento en que no existe ni ha sido presentada una certificación médica con el diagnóstico y que avale tal versión interesada y que despeje toda posible duda sobre el particular.

Cáncer o…

Frente a esta inusitada cantidad de “oncólogos de tribuna” que a diario atiborran con nuevos datos, informaciones, diagnósticos, apreciaciones; apuntalados a su vez con las muy facultas opiniones de algunos expertos con sus elaborados diagnósticos; unos muy estudiados otros definitivamente aventurando puesto que aparte de Fidel Castro Ruz, ninguno de los facultos y profesionales en la materia ha auscultado o tiene a mano la historia y las pruebas clínicas sumadas a la batería de test de laboratorios realizados al supuesto paciente.

Aún así, también ha de admitirse la posibilidad, remota o no, de que se trate de una parodia política y que exista todo un aparataje o montaje teatral a la cubana, cuyo principal objeto siendo de todos conocidos, no ha sido no es ni será más que la continuidad en los objetivos de esta guerra no declarada que supera con creces los 15.000 días con sus noches y que ha estado y está centrada en la satisfacción de los enormes intereses de una arruinada Cuba que depende de la indispensable permanencia de Hugo Rafael Chávez Frías en la presidencia de Venezuela.

Sobre esos intereses de Cuba hoy manejados por y en manos de la nomenklatura, definidos y articulados desde 1959 por Fidel Castro Ruz luego de su personal y fracasada propuesta al recién electo Rómulo Betancourt (1959), suficientes y sustentados han sido los argumentos , sintetizados en unas o ampliamente tratados en múltiples notas.

Cáncer quizás pero… 

Nadie discute a pesar de la ausencia de certificación médica oficial, que el organismo del individuo Hugo Rafael Chávez Frías presente un cuadro o “afección” cancerígena o cancerosa anunciada a partir del 30 de junio del 2011, cuando hace su primera dramática presentación en cadena de radio y televisión desde La Habana.

Nadie discute su derecho a estar y que pueda estar realmente enfermo; lo discutible está en ese cuadro de gravedad, al cual contribuyen a edificar los “oncólogos de tribuna” y que se pretende imponer como marco para una ambientación política en función de la permanencia en el poder de Hugo Rafael Chávez Frías y en sus intentos finales por recuperar de forma artera parte de los votos perdidos por su absoluta incapacidad y la de su gobierno, para mostrar y demostrar alguna obra de relevancia en estos sus ya largos doce años de continuidad administrativa.

Nadie discute la posibilidad de que en nuevos exámenes realizados de nuevo en Cuba, hayan desaparecido los anunciados términos de esa sanación que orondo clamara una y otra vez frente a sus huestes y el resto de la militancia de su partido y que renovadas afecciones cancerígenas hayan invadido su organismo, tal como lo anunciara luego de un secreto viaje a La Habana y una reaparición y muy teatral presentación desde Barinas el 22 de febrero del 2012 en la montada inauguración de una nueva línea de montaje bielorusa.

Y así desde el 22 de febrero se comienzan a montar una serie continuada de actos de cursilería teatral de despedidas:

Desde el Teresa Carreño; dos días después en Miraflores; comenzando allí otro a todo lo largo del trayecto al aeropuerto; luego en Maiquetía y que, por ahora, culmina recientemente con la visita  de Juan Manuel Santos Calderón a Cuba y su reunión con Raúl Castro y para cerrar, el teatralizado afectuoso saludo al convaleciente Hugo Rafael Chávez Frías luego la firma conjunta de unos “anexos” y extraño anuncio televisivo realizado por el canal oficial cubano por Juan Manuel Santos Calderón, flanqueado por la canciller María Ángela Holguín, anunciando el regreso de Hugo Rafael Chávez Frías a Venezuela, en una próxima semana.

Para qué sirve

Dos trascendentes y vitales circunstancias imponen condiciones determinantes en la oportunidad de este cacareado cáncer.

Como adelantamos: a) en lo externo, el vital interés de la nomenklatura de Cuba por garantizar la sobrevivencia y la subsistencia del régimen instaurado hace más de cinco décadas; b) en lo interno, derivado de la absoluta ineficiencia en el desempeño de Hugo Rafael Chávez Frías al frente del gobierno, la imperiosa necesidad de contruir sobre ello una nueva reelección.

Desde el momento en que el drama edificado sobre ese cáncer de Hugo Rafael Chávez Frías, le brinda la oportunidad de salir sin resistencia del país a refugiarse en el único lugar que, según su propia percepción, le brinda garantía para su vida a la vez que le permite optar por el aprovechamiento de algunas oportunidades derivadas de eventos políticos internacionales en curso.

Primer paso:

  1. Hugo Rafael Chávez Frías, instalado y ejerciendo sin imitaciones sus funciones de presidente de Venezuela desde La Habana, está a reguardo de eventuales riesgo  directos e indirectos, físico y políticos personales derivado de la guerra interna en su propio partido o de cualesquiera otros sean los factores en el orden militar o de los tantos grupos armados, afectos o no, traicionados o en proceso de distanciamiento, pero, eminentemente, fuera de control.
    1. Uno de esos grupos, brazo armado de las FARC en Caracas, La Piedrita, acantonado a no más de 1.500 metros lineales del Palacio de Gobierno, Miraflores. Es decir, a tiro de “punto cincuenta” (.50 ó 12,7×99) en su vieja versión de ametralladora pesada o en la más moderna y actualizada como fusil para francotiradores con alcance superior a los 2.000 metros lineales.
  2. Para limitar y silenciar resistencias internas en el desarrollo del plan en ejecución, antes de su salida de Venezuela, Hugo Rafael Chávez Frías, haciendo gala de sus capacidades financieras, dispensa con fluidez suficientes montos presupuestarios a una y otra  individualidad y representante de intereses grupales al interior del gobierno.
  3. Consciente de la pérdida del control de las capacidades de fuego instaladas en grupos afectos, Hugo Rafael Chávez Frías asume un apropiado distanciamiento de los potenciales actos de violencia política en proceso de articulación:
    1. Cualquiera sea el camino que adopten los grupos armados en conflicto y en el desarrollo dentro de la particular guerra interna en el PSUV.
    2. Cualquiera fuere en el enfrentamiento y la violencia dirigida por el PSUV en contra de la oposición y en función de limitar la participación en las elecciones o en los extremos, con la eliminación física de contendores.
    3. Coincidiendo con ello, la necesidad de garantizar a toda costo la permanencia en el poder de la revolución y que eventualmente lleve al desarrollo de enfrentamientos armados entre civiles, entre militares, entre paramilitares o en dosificada combinaciones; capacidad de fuego en manos de:
      1.                                                i.     Los distintos grupos e intereses al interior de las fuerzas militares
      2.                                               ii.     Los distintos grupos e intereses en los grupos paramilitares externos e internos y sus negocios con la exportación de cocaína a los mercados internacionales.
      3.                                             iii.     Los distintos grupos internos e intereses de paramilitares y de bandas de criminales identificados con la revolución y sus negocios con los fondos públicos.

Segundo paso:

  1. Amparado en las necesidades de tiempo para el proceso de recuperación luego de la intervención quirúrgica, se asoma una larga permanencia de Hugo Rafael Chávez Frías en Cuba.
  2. En la eventualidad de que durante ese lapso prolongado, fuere de inminente necesidad, algunas teatrales movilizaciones hasta Venezuela y por cortos lapsos, podrán ser programadas y ejecutadas.
  3. La propiedad en el ejercicio efectivo de gobierno desde La Habana, quedan probadas con suficiencia, hasta el punto de que las relaciones internacionales con mandatarios de otros países se realizan sin ninguna traba política, jurídica o militar:
    1. De hecho “y derecho”, Juan Manuel Santos Calderón, presidente de Colombia y en función de Estado, le visita y sobre la marcha se firman documentos y acuerdos pendientes o en proceso y además corona sus objetivos con precisos efectos colaterales.
  4. En y desde La Habana, todo marchará a satisfacción de los interesados cubanos y sus asociados, hasta el preciso día seleccionado para el relanzamiento y “resurrección” de las capacidades del líder para captar el voto de sus electores y ganar su nueva reelección.

Tercer paso:

  1. Si bien es cierto que en la visita del presidente colombiano Juan Manuel Santos Calderón y su canciller María Ángel Holguín a Cuba y la entrevista de cuatro horas con el jefe de gobierno Raúl Castro, estaba destinada a garantizar la próxima ejecución de la “Sexta Cumbre de las Américas” a realizarse en el balneario caribeño colombiano de Cartagena entre el 14 y el 15 de abril y pese a la posición tajante norteamericana de impedir la asistencia de un país no miembro, Cuba:
    1. Logró suspender anuncios y efectos derivados y evitar el boicot  a la Sexta Cumbre de las Américas anunciado por algunos miembros del Alba.
  2. También es cierto, que Juan Manuel Santos Calderón, hizo una de soterrado cachaco; aprovecho la permanencia de Hugo Rafael Chávez Frías en La Habana, y “clavó la pica en Flandes”.
    1. Cierto que es Venezuela quien sin protestas admite y acepta sin mayores problemas, que su presidente en funciones gobierne desde otro país;.
    2. Pero ahora tiene efectos más certeros, Juan Manuel Santos Calderón con ese simple gesto de estudiada y oportunista cortesía, dejó a los ojos del concierto de naciones algo que no es común que un jefe de un Estado gobierne a éste desde un territorio extranjero; sólo visto en la antigua China con la dinastía Jin, 265/420, cuando hábil y cordialmente invitaban y luego secuestraban por años a los jefes de otras provincias sujetas o no a su dominio.
    3. Juan Manuel Santos Calderón, en su negociación en Cuba y cara a cara con Raúl Castro impuso el tema de su interés, La Sexta Cumbre de las Américas y logró efectos múltiples:
      1.                                                i.     Habló con el dueño del circo y de éste obtuvo el compromiso y la declaración pertinente a las ejecutorias de su interés:
        1. Los cubanos “…no quieren ser la piedra en el zapato, no quieren ser problema ni para Colombia ni para la cumbre...”
        2.                                               ii.     Logró que el dueño del circo aún frente a la posición firme norteamericana, por la vía de hechos políticos, cortara de un solo tajo y desarmara por completo la argumentación de los interesados en sus anunciados intentos antiimperialistas para boicotear La Sexta Cumbre de las Américas.
        3.                                             iii.     Logró que Hugo Rafael Chávez Frías, firmara los anexos de acuerdos comerciales en curso.
        4.                                             iv.     Que una vez en cuenta Hugo Rafael Chávez Frías del compromiso recién pautado con Raúl Castro, se comunicara personalmente con el presidente Rafael Correa para ratificarle desde La Habana, la decisión de Raúl Castro.
        5.                                               v.     Por su parte Juan Manuel Santos Calderón, vía la canciller María Ángel Holguín, comunicó directamente lo pertinente al gobierno de Ecuador, por órgano del canciller Ricardo Patiño.
        6.                                             vi.     Logró además Juan Manuel Santos Calderón, las garantías de asistencia a La Sexta Cumbre de las Américas de los miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), entre otros, la confirmación de la presencia del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.


Está pendiente lo anunciado oficialmente por Juan Manuel Santos Calderón, según le comunicara su “mejor nuevo amigo”.

El regreso la semana que viene a Venezuela de Hugo Rafael Chávez Frías; no estamos en capacidad de afirmar si ese regreso es definitivo o una solución de continuidad, como una visita relámpago para el inicio de un nuevo ciclo de campaña proselitista y de aposentamiento del gobierno de Venezuela en La Habana, en cuyo caso, lo trataremos el último punto de esta apreciación y para lo cual resulta indispensable, han de ser confirmadas algunos eventos internacionales, determinantes puesto que se trata del  tema de la resurrección política de Hugo Rafael Chávez Frías.

En definitiva

Como hemos visto la coyunda Fidel Castro Ruz/Hugo Chávez Frías, en esta oportunidad bajo la égida de la nomenklatura cubana, haciendo uso de un fabricado artificio, un cáncer en el organismo de Hugo Rafael Chávez Frías diagnosticado por su oncólogo personal Fidel Castro Ruz a mediados del año pasado, han puesto y ponen de bulto el cuadro de un cáncer terminal que padece y vive una forma de hacer política a la  venezolana

Anuncios

Acerca de rriverom
http://www.home.earthlink.net/~accioncivica/ http://twitter.com/#!/rarmuz

2 Responses to La coyunda Fidel Castro Ruz/Hugo Chávez Frías

  1. Pingback: Traición: el sine qua non del cobarde « Rafael Rivero Muñoz

  2. Pingback: Raúl Castro designado Presidente del CELAC « Rafael Rivero Muñoz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: