Sólo se intenta: Informar, formar e incitar a la acción

En las particularidades de la seguridad ciudadana, fuere la de Estado, la de policía, derivada de la investigación del crimen y de los criminales, informar, formar e incitar (IFI), ha sido siempre el enfoque aprendido y adoptado en los cincuenta y tantos años de actividad.

El objeto de poner siempre en negro sobre blanco y como ayuda memoria propia y para interesados, texto y contexto  de los hechos tal y como en el momento de conocerlos se comentan y como cada evento sujeto a esa consideración tiene un antes, un durante y un después, especialmente en y para el ámbito de la Seguridad Pública, indispensable son su abordaje y tratamiento.

Se asume por tanto en el relato de cada evento seleccionado, su vinculación en tiempo, espacios, personajes y derivados y sin por tanto asumir la responsabilidad de juzgarlos menos aún de sentenciarlos; eso, en la experiencia y conducta profesional de un policía y así lo hemos aceptado y respetado, es materia de quienes tienen el deber y la obligación pautada a esos efectos.

Política

En la Venezuela de las últimas cinco décadas  y como derivado de la ausencia de compromiso formal de una dirigencia en colectivos partidistas o de intereses, la política se ha distinguido por tres particularidades que resaltan a la luz de cada hecho criminal: a) la evasión al conflicto; b) la ley del menor esfuerzo y c) la ausencia de rendición de cuenta.

Tres características que han tenido y tienen como continuado resultado, la expresa ausencia de una real, consistente, verdadera, continuada y efectiva Política de Seguridad Pública.

La más impactante, trascendente y criminal materialidad es la ausencia absoluta de una Política Policial que por la misma habituación política y social en la vorágine de esa dinámica de los hechos y en escaladas sucesivas, pautan y consolidan esas características que derivan inevitablemente en la:

“Política de la Policia”.

Su resultado, no puede ser –no ha sido, no es, ni será jamás– otro,  que la Inseguridad Pública jalonada por uno y otro repetitivo escándalo frente a los eventos criminales, fueren las masacres ejecutadas fuere por los distintos grupos armados –y que han sido armados y aprovisionados de munición y explosivos– que operan en todo el país; fuere por los grupos operando al interior de los cuerpos de policía nacional, estatal y local conocidos como “Grupos de Exterminio”, “Pelotones de la Muerte”, “Operaciones de Profilaxia Social” y sus conocidas operaciones puntuales equivocadamente citadas como “ajusticiamientos”.

En otros términos, en el propio Estado por el hacer y dejar de hacer de un estamento político en funciones de gobierno y de oposición en uno y otro sucesivo período, se corroe la idea, se tergiversa el concepto y se prostituye la función, mientras en paralelo, el dejar de hacer de una sociedad organizada o no –que no comprende, no reacciona y se entrega– sólo se deja llevar por espasmos en la angustia del impacto en uno tras otro evento criminal cada vez más impactante y paralizante en uno u otro lugar del territorio.

Con esa su repetitiva conducta colectiva, no sólo admite sino que tolera y hasta avala esa particularmente criminal: “Política de la Policía”.

Diferencia radical

La única diferencia substancial, material y efectiva entre la disponibilidad, equipamiento y el hacer de una agrupación armada oficial con rango y funciones de Policía –uniformada o no– y la equivalente a la de un grupo de intereses criminales particulares, es la estricta sujeción de la Policía y el policía a los términos pautados por el control político, la Política del Estado y el cuerpo de leyes, reglamentos y manuales de procedimiento vigentes.

En sus efectos directos sobre la sociedad, la comunidad y cada una de las individualidades que la integran, en ausencia de esos controles, la violencia letal generada por uno y otro sea el grupo armado, no se distingue, matan, hieren, lesionan e incapacitan todos, exactamente igual a sus víctimas y sólo esa sujeción indispensable, indeclinable, actual y vigente, ha establecido, establece y establecerá siempre, la diferencia.

Esos son los términos y los temas de este espacio que no pretenden ser rápidas opiniones ni hacer opinión, sólo aspira en los extremo, brindar los elementos y las informaciones en su texto y contexto y que sea cada lector, por su propia voluntad, disposición y comprensión, quien asuma su opinión y si ello deriva o le dispone para la acción, bien ganado ha sido el tiempo dedicado a la elaboración y soporte del material, como por aquel dispensado por el lector.

Gracias por su tiempo

Anuncios

Acerca de rriverom
http://www.home.earthlink.net/~accioncivica/ http://twitter.com/#!/rarmuz

One Response to Sólo se intenta: Informar, formar e incitar a la acción

  1. Mr WordPress says:

    Hi, this is a comment.
    To delete a comment, just log in, and view the posts’ comments, there you will have the option to edit or delete them.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: