Secuestro con escenografía de parodia

Un emplazamiento publicitario

Rafael Rivero Muñoz

Caracas, 12/11/11

  • “… Me maravillo a menudo de que la historia resulte tan pesada, porque gran parte de ella debe ser pura invención…”

Jane Austen (1775-1817)

Lo hemos apuntado una y otra vez, esto que pretenden se acepte como gobierno revolucionario cada vez que frente a una u otra alarma pública por uno y otro crimen trata de explicar, no hace más que complicar, desde ese momento en que, voluntaria o involuntariamente, traza o dibuja con nitidez y para quien quiera verlo, ese perfil de “la mano que mece la cuna”.

Hasta ahora, con las primeras informaciones plagadas de inconsistencias sobre el hecho, habíamos aceptado la posibilidad de que la captura y desaparición del grandeliga Wilson Ramos hubiese sido realmente un secuestro, aunque en extremo peligroso o al borde de convertirse en una tragedia, si es que de ello realmente se trataba en ese momento.

Bastó que los sempiternos expertos del gobierno y de la oposición comenzaran a difundir sus particulares y sesudas informaciones, análisis o pareceres, para que ya comenzáramos a poner en duda todo el entramado de este asunto.

Algunos detalles no encajaban en el habitual patrón de ejecución de esa particular “pesca”.

Reedición

No ha sido ni será la primera vez en este período de 13 años, que irresponsables ministros y jefes de policía ante las consuetudinarias notables y notorias incompetencias para asumir, cumplir y hacer cumplir a sus subalternos con unos mínimos de eficiencia que demanda su principalísima tarea en la Seguridad Pública, acudan al montaje de eventos criminales que, paradójicamente, se resuelven así como así y siempre en un teatral lance.

Ni la primera ni la última que desde el gobierno se seleccionen momentos y víctimas, lugares y victimarios en los elaborados antes, durante y después, que ponen y le ponen todo en bandeja para conquistar y azuzar a ignorantes, analfabetas, marginales, pequeños delincuentes o pre-delincuentes y que los precipitan a ejecutar “fáciles operaciones” que además de las esperadas ganancias monetarias, les abrirán las puertas a las grandes ligas del delito.

Así les habilitan, pasan los datos e informaciones necesarias a los delincuentes en prospecto; y en paralelo, informan a una u otra unidad policial sobre la eventualidad de ocurrencia del hecho criminal para que, sea  monten una celada y los liquiden físicamente –como en algunos recordados atracos a blindados, entidades financieras y bancarias–; sea que, en una secuencia programada de actividades, uno u otro organismo o combinación, ávido de publicidad, “descubra” el crimen y la ubicación de los criminales, los capturen –o los liquiden físicamente– en aparatosas operaciones y con ello y sobre ello, se adornen en los medios de comunicación.

Coyuntura publicitaria

Casualmente coinciden estas peligrosas parodias en momentos en que ya se hace a la luz el comentario de que la públicamente evidenciadas incompetencias e inseguridad está presionando a la presidencia para decidir y ordenar la salida y sustitución de ministros y su tren ministerial, jefes policiales incluidos.

Pero es que ni para esos burdos montajes están capacitados hoy y sólo les queda luego de iniciado el montaje de la secuencia, apretar las tuercas en despachos policiales, fiscalías y tribunales; doblarle los brazos a las víctimas, testigos y medios para que adornen el sketch; luego las conocidas y subsiguientes redadas; todo ello aderezado luego con detalles, en las subsecuentes y rimbombantes ruedas de prensa.

En definitiva, como ya se ha hecho costumbre en Venezuela, con un nuevo escándalo se tapan uno o varios que le precedieron; ni ayer ni hoy, ninguno de estos peligrosos montajes ha sido investigado ni se investigará.

Para medianamente salir del trance en cada uno de estos criminales y publicitados entuertos, las experiencias prácticas de esos manejos fueron adquiridas –en Cantaura y Yumare, luego ajustadas y solidificadas en El Amparo y Los Amparitos– y probadas en este período en el más evidenciado y silenciado de esos eventos criminales ejecutados bajo la égida de funcionarios del más alto nivel de decisiones políticas en materia de seguridad, en los ya olvidados “Paracachitos” del 08/05/04; todo en función exclusiva de los muy particulares y circunstanciales intereses publicitarios del momento.

¿Secuestro?

Ahora resulta que se impuso a los expertos de la revolución descartar al “… poderoso grupo de secuestradores que desde hace 3 años convirtieron al municipio Bejuma en su coto de caza preferido…” al estudiar y analizar la “… cadena de desaciertos propios de criminales principiantes… ”

Así, algunas fuentes oficiales de los medios expresaron que “… la localización del camino que conduce a Aguas Claras, en el que se encontró a la camioneta Nissan Frontier roja abandonada fue por casualidad… otras aseguran que ocurrió una llamada de los secuestradores a la familia, y dicha llamada fue triangulada por las autoridades…”

La “… comisión aerotransportada de Guardia Nacional y CICPC que… logró llegar a la vivienda más cercana donde habita una pareja de septuagenarios (Lesbia Quesada y Arístides Sánchez), quienes al ser interrogados se pusieron nerviosos y admitieron que uno de sus hijos (Alexander Sánchez Quesada, detenido), estaba involucrado en el plagio del pelotero. Minutos más tarde les indicaron el lugar donde se encontraba cautivo el cátcher de Los Tigres de Aragua…”

Y “… Solo dos de los primeros 6 detenidos presentan registros policiales por el delito de drogas…”

Parodia

En las convocada rueda de prensa el minpopoinjust Tarek El Aissami, hace precisiones “técnicas”:

“… En horas de la mañana el comandante Presidente, Hugo Chávez, autorizó una operación de rescate por vía aérea, con el apoyo de la Guardia Nacional Bolivariana…

… incursionamos vía aérea y el grupo de Brigada de Acción Especial del Cicpc comenzó a llegar al sitio donde presumíamos estaba Wilson, y en efecto una vez que llegamos las personas se percataron y eso provocó una reacción por parte de los delincuentes y comenzaron a disparar, recibieron con fuego a la comisión…

… El fuego nutrido evidenció que ese era el lugar donde se encontraba Wilson…

… Nuestros funcionarios actuaron en razón de resguardar la integridad física de Wilson, por eso evitamos se generaran hechos violentos o de sangre…

… Ellos dejaron abandonada la casa y huyeron. Avanzamos hasta llegar allí y encontramos a Wilson sano y salvo acostado en una cama. Salimos de allí y dejamos desplegadas nuestras Fuerzas. Hoy en la mañana continúan las búsquedas de las personas que huyeron sin embargo, fueron detenidas cinco personas de nacionalidad colombiana, identificadas algunas como paramilitares…”

“… funcionarios del CICPC (y) de la Guardia Nacional Bolivariana (lograron) el rescate de este joven valiente ejemplo de la juventud de esta generación de oro, una operación que en todo momento fue conducida directamente por nuestro despacho, (arrojando) este resultado satisfactorio para la familia venezolana…”

Por su parte Hugo Rafael Chávez Frías en sus sempiternas intervenciones en televisión acotaría sobre este secuestro de Wilson Ramos con una duración tope de apenas 48 horas:

“… una operación que montamos desde hace varios días… ‘Hubo enfrentamientos, pero afortunadamente fue una operación limpia, porque nosotros respetamos la vida…”

El frufrú ministerial

Declara a los medios la hermana de la víctima: “… recibimos una llamada de Estados Unidos de Miguel Cabrera, quien me dijo Milangela tu hermano fue hallado. Comunícate con el ministro Tareck El Aissami…”

Y luego, ya a salvo en su residencia, la propia víctima complementa la información a los medios:

“… Sí sé que son colombianos por su acento. Simplemente me agarraron ahí tres tipos frente a mi casa, me trasladaron a otra camioneta y de allí me metieron al monte…

… Me amarraron, me encapucharon, pero después me dieron la confianza y me dejaron moverme en la habitación…

… las tres personas que lo capturaron en el barrio Santa Inés de Valencia tenían acento maracucho: ‘Después, me cambiaron de carro y me entregaron a cuatro hombres que fueron los que me mantuvieron en cautiverio. Todos son colombianos y siempre se dejaron ver…”

Escenario latente

“… CICPC ha identificado ‘zonas libres’’ dominadas por ‘grandes bandas rurales de secuestradores’ y enumera las siguientes: En el estado Táchira, San Joaquín de Navai; en el estado Barinas, cerro de Los Monos; en los estados Lara y Yaracuy, la reserva de Ticoporo; en los estados Portuguesa y Carabobo, San Carlos de Cojedes y, en el estado Mérida, el llamado corredor de La Fría y El Vigía…” (Informe Pax Christi).

Según Miguel Fahhan quien organizó una protesta cívica en el pueblo de Bejuma para reclamar por los 21 secuestrados en la zona en lo que iba del año: “… desde el año 2006 una banda de secuestradores ‘con acento y ademanes colombianos’ opera en la zona oeste de Carabobo, entre los municipios Bejuma, Juan José Mora y Montabán, este último donde fue rescatado el grandeliga venezolano Wilson Ramos. Los tres municipios están ubicando en una zona montañosa y son contiguos…”

Conocido y silenciado

En el año 2006, en un acta policial referida al secuestro en el municipio Juan José Mora de Carabobo de Jesús Padilla Rivero, Desiderio Muñoz y los hermanos portugueses Deivos Jesús de Gois y José Abel de Gois, se señalaba que varios de los miembros de la banda eran personas “… con acento y ademanes colombianos…”, formada por irregulares colombianos y dirigida por alias el “Comandante”.

En Sebucán, Caracas, secuestran a diplomático de la Embajada de Arabia Saudita; secuestran al segundo más importante funcionario de la Embajada Británica; en un año un segundo atentado contra diplomático chileno secuestran al Cónsul de Chile en Caracas; en Altamira secuestraron al alto funcionario de Perú que había llegado para coordinar la visita de Ollanta Humala a la Cumbre de América Latina y El Caribe (CALC)

Son no menos 37 secuestros semanales en todo el país; hasta ahora se han acumulado 1.651 eventos en 2011, eso sin contar la gran mayoría de los llamados “secuestro express” que no son ni denunciados ni registrados.

Se estima por simple proyección lineal, que faltan 273 secuestros en el país hasta culminar el año, para un total no menor a 1924 secuestros en 2011.

De vieja data:

  1. Las continuadas y periódicas actividades de los secuestradores en esa región del estado Carabobo.
  2. La zona precisa de los municipios Bejuma, Juan José Mora y Montabán, mantenida y seleccionada por los criminales para el traslado y confinamiento de las víctimas de sus “pescas”.
  3. Las supuesta resaltante característica de algún operador en los secuestros: el acento colombiano, al cual agrega ahora Wilson Ramos, acento maracucho y la supuesta relación con paramilitares que expresamente puntualiza con insistencia el minpopoinjust Tarek El Aissami.
  4. Los mismos argumentos “técnicos” difundidos sobre la investigación, vistos en su contexto, se revierten hasta poder sustentar la manipulación y el uso de ignorantes e inexpertos para este tipo de operaciones de propaganda, sobre todo la delicada selección apunta sobre aquellos que no representen peligro ni para la víctima ni para los investigadores, ni tampoco cuentan con medios y capacidades intelectuales y materiales para refutar imputaciones de cualquier género:
    1. La cadena de desaciertos propios de criminales principiantes para saltar a las ligas mayores del mundo delictivo
    2. Capturar a su presa en un sitio cerrado donde pudo haber ocurrido algún incidente y bajo condiciones no controladas por los delincuentes.
    3. Actuaron con el rostro al descubierto, lo que permitió elaborar retratos hablados.
    4. La hora en que se cometió el plagio, las 7:15 pm, cuando hay numerosos transeúntes y vehículos
    5. El primer secuestro de un pelotero grandeliga, siendo que la víctima era la única que podía gestionar el pago de su propio rescate.
    6. El hallazgo del vehículo utilizado para cometer el plagio, hurtada en la urbanización El Bosque de Valencia y abandonada muy cerca de la zona destinada a la reclusión de la víctima.
    7. Los rastros o huellas latentes dejadas en el vehículo.
    8. Todo ese “modus operandi” descartaba de plano al “… poderoso grupo de secuestradores que desde hace 3 años convirtieron al municipio Bejuma en su coto de caza preferido…”
    9. Al identificar el sitio de reclusión de la víctima, ese supuesto recibimiento con fuego cerrado contra las comisiones del CICPC y Guardia Nacional.
    10. La fuga de los secuestradores colombianos de un área bajo control terrestre y aéreo de la comisión CICPC/GN: ¿Se llevaron o abandonaron la armas?; ¿dónde están la armas, si es que existen?

Como se observa, si bien la cadena de desaciertos por parte de los secuestradores permitió el rescate de la víctima; también la cadena de desaciertos por parte del minpopoinjust, al igual que en el caso de la narcoavioneta YV2531 de Cabo San Román, permitirá a lo mejor acercarnos al intríngulis no sólo de ese secuestro montado con la captura de Wilson Ramos, sino también al que rodea la impunidad y se impone por sobre el resto de los secuestros en esa zona y en el resto del país; esos secuestros donde jamás Tarek El Aissami había o ha solicitado de Miraflores la autorización y logística para “Operaciones Aerotransportadas” y menos aún ejecutado desde su propio despacho, la coordinación de los cuerpos policiales y de esas operaciones aerotransportadas para el rescate de víctimas.

Con razón

Las profusas imágenes de los medios oficiales donde muestran al minpopoinjust Tarek El Aissami, eufórico, de alegóricos aspavientos mientras abraza y manosea efusivamente al “rescatado” grandeliga Wilson Ramón.

Y demuestran algo más de lo debido y como resultado de una actividad oficial del más elevado funcionario responsable por la seguridad pública, y esos ademanes, por cierto, no son independientes del hecho político que sustenta.

El teatral resultado montado y la pública felicitación presidencial, le atornillan a la silla del minpopoinjust, por lo menos, hasta la ocurrencia del próximo escandaloso crimen que impacte a la comunidad de moradores del territorio y ponga de nuevo en juego su permanencia en el cargo.

Nadie podrá negar entonces la posibilidad y que todo este teatro del secuestro y rescate de Wilson Ramos, no haya sido más que un secuestro con escenografía de parodia y destinado a un emplazamiento publicitario.

Otra vez le salió bien la obra de teatro al gobierno y eso resulta ser lo más peligroso puesto que, en esos montajes, no ha existido ni existe jamás garantía alguna de que no termine en una tragedia, como han terminado otros.

Bueno sería que uno u otro providencial prospecto de víctima para un subsiguiente sketch tenga en cuenta que en este tipo de parodias con el uso de supuestos o inexpertos delincuentes bien pudiera poner en severo riesgo su propia integridad física, sino la vida.

Anuncios

Acerca de rriverom
http://www.home.earthlink.net/~accioncivica/ http://twitter.com/#!/rarmuz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: